En la Asociación Dual hemos lanzado una nueva campaña de comunicación con el fin de advertir sobre el riesgo de los desfases adolescentes con el alcohol en la desescalada.

“Entre fase y fase, no desfases”. Este es el mensaje directo y contundente de la nueva campaña de Asociación DUAL financiada por el Plan Nacional Sobre Drogas para alertar a los jóvenes de los peligros de desfasar con el alcohol tras meses encerrados en casa por el confinamiento. Con motivo de la crisis sanitaria, este año la campaña quiere poner el foco en el doble riesgo de ingesta masiva del alcohol y el contagio por compartir copas, botellas o latas en botellones. Además quiere hacer ver a los jóvenes que no es necesario recuperar el tiempo perdido abusando del alcohol ahora que ya se puede salir a la calle. La campaña cuenta con la participación del actor Dani Muriel que pide a los adolescentes que se diviertan con cabeza. Desde DUAL reconocen que el confinamiento ha sido especialmente duro para los menores que han tenido que afrontar muchas incertidumbres. “Están en una etapa de su vida que están construyendo su red social, en una etapa de expansión, de crecimiento, que probablemente se han enamorado por primera vez”, comenta Raúl. Además creen que los jóvenes entre 14 y 18 años son los grandes olvidados de esta crisis, por eso recomiendan a los padres que se anticipen a posibles situaciones de riesgo.

Aquí puedes ver nuestra nueva campaña:

 

 

El actor, Dani Muriel, nos ha apoyado en el lanzamiento de esta campaña de prevención para los jóvenes, donde pide a los adolescentes que se diviertan pero con responsabilidad, aquí puedes ver su vídeo.

Los jóvenes entre 14 y 18 años son los grandes olvidados de esta crisis, por eso recomendamos a los padres que se anticipen a posibles situaciones de riesgo.

Raúl Izquierdo, psicólogo y Director Técnico de Asociación DUAL, nos explica que “Existe un alto riesgo de que los jóvenes protagonicen reacciones compensatorias de tipo pendular como respuesta a la tensión y la angustia sostenida que han padecido durante los últimos meses”. Por ello, se produce la generación de conductas en “exceso despreocupadas como compensación a las exigencias de intenso control y restricción durante la etapa de confinamiento”, explica. En ese sentido, el mayor riesgo es “querer recuperar el tiempo perdido celebrando fiestas alternativas a las que no se han tenido o que no se van a tener y en celebraciones entre amigos como son, por ejemplo, los botellones”, detalla Izquierdo.

Puedes ver el vídeo de raúl Izquierdo a continuación:

 

 

El próximo 7 de septiembre el concepto de ir a la escuela se transformará por completo. Cada mañana, antes de salir de casa, los alumnos deberán tomarse la temperatura y, si no presentan fiebre, iniciarán una ruta repleta de nuevos códigos. En su trayecto en autobús o a pie ya no podrán llevar auriculares, pelotas u objetos que puedan contener partículas del virus. Al acceder al centro, tendrán que hacerlo en diferentes horarios para evitar tumultos. Los más pequeños lo harán solos, las familias tendrán que quedarse fuera del patio. La mascarilla colgará de sus orejas y tapará parte de su rostro siempre que no pueda asegurarse la distancia mínima de dos metros. La nueva escuela está en camino.

En ese nuevo escenario no solo cambiará lo físico, también la forma de aprender. La bajada de ratios a un máximo de 15 alumnos recomendada por el Ministerio de Educación, permitirá la puesta en marcha del tan demandado modelo de enseñanza personalizado, en el que el profesor atiende a menos alumnos y dispone de más tiempo para responder a las necesidades de cada uno.

A tres meses vista, todavía es complicado saber con exactitud cuáles serán las normas. Las comunidades autónomas –que tienen las competencias en educación transferidas– tienen de plazo hasta julio para publicar sus protocolos de seguridad para septiembre. Será obligatorio que contemplen tres escenarios: uno sin pandemia (en el caso de que se descubra una vacuna), otro en el que la situación sanitaria se mantenga bajo control, y un último en el que una nueva oleada del virus obligue al cierre de las aulas.

De momento, el Ministerio de Educación ha elaborado un documento con las medidas de seguridad para la reapertura de los centros en la recta final de este curso, que aplicarán Ceuta y Melilla (que dependen en materia educativa del Gobierno). Es solo un adelanto del despliegue que se diseñará para septiembre. Con esas indicaciones y otras recogidas en el protocolo aprobado por el Ministerio de Educación francés, por Unicef en un informe sobre la reapertura de los colegios y por la OMS, realizamos una recreación de cómo podría ser la nueva escuela: la escuela en tiempos de pandemia.

1. Salida de casa

Nada de mochilas rebosantes

Se acabó la imagen de un estudiante arrastrando un trolley lleno de libros. El objetivo es limitar al máximo el transporte de objetos entre las casas y los centros educativos para evitar contagios. Por ello, el ministerio francés aconseja en su protocolo que el material escolar y los juguetes no salgan de los espacios en los que se usen, que no se lleve ropa de deporte al colegio o accesorios innecesarios, como auriculares, por ejemplo. Además, los alumnos deben tomarse la temperatura antes de salir de casa para descartar este síntoma de la covid-19, según indicaciones del Ministerio de Sanidad.

El Ministerio de Educación recomienda acudir al centro a pie o en bicicleta. Para ello se ha conminado a los Ayuntamientos y a los centros a diseñar rutas seguras. En los autobuses escolares, que se desinfectarán dos veces al día, se ocupará solo parte de las plazas y los niños se sentarán en zigzag. Solo se situarán juntos los hermanos –siempre que convivan en la misma casa– y la fila tras el conductor siempre quedará libre. Esa es la normativa que se aplica ya en el transporte público en España.

2. El ritual de la llegada al colegio

Cuantas menos personas mejor y las manos limpias

Los padres solo accederán al centro cuando lo requiera el profesorado, que se comunicará con las familias por teléfono o correo electrónico, advierte el ministerio. Los niños entrarán y saldrán en el turno asignado y de forma escalonada para que no se arremolinen en los accesos ni en el patio. Vallas, precintos o rayas en el suelo orientarán a los niños todo el camino hasta su clase. Los primeros días se ensayará el nuevo protocolo de acceso.

Al entrar los niños tendrán que lavarse las manos en el baño o en su defecto rociárselas con los geles hidroalcohólicos repartidos por diferentes espacios del centro. Los servicios se desinfectarán tres veces al día y se necesita trazar un plan para que los alumnos acudan escalonados, exige Educación.

En los baños no habrá secamanos de aire caliente, sino servilletas de papel y, como en la cola del supermercado, un círculo en el suelo indicará a los estudiantes dónde esperar su turno.

3. Objetivo

Doblar el número de aulas

El Ministerio de Educación da por hecho que en septiembre habrá que seguir manteniendo el distanciamiento social, lo que obligará a reducir el número de alumnos por clase a 15. La idea que se abre paso (Canarias y Navarra ya lo han anunciado y otras cinco comunidades trabajan en ello) es que, al menos, todos los alumnos de Infantil y Primaria deben volver a las aulas todos los días, y no por turnos alternos como se plantea para el resto de niveles, porque para los más pequeños la docencia online no funciona. Para lograrlo, además de aprovechar todos los espacios del centro, se plantean ocupar para estos alumnos instalaciones de secundaria y espacios municipales, adelantan algunos consejeros. También prevén contratar más docentes, reorganizar los grupos (mezclando a alumnos de diferentes edades) y reducir el horario escolar. Además, los profesores de Música y Educación Física impartirán también clase de otras asignaturas.

La típica entrada caótica en el aula pasará a la historia; los alumnos deberán entrar guardando la distancia, con mascarilla y habiéndose lavado previamente las manos, señala el protocolo del ministerio. Las mesas serán individuales y se situarán a dos metros de distancia. La misma normativa aconseja no compartir el material escolar (como bolígrafos y tizas) y, si se hace, desinfectarlo antes de tocarlo (como el borrador). En el aula solo debe haber los objetos imprescindibles, indica el protocolo francés.

En los protocolos que algunas autonomías han elaborado para la vuelta de los alumnos que titulan (4º de ESO y 2º de Bachillerato) en la fase 2 de desescalada, discrepan sobre el uso de la mascarilla dentro de clase. Algunas (como Euskadi y La Rioja) obligan a llevarla. Otras (como Galicia y Baleares) no. Para estas, una vez que los alumnos se han sentado y están a dos metros de distancia no son necesarias. El ministerio se inclina por esta segunda opción.

El trabajo en equipo, muy común en las primeras etapas educativas, será mucho más difícil en la escuela de la pandemia, ya que los pupitres no podrán estar juntos. Las normativas piden expresamente limitar los movimientos dentro del aula, lo que frenará los modelos docentes más innovadores, apunta Enrique Jabares, presidente de los directores de centros de Primaria de Andalucía. Ese cambio obliga a volver a la clase magistral tradicional, en la que el profesor habla desde su mesa y los estudiantes le escuchan. Al mismo tiempo, tener menos alumnos en clase permitirá al profesor dedicar más tiempo a cada uno de ellos.

Para reducir el riesgo de contagio, las aulas se airearán (siempre que haya ventana) varias veces al día, según coinciden las normativas autonómicas y del ministerio. Así lo han hecho también en Francia. Los objetos de contacto frecuente (como los pomos de las puertas) se desinfectarán con frecuencia.

El gimnasio de cada centro será uno de los espacios que se reconvertirá en aula en septiembre, y podrá reunir a más de 15 alumnos, señalan varios responsables educativos autonómicos. Además de contratar más profesores, las consejerías estudian que los monitores escolares ayuden en la vigilancia para que los alumnos mantengan la distancia dentro y fuera de clase.

4. El Patio

Prohibido jugar a la pelota

Es importante que las actividades sean al aire libre, siempre que sea posible, señala el documento elaborado por el ministerio. El cambio más significativo se producirá en los recreos: se organizarán turnos de pequeños grupos para salir a jugar al patio, respetando los grupos de alumnos que están en una misma clase, y si fuera necesario se fraccionarán los tiempos de recreo. Los alumnos tendrán que mantener la distancia interpersonal de dos metros, con mayor flexibilidad en el caso de Infantil, señala Educación en su protocolo. Los profesores o auxiliares de guardia del patio serán los encargados de vigilar que se cumplen las medidas de prevención e higiene. Una vez finalizado el recreo, los alumnos tendrán que lavarse las manos y rociarlas con gel antes de acceder de nuevo a las aulas.

En países como Dinamarca, se organiza a los estudiantes en grupos de seis que se mantienen unidos durante el tiempo que permanecen en el centro. Así se asegura la socialización de los niños y es más sencillo aislar al grupo si hay un contagio. En Francia, tanto para la salida como para la vuelta a las aulas, los centros tienen que disponer de señalizaciones en el suelo para evitar que los alumnos choquen.

Sobre el tipo de juegos que se podrán desarrollar en el patio, el protocolo español no da ningún detalle. Las comunidades tendrán que determinar si es la Administración la que fija los límites o cada una de las escuelas. Francia sí establece que los juegos con pelota o todos aquellos que impliquen el intercambio de objetos estarán prohibidos. También los juegos que conlleven contacto físico. Tampoco se podrán intercambiar objetos o juguetes personales. En Dinamarca, a los grupos de seis niños sí se les permite jugar con material compartido, siempre y cuando se desinfecten tras el uso. Los bancos o columpios quedarán inutilizados.

En cuanto a la actividad física, Francia es muy clara: quedará limitada a la de baja intensidad y cuando se realice la distancia física deberá ser de, al menos, cinco metros cuando se haga caminando y de 10 cuando implique correr. Si se utiliza algún material, deberá hacerse de forma individual. Las actividades físicas se deben realizar siempre al aire libre, si las condiciones climatológicas lo permiten.

5. La cocina y el comedor

Los pequeños comen en su clase y los mayores por turnos

La imagen de comedores repletos con niños apretujados en mesas corridas y colas enormes de estudiantes esperando a que les sirvan la comida pasará a la historia en los comedores y las cocinas seguros en tiempos de covid. También transformarán sus dinámicas durante la pandemia. Aunque el coronavirus no se transmite a través de los alimentos, estos tendrán que desinfectarse como cualquier otra superficie. El ministerio indica en su protocolo para Ceuta y Melilla que los comedores deben aplicar las mismas medidas de seguridad que los restaurantes convencionales.

Si antes del coronavirus era habitual cruzarse por los pasillos de los colegios con los proveedores con sus carretillas cargadas de alimentos, a partir de septiembre será imposible: ya no podrán entrar hasta la cocina, como hacían hasta ahora, señala María José Sanz Gallego, consultora y directora de Biomicral, empresa especializada en seguridad alimentaria en colegios que está elaborando un protocolo. Los centros deberán establecer un punto concreto fuera de la cocina para la descarga de la mercancía. El personal de cocina recogerá los alimentos e higienizará el espacio una vez se hayan marchado los proveedores. Esta medida busca reducir los contactos. Si lo habitual era almacenar los alimentos en la cocina según llegaban, ahora deberán ser desinfectados, ya que pueden ser superficies portadoras del virus. Para ello se deberá utilizar higienizante alimentario.

Los más pequeños deberán comer en su aula, hasta tercero de primaria es lo recomendable. El resto, en grupos reducidos, en diferentes turnos y con una separación de dos metros.

Si antes en los laboratorios de seguridad alimentaria se imponía el lema “mejor unas manos limpias a un guante sucio”, la nueva realidad ha cambiado también esta premisa. Se impone el uso de guantes y mascarilla tanto en la manipulación de los alimentos como en la elaboración de los menús. También a la hora de servir las comidas. “Es una medida de protección al trabajador”, explica la consultora María José Sanz. Además, la ropa de trabajo ya no podrá salir del centro educativo. Debe almacenarse y lavarse en el propio colegio para reducir las posibilidades de contaminación.

El comedor tampoco se librará de la omnipresencia del gel hidroalcohólico. Según establece el protocolo francés, debe obligarse al lavado de manos o que haya un dispensador en los comedores para que los estudiantes puedan limpiarse las manos al entrar. Y esta nueva situación también modificará las rutinas de los colegios e institutos. Si antes comían en mesas corridas, en dos turnos como máximo, ahora el objetivo será reducir la concurrencia en el comedor con varias medidas. La OMS recomienda comidas escalonadas, en el pupitre de clase o en el exterior del edificio.

En caso de que haya autoservicio, deberán instalarse mamparas de protección. La comida deberá estar servida antes de que los niños entren en el comedor y se acerquen a recoger sus platos. En el caso de que se les sirva la comida en la mesa, deberá estar dispuesta en las mesas antes de la llegada de los estudiantes. Estas medidas persiguen evitar el contacto con el personal del comedor y así reducir las posibilidades de contagio. La piel de la fruta puede ser una superficie de transmisión, así que se recomienda pelarla y cortarla antes de servirla. En países como Dinamarca además de instaurar los ‘tupper’ desde casa han implantado picnic individuales ofrecidos por la escuela.

Otro de los elementos que desaparecen del comedor, quizás más habitual en institutos, es el microondas. La manilla del microondas se considera un punto crítico de transmisión así que se evitará su uso por los alumnos, al igual que lo recomienda el protocolo francés.

Las bandejas y el comedor deben ser desinfectados y limpiados después de cada turno de comida y la estancia debe ser ventilada. Para limpiar deberán utilizarse los productos de limpieza virucidas recomendados por el Ministerio de Sanidad.

 

Fuente: El País.

Perfeccionar las técnicas de dibujo y aprender a hacerlo correctamente es el objetivo de estos cursos en los que es posible aprender desde las técnicas más básicas hasta a ilustrar mediante ordenador o sumergirse en el arte japonés manga.

Para dibujar hay que observar, estimular la creatividad y tener ganas y constancia. Pero también es importante saber la técnica para, a partir de ella, plasmar la realidad tal y como la percibimos. Con estos cursos para aprender a dibujar es posible aprender a reproducir las proporciones y las expresiones, pero también a ilustrar a través del ordenador o, para los más atrevidos, el estilo manga, un arte japonés que está muy de moda entre los más jóvenes, con sus proporciones, sus cabellos y sus expresiones características.

Dibujo y creatividad para pequeños grandes artistas

Curso de dibujo y creatividad

Dirigido a niños y niñas de entre 0 y 100 años, está enfocado a todo aquel que desee mejorar como artista, pero también para maestros y educadores que necesiten incorporar nuevas dinámicas a sus clases. El curso comienza con la explicación de diferentes técnicas para estimular la creatividad, pasando por la exploración de la expresión gestual y corporal, hasta llegar a la construcción de dibujos con figuras geométricas. Y todo ello a través de ejercicios y juegos diseñados para entrenar una habilidad creativa o artística concreta.

  • Quién: Domestika
  • Cuándo: en cualquier momento
  • Dirigido: principiante
  • Duración: 2h y 30 min
  • Coste: 9,90 €
  • Acceso

Ilustración para no ilustradores

Curso de ilustración para no ilustradores

Permite  crear hábitos saludables y explorar la creatividad de cada uno, así como su capacidad de análisis. Cada ejercicio propuesto es un desafío para el que se puede usar la biblioteca de imágenes personales y crear a partir de ella ilustraciones con la que contar su propia historia. Para ello, se van a necesitar herramientas como Photoshop y las tabletas gráficas que permitirán adentrarse en el color y boscaje.

  • Quién: Crehana
  • Cuándo: en cualquier momento
  • Dirigido: principiante
  • Duración: 6 h
  • Coste: 14,99 €
  • Acceso

Dibujo creativo

Curso de dibujo creativo

Propone un entrenamiento progresivo y, en concreto, una forma de dibujar abierta especialmente eficiente para estimular la imaginación. El método consiste en observar un dibujo guía que se realizará en la pantalla en tiempo real e imitar su forma de proceder en paralelo sobre el papel. Instrucciones, consejos y sugerencias irán apareciendo según sean necesarias para que el aprendizaje se produzca de forma evolutiva. Además, se compone de diferentes recursos audiovisuales, guías interactivas y foros de debate.

  • Quién: aprendegratis
  • Cuándo: en cualquier momento
  • Dirigido: principiante
  • Duración: 30 h
  • Coste: gratis
  • Acceso

Aprende dibujo artístico fácilmente. Arte y creatividad

Curso para aprender dibujo artístico fácilmente
 

Busca aprender a dibujar todo aquello que se ve, adquiriendo soltura y seguridad en el trazo, percibiendo los objetos en 2D y encajando las formas de manera correcta, además de disfrutar dibujando. Dirigido tanto a profesores de dibujo como a usuarios que quieren adentrarse en el mundo de la pintura, con él es posible saber los secretos y prácticas del arte del dibujo a través de clases en vídeo, tutorías online y un libro.

  • Quién: Udemy
  • Cuándo: en cualquier momento
  • Dirigido: principiante
  • Duración: 2,5 h
  • Coste: 29,99 €
  • Acceso

Curso de dibujo Manga

Curso de dibujo manga

Está enfocado a estudiantes y profesionales de diseño gráfico, artes visuales, animadores y cualquier persona interesada en aprender las técnicas adecuadas de este estilo de historieta japonés. Se trata, por lo tanto, de un curso cuyo propósito radica en enseñar a llevar a cabo el diseño de diferentes animaciones y personajes de estilo manga usando sus técnicas propias. Al finalizar, el alumno sabrá identificar los elementos visuales de esta disciplina, conocer y comprender la teoría y la psicología del color así como las expresiones faciales y el diseño del cabello, las proporciones y complexiones corporales de estos singulares dibujos.

  • Quién: Edutin
  • Cuándo: en cualquier momento
  • Dirigido: principiante
  • Duración: 20 h
  • Coste: 23 €
  • Acceso

Ilustración y dibujo. Desarrolla tu creatividad e inspiración visual

Curso de ilustración y dibujo

Un curso completo de ilustración que se apoya en un amplio manual audiovisual gracias al que es posible aprender las técnicas y  los trucos necesarios para realizar ilustraciones de calidad, así como multiplicar exponencialmente el potencial creativo. Un viaje de iniciación al arte que permite descubrir las posibilidades gráficas y la capacidad de comunicación a través de la ilustración, adentrándose en los fundamentos principales a la hora de ilustrar y en las diferentes técnicas de ilustración.

  • Quién: Tutellus
  • Cuándo: en cualquier momento
  • Dirigido: principiante
  • Duración: 3h
  • Coste: 35€
  • Acceso

¿Tienes dudas sobre cómo abordar la vuelta a la normalidad con tus hijos? ¿Cómo puedes ayudarles a canalizar los sentimientos que les despierta? Las psicólogas de The English Montessori School, Ana Ciruelos y Natalia Guijarro, proponen hacerlo de manera diferente según su edad. Estas son sus recomendaciones.

Poco a poco nos adentramos en el camino hacia la ‘nueva normalidad’; un proceso que sabemos será largo y costoso y que, para los que estamos con nuestros hijos en casa, hace que nos asalten constantemente un millón de dudas: ¿Cómo podemos explicarles la nueva realidad para que sean capaces de darle sentido a la desescalada? ¿Cómo podemos ayudarles a canalizar todos sus sentimientos negativos? ¿Y ayudarles a exprimir los positivos? Del mismo modo, ¿cómo podemos hacer que sigan sus rutinas y se interesen por los nuevos métodos de aprendizaje?

Sus sentimientos son importantes

La respuesta a todos estos interrogantes depende, por supuesto, de muchos factores. Como medida general y en cualquier caso, en primer lugar, es necesario reconocer y validar sus sentimientos, cualesquiera que sean. Tienen derecho a estar enfadados, tristes, cansados… Es una situación en la que se ha limitado su vida social y se han introducido muchos cambios en muy poco tiempo. Incluso nosotros como adultos nos hemos visto afectados y nos está costando gestionar en ocasiones dichos sentimientos.

Sabemos que debemos acompañarles en este proceso y explicarles, paso a paso, qué cambios se producen en cada momento y qué esperamos de ellos. Sin embargo, la edad en la que se encuentran nuestros hijos es clave para tratar de un modo u otro la situación. Es decir, la forma en el que afrontemos la comunicación y les ayudemos a gestionar sus emociones, incorporar paulatinamente las nuevas rutinas, supervisar y apoyar su proceso de aprendizaje en cada periodo de tiempo, variará en función de su edad.

madre hablando con niña

Los consejos para la desescalada

Por ello, hemos elaborado una serie de tips y consejos para los diferentes grupos.

De 0 a 3 años

En esta edad no son plenamente conscientes del significado de esta nueva situación, pero sí se dan cuenta del cambio de rutinas que se produce a su alrededor. Aunque no han adquirido la madurez suficiente para comprender las implicaciones sociales o biológicas de la enfermedad y no comprendan el concepto de virus, sí que se dan cuenta de que no van a la guardería, no pueden ver a sus amigos, o salir a la calle con la misma normalidad que antes. Esto puede hacer que aumenten sus rabietas o busquen constantemente su figura de apego.

Además, en esta etapa muchos de ellos no han conseguido desarrollar un lenguaje suficientemente amplio para comunicarse con claridad, por lo que resulta en ocasiones muy difícil saber qué le pasa a nuestro hijo. Para ayudarles a reconocer las emociones más básicas, expresarlas y gestionarlas, podemos tener en cuenta los siguientes consejos:

  • Ayudarnos de cuentos y dibujos para explicarles la situación. Dibujar las emociones y asociarlas a distintos colores y situaciones también puede facilitar que nos enseñen cómo se sienten en un determinado momento.
  • Es necesario planificar de antemano las salidas y explicarles que si se encuentran a un amigo, no podrán acercarse a él para jugar, ofreciéndole una serie de alternativas como saludarnos con la mano y hablar un ratito, hacer una videollamada cuando lleguemos a casa, o hacerle un dibujo.
  • Para prevenir conductas agresivas, es importante que el establecimiento de límites se trabaje desde muy pequeños, puesto que les proporciona seguridad. Para ello, debemos apoyarnos en el afecto, pues los límites son parte del cariño. Es fundamental en este caso anticiparnos a estos comportamientos. Por ejemplo, si aparecen cuando tiene hambre o sueño, nos encargaremos de adelantarnos a cubrir estas necesidades.

En definitiva, los aprendizajes en esta etapa deben ser lúdicos, a través de juegos y cuentos podemos aprender los colores, las formas, pero también aprovechar actividades de la vida diaria para desarrollar estos aprendizajes y otros más, como la motricidad, la memoria o la atención. Cocinar, plantar una semilla o elaborar la lista de la compra, son actividades que nos pueden servir para ello.

En la actualidad contamos con numerosos recursos y propuestas para trabajar con los niños online, lo importante es tener claro qué queremos hacer y programarnos para no sobreexponerles a las pantallas ni volvernos locos con la gran cantidad de oferta.

De 3 a 6 años

A esta edad ya son capaces de comprender ciertos aspectos del virus, pero no todos. Hay un mayor reconocimiento emocional, pues muchas veces saben que están tristes o enfadados, sin embargo, no saben cómo controlar dichas emociones. Si no se gestionan bien, podemos encontrarnos con regresiones en algunas conductas como el control de esfínteres, rabietas o miedos que ya habían sido superados. Por lo que es importante:

  • No exponerles a información o noticias que no sean capaces de comprender, ya que les generará miedos e inseguridad. Tampoco mentirles, ni ocultar información. Debemos adecuar las explicaciones a su nivel de madurez.
  • Enseñarles a reconocer sus propias señales corporales en relación a las distintas emociones: cuando me estoy enfadando siento presión en la cabeza, no puedo parar quieto, y tengo ganas de gritar y de apretar algo muy fuerte.
  • Ayudarles a identificar qué situaciones les hacen sentir así, para que cuando vuelvan a ocurrir puedan responder de una manera diferente, pensando en una alternativa más positiva. Así podemos trabajar con él qué puede hacer cuando empieza a sentir esas señales para evitar esas conductas.
  • Destacar aquellos momentos que nos hacen sentir bien: el abrazo de papá, escuchar música, leer un cuento, jugar al fútbol con mamá… Se trata de centrar la atención en aquellos aspectos positivos, y retirar el foco de los negativos.
  • Si observamos que empiezan a presentar algunas conductas agresivas, es importante ayudarles a descargar la emoción que presentan en ese momento, desviar su atención de la situación que ha desencadenado el problema para después hablar sobre qué ha ocurrido y cómo se han sentido.

En esta etapa, que coincide por lo general con el inicio de la lectoescritura, aún se hace necesario el acompañamiento de los padres en las tareas escolares. Por norma general, el acceso a los métodos de aprendizaje online, suelen ser muy motivadores y atractivos para los alumnos, pero hay que acompañarlos, tratar de que participen y escuchen a sus compañeros.

padre hablando con su hijo

De 6 a 12 años

Los menores de esta edad son más autónomos, y también necesitan profundizar en las explicaciones. Surge el sentido de lo injusto y ciertas conductas oposicionistas, por lo que es preciso trabajar con ellos las rutinas diarias, dando tiempo al entretenimiento, a las tareas escolares y a los momentos en familia. Es importante:

  • Conocer qué información saben y, a partir de ahí, explicarles y darles la información que ellos requieran. Actualizar la información que vamos teniendo y compartirla con ellos.
  • Responder a sus dudas e inquietudes con sinceridad y con optimismo.
  • Establecer un sistema claro de límites y normas, en el que ellos participen. Anticipar las consecuencias a cada una de esas normas.
  • Hacerles partícipes de algunas decisiones familiares. Planificar con ellos las salidas y las nuevas rutinas que vamos incorporando en nuestro día a día, para que sientan que se les tiene en cuenta.
  • Hablar sobre el futuro más inmediato, sobre sus expectativas a corto y medio plazo y los cambios que podemos esperar. Debemos trabajar con ellos la anticipación de distintos escenarios. ¿Qué puede pasar si…?
  • Hablar con ellos de sus miedos y sus preocupaciones, escucharles y reconocer la importancia que para ellos tiene.
  • Trabajar actividades de relajación, respiración… En esta etapa ya podemos trabajar técnicas de relajación guiada y los diferentes tipos de respiración.
  • Crear un ‘Rincón de la Calma’ al cual pueden acudir cuando se sientan nerviosos, tristes o enfadados. Podemos utilizar materiales que previamente habremos elaborado con ellos, por ejemplo, botella de la calma (donde podemos meter dibujos, notas…), mandalas, cuentos relajantes o materiales sensoriales.
  • Analizar con ellos qué aspectos positivos hemos sacado de esta situación. Qué cosas creen que han cambiado a mejor, y qué aspectos necesitamos seguir trabajando.

Para poder hacer frente a las emociones negativas y reforzar aquellas positivas, debemos crear nuevas oportunidades: nuevos hobbies, proyectos a largo plazo… Es necesario hablar con ellos, y clarificarles qué conductas son las esperadas, y cuáles no van a ser toleradas. Debemos mantener diálogos frecuentes con ellos y preguntarles cómo suelen reaccionar ante situaciones conflictivas que se les presentan en el día a día, y enseñarles otras opciones que pueden utilizar que sean más adaptadas.

Si hemos identificado aquellas situaciones por las que suele desarrollar los comportamientos agresivos, se puede emplear una tabla de progresos estableciendo dos o tres objetivos a trabajar, y acordando con el niño las recompensas ante el cumplimiento de los mismos. Siempre intentando que sean de tipo social, evitando las materiales. Es decir,  jugar a un juego, ver una película en familia, o elegir un postre pueden ser alternativas de recompensa.

En último lugar, aunque siguen necesitando nuestro apoyo para organizarse y resolver algunas dudas, empiezan a ser más autónomos. Los padres podemos orientarles en la búsqueda de información y ayudarles en las dudas que se vayan generando. Es importante supervisar la realización de tareas y comprobar que hayan entendido las instrucciones y explicaciones dadas, dando pie a que empiecen a ser ellos los protagonistas de su aprendizaje.

De 12 a 18 años

En esta etapa, por norma general, les cuesta asumir las normas impuestas y suelen cuestionar las decisiones. Pero también es una etapa en la que se pueden mantener conversaciones más adultas y compartir información de una manera enriquecedora para ambos.

La necesidad del grupo social, la limitación de todos aquellos “privilegios” que habían ganado con la edad, pueden llevarlos a un “permanente estado de enfado”. En esta etapa se hace esencial la escucha activa, sin juzgar. Es importante que se sientan escuchados y valorados, que participen en las decisiones familiares. Debemos aceptarles tal y como son y ayudarles en la toma de decisiones, intentar aconsejarles pero no abusar de la imposición. Hay que mostrarles afecto, pero al mismo tiempo fijarles normas y límites claros. Hacerles sentir que son importantes para nosotros y que puede contar con nuestra ayuda.

Durante estas edades hay que hablar con ellos sobre sus sentimientos, interesarse en su día a día, vigilar los cambios de humor o comportamiento y no menospreciar sus problemas ya que para ellos son importantes.

Para los padres, puede ser un desafío lograr que sus hijos cumplan el distanciamiento social. Por ello, es necesario transmitirles la idea de que no se trata tanto de ellos, como de que cualquier persona puede contagiarse y ser portadora, contagiando a otras personas que sí pueden sufrir efectos muy negativos en su salud. Resulta conveniente:

  • Compartir información sobre la nueva situación, probablemente ellos sepan incluso más que nosotros.
  • Respetar ciertos momentos en los que deseen estar solos, darles su espacio y su tiempo, con cuidado de que no se asilen.
  • Establecer conversaciones periódicas con nuestros hijos, interesándonos por cómo se sienten, preguntando directamente sus preocupaciones y sus necesidades actuales.
  • Invitar a nuevos espacios de reunión familiar, sin obligarles. Crear un momento para hablar, jugar, o simplemente estar todos en familia.
  • En esta etapa los amigos son muy importantes, los vínculos que establecen con sus compañeros es uno de los aspectos fundamentales de su desarrollo personal y social. Ahora que ese contacto se ha reducido, debemos ser algo más flexibles en cuanto al uso de móviles y nuevas tecnologías, pero estableciendo siempre unos horarios y unas normas de uso.
  • Interesarnos por sus gustos, sus hobbies, es un buen momento para conocer sus gustos y participar en ellos.

A la hora de prevenir conductas de riesgo en adolescentes, la familia es clave. Es fundamental una comunicación continua y frecuente con ellos, practicando la escucha activa, no abusando de los imperativos y órdenes, y negociando con ellos. Usar el ‘estar’ en lugar del ‘ser’, por ejemplo cambiar el mensaje ‘eres un desordenado’ por ‘la habitación está desordenada’; no debemos etiquetar ni comparar.

Al estar más tiempo en casa y ser las redes sociales su principal vía de comunicación con los amigos, es importante estar atentos al tiempo diario que dedican a jugar a videojuegos, o al uso del móvil, ya que pueden engancharse más fácilmente que en otros momentos. Limitar el tiempo de uso de los aparatos electrónicos y un control parental en el los dispositivos son cuestiones fundamentales que los padres deben tener en cuenta. No se trata de imponer, si no de pactar y acordar con ellos un uso razonable, tampoco de entrar en su intimidad, puesto que poco a poco se van haciendo adultos y hay que respetar su espacio y depositar la confianza suficiente para que sean personas autónomas.

Por último, a esta edad son suficientemente autónomos para seguir las rutinas escolares establecidas. Sin embargo, podemos ayudarles a organizar su agenda semanal, y a resolver sus dudas. Solo si ellos nos lo piden, ayudarles a repasar y a estudiar. Es un momento importante en el que pueden desarrollar la capacidad de gestionarse en relación a los estudios. La labor de los padres aquí, es de supervisión y acompañamiento y solo en aquellos casos en los que nuestro hijo demuestre que no es capaz de organizarse y está faltando a la entrega de tareas, es necesario intervenir y supervisar sus trabajos.

Fuente: Educación 3.0

Poner los cuidados en el centro del debate político, poder estar presentes y cuidar pausadamente sin poner en riesgo la economía familiar y la supervivencia económica. ¿Una utopía o una exigencia clamorosa que debemos hacer al Estado? ¿Puede transformar ese cambio la vida de las familias y de todas aquellas personas que necesitan ser cuidadas?

Ha tenido que llegar un virus, confinarnos en nuestras casas a trabajar con nuestros hijos e hijas y amenazar con extender sine die esta situación que pensábamos provisional para que de repente la conciliación conquiste elevados titulares en los medios de comunicación y nuestras conversaciones. Pero oh, sorpresa, la conciliación no existe. Eso que llamamos de forma vaga e imprecisa conciliación es, en realidad, un batiburrillo de elecciones fabricadas con un conglomerado viscoso de expectativas, redes, circunstancias personales y condiciones materiales y económicas. Son las abuelas y abuelos, las escuelas infantiles, las madres de día y la amiga que un día te salva para recoger a tus hijos porque no llegas los que dibujan el trampantojo de la conciliación. Y parecía que con eso nos bastaba, pero ahora le estamos viendo las carencias a semejante masa porque el coronavirus, parafraseando a José Saramago, nos ha demostrado que ante esta realidad éramos “ciegos que ven, ciegos que, viendo, no ven”.

Llevamos seis años trabajando con nuestros hijos en casa. Cualquiera diría que entrenábamos para lo que estaba por venir. Primero, tres con la mayor. Luego, tres con el pequeño. Ninguno ha ido a la escuela infantil. Tampoco hemos tenido familiares cerca que aligeraran el peso de los cuidados. Con nuestros hijos hemos trabajado, asistido a reuniones e incluso hemos dado charlas con ellos en el regazo. Hoy nos produce espanto pensar que 24 horas después de nacer nuestro segundo hijo estábamos con él en brazos y frente al ordenador terminando encargos pendientes. Qué injusto que con él no hayamos podido ni siquiera disfrutar de las migajas miserables que ofrecen los permisos de maternidad y paternidad en España. Hemos robado horas a los días y a las noches por encima de nuestras posibilidades. También se las hemos quitado a nuestros hijos. Y a nosotros. Nuestra logística familiar ha adquirido un significado tragicómico, la verdad. En estos años nos hemos reído de lo absurdo y nos hemos quejado –y nos quejamos– mucho. Son quejas rellenas de culpa, de vergüenza, la que nos produce pensar en nuestro lugar privilegiado: estamos donde queríamos estar. Impresiona la ambivalencia que se concentra una sola frase: Trabajar en casa con los niños.

Son las abuelas y abuelos, las escuelas infantiles, las madres de día y la amiga que un día te salva para recoger a tus hijos porque no llegas los que dibujan el trampantojo de la conciliación

De todas formas, no hubiésemos sabido hacerlo de otra manera porque cuando nació nuestra hija mayor, en 2013, nos dimos cuenta de lo que decía la escritora Nuria Labari en un artículo reciente: que lo que hasta el mundo anterior a la covid-19 veíamos como normal (un trabajo tipo de 9:00 a 18:00 horas, con cero flexibilidad, obligándonos a ir todos los días a una oficina y a chuparnos atascos y horas de transporte público) era realmente una anormalidad y que nosotros, siendo parte de ese engranaje y sin ningún espíritu crítico sobre el mismo, “nos comportábamos muchas veces como verdaderos anormales”.

La conciliación familiar: un oxímoron

Dice el diccionario de la RAE del término conciliar: “Hacer compatibles dos o más cosas”. He aquí un ejemplo de oxímoron: cuidar trabajando. La conciliación no existe porque no se pueden hacer a la vez dos cosas que demandan tanto de nosotros como un empleo remunerado y los cuidados. Cuidar es algo mucho más complejo y demandante de lo que parece. Ya lo dejó por escrito Jane Lazarre en 1976 en las páginas de El nudo materno: “La energía humana es finita; tanto la energía mental como la física deben utilizarse con discreción, sabiduría y respeto. Vistas las exigencias que han de cubrir todos los padres de niños pequeños, ¿pretendes conseguir algo más que un compromiso superficial con los otros terrenos de la vida?”.

Sobrevivir al caos –sobre todo en los primeros años– de la crianza es casi imposible sin tener que hacer elecciones que no siempre son fáciles. Aceptamos que, con casi toda certeza, dependiendo de nuestra elección, una parte (la laboral o la de los cuidados) va a verse mermada. Y muchas veces ni siquiera hay un margen para la elección o, cómo escribía Carmen Martín Gaite en Lo raro es vivir, resulta que una elección nos empuja a otra y acabamos metidos en “un pasillo que se va ensombreciendo con puertas al fondo por las que también hay que pasar, cada vez más estrechas y perentorias”. Entonces solo queda la sumisión a la situación a la que nuestras circunstancias nos confinan.

Qué palabra: confinar. Es curioso que ahora, con el confinamiento, toda esta realidad se esté haciendo más visible. Era necesario. Urgente. Nosotros nos preguntamos a menudo si esta crisis va a poner (por fin) en valor el trabajo de lo reproductivo, de los cuidados. No parece fácil mientras no se acepte lo absurdo del término conciliación.

Es cierto que se pueden tomar medidas que suavicen la situación: horarios flexibles; trabajo y remuneración por objetivos y no por tiempo sentado en una silla. Y una apuesta por el teletrabajo, por supuesto, como reclamaba Nuria Labari en el artículo antes mencionado, pero no en las condiciones actuales. Según datos de NordVPN recogidos por Bloomberg, en Francia, España y el Reino Unido, la jornada laboral se ha extendido dos horas adicionales en las empresas en las que se ha instaurado el teletrabajo. No solo eso, según datos del gestor de correo electrónico Superhuman, el pico de envío de correos electrónicos se ha adelantado una hora, hasta las 9:00 am. Otro proveedor de VPN, Surfshark, completa el desolador panorama al afirmar que se están viendo picos en el uso desde la medianoche hasta las 3 de la madrugada que no estaban presentes antes del brote de Covid-19.

Porque, ¿se puede llamar teletrabajar a esto que estamos haciendo? Rotundamente no. Lo que estamos haciendo es un “ejercicio de supervivencia”. Nos pasamos el día con el ordenador encendido, buscando momentos para sentarnos delante de él sin que nuestros hijos nos pidan agua, leche, manzana, que les ayudemos a montar un Lego o que les dibujemos el vigésimo coche del día. Trabajar en casa con niños borra por completo la línea entre lo laboral y todo lo demás. Es el devenir constante de tareas infinitas. Es la antítesis de lo que significa conciliar.

Discursos centrados en la productividad

Las familias denuncian, con razón, la desprotección que están sintiendo. El silencio atronador de empresas e instituciones. Durante mucho tiempo, el relato que se ha ido construyendo sobre la conciliación se ha asentado en la banalización y la privatización de los cuidados y en el valor de la productividad. Ahí está el mantra del ‘Yo no renuncio’ que, en realidad, esconde un rasgo de la antigua anormalidad: la prevalencia por encima de todo de la productividad, de la ambición, dos valores antagónicos de los cuidados. Está claro a qué damos más valor como sociedad.

Y ahí está también cómo hemos centrado todas nuestras reivindicaciones en materia de conciliación en la igualdad de los permisos de maternidad y paternidad, que parecía que iban a poner fin a todas nuestras cuitas. Nos estaban señalando la luna y nos quedamos mirando el dedo. Y vaya por delante que está muy bien que los padres también tengan 16 semanas para cuidar a sus hijos e hijas, pero estaría mejor que las familias dispusiesen al menos del primer año de vida de sus criaturas para dedicárselo a ellas si así lo desean, por ejemplo. En la situación actual a los cuatro meses nos quedamos sin escudo, obligados a elegir (otra vez a elegir) entre dejar a nuestro retoño a cargo de los abuelos, en una guardería o renunciar a parte o a todo nuestro salario. Deberíamos exigir que se garantice el derecho de los niños y niñas a ser cuidados por sus padres y madres con garantías. Defender que el Estado invierta parte de su presupuesto en preservar un pilar que lo sostiene: los cuidados.

Las familias denuncian, con razón, la desprotección que están sintiendo. El silencio atronador de empresas e instituciones

En todos esos discursos centrados en lo profesional (en el ascenso laboral, en los puestos de responsabilidad) se echan en falta otras realidades. Aquellas que se sitúan en los márgenes de esas ambiciones y esos contextos socioeconómicos privilegiados. Además de PETRA o MATER. Observatori de les maternitats i paternitats contemporànies, ¿qué otros espacios de reflexión y acción encontramos sobre la crianza desde una mirada no productiva? En un artículo publicado recientemente, la periodista Patricia Gosálvez dejaba una reflexión que define precisamente todo esto: “Estos meses la pregunta “¿qué tal estás conciliando?”, significa ¿te dejan trabajar los niños? Pero la conciliación es justo lo contrario; que el trabajo te permita cuidar a quienes dependen de ti”. Los cuidados por delante, porque la maternidad y la paternidad son para toda la vida, pero es durante los primeros años de crianza cuando la demanda que nos exige a cada uno de nosotros es aún mayor. En los cuidados no hay tiempo muerto, ni botón de pausa, ni fin de semana, ni vacaciones pagadas. Además de nuestras propias necesidades tenemos que cubrir las de otra persona que depende de nosotros, de nuestra presencia y disponibilidad. Las 24 horas al día, los 365 días del año.

Pese a la fortuna de no tener que salir de casa cada mañana hacia una oficina no sentimos que a lo que hacemos se le pueda llamar conciliación. Podemos llamarle malabares o supervivencia. Las experiencias de la maternidad y la paternidad, tal y como las vivimos en la actualidad, también tienen mucho de eso, de supervivencia. Al final, si hay algo que hemos sacado en claro es que si estás metido en la rueda de la producción, da igual si dentro o fuera de casa, no puedes estar cuidando a la vez.

Y si quieres cuidar porque no puedes o no deseas delegar, pero a su vez no puedes prescindir de un trabajo remunerado, solo queda hacerle trampas al sistema e ingeniártelas para seguir trabajando a distancia o por tu cuenta para que entre un sueldo en casa sin tener que elegir entre comer o tu familia. De nuevo el trampantojo de la conciliación que con su dibujo oculta la desesperación y el agotamiento por querer llegar a todo. Y llegar bien. La maternidad es agotamiento y ambivalencia. “Un confinamiento eterno”, como la define con acierto la escritora mexicana Brenda Navarro. Las preguntas caen, como caen las fichas de un dominó: ¿Precariedad laboral? ¿Ausencia de redes? ¿Deseo de estar presente? ¿Derecho a la queja? La respuesta social de siempre flotando en el ambiente: “No haber tenido hijos”.

 

Fuente: El País

En las últimas semanas, las rutinas de muchas familias se han visto completamente alteradas. Y, tras dos meses en confinamiento, hay una creciente preocupación sobre cómo afectará este periodo de aislamiento a la salud de nuestros hijos e hijas.

Sabemos que una situación de confinamiento puede tener efectos negativos en la salud mental y física de los niños y niñas, pero a su vez, puede suponer una gran oportunidad de aprendizaje y cohesión familiar. En cuanto a los aspectos adversos, el hecho de que los más pequeños no puedan estar al aire libre ni puedan relacionarse con sus amigos y amigas conlleva que sean menos activos físicamente, hagan un mayor uso de pantallas, tengan unos horarios irregulares de sueño y una alimentación menos saludable. Además, la exposición a factores estresantes como el miedo a la infección, la frustración y el aburrimiento, la información inadecuada o la falta de espacio personal en el hogar también pueden provocar un efecto negativo en su bienestar emocional. En familias en situación de vulnerabilidad, el impacto negativo del confinamiento puede ser aún mayor. Cabe tener en cuenta que antes de la crisis sanitaria la tasa de riesgo de pobreza moderada en menores de 18 años en España era del 26,8% (año 2018). A su vez, sabemos que estos niños/as residen en viviendas con peores condiciones y que la influencia de esté, junto a otros factores sociales, se intensifica de forma desigual durante el confinamiento. Por todo ello, se prevé un mayor impacto negativo de la crisis entre las comunidades más desfavorecidas.

No obstante, el confinamiento puede convertirse también en una ocasión única para estar más tiempo en familia, generar más interacción y fomentar actividades familiares que refuercen la cohesión. Es también un buen momento para iniciarse en nuevas rutinas que nos guíen hacia un estilo de vida saludable en el hogar. Seguir hábitos saludables no solo contribuye a reducir los posibles efectos negativos del confinamiento sino que también refuerza su salud futura.

Siguiendo una rutina saludable en casa, definida y consensuada entre todos los miembros de la familia, contribuiremos a mejorar hábitos que favorezcan el bienestar de toda la familia. Dar espacio a la creatividad, utilizar el juego como elemento educativo, fomentar las risas en familia y reservar espacios de intimidad son algunos de los elementos fundamentales que nos ayudarán a establecer nuevas pautas saludables.

Desde hace más de tres años, la Gasol Foundation trabaja con los niños y familias para introducir de forma amena y atractiva cuatro pilares clave en la salud infantil: la actividad física y el deporte, la alimentación saludable, la importancia de las horas y la calidad del descanso y el bienestar emocional. Cada uno de ellos se representa con un planeta y conforman la Galaxia Saludable. Para garantizar la estabilidad de la galaxia, es necesario el equilibrio de los cuatro planetas que la integran. Desde esta perspectiva holística podemos activar desde casa, hábitos saludables relacionados con cada planeta que, sumados entre sí, fomenten la salud física y emocional de toda la familia.

1. Planeta de la actividad física:

Los niños y niñas utilizan el movimiento como forma de expresión. Estas semanas, más que nunca, es importante hacer actividades que les permitan compartir sus emociones y pensamientos. Adaptándonos al espacio disponible en casa, podemos activar el cuerpo de múltiples maneras: desde un circuito por las diferentes estancias de casa, a un baile improvisado o una sesión de actividad física dirigida con toda la familia. Es muy recomendable que nuestros hijos e hijas practiquen un mínimo de 60 minutos al día de actividad física. Además de aprovechar y salir la hora al día permitida del desconfinamiento infantil para activarnos con un paseo, montar en patinete o ir bici, también podemos identificar qué horas del día son las mejores para hacer actividad física en casa. Es importante insistir en que, todas las actividades en el exterior se deben realizar siguiendo las recomendaciones de salud pública y garantizando un adecuado distanciamiento físico respeto a otras personas que estén en el espacio público.

Otro aspecto importante es el uso de pantallas que estos días están siendo muy presentes. En niños y niñas mayores de cinco años se recomienda un uso máximo de pantallas de dos horas al día. Cuanto menos tiempo sentados y más activos mejor. Como alternativa al uso de televisión, móvil, ordenador, tableta, etc. podemos ofrecer actividades compartidas como manualidades, lectura, actividad física o cocinar, por ejemplo.

2. Planeta de la alimentación

A menudo, utilizamos la comida para regular nuestras emociones. Por ello, puede que estos días tengamos más hambre y nuestra alimentación sea menos saludable. Planificar los menús en función de una alimentación saludable nos ayudará a organizarnos y mantener unas buenas pautas dietéticas. Podemos aprovechar e invitar a nuestros hijos e hijas a colaborar en la planificación y preparación de las comidas. Además de pasar un buen rato en familia estos espacios pueden ser muy educativos y divertidos. Estar más tiempo en casa también nos ofrece la oportunidad de disfrutar de las comidas en familia, sin pantallas y fomentando una conversación agradable en la que todos participan.

3. Planeta del sueño y el descanso

La calidad del sueño es uno de los primeros hábitos que se ve alterado ante cambios de estilo de vida como el que estamos viviendo. Es importante respetar el número de horas de sueño necesarias según la edad de cada miembro de la familia, los niños y niñas de seis a 13 años necesitan dormir entre nueve y 11 horas al día. Podemos favorecer un buen descanso regulando el uso de pantallas, apagándolas un mínimo de 30 minutos antes de ir a dormir y estableciendo una rutina del descanso que nos permita llegar a la cama relajados y calmados. Además de adaptar la habitación al momento de irse a dormir: reducir los estímulos ordenando el espacio, bajar la intensidad de la luz, cerrar persianas, asegurar una buena ventilación y una temperatura adecuada y evitar ruidos que puedan interferir en el sueño.

4. Planeta del bienestar emocional

En este momento es importante que nuestros hijos e hijas compartan y expresen sus emociones por lo que les podemos facilitar espacios y diferentes maneras de hacerlo. Hay múltiples actividades de expresión como teatro, manualidades, música o baile que podemos practicar desde casa. Además, dedicarles tiempo, escuchándolos y fomentando la comunicación más allá de las palabras, a través del contacto físico con abrazos o besos nos ayudará a mejorar la interacción y comunicación con ellos y ellas.

Controlar la información que reciben los niños y niñas es también muy importante para su bienestar. Debemos evitar el exceso de información, escuchar sus inquietudes y dar respuestas a sus preguntas con un lenguaje adaptado a su edad.

Fomentar la comunicación y la paciencia, aprender a tolerar el error con la voluntad de analizar y rectificar, confiando en nuestras capacidades y habilidades y, en la propia naturaleza de los niños y niñas para adaptarse a los cambios nos ayudará a enfrentarnos a esta situación y salir más reforzados. Finalmente, a los niños y las niñas les encanta pasar tiempo con sus padres y madres. Cada momento compartido con sus referentes adultos son oportunidades educativas únicas para toda la familia. Cuando la crisis sanitaria pase nos daremos cuenta que de la actitud, la ilusión y la inocencia de los más pequeños también podemos sacar multitud de aprendizajes.

*Clara Homs Bassedas es dietista, nutricionista y técnica de los Programas para prevenir la obesidad infantil en la Gasol Foundation. Puedes compartir tu experiencia con el hashtag #CuarentenaSaludable en Twitter.

Fuente: EL País

 

En torno a los 12 años muchos chavales comienzan a devorar libros a un ritmo vertiginoso. Recopilamos una selección de las mejores novelas y libros para secundaria.

Novelas y libros para secundaria

Hemos realizado una selección de libros y novelas recomendados para adolescentes de Secundaria. Los mejores títulos que pueden leerse en la edad entre los 12 y 16 años. ¿Nos apuntáis alguno más?

1Matar un ruiseñor, Harper Lee

Una de las grandes novelas del s. XX, especialmente para la literatura estadounidense, y la obra cumbre de Harper Lee: Matar a un ruiseñor cuenta la historia de Atticus Finch, abogado encargado de llevar la defensa de un joven negro acusado de violación, y de sus hijos Jem y Scout. La historia es una crítica al racismo social y a los valores encarnados por Finch durante toda la novela.

2Cartas a un joven poeta, Rainer Maria Rilke

Escrita por Rainer Maria Rilke y publicada por primera vez en 1929, Cartas a un joven poeta es una colección de diez cartas dirigidas a un receptor desconocido, en las que Rilke trata temas como la vida y la muerte, el amor o la soledad. Un libro corto, de apenas unas 100 páginas, pero con una belleza tanto en los textos como en su significado que pocos autores han llegado a alcanzar.

Amazon

3Freakonomics, Stephen J. Dubner y Steven Levitt

Cambiamos de tercio con una obra bastante desconocida, pero divertida y sobre todo muy curiosa. Freakonomics es tradicionalmente una página web con artículos y podcasts que tratan cuestiones económicas, pero en el libro original (en total tienen tres) estudian diferentes sucesos reales a través de la estadística, relacionándolos entre ellos… a pesar de que a priori no hubiese ningún tipo de unión.

Amazon

4Orgullo y prejuicio, Jane Austen

Aunque la película es relativamente reciente, de 2005, la novela original de Orgullo y Prejuicio fue escrita por Jane Austen en 1813, dentro del género de la comedia romántica. Cuenta la historia de cómo Elizabeth Bennet y Fitzwilliam Darcy, dos jóvenes amigos íntimos, sufren los primeros grandes contratiempos en sus vidas y deben aprender de sus errores para superarlos y afianzar su relación.

Amazon

51984, George Orwell

1984 es, posiblemente, la gran obra de George Orwell, publicada en 1949 como una visión terrible del futuro: nos lleva en un mundo distópico de un Londres futurista, completamente vigilado y con juegos políticos que asfixian a la sociedad en diferentes sentidos. La existencia del Gran Hermano como gran vigía (y vigilante, y juez, y guardián) de la sociedad aporta un punto de vista muy diferente de la realidad actual, pero con mucho de lo que reflexionar.

Amazon

6El Señor de las Moscas, William Golding

Una pequeña joya de la literatura moderna que, publicada en 1954, sigue estando vigente. El Señor de las Moscas, de William Golding trata sobre treinta jóvenes que deben convivir —y sobrevivir— en una isla desierta, que muestran diferentes comportamientos que en algunos casos son muy reprochables. Una historia excepcional para la franja de la adolescencia que en algunos países ha llegado incluso a ser de lectura obligada en colegios e institutos, y que es, cuanto menos, muy recomendable.

Amazon

7El Médico, Noah Gordon

Rob J. Cole nace en las primeras páginas de El Médico, el primero de la trilogía en la que Noah Gordon cuenta la historia de la familia Cole. En este primer título se desarrolla la vida de Rob, y relata sus vivencias desde sus primeros días hasta que consigue tomar las riendas de su vida, su trabajo, sus amistades y sus viajes por la Europa del s. XI.

Amazon

8Los Juegos del Hambre, Suzanne Collins

Conocidas por la saga de películas que llegaron a los cines en 2012, la realidad es que Los Juegos del Hambre, de Suzanne Collings, fue originariamente una trilogía novelada y llevada al mercado en 2008. El argumento es bien conocido por muchos: un país postapocalíptico y ficticio, pero con raíces inspiradas en Estados Unidos, en el que se desarrollan los llamados juegos del hambre, una competición entre distritos del país que deben luchar a muerta por sobrevivir ante los espectadores que observarán el evento a través de la televisión, en uno de los libros para secundaria con más acción de entre los escritos en los últimos años.

Amazon

9Bajo la misma Estrella, John Green

Hazel Grace tiene dieciséis años y cáncer de pulmón. Es por ello por lo que sus padres la incitan a acudir a un grupo de apoyo, donde conoce a ‘Gus’ Waters, de dieciocho y con una pierna amputada. Bajo la misma Estrella, de John Green, es una novela sobre la vida y la muerte, con toques de humor y otros tantos de tragedia, que es considerada una de las obras cumbres de la literatura adolescente actual.

Amazon

10Play, Javier Ruescas

¿Qué repercusiones puede tener la fama? Play, de Javier Ruescas, es el primer título de la trilogía que continúa con Show y Live, y en la que se narra la historia de Leo y Aarón, hermanos pero muy diferentes entre si. Una historia de amor, fama y búsqueda de la popularidad que, lanzada en 2012, ya ha cosechado gran éxito entre el público juvenil español gracias a su cercanía y a la modernidad con la que trata aspectos esenciales de la vida adulta.

Amazon

11Al otro lado de la pantalla, Alba Quintas Garciandía

La vida digital hace que muchos se oculten detrás de la pantalla de su ordenador, tablet o smartphone. Al otro lado de la pantalla, de Alba Quintas Garciandía trata del bullying y el cyberbullyng, a través de la experiencia del protagonista, estudiante de Bachillerato, que responde y narra los problemas que ha sufrido durante los últimos meses, y al que acompañan sus mejores amigos durante la novela.

Amazon

12Watchmen, Alan Moore

No es una novela sino un cómic, y los expertos dicen que está entre los mejores que jamás se hayan publicado. A pesar de ser una serie de cómics, es fácil encontrar un Watchmen de Alan Moore en formato de libro de grandes dimensiones, que contiene colecciones completas. En ellas se narra la vida de un mundo paralelo pero influenciado por nuestra década de los 80, y en el que existen superhéroes que tienen la capacidad de variar el destino de los ejércitos y las naciones.

Amazon

13El niño con el pijama a rayas, John Boyne

Novela dramática en la que se narra la visión de Bruno, el hijo de un oficial nazi que es destinado al campo de exterminio de Auchwitz. En El niño del pijama a rayas, John Boyne expone la cruda realidad que supusieron los campos de exterminio de prisioneros judíos, siempre vestidos con ese pijama a rayas tan característico, desde el punto de vista de un pequeño que interactúa y se relaciona a través de las rejas con algunos de ellos.

Amazon

14El guardián entre el centeno, J. D. Salinger

Publicada en la década de 1950, El guardián entre el centeno, de J. D. Salinger, es una de esas pequeñas obras maestras de la literatura estadounidense en la que su protagonista, Holden Caulfield de 16 años, describe el día a día de su vida tras haber sido expulsado del centro educativo al que acudía, y cuenta también sus primeras peripecias con el sexo y las relaciones con amigos y conocidos.

Amazon

15El retrato de Dorian Gray, Oscar Wilde

La única obra publicada por el autor como una novela, El retrato de Dorian Gray de Oscar Wilde es uno de esos grandes clásicos de la literatura moderna (publicado por primera vez en 1890) en el que Basil Hallward, artista, queda entusiasmado por la belleza de un joven llamado Dorian Gray, de quien comienza a sentir admiración y le pinta un retrato, conversa con él y con quien comienza a entablar una relación de amistad. Una novela sobre la vida, la belleza y la apariencia atemporal de un cuadro, frente al cómo envejecemos en la realidad.

Amazon

» Echa un vistazo a los libros que todo docente debe leer «

16Rebelión en la granja, George Orwell

Los animales se rebelan frente a sus humanos, y pese a comenzar una nueva era con buen pie las cosas terminan derivando por lugares muy diferentes de lo estimado. Rebelión en la granja es una crítica política que también puede ser un excelente punto de partida para que un estudiante de secundaria aprenda una parte fundamental de la sociedad.

Amazon

17La rueda del tiempo, Robert Jordan y Brandon Sanderson

Una saga de catorce libros que cuentan la existencia de una sociedad ficticia y fantástica, desarrollada en el siglo XVIII. La rueda del tiempo es considerada como una obra de la literatura fantástica moderna, en la que se descubren los mecanismos de funcionamiento de este mundo en el que el paso del tiempo tiene consecuencias muy importantes, junto con como trabajan los entes políticos de la sociedad. Comenzó a publicarse en 1948 y cuenta con unas dos decenas de volúmenes que, de gustar al lector, aportarán muchas horas de lectura.

Amazon

18El señor de los anillos, J.R.R. Tolkien

Conocida por la trilogía de películas, El señor de los anillos es la obra cumbre de J.R.R. Tolkien, publicada en 1954. Un mundo fantástico en el que un grupo de aventureros deberá recorrer cielo y tierra para completar su misión; todos los que la han leído coinciden: larga (tres volúmenes de varios cientos de páginas cada uno), pero significativamente mejor que la saga cinematográfica. Si el lector quiere conocer más sobre la ‘Tierra Media’ puede encontrarlo en El Silmarillion y El hobbit.

Amazon

19Yo, Robot, Isaac Asimov

Vivimos rodeados de tecnología y la realidad es que Yo, robot podría formar parte de la literatura fantástica de siglo XXI. Sin embargo, la realidad es que Isaac Asimov la publicó por primera vez en 1950, cuando por entonces la robótica solo comenzaba a perfilarse. Un mundo de ciencia ficción en el que robots conviven con humanos, y que por lo tanto han de seguir unas reglas para la correcta convivencia.

Amazon

20El hereje, Miguel Delibes

Un joven castellano descubre las doctrinas protestantes dentro de un clima en el que la religión católica gobernaba la sociedad, en pleno siglo XVI. El hereje es considerada como una de las grandes obras de la literatura hispana más reciente, y de las mejores del escritor vallisoletano Miguel Delibes. En ella vuelca todo su conocimiento histórico del Valladolid de la época, partiendo de un recorrido que realiza con el nacimiento de Cipriano Salcedo y las diferentes situaciones de su vida.

Amazon

21Pregúntale a Alicia, Anónimo

Una llamada de atención en forma del diario de Alicia, una joven de quince años que en una fiesta cae en el mundo de las drogas con el objetivo de buscar la aceptación social. Pregúntale a Alicia trata sobre lo fácil que es caer en la tentación para terminar sintiéndose sola y desesperada, una lectura muy recomendada durante los años de la adolescencia.

Amazon

22Juego de Tronos, Canción de hielo y fuego, George R.R. Martin

Antes de la serie que tanto prestigio ha tomado durante los últimos años, George R.R. Martin desarrolló, desde 1996, su saga de novelas Canción de Hielo y Fuego. Compuesta por un total de siete volúmenes de los cuales dos están aún por publicar, para muchos es una de las grandes sagas de ficción medieval junto con El Señor de los Anillos, y una interesante apuesta para incitar a los más jóvenes a la lectura tras el éxito de la serie de televisión.

Amazon

23Historias de Terramar, Ursula K. Le Guin

Otra saga fantástica-medieval de largo recorrido, con ocho títulos publicados entre los años 1968 y 1964 por Ursula K. Le Guin. El mundo de Terramar está completamente cubierto por mar excepto una pequeña zona, un archipiélago en el centro que está rodeado de océano; más allá, cuentan las leyendas, hay nuevas tierras llenas de muertos o dragones.

Amazon

24Las ventajas de ser un marginado, Stephen Chbosky

Nos ponemos en la piel de Charlie, un joven que inicia el curso en un nuevo colegio y el primer día no es capaz de hacer más que un amigo: un peculiar profesor. Las ventajas de ser un marginado narra su evolución, sus nuevas amistades Sam y Patrick y cómo Charlie va dejando atrás la niñez para adentrarse en una nueva fase de adultez, descubriendo nuevos caminos y nuevas sensaciones. Es el primero de una corta saga.

Amazon

25Violet y Finch, Jennifer Niven

Violet Markey y Theodore Finch son dos adolescentes que acuden al mismo instituto pero que ni siquiera se conocen. ¿La típica historia de amor? Ni mucho menos: Violet y Finch no le encuentran sentido a la vida, pero terminan ayudándose el uno al otro. Una de esas novelas de medio tamaño (400 páginas) que permitirán a nuestros jóvenes aprender sobre la importancia de la empatía con los de nuestro alrededor.

Amazon

26El viejo y el mar, Ernest Hemingway

Narra la historia de Santiago, un viejo pescador que decide salir al mar en busca de una captura, al llevar 84 días sin que pique ningún pez. Consigue su objetivo tras tres jornadas de lucha en las que repasa, mentalmente, toda su vida. Con el pez espada en su poder, emprende el camino de regreso hasta que los tiburones le cortan el paso. Comienza una guerra con ellos, que el protagonista pierde tras mucho esfuerzo, llegando a casa sólo con el esqueleto de su captura. Se publicó en 1952.

Amazon

27Las aventuras del capitán Alatriste, Arturo Pérez – Reverte

El autor español pone en boca de un niño (Íñigo de Balboa) la historia de Diego Alatriste, un soldado de los tercios de Flandes que malvive como espadachín a sueldo por las calles de Madrid en el siglo XVII y al que le ofrecen una misión en la que puede ganar mucho dinero. Se trata de la primera entrega de siete libros, publicada en 1996.

Amazon

28El Hobbit, J. R. R. Tolkien

Novela publicada en 1937, y escrita entre 1929 y 1930, que arranca con la visita de Gandalf a Bibo Bolson para realizar una propuesta: unirse a su grupo de saqueadores para ayudarle a recuperar su reino y su tesoro, robado por el dragón Smaug en los tiempos de Thor. El hobbit acepta la propuesta y emprende un viaje lleno de aventuras del que regresa con un parte del botín y con el anillo como premio adicional.

Amazon

29El secreto de la esfinge, Ana Alcolea

Dos historias separadas en el tiempo se entrelazan. La primera se sitúa en el Antiguo Egipto, donde Neferad llora la muerte de su abuelo en una de las guerras del faraón. Un duelo corto ya que tendrá que marcharse para ejercer de sacerdotisa de Isis, algo que no desea. La segunda incluye a Carlos, un joven de luto por la muerte de su abuelo. En pleno proceso, su madre le entrega una antigüedad egipcia de origen desconocido que pertenecía al difunto y que le cubrirá de luces y sombras.

Amazon

30Las aventuras de Tom Sawyer, Mark Twain

La rebeldía y la falta de adaptación a una vida rígida en la casa de su Tía Polly, lleva al protagonista de esta historia, escrita 1876, a escapar con su amigo Huckleberry Finn, junto al que es testigo del asesinato del Dr. Robinson. A su vuelta, deciden testificar contra el asesino, Joe ‘el indio’, que escapa del juzgado y comienza la búsqueda de ambos, que terminan saliendo airosos.

Amazon

 

Las manualidades ayudan al alumnado de Infantil y Primaria a desarrollar destrezas como el dibujo o la pintura, fomentan la creatividad y trabajar la paciencia para resolver los problemas que surgen al elaborar algo con sus propias manos.

Las manualidades para niños permite a los estudiantes Infantil y Primaria, desarrollar diferentes destrezas y habilidades, como la coordinación mano-ojo, o la motricidad gestual.

Manualidades para niños

Seleccionamos propuestas con diferente grado de dificultad para que los alumnos de estos niveles educativos puedan trabajar en el aula, pero también en sus casas.

En esta web todo está centrado en el papel: manualidades, origami, reciclaje… Los niños pueden encontrar tutoriales, paso a paso, con los que hacer adornos, marionetas, marcapáginas o materiales escolares para crear de forma sencilla aunque siempre con la ayuda de un adulto.

Todas las manualidades están categorizadas: para un cumpleaños, para decorar, para fabricar juguetes o elementos de almacenaje… También se dividen según el material utilizado (cartón, fieltro, cartulina…). Todas las actividades se detallan paso a paso y disponen de imágenes para que los niños puedan seguirla con facilidad.

La autora de este blog es la filóloga Isabel Bermejo, que divide el espacio en diferentes secciones en las que buscar manualidades para diferentes épocas del año o para hacer con distintos materiales. Entre las más populares se encuentra un marcapáginas creado a partir de flores secas, unas pulseras hechas con goma eva o un portavelas creado a partir de una lata.

¿Se puede hacer un macetero colgante con un coco? ¿O una vela con la cáscara de una naranja? Estas son algunas de las manualidades que aparecen en este espacio, que se divide según el lugar de la casa donde pueden ser útiles (para el baño, cocina…) como por material utilizado: papel, pintura, vidrio…

En este blog hay manualidades para niños y para adultos. En el caso de los más pequeños, la autora explica cómo hacer un disfraz casero, de qué forma fabricar los famosos ‘spinner’ con elementos de Lego o cómo decorar dibujos con mosaicos de papel…, entre otras. También da ideas para que los niños se diseñen su propia ropa o ideas de decoración para una fiesta de cumpleaños.

Los creadores de este canal de YouTube han compartido cientos de vídeos para realizar manualidades para niños fáciles para hacer en casa con niños. La mayoría de ellas son fáciles y adecuadas para trabajar con alumnos de Infantil y Primaria. Proponen ideas de decoración para Navidad, con objetos reciclados e, incluso, con comida.

Este blog está dividido en diferentes secciones para que localizar la manualidad más adecuada para cada necesidad y nivel sea muy sencillo. De esta manera, permite cribar los proyectos por categorías como manualidades infantiles, fáciles o regalos, entre otras; pero también por zonas de la casa o por el tipo de material que se desea emplear.

Recoge diferentes manualidades fáciles para llevar a cabo con niños, y las clasifica entre: ‘Muy peques’, ‘Medianos’ y ‘Mayores’, según el nivel de dificultad de las mismas. Además, la autora comparte enlaces de interés, como tiendas en las que comprar material para los proyectos DIY. Sus perfiles en redes sociales son también una interesante fuente de ideas e inspiración para los más creativos.

Partiendo de la idea de que seguir el paso a paso en vídeo al realizar manualidades facilita la tarea, este canal propone todo tipo de proyectos y trucos. En él se aprenderá a hacer libretas con formas de animal o de tableta de chocolate, a decorar fundas para el móvil o a reciclar productos como latas de refresco para darles una nueva función.

Nació con la intención de dar rienda suelta a la creatividad de niños y niñas, por lo que resulta ideal para encontrar inspiración a la hora de llevar a cabo manualidades fáciles para hacer en casa en Infantil y Primaria. Destacan especialmente su colección de proyectos que implican material textil, como hacer disfraces o pintar camisetas, y aquellos que tienen un componente sensorial, como los palos de lluvia o las cajas de luz.

Esta página ofrece diferentes recursos para los estudiantes. Por ejemplo, les enseña a dibujar un gato, un mono, un pulpo o una mariposa, así como hacer disfraces infantiles caseros con ayuda de las familias. También hay un apartado dedicado a la globoflexia y otro a la papiroflexia. Si buscáis recortables para imprimir, descubriréis distintas opciones entre las que elegir.

12Ideas DIY y manualidades fáciles para Navidad

Las encontraréis en la página web de Lluvia de ideas y propone un abanico de propuestas bastante amplio: contáis con más de 100 ideas para que los niños creen con vuestra ayuda un calendario de Navidad, 30 sugerencias DIY para el árbol, otras 60 para decorar y distintas actividades para jugar y aprender durante esta época del año. También tenéis dos packs descargables para Educación Infantil.

13Decopeques

Manualidades fáciles para niños con piedras de río, peceras DIY hechas con imprimibles, helicópteros DIY, juguetes reciclados para la bañera, manualidades para niños inspiradas en el mar, manualidades fáciles para hacer en casa con platos desechables, letras de papel para decorar, guirnaldas con fantasmas luminosos… Son algunas de las muchas ideas que podéis encontrar en la web Decopeques.

14Taller de manualidades para niños

De la editorial Parramón, este libro se dirige tanto a profesores como padres y en él descubrirán propuestas divertidas y originales para que los más pequeños desarrollen su creatividad, mejoren su destreza y manipulen diferentes materiales.

Amazon

15CharHadas

El fieltro es el material protagonista de esta web que apunta distintas ideas para llevar a la práctica. Las explicaciones son muy sencillas y se complementan con varias imágenes que también resultan útiles. ¿Qué os parecería que los niños elaborasen su propio acuario de fieltro? A lo mejor prefieren un peluche de fieltro y tela, una marioneta, un llavero personalizado…

16Crea tu propio T.REX

Este estuche incluye un libro y una maqueta para que los niños conozcan y construyan al rey de los dinosaurios, el tiranosaurio. La maqueta, de estructura resistente, incluye 80 piezas y para que la completen con éxito deberán consultar las instrucciones y las fotografías mostradas. Además, aprenderán cómo cazaban, cuidaban de sus crías y por qué se extinguieron.

  • Editorial: DK en español.
  • Número de páginas: 32

Amazon

17Manualidades fáciles para niños de 7 a 9 años

Una radio control, una pulsera cascabelera, un palo de lluvia, pintura invisible, marionetas, serpientes… Son algunas de las ideas que encontrarás en el portal de Chiquipedia.com. Se incluye un apartado en el que se indica los materiales que se necesitan y una explicación con los pasos a seguir. Existe un vídeo de apoyo si los estudiantes se pierden durante la actividad que elijan. El sitio brinda también un apartado para niños de entre 3 y 6 años, y otra para los que tienen entre 10 y 12.

María del Carmen Ruiz -docente habilitada en Educación Infantil, Primaria y Primer ciclo de la ESO en Ciencias Sociales, Geografía e Historia- es la autora de este blog. Si introduces en el campo de búsqueda la palabra “manualidades” se desplegará un listado bastante completo con manualidades fáciles para el otoño, de Navidad, para niños, fáciles y rápidas… Sus explicaciones son muy detalladas y las ilustraciones atractivas y llamativas para los chavales.

19Kiara Taiss, manualidades fáciles para hacer en casa

Canal de Youtube con un montón de propuestas para que los más pequeños se dejen llevar por su imaginación y creatividad en compañía de sus familias. ¿Qué tal si se hacen su propia corona de cumpleaños? También pueden probar con un organizador de coches imantado, una pelota saltarina, un organizador de diademas, un tambor, unas castañuelas o una lámpara de lápices de colores entre otras ideas.

20Juegos reciclados

Pueden reciclar objetos para obtener nuevos utensilios o adornos, ¿pero por qué no recurrir también al reciclaje para que hagan sus propios juegos? En el sitio Manualidades para infantil te presentan distintos juegos hechos con componentes reciclados: un tres en rayas con chapas,  un frisbee con un plato de papel, un juego de laberinto de canicas, una peonza con un CD…

21Sapos y princesas

Dedicada a los más pequeños, esta web cuenta con una sección de manualidades fáciles para infantil que se pueden hacer tanto en casa como en clase: desde invitaciones caseras de cumpleaños y recortables de vestidos de muñecas hasta ideas para crear un jardín o, incluso, tu propio robot. Incluye imágenes del proceso de creación, vídeos explicativos y diferentes opciones para decorar las creaciones. Además, ofrece otras secciones como Planes, Artículos, En casa o Campamentos.

Incorpora una gran cantidad de videotutoriales para que los niños aprendan a dibujar, a crear con sus propias manos o a cocinar. En la sección de actividades manuales se encuentra una amplia colección de manualidades fáciles para infantil fáciles de hacer con todo tipo de material o ideas astutas. Al valerse por sí mismo, el niño se sentirá orgulloso y reforzará su autoestima. Entre las actividades, los niños aprenderán a coser tejidos, maquillar, recortar, hacer bricolaje o pegar. Todo ello con el fin de dar rienda suelta a su imaginación.

Este blog se encarga de recopilar manualidades para infantil y primaria de otras páginas web y agruparlas en una selección muy cuidada y variada. En cada post aparece el resultado final y la web donde puedes ver el proceso de creación. Cuenta con ideas que abarcan desde los bichos ‘amorosos’ y la casita del árbol hasta el set de tambores con cinta adhesiva, el pato de fieltro o los calcetines de animalitos. Incluye una versión en inglés de la web.

En esta web los niños aprenderán a través de vídeos explicativos a crear manualidades fáciles para fiestas infantiles en familia, a fabricar objetos, a recortar o a dibujar. Contiene manualidades infantiles hechas con materiales reciclables muy divertidas y educativas para disfrutar con tus hijos o alumnos. Algunas de las últimas creaciones son: marionetas de Minions de fieltro, dragones con pinzas, máscaras o disfraces. Además, incluye una sección de consejos para padres muy útil.

25Pocoyó

La página web de Pocoyó cuenta con multitud de manualidades fáciles para infantil y primaria con las que los niños aprenderán valores como la organización, el trabajo en equipo, la solidaridad, el reparto de tareas, la paciencia o la toma de decisiones. Además, recomiendan que los padres o profesores se impliquen en el proceso de fabricación de manualidades con los niños, lo que servirá para reforzar los vínculos de unión entre ellos. Entre las actividades se encuentran separadores de libros de Pocoyó, pegatinas personalizadas para cuadernos o cartel de ‘no molestar’ de pajaroto guardián.

Este blog cuenta con multitud de ejemplos de manualidades para infantil que se pueden realizar tanto en casa como en clase hechas con abalorios, cartón, cartulina, fieltro, plastilina o globos, entre otros. Ofrece también ideas creativas para fechas señaladas como Halloween, el Día de la Madre, del Padre o Navidad. Además, para que la búsqueda resulte más fácil, las actividades están divididas en materiales y días especiales.

Como su propio nombre indica, este blog trata sobre el arte de la papiroflexia. Dividido en niveles y categorías, ofrece vídeos tutoriales sobre cómo realizar figuras de papel muy originales. En el apartado dedicado a los niños, se busca iniciarles en el mundo del origami, un arte de origen japonés que consiste en el plegado de papel sin usar tijeras ni pegamento para obtener figuras a modo de esculturas.

28Actividades para preescolar

Para desarrollar el potencial artístico de los alumnos, esta web recopila actividades hechas con globos, brochas, tapas e, incluso, pelotas de ping-pong. En este último caso, se introduce una cartulina dentro de una caja de cartón y se utilizan las pelotas como pinceles, moviéndolas aleatoriamente por la caja, pintando la cartulina al azar. Con esta técnica, se potencia su desarrollo motriz y creativo de una manera lúdica y original.

Se trata de un portal dedicado en exclusiva al arte para niños. Dispone de actividades como ‘Crea tu propio museo’, que consiste en que los alumnos diseñen en papel una sala de museo para posteriormente pintarla y adornarla como cada uno quiera. Con este ejercicio logran entender y realizar el efecto 3D, una perspectiva complicada de plasmar en un dibujo, sobre todo para los más pequeños. También dispone de un apartado llamado ‘cumpleaños con arte’, en el que organizan talleres artísticos en las fiestas.

El clásico programa televisivo de manualidades para infantil, Art Attack, continúa su emisión a través de Internet de la mano de un nuevo presentador Guillermo Martínez. El objetivo es estimular la imaginación y la creatividad, con propuestas para todos los gustos. Añade fichas imprimibles con instrucciones a seguir y los materiales necesarios, así como actividades on line.

31Manualidades para niños de Pocoyo

Con las manualidades para niños de Pocoyó los niñ@s de entre 3 y 6 años podrán entretenerse coloreando, haciendo divertidos muñecos de papiroflexia  o dibujando, entre otras muchas actividades. Gracias a ellas mejorarán su desarrollo cognitivo y fomentarán las relaciones sociales con otros niñ@s.

32Archivo de manualidades para niños

Transforma tu patio en un sitio para aprender, manualidades para trabajar la motricidad, un abecedario de tapone, pompas de jabón gigantes para la estimulación sensorial, manualidades con macetas, dados cuenta historias… Son algunas de las sugerencias que descubrimos en este archivo de manualidades para infantil de la página web de Orientación Andújar.

Como se indica en este espacio, se trata de una página web donde los profesores y los docentes encontrarán “una amplia colección de manualidades para infantil y primaria gratis y fáciles de hacer con poco material o ideas astutas para fabricar objetos chulos con las manos”.

34Didongo: el blog de las familias creativas 

Cuenta con un apartado de temas y actividades para que las familias pasen un rato entretenido con sus hijos: ilustraciones, disfraces caseros, construir jugando, medios de transporte… son algunas de las opciones disponibles.

Sugiere distintas manualidades para infantil a partir del reciclaje de objetos y materiales: rollos de papel, cajas, plásticos, pinzas, hueveras…

Cómo hacer plastilina, una casita para pájaros o un ramo de flores recicladas, preparar pintura de dedos ‘comestible’… Estas son algunas de las propuestas disponibles en esta página web con trabajos, recursos y actividades realizados por y para profesores. El enfoque de cada una de estas propuestas resulta muy didáctico, y  en cada uno de ellos se indican los ingredientes que necesitan los alumnos y el modo de preparación.

37Reutilizar es divertido y útil 

Este es el nombre del blog de la docente de Primaria Ana María Muñoz Arcos, que imparte clase en el CEIP Antonio Machado de la localidad cordobesa de Lucena. Dedicado a la asignatura de Educación Artística, su autora ha querido rescatar la fabricación de juguetes y materiales didácticos elaborados con productos de desecho, transmitiendo al alumnado el valor que tiene el reciclaje; asimismo, quiere crear hábitos sobre el valor de la recuperación de materiales y reducir el impacto medio ambiental de las basuras.

38Peque Ocio 

Se trata de un espacio en el que profesores y familias encontrarán originales y divertidas propuestas para poner en práctica con los más pequeños. Por ejemplo, incluye sugerencias para hacer manualidades con fieltro, pompones de lana, actividades de jardinería, manualidades con goma y guantes viejos, marcapasos, instrumentos musicales caseros…Las explicaciones son muy detalladas y, asimismo, se incluyen varias fotos para que los alumnos sigan mucho mejor los pasos que tienen que completar.

39GuiaInfantil.com 

Entre las últimas novedades que ha incorporado esta página web, encontramos manualidades con rollos de papel: por ejemplo, los estudiantes pueden fabricar un coche, un micrófono o unos prismáticos utilizando este material. Asimismo, en este espacio tienen a su disposición otras propuestas como hacer con globos una jirafa, un caniche o una flor. Tampoco faltan las caretas y los accesorios para los disfraces de fiesta.

Sonia García es Educadora Infantil y en su blog ‘Recursos para Educación Infantil’ ha incorporado un apartado de dedicado a las manualidades dividido en tres grandes bloques: globoflexia, papiroflexia y dactilopintura. En cada uno de ellos, encontramos álbumes de imágenes, vídeos y webs de interés con ideas y sugerencias para poner en práctica.

41Libro de manualidades Project Kid

Este libro, escrito por Amanda Kingloff, recopila 100 ingeniosas manualidades para que los más pequeños de la casa las realicen en compañía de sus familias. Desde un cohete espacial hecho con un calcetín hasta un búho fabricado con un brik de zumo, también brinda ideas para reciclar objetos y materiales. Sus fotografías son útiles para seguir paso a paso las explicaciones que se indican.

Amazon

En la página web de Chulas Manualidades, los contenidos se clasificación en tres grandes grupos: de 3 a 6 años, de 6 a 9 años, y de 9 a 12 años. Propone manualidades en las que los niñ@s trabajan con materiales reciclados, plastilina, tejidos y pasta de sal.

Se trata de un canal de YouTube en el que encontramos más de 700 vídeos de manualidades. Entre éstos, destacan los relacionados con muñecas, aunque también se incluyen otras ideas: hacer un anillo en forma de flor, un bolso en forma de oso, pulseras de la amistad, pasteles de arcilla polimérica…

44Childtopia: Manualidades para Educación infantil y Primaria

Aviones y vasitos de papel, un payaso-marioneta, un marco de fotos, pelotas de arroz, portalápices, máscaras… Éstas (y otras muchas más ideas) están disponibles en este site, que incluye vídeos en los que paso a paso se explica lo que hay que hacer y los materiales necesarios.

Los materiales reciclados son perfectos para las manualidades y en este enlace los chavales tienen a su disposición diferentes ideas. Cómo hacer una corona de princesa de cartón, adornos navideños con pajitas, muñecos con calcetines, un organizador de útiles escolares, imanes con gemas… son algunos ejemplos. Para cada uno de ellos se incluyen varias indicaciones como los materiales que necesitamos, instrucciones y fotografías.

Este canal de YouTube, dedicado a la creación de manualidades a modo de tutorial, realiza dos publicaciones semanales (martes y sábado). Es gestionado por una madre de dos niños, Alex y Dani, que realiza estas prácticas con ellos de una forma divertida y entretenida. Incluye manualidades con materiales muy diversos como por ejemplo reciclaje, silicona, papel, cartón…

Se trata de una página web que colabora con la revista HOLA, que incluye una gran variedad de contenido sobre cocina, decoración, bricolaje… Y también un apartado muy destacado con múltiples ideas para manualidades, con sus correspondientes videotutoriales. Suelen incluir ideas muy originales en las que utilizan distintos materiales.

Canal de YouTube creado por Merve, incluye más de 900 vídeos de manualidades en su mayoría originales y realizadas con materiales reciclados. Una de las grandes tendencias de vídeo en su canal es la de manualidades para muñecas, con todo tipo de recursos para adornarlas y personalizarlas. Pero también cuenta con vídeos para crear pulseras, tarjetas, colgantes…

49Guía Infantil (Manualidades)

La página web ‘Guía Infantil’ cuenta, entre sus publicaciones, con una lista dedicada exclusivamente a las manualidades. Lo más interesante es que las clasifican en grupos por edad, desde los 3 hasta los 9 años, por lo que es muy sencillo escoger una manualidad adecuada, de entre las múltiples propuestas, con la que ponerse manos a la obra.

Enfocado a la creación de figuras de papel, cuenta con una enorme variedad de videotutoriales en los que se relata paso a paso el procedimiento para lograr desarrollar estas complicadas figuras. Incluye vestidos, animales, figuras como Santa Claus, corazones… Una gran variedad de propuestas muy interesantes para trabajar el arte de la papirofl

exia.

“Una educación basada en la igualdad, la diversidad y la inclusión es posible con el compromiso de toda la sociedad”. Son palabras de Lidia Vilariño, directora de Servicios al cliente en The Modern Kids & Family. Afirma que es compromiso de la administración, las familias y las empresas aunar esfuerzos para que todos los estudiantes tengan las mismas posibilidades y recursos tecnológicos en situaciones como la actual.

Llevamos varias semanas confinados y ya parece que hace un siglo que nos encerramos entre las cuatro paredes de nuestros hogares. Lejos quedan, por tanto, aquellos primeros memes que recibimos en nuestros móviles cuando, a mediados de marzo, se anunció el cierre progresivo de los centros escolares. Hoy en día, cualquier situación carece de categoría si no ha inundado Internet de memes; de hecho, puedes analizar un año por la tipología de memes que lo han ido protagonizando mes a mes.

Lo que entonces era un drama, al que asistíamos sin saber bien qué decir los que no teníamos hijos, se ha confirmado como el acabose. Hay un meme que retrata muy bien esta situación, que no ha dejado de circular por las redes: en él, se ve a Mel Gibson charlando con un Jesucristo ensangrentando con su corona de espinas. Cuando mis amigos que no tienen hijos me cuentan cómo es su confinamiento…

Desigualdad educativa

¿Está preparado el sistema educativo?

Mi familia, mis compis de trabajo, mis amigos… Todos están exhaustos por la labor que están ejerciendo como padres y madres, así como mediadores, animadores, cuidadores, y como no, como docentes. Porque en algo más de un mes el paradigma ha cambiado. También en la educación.

Esta dura situación está poniendo en tensión a las familias y ha revelado lo que era evidente pero no queríamos ver: la falta de igualdad en la educación. Algo a lo que si no ponemos remedio es, y será, uno de los grandes problemas a los que nos enfrentaremos en los próximos años. En el momento en el que se anunció el cierre de los centros escolares, se empezó a hablar de impartir clases en formato digital. ¿Pero cómo? ¿Estaban los docentes preparados? ¿Lo estaban los colegios? ¿Las comunidades autónomas? La respuesta es ambigua.

A lo largo del mes pasado charlamos con diferentes docentes de diversos lugares: de colegios públicos, privados y concertados, de grandes ciudades y pequeños pueblos. Colegios con proyectos educativos más conservadores y escuelas basadas en nuevas pedagogías. Un crisol, vaya.

Las respuestas

Aunque no dejamos de repetirnos que estamos en el siglo XXI, no todos los estudiantes disponen de un ordenador o una tableta en casa. Algunos se comunican con sus profesores a través del móvil de sus padres. Asimismo, no todos poseen una conexión a Internet adecuada o una impresora. Por lo tanto, no todos tienen las mismas condiciones.

Desigualdad educativa

Además, las herramientas de los padres y madres no son las mismas en todos los casos. Hablamos de destrezas pedagógicas y culturales. Y luego está el hecho de que existen multitud de tipologías de familias que viven situaciones muy diversas: monoparentales, en duelo, que están al pie del cañón trabajando fuera de su casa, que trabajan en casa y hacen lo que pueden, en crisis… Familias que en muchos casos no siempre cuentan con el tiempo necesario para acompañar a sus hijos e hijas en esas raras mañanas lectivas.

Todo esto lo que hace es disparar la desigualdad educativa, que ya existía, y que se acentuará aún más si volvemos a un escenario de recesión mayor aún que el de 2007.

La solución: el compromiso de todos 

¿Hay solución? Sí, siempre que se tome el camino adecuado. Hoy más que nunca los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) siguen estando vigentes y deben ser nuestra hoja de ruta: una educación basada en la igualdad, la diversidad y la inclusión es posible con el compromiso de toda la sociedad. Un compromiso al que deben hacer frente, no solo la administración y las familias. También las empresas que deben apostar para ayudar a construir sociedades más sostenibles y resilientes, fortaleciendo el pensamiento crítico y la empatía.

En esta crisis existen buenos ejemplos de iniciativas responsables. Movistar, por ejemplo, ha facilitado el acceso a 20.000 líneas móviles con tarifa de datos a estudiantes de Bachillerato y Formación Profesional de Grado Medio y Superior que tuvieran dificultades para continuar con su formación.

Desigualdad educativa

Cisco e IBM han aportado también sus soluciones. Mientras que la primera ofrece su herramienta colaborativa para la educación a distancia, Cisco Webex, la segunda proporciona a la comunidad docente el apoyo de 600 profesionales voluntarios que facilitan el uso de esta plataforma tecnológica.

En 2019, Fundación Vodafone firmó un acuerdo con Cruz Roja y Safe The Children para el desarrollo de un programa cuyo objetivo era mejorar las competencias digitales de la infancia. En tiempos del COVID-19 esta relación se refuerza y, a través de ambas entidades, la operadora ha hecho llegar también 10.000 tarjetas SIM a familias en situaciones de vulnerabilidad para que los niños puedan seguir una educación a distancia.

Estos son ejemplos de empresas con propósito, conscientes de su capacidad para crear difundir valores y convertirse en agentes de cambio de la sociedad. Ahora necesitamos más.

Fuente: educación 3.0

Se acerca el Día de la madre y todas las madres esperan un pequeño regalo, incluso aquellas que fingen que no. Lo ideal es que lo haga el niño con sus propias manos y dedicándole un espacio de tiempo. ¿Estás buscando ideas de manualidades para el Día de la Madre que sean bonitas, originales y fáciles incluso para los niños más pequeños? ¡Sigue leyendo porque aquí tienes las 10 mejores ideas!

El segundo domingo de mayo todas las madres del mundo merecen un regalo por el Día de la Madre. ¡Y qué mejor que el niño lo haga con sus propias manos! Si regala una caja de bombones, un ramo de flores o cualquier otro objeto que su padre haya comprado en el último minuto, no le hará mucha ilusión a la mamá. Por eso es mejor evitar comprar algo que ya esté hecho.

Un trabajo manual realizado por el pequeño conmoverá a cualquier madre. No hay nada como obsequiar a mamá con algo especial, que el niño haya imaginado y creado por sí mismo.

Si eres padre y contáis con una cuidadora que tenga las necesarias habilidades y destrezas de una niñera, puedes encargarle la tarea de ayudar a tu hijo. Estas manualidades para el Día de la Madre fáciles y bonitas son muy sencillas, ya que no requieren de materiales caros o difíciles de encontrar. ¡Al contrario! Sabemos que pasar una tarde haciendo juegos didácticos caseros para niños, de forma tranquila y sin correr de aquí para allá, puede ser muy agradable tanto para los pequeños como para los adultos.

Manualidades para el Día de la Madre para niños de preescolar

En esta selección hemos recuperado las clásicas manualidades para el Día de la Madre, pero reinterpretadas de manera original. Conseguirás que el niño lo pase en grande y que su madre no pueda contener las lágrimas al recibir estos regalos.


1. Apio, un sello que no esperas

¿Te imaginas utilizar un apio como sello? Esta verdura nos servirá de herramienta para crear una de las manualidades para el Día de la Madre para niños más originales. Para conseguir el efecto de una flor estampada, el pequeño sólo tendrá que sumergir el extremo del apio en pintura roja. Después, déjale que estampe esta espectacular creación sobre una cartulina blanca o beige.

Una vez dibujados los pétalos, sólo quedará el tallo. El niño puede pintarlo con un pincel grueso y pintura verde, marcando los trazos hasta el extremo inferior de la cartulina.

Manualidades para el Día de la Madre flores

2. Tarjetas de felicitación del Día de la Madre

Sabemos que las tarjetas de felicitación no pueden faltar en esta selección de manualidades para el Día de la Madre. Esta idea te parecerá muy sencilla y divertida para un niño que vaya a la guardería o al ciclo de infantil en el colegio. Para realizar este trabajo manual sólo necesitará doblar por la mitad una cartulina de colores. Después, pídele que recorte unos círculos de papel y los coloree.

Para darle el toque final a esta manualidad para mamá sólo habrá que pegar los círculos pequeños sobre los grandes, a modo de pétalos de flores. Sobre los círculos, pegar un botón fino de color. El tallo de la flor podrá ser dibujado por el niño a mano.

Manualidades para el Día de la Madre tarjetas

3. Cubiertos de tulipán

Si sigues nuestro blog, sabrás que nos encantan las manualidades con materiales reciclables. Y qué mejor regalo para el Día de la Madre que un ramo de flores con material reciclado.

Sólo necesitaréis unos tenedores de plástico. Después, deja que el niño pinte con tempera la parte superior eligiendo el color que prefiera. El tallo tendrá que ser verde. Para darle el toque final a este trabajo manual, deja que el niño recorte un par de hojas de cartulina verde y las pegue en el mango del tenedor. Para regalar las flores a mamá, ayuda al niño a recogerlas en un gran ramo con un bonito lazo.

Manualidades para el Día de la Madre tulipanes

Manualidades para el Día de la Madre con corazones 

Si hay un apartado que no puede faltar en esta selección son las manualidades para el Día de la Madre con corazones. ¿Qué hay mejor que un corazón para simbolizar el amor que un hijo le tiene a una madre? Estos trabajos manuales son fáciles y sencillos para niños, pero el pequeño necesitará la ayuda de un adulto.

4. El corazón con huella

Esta es una de las manualidades para el Día de la Madre más bonitas y entrañables: un molde con forma de corazón con las manos del niño impresas. Otra opción es hacerlo con los pies, pero el molde con la mano doble nos ha parecido más significativo para la ocasión.

Utiliza pasta de sal para que el pequeño pueda poner sus manitas. No olvides dejar un pequeño agujero para pasar la cinta. Elige un lazo ancho y de diseño colorido. Los niños serán felices estampando sus manos y la madre tendrá un bonito recuerdo para toda la vida.

Manualidades para el Día de la Madre huellas

5. Guirnalda de corazones

Esta es una de las manualidades para el Día de la Madre sencillas pero bonitas que además adornarán la casa en este día tan especial. Sólo necesitas cartulina de dos tonos diferentes y un cordón largo. ¡Ideal para darle la bienvenida a casa a mamá en este día tan especial!

Manualidades para el Día de la Madre corazones

6. El marcapáginas del corazón

Esta es una de las ideas de manualidades para el Día de la Madre más sencillas y prácticas. Coge un palito de helado y dale color con pintura al temple. En la cartulina, el niño debe dibujar un pequeño corazón para después recortarlo. Una vez pegado el corazón, ya tenemos un útil marcapáginas. El niño puede añadir además su nombre o algún mensaje en el palito si está aprendiendo a escribir.

Si quiere convertir el marcapáginas en abanico, sólo tiene que pegar un palo sobre el otro, como el que aparece en la fotografía.

Manualidades para el Día de la Madre abanico

Manualidades por el Día de la Madre para primaria

No hay nada mejor que regalar manualidades para el Día de la Madre que sean útiles. ¿Por qué? Si el niño elabora una manualidad que su madre incorpore en el día a día, será algo que pueda recordar con frecuencia. Un objeto práctico, como estos que recopilamos ahora, implican una mayor dificultad. Por eso hemos clasificado estas manualidades para niños que ya hayan comenzado primaria en el colegio.

7. El florero con fotografías

Esta es una de las manualidades para el Día de la Madre originales más divertidas. Una buena idea para que el niño le diga a mamá que es «su pequeña flor». Busca macetas que tengas en casa y planta junto al niño legumbres con suficiente antelación. El niño podrá además ver cómo crece la planta a diario. Después, habrá que añadir unos palitos de helado con unas cartulinas en forma de flor en su extremo superior. Dentro de cada flor, el niño deberá pegar sus fotografías y las de sus hermanos. Bonito, ¿verdad?

Manualidades para el Día de la Madre maceta

8. El marco «abotonado»

Esta es una de las manualidades para el Día de la Madre fáciles y bonitas por excelencia. Compra un marco sencillo junto al niño, mejor si es de madera liso. El pequeño debe poner pegamento sobre todo el extremo del marco. Después pegará toda una serie de botones de diferentes colores y diseños.

Manualidades para el Día de la Madre marco

9. El florero personalizado

¿Y si en lugar de flores el regalo para el Día de la Madre es un florero personalizado? Es una de las ideas de manualidades para el Día de la Madre más prácticas, porque seguro que alguien le regalará un ramo de flores (papá ¿quizás?). Sólo necesitas un vaso o jarrón de cristal de grandes dimensiones, una foto del niño junto a su madre y los materiales para decorar. Para los detalles se puede utilizar desde pintura para vidrio hasta pegatinas con brillantina. Es fundamental contar con pegamento para cristal.

Manualidades para el Día de la Madre jarrón

10. El collar de cartulina

¿Y si le regalamos a mamá algo para vestir? ¿Qué te parece un collar diseñado con cartulina? Todo lo que necesitas son cartulinas de colores, tijeras, pegamento y unos clavos especiales que encontrarás en cualquier papelería bien surtida.

Manualidades para el Día de la Madre collar

Como ves, la peculiaridad de este collar es que no se sujeta con un cordón, sino con estos clavos que se ven en la imagen. Viendo la fotografía, podrás realizar la manualidad paso a paso.

Manualidades para el Día de la Madre collar 2

Fuente: https://www.sitly.es/blog/manualidades-para-el-dia-de-la-madre/