arbol-zeanuri7

Bonitos, ecológicos, originales y ubicados en plena naturaleza. Los alojamientos rurales en los árboles se han multiplicado en los últimos años en nuestro país, aquí tenéis una pequeña muestra de su encanto y belleza.

Las cabañas del País Vasco, Zeanuri

Son las cabañas más altas de Europa, dos de ellas están colgadas a 17 metros de suelo, y están situadas en Zeanuri y ofrecen vistas a la montaña. El establecimiento Cabañas en los Árboles se encuentra rodeado de naturaleza y dispone de casas de madera colgadas de los árboles y un total de 8 habitaciones.

Todas las casas de madera presentan una decoración exclusiva y cuentan con terraza, conexión Wi-Fi gratuita, zona de estar y baños biodegradables en forma de compost. También se proporcionan toallas y ropa de cama.

arbol-zeanuri3

Dispone de jardín amplio, bar, salón compartido y recepción 24 horas. La zona resulta ideal para disfrutar del ciclismo y del senderismo. En cada cabaña se dispone de iluminación, agua y lavamanos. El WC es biodegradable y se reciclaen forma de compostaje.

Además, el establecimiento está a 10 km del parque natural Urkiola y dispone de aparcamiento privado gratuito.

¡Uno de sus secretos son los corzos paseandodebajo de las habitaciones! En enero y febrero 2×1 en las noches de lunes a jueves. Los precios varían dependiendo de la temporada y la cabaña entre los 95 y los 290 euros para dos personas.

Las cabanes de Catalunya, Girona

arbol-girona

Sumergidas en un océano de ramas en noreste de Cataluña, dentro de la comarca de la Selva, diez cabañas confortables se camuflan a la perfección entre el follaje, cada una con su nombre de pájaro.

La terraza de 10 m2 está pensada como espacio de descanso y de relajación. Ofrece unas vistas cautivadoras del Montseny o de los Pirineos.

Los usuarios pueden acceder hasta la cabaña mediante un puente colgante y una escalera. Cualquier persona en condiciones físicas normales puede acceder a las cabañas. La restricción en las cabañas para menores es de 10 años, pero en la masía se pueden alojar niños de todas las edades.

arbol-girona5

Para respetar al máximo la naturaleza, las cabañas no disponen de electricidad ni tampoco de agua corriente, en cada cabaña se dispone de linternas y velas así como agua y lavamanos. El WC es biodegradable y se recicla en forma de compostaje. El desayuno se sirve en las cabañas en una cesta.

La masía está equipada con parking, recepción, comedor, sala de estar, wi-fi, duchas, piscina y jardín. Los precios varían entre los 110 y los 130 euros al día para dos personas, mientras que el precio de la habitación doble en la masa ronda los 70 euros.

La casita del Árbol, Cuenca

arbol-cuenca2

Un espacio diferente, con una superficie de 10 m2, donde encontrareis un baño de estilo Asiático, con inodoro y lavabo dentro de la ducha y un espacio diáfano con dos sofás-cama (ideal para parejas o parejas con un máximo de dos niños). Dispone de microondas, neverita y algunos utensilios de cocina, mesa y sillas….y también televisión de plasma, mini-cadena y estufa eléctrica.

arbol-cuenca3

En el exterior de la casita del árbol, podréis preparar barbacoas en una zona habilitada para ello, con un cenador, una mesa de piedra natural, sillas y la barbacoa, totalmente exclusiva para vosotros, además cuenta con piscina cubierta en la época de verano (compartida con el alojamiento Casa Rural Los Justinos y Cabaña Rural la Era) y un jardín para vuestro disfrute y descanso…

La tarifa para cuatro personas es de 140 euros por día, aunque actualmente anuncian un 20% de descuento. Se admiten animales Domesticos, con un recargo de 5 € por animal y día y se realizan actividades multiaventura.

Dormir en los Árboles, Cáceres

arbol-caceres

Dormir en los árboles ofrece en sus tres cabañas rodeadas de robles con hermosas vistas al bosque y al embalse que te permitirán conectar con la naturaleza en plena Sierra de Gata.

En cualquiera de sus tres cabañas te servirán allí el desayuno y dispondrás gratuitamente de una canoa para descubrir el embalse, su flora y su fauna.

Ponen a tu disposición múltiples actividades gratuitas, como senderismo y recogida de frutos observar el cielo nocturno o a las aves, tiro con arco y pesca, así como otras de pago como masajes, yoga o paseos a caballo, para conocer y disfrutar mejor del entorno.

Los precios oscilan entre los 80 y los 120 euros por cabaña y noche con desayuno incluido.

Basoa suites, Navarra

arbol-navarra2

El Robledal de Amati, situado en pleno corazón del Valle navarro de la Ultzama, es una pequeña joya ecológica y un entorno protegido de especial interés arbóreo y ornitológico.

La Suite Belea, muy luminosa y con ventanas en todas las paredes para poder observar los majestuosos robles que rodean esta habitación, tiene el interior más amplio de todas las Suites y es la única donde pueden alojarse niños.

arbol-navarra4

Cuatro preciosas Suites dobles construidas a gran altura sobre los troncos de robles centenarios. Cada suite cuenta con terraza, baño seco, calefacción y todas las comodidades necesarias para tu estancia.

Sirven el desayuno en una cesta que tú mismo subirás a la suite por medio de una polea, mientras que podéis cenar en el edificio de servicios Casa Amati. El precio de las cabañas, dependiendo de la temporada, oscila los 120 y los 100 euros por cabaña para dos personas.

http://www.saposyprincesas.com/viajar-con-ninos/5-cabanas-para-dormir-en-los-arboles/

comofala-0

Seamos sinceros alguna vez hemos dicho “gogle” “guachap” o “facebuc” y sino lo hemos dicho lo hemos oído decir a amigos, primos o padres, sobre todo padres… El problema es que nos gusta españolizar cualquier palabra que caiga en nuestras manos pero vamos a ser serios e intentar aplicar un poco de creatividad en una clase de perfecta pronunciación inglesa.  Y es queGustavo ha creado un proyecto que nos ha encantado, #comofala donde ha modificado el logo de algunas marcas para que lo leamos en castellano y suene en un perfecto inglés! Un proyecto divertido que nos ha encantado y que puedes ver como crece desde su tumblr Comofala

comofala-1
comofala-2
comofala-3
comofala-4
comofala-5
comofala-6
comofala-7
comofala-8
comofala-9
comofala-10
comofala-11
comofala-12
comofala-13
comofala-14
comofala-15
comofala-16
comofala-17
comofala-18
comofala-19
comofala-20
comofala-21
comofala-22

cookies

Comienza una semana fría y perfecta para preparar galletas con los pequeños de la casa.
De chocolate blanco y nueces, de mantequilla, de calabaza o con Chips de Chocolate. Aquí, un recopilatorio de nuestras 5 recetas favoritas. Que las disfruteis!

Sólo tienes que pinchar en el nombre de cada galleta para acceder a su receta:

Unas galletas deliciosas ya que la combinación de estos dos ingredientes queda estupenda! Son del blog Manzana & Canela,  en el que podéis encontrar un montón de recetas de repostería.

Muy originales y creativas, unas galletas japonesas muy apetecibles, solo hay que verlas. Son del blog Circus Day.
Estas galletas de calabaza, perfectas para esta temporada, las podemos encontrar en el blog de Tu medio cupcake, en el que solo con ver las fotos de las recetas, sabemos que tienen que estar deliciosas!
Unas galletas deliciosas y muy sanas elaboradas con avena. Las podéis encontrar en el blog Lemon and tangerine. Yo lo he descubierto gracias a este proyecto y me ha encantado!
Y por último estas galletas, que las hice hace unos meses. Son unas de mis favoritas, son crujientes por fuera y blanditas por dentro. Una delicia!

Decorar Reciclando en Navidad:

Un árbol no es árbol de Navidad  si no está decorado. Lo que lo hace navideño son las bolas de Navidad, los  adornos, las luces y la estrella. Sin eso no es más que un pino fuera de lugar.

Si quieres que tu árbol se sienta como en casa, tienes que vestirlo bien y adornarlo para que se sienta querido. Para que guarde bajo su regazo los regalos de Papá Noel o de los Reyes Magos.

Por este motivo, vamos a mostrarte varias ideas de bolas de Navidad muy bonitas y originales que puedes hacer en familia:

Bolas de Navidad transparentes (o de cristal) rellenas.

Las ponemos las primeras porque son nuestras favoritas: bolas de navidad transparentes o bien de cristal (aunque son bastante más caras y se rompen más fácilmente) con cositas diversas que podéis meter dentro.

Son todas muy fáciles de hacer poque sólo hay que quitarles el casquillo, rellenarlas y volvérselo a poner. Ahí van algunas ideas:

bolas de navidad de cristal con nieve

Si juntamos una bola de Navidad con una bola de nieve… ¡Tenemos esta preciosidad!
bolas de navidad transparentes con frases originales

Bola de Navidad de lo más original con los deseos que tú elijas.

bolas de navidad transparentes con plumas

Plumas y cintas de terciopelo. Es todo lo que necesitas.

bolas de navidad de cristal con plumas

Otra idea para hacer bolas de Navidad con plumas.

bolas de navidad hechas con manualidades originales

Bola de Navidad rellena de bolitas o fideos para adornar postres.

bolas de navidad transparentes con estrellas

Bola de Navidad de cristal con estrellitas de papel hechas a mano.

bolas de navidad transparentes con ramas dentro

Bola de Navidad con ramitas pintadas.

Necesitarás: bolas de Navidad transparentes o de cristal y lo que quieras meter dentro.

Nivel de dificultad: Fácil – Medio según el modelo que elijas.

Instrucciones (en inglés): 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7.

Bolas de Navidad de papel.

El papel es el elemento primario de cualquier manualidad. Los que amáis la esencia de las cosas, seguro que apostáis por una de estas bolas de Navidad:

Bola de Navidad de origami

Bola de Navidad de origami (papiroflexia)

Bola de Navidad hecha con papel

Con el papel adecuado puedes obtener una bola de Navidad de papel que no envidiará las demás.

Bola de Navidad con escamas de papel

Bola de Navidad hecha con escamas de papel de colores.

Bola de Navidad de papel

Otra idea para hacer bolsa de Navidad de papel.

Necesitarás: papel o cartulina y bola de porexpan (para la 3ª).

Nivel de dificultad: Medio.

Instrucciones (en inglés): 1, 2, 3, 4.

Bola de Navidad con forma de personajes.

Sólo hemos encontrado ejemplos de Bolas de Navidad con forma de pingüino (o de pájaro, no lo tenemos claro), de Mickey y de Minie Mouse o de emoticono; ¡pero seguro que tu imaginación puede pensar en muchas otras!

Ahí van:

bolas de navidad de Mickey y Minnie

Bolas de Navidad de Mickey y Minnie. ¡Les encantarán!

Bola de Navidad con forma de pingüino o pájaro

También puedes hacer bolas de Navidad con forma de pájaros (o pingüinos)

Bolas de Navidad con emoticonos

Una bola de Navidad muy original: ¡con emoticono!

Necesitarás: bolas de Navidad transparentes o normales para pintar, pintura, cartulina (para la bola de Navidad de Mickey y Minnie:) y pegatinas para la del emoticono.

Nivel de dificultad: Fácil-Medio.

Instrucciones (en inglés): 2, 3.

Bolas de Navidad decoradas con pintura.

Si eres de los que piensan que un árbol de Navidad tiene que tener una decoración sencilla. Estas bolas de Navidad te gustarán. La pintura es su elemento esencial:

Bolas de Navidad decoradas con pintura

Bolas de Navidad decoradas con pintura degradada.

Bola de Navidad con pintura de pizarra

La pintura de pizarra es un poco cara, pero si tienes por casa: ¡aprovéchala!

Bolas de Navidad decoradas con pintura

Pa estas bolas de Navidad no necesitarás pintura, sino ceras plastidecors.

Necesitarás: bolas de Navidad de cristal o transparentes y pintura de colores. Para las segundas, pintura de pizarra.

Nivel de dificultad: Medio.

Instrucciones (en inglés): 1, 2, 3.

Bola de Navidad decoradas con purpurina.

Purpurina. Purpurina. Purpurina. ¿Te gusta la purpurina tanto como su propio nombre? Entonces te recomendamos estas Bolas de Navidad que puedes hacer fácilmente con un puñado de purpurina. Purpurina. Qué bonito nombre.

bola-de-navidad-purpurina

La bola de Navidad con purpurina que tenías en mente. La clásica.

Bueno, lo dicho. Brillarán más que la estrella:

bola-de-navidad-nieve

¿Qué tal una bola de Navidad de hielo? La puedes hacer con purpurina o con sal.

bola-de-navidad-con-purpurina

Esta bola de Navidad lleva la purpurina por dentro. Para que sólo brille ella.

Necesitarás: bolas de Navidad de telgopor o transparentes (según cuáles hagas), purpurina.

Nivel de dificultad: Fácil.

http://trucosyastucias.com/decorar-reciclando/bolas-de-navidad

La Navidad está a la vuelta de la esquina y en casi todas las ciudades se respira un ambiente especial. Aunque muchos todavía prefieren quedarse en casa para disfrutar del calor del hogar, viajar para pasar unas navidades diferentes cada vez se lleva más.

Por estas fechas, es imposible no encontrar algún lugar en Occidente que no viva la Navidad con pasión. Pero esta es nuestra selección porque hay un poco para todos: frío, nieve, renos, calorcito, buena comida, actividades tradicionales y otras algo más modernas. ¿Nos vamos?

1. Laponia, Finlandia

Santa Claus Christmas

Ir a ver a Papa Noél en Laponia, el sueño de los peques

Ir a Laponia (al norte de Finlandia) para conocer a Papa Noel es un clásico. Es uno de los lugares más fríos del mundo y por allí pasa la línea divisoria del Polo Norte así que toca abrigarse. Pero los paisajes nevados de cuento de Rovaniemi, los renos, los trineos tirados por perros y poder saludar a Santa Claus en su cabaña bien valen el viaje.

2. Hamburgo, Alemania

Hamburg Christmas Germany

Los mercados de Navidad de Hamburgo, imprescindibles

Estos días el centro y el norte de Europa se llena de actividades festivas, mercados de Navidad, dulces, canciones y luces de colores. La ciudad deHamburgo, en Alemania, es un buen lugar para escaparse con los peques para disfrutar del calor de las fiestas. Les encantarán las famosas galletas lebkuchen decoradas con formas, mensajes y colores.

3. Tarragona, España

Port Aventura amusement park Christmas Tarragona Salou Spain

Navidad mágica en el parque de atracciones

¿Quién dijo que los parques de atracciones no son para el invierno? Sin ninguna duda, estaba muy equivocado. La Navidad es un momento ideal para visitar lugares como Port Aventura, en Tarragona. Quizás no sea el mejor momento para disfrutar de las atracciones de agua, pero a los niños les encantará poder conocer a sus personajes favoritos, ver los espectáculos y vivir unas fiestas diferentes.

4. Nueva York, Estados Unidos

Christmas New York USA

Navidad de compras y luces en Nueva York

Además de ser un paraíso para las compras (y más si podéis aprovechar las ofertas de Navidad de la “Shopping Week”), Nueva York está preciosa en estas fechas del año. Absolutamente todo está decorado y lleno de iconos que, a base de verlos en el cine, se han convertido en familiares: la Nochevieja en Times Square, el árbol gigante y la pista de patinaje del Rockefeller Center. Y si papá o mamá son runners, siempre pueden aprovechar para participar en la Midnight Run de Central Park, una San Silvestre muy peculiar en la que más de uno va disfrazado.

5. Toscana, Italia

Sienna Italy Tuscany Christmas

Navidad tradicional en Siena, en la Toscana

En Navidad la preciosa Toscana italiana adquiere unos aires muy especiales. Ciudades como Siena, Florencia o Arezzo acogen belenes vivientes que os transportarán a vuestra infancia y todo está decorado con un gusto muy italiano. Aprovechad para ver sus pesebres y para disfrutar de la gastronomía típica de estas fechas en Italia con uno o más panetones.

6. Londres, Inglaterra

Christmas London

De compras bajo las luces de Navidad de Regent Street, en Londres

Cualquier excusa es buena para volver a Londres y lo cierto es que en Navidad la capital británica se pone sus mejores galas. Es ideal para un viaje en familia porque celebran las fiestas navideñas por todo lo alto: fuegos artificiales desde el South Bank junto al London Eye, decoraciones por todas partes, el árbol de Navidad gigante de Trafalgar Square, las pistas de patinaje junto a la Torre de Londres, el Hyde Park convertido en Winter Wonderland y los mercadillos son una tentación irresistible.

7. Sídney, Australia

Christmas in Australia Kangaroo road sign

En Australia, hasta los canguros se ponen el gorro de Papá Noel

De vez en cuando apetece huir del frío y una Navidad al sol puede ser un plan perfecto para disfrutar en familia. En las antípodas estas fiestas se celebran con un clima veraniego, perfecto para descubrir nuevas tradiciones como los fuegos artificiales y las barbacoas en la playa. Allí los regalos los reparte Swag Man, un peculiar personaje que va vestido con sombrero, camisa de tirantes azul y pantalones cortos al que acompaña en sus viajes un canguro. ¡Muy apropiado para Australia!

8. Sáhara, Marruecos

Sahara desert night landscape Christmas

Noches mágicas en el Sáhara durante la Navidad

Quizás Marruecos no sea el lugar más navideño del mundo… pero celebrar la Navidad durmiendo en una tienda en medio del desierto bajo la luz de la luna y las estrellas tiene su magia. Y más si nos imaginamos que, quizás, los Reyes Magos pasaron por las mismas dunas que nosotros. La experiencia se puede combinar con rutas en 4×4 o talleres de cocina tradicional en los que toda la familia puede participar.

9. Viena, Austria

Vienna Austria Christmas Market

El mercado frente al Ayuntamiento de Viena es uno de los más bonitos

Viena es un icono en lo que se refiere a la celebración de la Navidad. La capital de Austria vive estos días con intensidad y es ideal para que toda la familia se empape del espíritu navideño más auténtico. Aunque conseguir entradas para el Concierto de Año Nuevo de la Orquesta Filarmónica de Viena en el Musikverein es casi imposible (se sortean y los precios en la reventa son prohibitivos), verlo en la pantalla gigante de la plaza del Ayuntamiento es gratis. Sus mercadillos navideños son perfectos y están llenos de comida y bebida riquísima.

10. Belén, Palestina

Bethlehem Palestine Christmas

La Navidad en Belén, ideal para los creyentes

Cuenta la historia que el Niño Jesús nació en un establo en la población de Belén, hoy en día en Palestina. Es uno de los lugares imprescindibles para visitar en Navidad para los más creyentes. Quizás no haya adornos, ni luces, pero la espiritualidad del momento está intacta. Si tenéis tiempo, acercaos a Jerusalén para visitar la iglesia más antigua del mundo, la Basílica de la Natividad del 335 d.C, vivid la Misa del Gallo en la Iglesia de Santa Catalina o en el Campo de los Pastores, donde se cuenta que el ángel dio la buena nueva.

Y vosotros, ¿dónde pasaréis la Navidad?

http://www.skyscanner.es/noticias/10-lugares-para-disfrutar-de-la-navidad-con-ninos

¿Cómo descubrí esta receta?

Llegan las Navidades, así que para inaugurar la nueva temporada os traigo un Turrón de Chocolate con Kikos que hice el año pasado y que voló literalmente de la mesa porque gustará a todos en casa.

Turrón de Chocolate con Kikos Collage

Ya no creo que le extrañe a nadie mezclar el chocolate con los kikos, pero si todavía os extraña deciros que el pionero creo que fue Paco Torreblanca así que os animo a probarlo porque la combinación causará sensación y creo que lo tendréis que preparar más de una vez.

Lo que sí os recomiendo cuando hagáis postres o dulces caseros es que utilicéis productos de buena calidad, es decir, la clave de este Turrón de Chocolate con Kikos estará en el chocolate y en los quicos que usemos y de esta forma concluiremos nuestro trabajo con éxito. Así que espero que os animéis a hacerlo muy pronto, porque además viene con vídeo y veréis que es muy fácil de hacer.

Vídeo Turrón de Chocolate con Kikos – Paso a Paso

Turrón de Chocolate con Kikos

Paso a paso para hacer una deliciosa tableta de Turrón de Chocolate con Kikos para acompañar vuestras sobremesas de Navidad :)

  • Tiempo de Preparación: 20 minutos
  • Raciones: 1 tableta

Ingredientes:

Paso a Paso:

  1. Primero troceamos los Chocolates y los ponemos a fundir al Baño María. Removemos asiduamente hasta que quede homogéneo.
  2. Cuando se haya fundido el Chocolate lo retiraremos del fuego y añadiremos la Manteca de Cerdo. Seguimos removiendo hasta que se integre y lo dejamos templar.
  3. A continuación añadimos los Kikos y lo mezclamos con el chocolate.
  4. Molde: Como podéis ver en el vídeo yo no tenía un molde rectangular, así que he utilizado un BRICK de Leche. También podéis utilizar un molde de madera pero tendréis que cubrir la base en las dos direcciones con papel sulfurizado para poder desmoldarlo más fácilmente.
  5. Vertemos en el molde con cuidado y alisamos la superficie. Si hemos utilizado un BRICK tendremos que colocarle cinta adhesiva para que no se nos abra.
  6. Y ya sólo nos queda dejarlo enfriar a temperatura ambiente (aproximadamente 4 horas).

Consejos:

  • Microondas: También podéis fundir el chocolate en el microondas programando un minuto cada vez y removiendo hasta que se haya derretido el chocolate y se forme una crema homogénea.
  • Manteca de Cerdo: Si no tenéis manteca también podéis usar Crisco, manteca de cacao o mantequilla, pero esta última le dará un sabor distinto al turrón.
  • Molde: Si utilizáis alguno especial para turrón que tenga silueta deberéis fundir primero un poco de chocolate y lo vertéis en la base para que haga la cobertura del turrón. Haciéndolo así evitaremos que  nos queden granos de arroz en la cubierta del chocolate y nos afee el resultado final. Si queréis haceros con uno de estos moldes os recomiendo esta web.
  • Congelador: Si no puedes esperar a que enfríe a temperatura ambiente lo puedes meter unos 30 minutos en el congelador dentro de un recipiente hermético para que no coja ni humedad ni olores.

La iluminación es determinante a la hora de crear ambientes y la navidad es el mejor referente de ello. ¡Qué calidez y magia dan esas pequeñas bombillas que inundan las calles, los escaparates, las casas o los belenes! En este post proponemos disfrutar de esta iluminación al máximo en estas fiestas que vienen pero no guardar las pequeñas luces después sino aprovecharlas a lo largo del año para mantener su magia y calor, sobretodo en las habitaciones infantiles.

En la mayoría de los casos estas luces son muy tenues y cumplen principalmente una función decorativa, también ayudarán a quitar el miedo a la oscuridad de los niños o como lámpara de noche. Os mostramos algunas ideas…

Podemos hacer divertidas formas con las guirnaldas de luces, como esta luminosa nube.

decoración habitación infantil, iluminación, navidad, kidsmopolitan, niños, bebés, lámparas de navidad, estrellas
Fuente: LaReperedesBolettes

O esta estrella:

decoración habitación infantil, iluminación, navidad, kidsmopolitan, niños, bebés, lámparas de navidad, estrellas
Fuente: Pinterest

¡Un corazón de luz!

decoración habitación infantil, iluminación, navidad, kidsmopolitan, niños, bebés, lámparas de navidad, estrellas
Fuente: MommoDesign

Entorno al cabezal proporcionará una agradable luz muy suave que nos permitirá crear una atmósfera ideal para contar cuentos. Para leer, sin embargo, iremos un poco más justos.

decoración habitación infantil, iluminación, navidad, kidsmopolitan, niños, bebés, lámparas de navidad, estrellas
Fuente: DecoPeques
decoración habitación infantil, iluminación, navidad, kidsmopolitan, niños, bebés, lámparas de navidad, estrellas
Fuente: Owen´sOlivia
decoración habitación infantil, iluminación, navidad, kidsmopolitan, niños, bebés, lámparas de navidad, estrellas, corazón de luz
Fuente: Funkyinteriors
decoración habitación infantil, iluminación, navidad, kidsmopolitan, niños, bebés, lámparas de navidad, estrellas, corazón de luz, guirnaldas de luz, bolas de luz
Fuente: Issuu
decoración habitación infantil, iluminación, navidad, kidsmopolitan, niños, bebés, lámparas de navidad, estrellas
Fuente: Anewkindofnormal

¡Es una idea muy buena para la literas!

decoración habitación infantil, iluminación, navidad, kidsmopolitan, niños, bebés, lámparas de navidad, estrellas
Fuente: AtelierRueVerte

¿Qué os parece aprovechar el cable de las guirnaldas de luz para colgar fotos?

decoración habitación infantil, iluminación, navidad, kidsmopolitan, niños, bebés, lámparas de navidad, estrellas, corazón de luz, guirnaldas de luz, bolas de luz
Fuente: Paul&Paula

Lo que veis a continuación es lo que NO nos gusta porque nos parece un “cacao muy peligroso”. Conclusión: nada de cuerdas al alcance del bebé, especialmente de la cuna que es donde suelen estar sin ninguna vigilancia. La imagen corresponde no a una habitación infantil sino a una exposición en de producto en una tienda.

decoración habitación infantil, iluminación, navidad, kidsmopolitan, niños, bebés, lámparas de navidad, estrellas, corazón de luz, guirnaldas de luz, bolas de luz
Fuente: ADayMagazine

¡Qué ambientes tan maravillosos e íntimos se crean con estas pequeñas luces! Si en una cena romántica no faltan las velitas, en una fiesta donde los niños se quedan a dormir no pueden faltar las luces de navidad. ¡Cabañas o tepes también son obligados!

decoración habitación infantil, iluminación, navidad, kidsmopolitan, niños, bebés, lámparas de navidad, estrellas, corazón de luz, guirnaldas de luz, bolas de luz, tipi indio
Fuente: EuroStyleHome
decoración habitación infantil, iluminación, navidad, kidsmopolitan, niños, bebés, lámparas de navidad, estrellas, corazón de luz, guirnaldas de luz, bolas de luz, dosel de cama
Fuente: TheSoothingblog
decoración habitación infantil, iluminación, navidad, kidsmopolitan, niños, bebés, lámparas de navidad, estrellas, corazón de luz, guirnaldas de luz, bolas de luz, tipi indio
Fuente: Indulgy
decoración habitación infantil, iluminación, navidad, kidsmopolitan, niños, bebés, lámparas de navidad, estrellas, corazón de luz, guirnaldas de luz, bolas de luz, dosel de cama
Fuente: CraftyTexasGirls

Los niños disfrutarán pudiendo iluminar sus propias construcciones.

luces de navidad en habitaciones de niños, decoración infantil, kidsmopolitan, leds, luces, iluminación navideña
Fuente: MommoDesign

¡Hasta un pasillo se puede iluminar y llenar de magia!

Fuente: HoosierHomeMade
HoosierHomeMade

http://kidsmopolitan.com/luces-de-navidad-para-todo-el-ano/

 

Para los niños, la naturaleza es parque de atracciones, excelente medicina y aula de aprendizaje. El contacto con ella mejora la salud, la capacidad de atención, el desarrollo motor y cognitivo, la autonomía, la seguridad, la adquisición de valores…

Años 0/6

  • El contacto con la naturaleza resulta fundamental en los primeros años de vida, cuando el niño está construyendo su armazón neuronal. “A esas edades el niño no tiene arquetipos ni esquemas mentales adquiridos y la naturaleza es un espacio ideal para estimular su mirada, para que se haga preguntas, para que aprenda a caer y a levantarse, a superar obstáculos y enfrentar sus miedos, a asumir autonomía y a hallar seguridad”, resume Mari Luz Díaz, psicóloga y presidenta de la red Onda. En la escuela Montessori-Palau de Girona, donde se hicieron las fotografías que ilustran el reportaje, promueven actividades para facilitar esta exploración sensorial: regar las plantas, cuidar una huerta, alimentar animales, recoger hojas y observarlas con lupa…

Años 6/12

EF072EL1.jpg

  • Explica la directora del colegio Montessori-Palau, Montse Julià, que en esta etapa los niños están muy interesados por su desarrollo moral, social e intelectual, por intentar comprender cómo funcionan las cosas y utilizar la imaginación, y por eso trabajar en el bosque o en la granja –como los alumnos del centro que vemos en la fotos de esta página– les entusiasma, porque experimentan, descubren y aprenden cosas, pueden clasificar hojas, sentir los fenómenos naturales, oler, dibujar una gallina viéndola… “Este tipo de experiencias que rompe las barreras entre los niños y la naturaleza les ayudan a comprender el entorno, a sentir que forman parte de él y a preocuparse por los seres vivos”, apunta. Además de cuidar la huerta y los animales de la granja, realizan actividades de observación geológica, química o biológica en el entorno.

Años 12/18

  • Maria Montessori decía que durante la adolescencia los chavales deben aprender a conseguir beneficios mutuos de la relación con la naturaleza, a ser capaces de comprender cómo funciona el mundo, de trabajar la tierra y sacarle rendimiento para autogestionarse. De esta manera, el contacto con la naturaleza facilita a los adolescentes la libertad y autonomía que tanto reclaman en esa etapa, al mismo tiempo que desarrollan su responsabilidad, la confianza en sí mismos y se construyen como persona social. En la escuela Montessori-Palau promueven que los chavales de esa edad trabajen dos días a la semana en la granja y en la huerta –en la imagen vemos a algunos en plena faena– y que traten de sacar rendimiento de estas instalaciones, y han desarrollado una empresa de productos lácteos y otra de reciclado de papel para que sirvan como aulas de ensayo de la vida y del funcionamiento social a sus alumnos. “A estas edades el contacto con la naturaleza y la gestión del cuidado de los animales y de las plantas les permiten dar significado a los contenidos de muchas asignaturas, ven la aplicación de lo que aprenden y les es más fácil estudiar, sentirse responsables, estar más satisfechos con ellos mismos y relacionarse mejor con los adultos que les acompañan en este proceso”, explica la directora, Montse Julià.

Nos reímos de la ocurrencia del crío pequeño al que se le pide que dibuje un pollo y esboza un pollo asado. O del que a la pregunta ¿de dónde viene la leche? responde “del supermercado”. Pero más que cómica, esta realidad resulta trágica. Evidencia que hoy muchos niños crecen sin salir de un entorno urbano y su contacto con las plantas, los animales y los parajes naturales llega a través de la escuela, libros o vídeos. Hay pediatras, educadores y psicólogos que ya hablan del síndrome o trastorno por déficit de naturaleza, un mal que afecta a los niños que viven alejados del contacto con entornos naturales y que se manifiesta en forma de obesidad, estrés, trastornos de aprendizaje, hiperactividad, fatiga crónica o depresión, entre otros síntomas.

Muchos niños salen de casa por la mañana para ir al colegio en coche o autobús, regresan por la tarde por el mismo medio y a la hora de jugar lo hacen en casa y a menudo con la consola o el ordenador. Los padres llenan sus agendas de actividades para prepararles para el futuro y se preocupan por su seguridad, por tenerlos en ambientes protegidos, que no se mojen, no se ensucien, no les piquen bichos… El resultado son millones de niños que no juegan libremente en el parque o en el campo, que no trepan a los árboles ni construyen chozas con troncos, que no cazan lagartijas ni insectos ni tiran piedras a los charcos para no mancharse. Dicen los expertos que, privados de esas experiencias con la naturaleza, esos niños pierden importantes espacios de desarrollo cognitivo y emocional, pierden capacidad de ex­ploración, de creatividad, de destreza para la con­vivencia y para la resolución de problemas. Y aluden a diversos estudios de investigación que prueban que los niños del campo enferman menos, tienen mejor concentración y autodisciplina, mejor coordinación física, equilibrio y agilidad, son más imaginativos, tienen más habilidad para divertirse y colaborar en grupo, son más observadores, muestran más capacidad de razonamiento y más paz interior. Los de ciudad, en cambio, son más temerosos, desarrollan más alergias, tienen más problemas de sobrepeso u obesidad, son más nerviosos e inseguros, se aburren más…

Más seguros y autónomos Las diferencias entre los niños urbanitas y los rurales las constata casi a diario Cristina Gutiérrez, codirectora de La Granja, Fundació per a l’Educació. “Por nuestra granja escuela de Santa Maria de Palautordera (Vallès Oriental) pasan niños de pueblo, de ciudad, de P3, de bachillerato, de escuelas públicas, de centros privados… Unos 10.000 al año. Y tenemos la experiencia de 20 años. Y vemos que los que vienen de ciudad o pueblos con entornos muy urbanos llegan muy nerviosos, acelerados, hablando muy alto; corren y no dejan de moverse y de querer ir rápido a verlo todo, como si se les fuera a acabar el tiempo; los de pueblo se muestran más tranquilos y serenos, más independientes, con menos miedos, como más integrados con el resto del mundo; los de ciudad no se atreven a entrar en el bosque, no se sientan en el suelo para no ensuciarse, se quejan si hay piedras en el camino o si llueve porque les parece que todo se ha de ajustar a sus intereses y sus necesidades”, explica.

“La naturaleza ofrece una cantidad tan elevada de estímulos que el contacto con ella hace que el niño se encuentre en un espacio abierto, con sensación de libertad, con capacidad de moverse libremente, de observar los procesos que ocurren, y eso es fundamental para el desarrollo de sus habilidades de movimiento pero también un estímulo para sus neuronas, para sus emociones y para su aprendizaje; es una experiencia vital que permite al niño sentir y medirse a sí mismo de forma diferente a como lo hace en la ciudad”, resume Mari Luz Díaz, psicóloga, directora del centro de innovación educativa Huerto Alegre y presidenta de la red Onda de centros de educación ambiental de Andalucía.

Más despiertos Explica Díaz que el contacto con la naturaleza incide directamente en el movimiento, y la neurociencia ha demostrado que este tiene repercusión en el número de conexiones neuronales y favorece una organización cerebral rica y variada, una mayor plasticidad, de modo que favorece el desarrollo intelectual y el aprendizaje cognitivo. “Caerse, levantarse, ejercitar los músculos y los sentidos, ponerse a prueba, coger insectos, plantar semillas, son estímulos para el cerebro y también para las emociones, porque oler una flor, contemplar un campo de amapolas o ver cómo nace un ternero provoca al niño sensaciones que, a su vez, suscitan emociones, y esas emociones son luego importantes para construir el conocimiento, porque lo que aprendemos vinculado a emociones se graba más fácilmente en nuestra memoria y es más difícil de olvidar”, apunta la directora de Huerto Alegre.

Más equilibrados Que el contacto con la naturaleza mejora las habilidades motrices de los niños lo tiene clarísimo Cristina García: “Los niños de entre uno y tres años de nuestra guardería caminan por el bosque mejor que los de cinco años que llegan de Barcelona y no saben subir una rampa, se tropiezan con las piedras del camino, se ponen a llorar porque se caen…”. Y asegura que este ejemplo –tener que sortear piedras en el camino, caerse y levantarse para continuar adelante, etcétera– es muy significativo de cómo el contacto con la naturaleza contribuye al desarrollo emocional de los niños. “En el campo es fácil trabajar la tolerancia a la frustración –si llueve te mojas y te aguantas; si te tropiezas o estás cansado mientras estás por el monte te has de aguantar y continuar–, pero también la empatía y el respeto mediante el contacto con los animales y las plantas, o la serenidad y la calma que exigen la observación y la contemplación; se desarrollan muchas habilidades de forma fácil y natural”, apunta.

Más sanos La codirectora de La Granja asegura que los niños en contacto con la naturaleza también sienten menos emociones negativas, son más observadores y se muestran más agradecidos, y hay estudios que demuestran que a las personas agradecidas les late mejor el corazón porque el agradecimiento liberaendorfinas que regulan la presión sanguínea. Y puesta a apuntar evidencias científicas de los beneficios del contacto con la naturaleza, recuerda que “en espacios cerrados o muy masificados se acumulan iones positivos que producen cefaleas, nerviosismo y malestar, mientras que en los espacios abiertos, en las corrientes de agua, en los bosques o cuando llueve se generan iones negativosque son buenos para la salud y el estado de ánimo; por eso pasear una hora por el monte nos ayuda a descargar el malestar y cargarnos de iones de los buenos”.

Mari Luz Díaz alude a las experiencias con animales que demuestran que si se les mantienen encerrados muestran un nivel de retraimiento mayor y una menor capacidad de respuesta ante situaciones difíciles. Otra evidencia, dicen los expertos, es que en los parques zoológicos los animales muestran más problemas de comportamiento y mayores niveles de estrés. José Antonio Corraliza, catedrático de Psicología Ambiental de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM), ha verificado con diversos estudios –realizados con Silvia Collado– la correlación entre naturaleza y estrés. “Hemos medido con una escala objetiva el contacto con la naturaleza de un grupo de niños –si la vista de su ventana permite ver mucha o poco naturaleza, el tiempo que tarda en llegar a un espacio verde, si tiene la posibilidad de interactuar, sin querer, con elementos naturales como árboles, balsas de agua, etcétera, en su entorno–, y luego les hemos pasado una escala estandarizada de estrés infantil; el resultado es una correlación negativa de -0.7 entre naturaleza y estrés; a mayor naturaleza cercana, menor estrés”, comenta. Precisa que el contacto con la naturaleza no impide que un niño sufra estrés si tiene un problema, si muere su abuelo o si sus padres se separan, pero sí le otorga más capacidad para afrontar mejor las secuelas del estrés que provocan esas circunstancias. Corraliza y Collado también han constatado que hay relación entre la cantidad de naturaleza con que cuentan los patios escolares y el bienestar infantil. “Hemos visto que cuanto mayor es la naturaleza cercana, antes se recuperan los niños agotados, mejor mantienen la atención y mayor conciencia ambiental tienen”, resume el especialista de la UAM.

“Que el contacto con la naturaleza es muy importante no es una moda ni una retórica sobre la calidad de vida; hay datos empíricos que demuestran que influye en el bienestar psicológico y emocional y sobre las capacidades intelectuales de las personas; y de hecho esa idea ya fue descubierta y defendida en el siglo XIX por las asociaciones de tiempo libre y la institución libre de enseñanza”, agrega Corraliza. Los expertos opinan que detrás de esta realidad puede haber razones biológicas, y que aunque el cuerpo humano esté adaptado ya al modo de vida urbano, quizá el cerebro todavía añore estímulos que tienen que ver con la experiencia de vivir en la naturaleza, que es donde la especie humana ha desarrollado estrategias de adaptación más exitosas para su supervivencia.

Mejor aprendizaje La trascendencia de “vivir con la naturaleza y no sólo conocerla” es también esencial en la pedagogía fundada por Maria Montessori, para quien “ninguna descripción, ninguna ilustración de cualquier libro puede sustituir a la contemplación de los árboles reales y de toda la vida que los rodea en un bosque real”. Por eso en las escuelas Montessori promueven las actividades en y con la naturaleza como parte del programa escolar, adaptando las experiencias a cada etapa de desarrollo. Montse Julià, directora del centro Montessori-Palau de Girona y secretaria de la Asociación Montessori Española, explica que “en todas las etapas de desarrollo los niños están muy interesados por conocer la naturaleza y ese interés ofrece la oportunidad de desarrollar no sólo una relación de respeto y beneficio mutuo, sino también de desarrollar las habilidades de aprendizaje y competencias para el futuro, pues ese contacto proporciona una experiencia de libertad y de responsabilidad y trabajar con el entorno natural ayuda a desarrollar la creatividad y la iniciativa”.

De todos modos, enfatiza que antes de los seis años las principales aportaciones del contacto con la naturaleza son la exploración sensorial, el enriquecimiento y control del movimiento, la mejora del autocontrol y de la capacidad de enfocar la atención y el respeto. En cambio, entre los seis y doce años, cuando los niños están en plena etapa de razonamiento, la naturaleza les permite aprender a relacionar, a observar, a pensar de forma razonada, a sentirse bien con ellos mismos. Y en la adolescencia ese contacto contribuye a formar a la persona social, a ejercitar su responsabilidad, libertad y autonomía, y les proporciona seguridad.

Mari Luz Díaz coincide en que, más allá de todos los beneficios sobre la salud, las capacidades intelectuales y el equilibrio emocional que pueda suponer que los niños estén en contacto con la naturaleza de forma espontánea, si se aprovecha ese contacto en contextos educativos –aulas de naturaleza, granjas escuela, etcétera– los espacios naturales se convierten en un gran recurso pedagógico para educar la percepción de los chavales y hacer que los niños aprendan a discriminar, a categorizar y a ordenar la información, a establecer vínculos afectivos con la naturaleza y los seres vivos y a desarrollar sentimientos de respeto y de protección del medio ambiente.

“Los niños son aprendices activos, investigadores, y la naturaleza ofrece una experiencia sensorial completa: se puede tocar, oler, ver, oír, probar…, así que es más fácil aprender allí que atado a un pupitre”, resumen los expertos. Y subrayan que las vacaciones pueden ser un buen momento para que los padres brinden a sus hijos experiencias naturales: excursiones a la playa o al campo, enseñarles a pescar, a observar las aves, las hojas o los insectos, a hacer cabañas… Actividades todas ellas que, además, escapan a los rigores de la crisis.

http://www.lavanguardia.com/estilos-de-vida/20130614/54375609720/los-beneficios-de-la-naturaleza-para-los-ninos.html

En algunos lugares ya han caído los primeros copos de nieve y el frío recorre las calles sin intención de abandonarnos pronto.

deportes-invierno

Una opción para combatir y disfrutar del invierno son todos los deportes que podemos compartir con nuestra familia. El ejercicio forma parte de nuestra cultura y de unos hábitos que hacen que nuestra vida sea más satisfactoria. Si combinamos deporte y una alimentación sana, ayudaremos a nuestro cuerpo a prepararse para superar enfermedades y esfuerzos.

Practicar ejercico en familia nos permite compartir momentos en los que se trabaja la superación personal o aprender a afrontar situaciones complicadas. Se trata de un momento en el que los niños tienen la posibilidad de reforzar lazos con sus padres y hermanos.

Múltiples beneficios

Los deportes de invierno destacan por su capacidad para realizarlos en familia, y aunque haya que aguantar a que el frío llegue, la espera vale la pena ya que aportan muchas aptitudes a nuestros hijos.

Un día de nieve puede ser de lo más gratificante para los niños. En primer lugar por la emoción de ver las montañas con su capa blanca y de tocar la nieve, ya que muchos no lo conocen ni lo han visto nunca.

Además de divertirse, observarán lo capaces que son de hacer algún deportecomo esquiar, y les gustará ver los logros que van consiguiendo cada día. Una jornada llena de diversión compartida y disfrutada con los nuestros.

Los deportes de invierno tienen cierto nivel de adrenalina y de superación, en los que cada logro que el niño se proponga y consiga supondrá un aumento de su autoestima.

Por otro lado podemos disfrutar de la naturaleza, al ser siempre al aire libre ayudará a que los niños conozcan el entorno invernal, animales, paisajes, etc.

Son múltiples los beneficios físicos pero también para la mente. Hacer ejercicio ayudará a nuestros hijos a mejorar sus habilidades de memoria, su capacidad de aprendizaje y concentración, a reducir el estrés y a mejorar el estado de ánimo.

Senderismo

Un paseo disfrutando del bonito paisaje y haciendo ejercicio a la vez no. Podéis preparar bocadillos y disfrutar del tiempo en familia que a veces con el estrés diario no tenemos posibilidad.

Además hay que reírse de imprevistos que puedan surgir, como un chaparrón inesperado. Nos servirá para buscar soluciones en grupo haciendo partícipes a los niños e intentando hacer de ese momento algo divertido y con solución.

Si se inician en este ejercicio debemos tomarlo con tranquilidad e intentarempezar con cortos recorridos, para que los niños no se cansen demasiado pronto.

Es importante hacer paradas frecuentemente, y aprovecharlas para hidratarnos, beber líquido o tomar frutos secos que aportarán energía. Aseguraos de llevar un calzado y ropa cómodos, ya que sino podrá arruinaros el paseo.

Nieve

A casi todos nos gusta ver la nieve y disfrutar de ella, deslizarnos por esas bajadas en las que los niños encuentran gran emoción. A pesar de las caídas, el esquí no tiene porque ser un deporte extremo si lo realizamos con seguridad y responsabilidad.

En todas las estaciones de nieve hay zonas destinadas a la familia y a los niños, incluso guarderías donde nuestros hijos podrán divertirse deslizándose sin miedo a hacerse daño.

Los trineos o las raquetas son otra opción para los que no son muy amantes del esquí. Alquilad uno y deslizaos con vuestros hijos, os pedirán repetir. Y no os olvidéis de hacer una lucha de bolas de nieve, veréis como corren y se ríen.

Balnearios

Tras un día agotador de ejercicio qué mejor que relajarse y hacerlo en familia. Los balnearios son también una opción para disfrutar con nuestros hijos.

Algunos de ellos tienen recorridos dedicados especialmente a niños, en los que éstos podrán ir a las saunas y las piscinas acondicionadas con distintas temperaturas. Siempre acompañados de un guía especialista que les explique las propiedades del agua o las características del entorno en el que se encuentra el manantial.

El balneario Sicilia en Jaraba, Zaragoza, dispone de un programa termal infantil a partir de cuatro años. Ofrecen técnicas adaptadas, en las que nuestros hijos podrán beneficiarse de las propiedades curativas del agua y la relajación.

Muchos de estos tratamientos están indicados para aquellos niños hiperactivos, con ansiedad o con problemas respiratorios.

Además podrán disfrutar de una variedad de actividades familiares en las que podremos gozar con nuestros hijos de la naturaleza que nos rodea.

Patinaje sobre hielo

Para los que este año se queden en la ciudad también existen propuestas muy atractivas, como lo es el patinaje sobre hielo.

En España lo más común es practicarlo en pistas a cubierto. Pero siempre será una buena excusa para ponernos los patines y compartir con nuestros hijos de una tarde divertida.

En Madrid tendréis la posibilidad de patinar en la Plaza de Callao. Su entrada es gratuita y exclusiva para niños entre 4 y 12 años.

Fotografía: Estación de esquí de Sierra Nevada

http://www.saposyprincesas.com/viajar-con-ninos/deportes-de-invierno/

Logo de Instagram

Cada vez más niños y adolescentes se unen a Instagram. Te damos las claves para conocer cómo funciona esta aplicación social para compartir instantáneas.

A los preadolescentes les encanta Instagram porque les gusta fotografiarlo todo, capturar momentos especiales y compartirlos con sus amigos. Les fascina editar imágenes, cortarlas, usar filtros, comentarlas y ganar “Me gustas” y “seguidores”.

Si los niños nos enseñan sus galerías apreciaremos que tienen otra forma de ver el mundo. Hacen fotos desde otras perspectivas, desde el suelo, al revés, en el espejo, rompiendo con las leyes de la composición fotográfica. La fotografía con el móvil es algo natural para ellos así que Instagram es una herramienta que cada vez gana más adeptos entre los menores de edad, pero como toda red social debemos conocer bien cómo funciona y cuáles son las opciones de configuración de privacidad y los posibles riesgos a los que se someten nuestros hijos.

Edad mínima

La edad mínima que recomienda  Instagram para empezar a usar su App es 13 años en conformidad con la Ley de Protección de la Privacidad del Menor ( The Children´s Online Privacy Protection Act).

Riesgos con desconocidos

Como en otras redes sociales los riesgos pueden aparecer cuando personas desconocidas les hagan comentarios inapropiados o quieran concertar una cita con ellos así que debemos advertirles de que tal como no harían en la vida real no deben quedar con nadie que no conozcan. Si no quieres que se expongan a ello evita que se hagan un perfil público. Elegid la opción de una cuenta privada.

Fotos inapropiadas

Hablemos con nuestros hijos acerca de qué fotos pueden resultar inapropiadas o dañar su imagen personal. Y no sólo pensar en las fotos propias sino también en las que aparezcan otras personas. Simplemente tienen que ser respetuosos y pensar si la foto que suben puede molestar a alguien. Que se aseguren de que las personas que aparecen en sus fotos están de acuerdo con que se publiquen.

Cuidado con los comentarios

Debemos ser amables y dar las gracias cuando nos hacen un halago acerca de una foto y no hacer comentarios negativos que puedan hacer daño a alguien.

Pensar dos veces antes de publicar

Dile a tu hijo que antes de subir una foto piense en la reacción que puede provocar esa foto en los demás. Si piensa que una foto puede incomodar a alguien, molestar a un amigo o disgustar a un familiar, dile que no la comparta.

Con una cuenta pública cualquiera puede seguirnos

Si creamos una cuenta pública cualquier persona del mundo puede empezar a seguirnos. Así que para los niños es mejor elegir la opción de abrir una cuenta privada ya que así será el niño el que tenga que aprobar quién puede seguirle o no.

Cuidado con las etiquetas o hashtags

En los comentarios podemos subir un hashtag o etiqueta con un tema. Es decir que si publicamos una foto de una tarta podemos usar el hashtag #tarta. Eso quiere decir que nuestra foto aparecerá en esa etiqueta junto con las fotos de cualquier persona del mundo que haya subido una foto con esa misma etiqueta. Cuidado con esto ya que abrimos nuestro Instagram a miles de personas desconocidas que pueden dar a “Me gusta” en nuestra foto o pueden acceder a toda nuestra galería.

Los retos

En Instagram es muy normal organizar retos o concursos fotográficos. Se elige un tema y la gente tiene que subir una foto con ese tema. Es una manera de compartir intereses, fomentar la creatividad y demostrar el talento de cada uno, pero no olvidemos que también es una manera de que cientos de personas desconocidas accedan a nuestra galería.

Los vídeos

Instagram permite subir vídeos de 15 segundos. Hay que pensar también en qué muestran los niños en esos vídeos y que se piensen antes de publicarlos si el vídeo puede dañar su imagen. Los vídeos pueden ser embebidos en cualquier website y otros los pueden copiar y compartir.

Las opciones de compartir

Atención a cómo comparten sus fotos los niños. Primero suben la foto, la recortan, la editan con los filtros, y después les aparece un botón de “siguiente” en el que ya se ofrecen las opciones para compartir. Entonces Instagram le dice que si quiere compartir con sus seguidores o lo quiere hacer también fuera de la App en redes sociales como Facebook o Twitter. Ya sabe que si lo hace en Facebook la verán todos sus amigos y en Twitter todo el mundo que le siga. Tu hijo debe saber que también puede compartir la foto de forma privada, pública o directa. Directa quiere decir que puede compartir su foto con hasta 15 personas que él quiera los siga o no los siga.

Gestión de la visibilidad

Las fotos en las que han etiquetado a tus hijos aparecen en la sección “Fotos en las que apareces”. Atención porque estas fotos si tienen una cuenta pública pueden estar  visibles para todo el mundo. Si no les gusta cómo aparecen hay que tener en cuenta que esas fotos se pueden esconder o se pueden desetiquetar. Ten en cuenta que seguirán visibles en Instagram pero no asociadas a su usuario).

Contraseñas fuertes

Dile a tu hijo que use una contraseña segura con letras, números y otros caracteres y que no la revele a nadie para evitar que nadie controle su cuenta, ni nadie los pueda suplantar.

Bloquear a un usuario

Instagram permite el bloqueo de usuarios que hagan comentarios molestos en el menú de la derecha de la aplicación.

Eliminar una publicación

Si tus hijos se arrepienten de la publicación de alguna imagen deben saber que pueden despublicar esa imagen en los tres puntos que aparecen en la esquina inferior derecha.

Siguiendo estas sencillas pautas tu hijo tendrá el control de esta herramienta y tú te quedarás más tranquilo.

http://www.chaval.es