Cristina Torrón es autora de libros como ‘Mammasutra’, en el que ilustra una serie de posturas a las que debe adaptarse una mujer cuando es madre o ‘Libreta Roja’, que incluye 100 tips sobre paternidad. Además, su faceta de ilustradora y diseñadora gráfica le ha llevado a crear ‘Menstruita’, junto a dos colaboradoras más. Un proyecto que, mediante ilustraciones desenfadadas y divertidas que comparte en las redes sociales, explica educación sexual femenina a niñas y adolescentes para que, tal y como ella misma afirma, aprendan a normalizarlo.

¿Cuál es el principal objetivo de ‘Menstruita’?

Queremos ofrecer a las niñas y adolescentes una educación sexual, menstrual, emocional y feminista, directa, desenfadada y de calidad. Y a las madres, padres y demás educadores, herramientas para poder llevarlo a cabo. Queremos llenar ese vacío que existe todavía en nuestro país, en cuanto a educación sexual se refiere, y facilitar el encuentro de información útil en una plataforma llevada por profesionales.

¿Qué profesionales forman el proyecto?

La idea, ilustraciones y gestión del proyecto lo llevo yo, pero nada de esto sería posible sin los conocimientos de mis colaboradoras. Ellas aportan los contenidos y la profesionalidad, y yo los adapto y los transformo en un lenguaje más visual que llega a los más jóvenes.

Se trata de Marta Torrón, fisiosexóloga y experta en suelo pélvico, e Imma Rabasco, periodista y coach emocional. Quiero que este proyecto sirva de altavoz a muchas otras profesionales con las que ya he empezado a contactar, pero hasta que no tenga la web lista prefiero no desvelar mucho más…

Menstruita Educación sexual normalizada

¿Por qué elegisteis las redes sociales como medio de transmisión de las ilustraciones?

Es un medio que conozco y en el que me siento cómoda. Es la manera más rápida de empezar cuando todavía no tienes web y, además, los contenidos como los de Menstruita, ilustrados, desenfadados y no muy extensos, rápidamente se viralizan y llegan a muchas personas, que es lo que queremos.

En una escala del 1 al 10, ¿qué puntuación recibiría la educación sexual que se recibe en los centros educativos? ¿Qué habría que mejorar?

Pues te diría que un 2, y ese puntito se lo doy a los docentes que crean talleres o que en sus asignaturas se preocupan por dar un poco más de información de la que normalmente se suele dar. Estamos muy lejos todavía de tener una educación sexual normalizada, natural, incluso dentro de las propias familias.

“Aunque nos creamos modernos, el placer femenino y el cuerpo de la mujer siguen siendo un gran tabú”

¿La educación sexual es todavía un poco tabú con algunas cuestiones?

Totalmente. Sentimos que hemos evolucionado en este tema, pero nuestros referentes y sobre todo los de las generaciones venideras, no son sanos. Sigue siendo un gran tabú el placer femenino, el cuerpo de la mujer, las relaciones que se salgan de la norma patriarcal… Nos creemos más modernos que hace unos años pero lo llevamos tan adentro que nos queda mucho camino que desaprender.

Menstruita Educación sexual normalizada

¿Por qué decidisteis expresar la sexualidad femenina a través de ilustraciones?

Es mi lenguaje. Yo explico y entiendo el mundo así. Y considero que a muchas personas les puede resultar más fácil, divertido y cómodo aprender de esta forma, y también enseñar a los más pequeños.

¿Las ilustraciones también se dirigen a los chicos?

Por supuesto. Ellos también pueden y deben aprender cómo es y cómo funciona el cuerpo femenino. Y las preguntas que me suelen hacer a continuación son: “¿Y por qué no representas también el cuerpo masculino?, y “¿para cuándo algún tema que afecte a los chicos?” Y la respuesta es que para ellos ya hay mucha información. La poca educación sexual que recibimos está centrada sobre todo en la reproducción y está muy representado el papel masculino. O al menos, al ser su proceso más sencillo, es el que mejor se entiende. Además, el cuerpo femenino y sus procesos también afectan a los chicos, o deberían. El problema que tenemos con ellos es que sus referentes están casi siempre en el porno, por la falta de otros menos patriarcales, y así vamos perpetuando actitudes y creencias erróneas y poco sanas.

Por eso es importante que ellos también sepan qué es el clítoris, qué papel cumple realmente, cual es el ciclo menstrual de una persona con útero y cómo cambia su estado de ánimo mientras lo transita, qué enfermedades están relacionadas con el aparato reproductor femenino y deberían ser más estudiadas…

“Es importante que los chicos sepan qué es el clítoris o el papel del ciclo menstrual”.

También eres autora del libro ‘Mammasutra’ en el que hablas de la maternidad. ¿Hay que normalizar la parte menos bonita de la maternidad?

Sí, pero por suerte creo que desde hace unos años eso ya es tendencia. Existen muchos libros, blogs y artículos hablando precisamente de esta parte más silenciada. Desde el tsunami de un posparto hasta la falta actual de tener una tribu para no sentirte sola, la crisis de pareja que supone pasar de ser dos a ser tres o más, incluso otros temas tremendamente más dolorosos y silenciados como es la muerte perinatal.

Para acabar, un pequeño test. ¿Qué te sugieren las siguientes palabras?

  • Empoderamiento femenino: No termina de gustarme la palabra “empoderar” porque parece que sea algo externo, como si no lleváramos la fuerza de serie. Para mí es un proceso interno en el que encontrar tu propia esencia y decidir vivir a través de ella, con todo lo que eso conlleva.
  • Educación sexual Es lo que creo que nos llevará, a la larga, a ser una sociedad feminista, lo que nos ayudará a luchar contra la desigualdad de género, lo que nos hará ser más felices individual y colectivamente.
  • Feminismo: La lucha por la igualdad destruyendo el patriarcado. No a los hombres, al patriarcado.
  • Docente: Persona que se dedica a la enseñanza, que tiene la suerte de poder inspirar a muchas personas.
  • Innovación educativa: La evolución del sistema educativo y el ir dejando atrás antiguos modelos de escuela. Dar más importancia al aprender a aprender, mediante más experiencias vivenciales y menos memorizaciones.

El alto nivel de contaminación, la extinción de las especies o las catástrofes naturales son algunas de las temáticas que tratan estos documentales, ideales para trabajar en clase o comentar en casa el cambio climático o la importancia de las acciones humanas para el futuro del planeta.

La Eurocámara de la Unión Europea ha declarado el estado de emergencia climática: aumentan los fenómenos meteorológicos extremos y el número de especies en riesgo de extinción, por lo que es necesario poner en marcha un plan de actuación que permita frenar el cambio climático. ¿Cómo trasladar esta temática al aula? Estos documentales, cuyos protagonistas son los problemas relacionados con el medioambiente y la contaminación, muestran la realidad actual y se atreven a aventurar futuros distópicos.

1Una verdad incómoda

Basado en los efectos del efecto invernadero, Al Gore (ex vicepresidente de Estados Unidos) dibuja un esquema de la situación actual del mundo. Enseña ejemplos concretos para conocer la realidad de diversos lugares del planeta que se han visto afectados por la contaminación. Además, cuenta con algunos testimonios de expertos que aportan una visión más científica.

  • Director: Davis Guggenheim
  • Año: 2006
  • Nacionalidad: Estados Unidos
  • Duración: 90 minutos

2Diversidad en peligro

La extinción de las especies está directamente relacionada con la intervención humana en los distintos ecosistemas. Este es el eje central de este proyecto producido en España: el calentamiento global interfiere directamente con el agua y, por tanto, con la vida marina, que está siendo perjudicada también por los vertidos de plástico y químicos. También, otros animales están en peligro por muchos otros motivos, como la caza.

  • Director: Juan Antonio Rodríguez Llano y Ramón Campoamor
  • Año: 2018
  • Nacionalidad: España
  • Duración: 50 minutos

3Antes que sea tarde

National Geographic presenta este proyecto centrado en las consecuencias del cambio climático en diferentes rincones del mundo. Durante todo el documental se ofrecen varias perspectivas y debates acerca de cómo se puede solventar esta crisis que afecta a todos los continentes, para lo que cuenta con la colaboración de profesionales de la ciencia y de la política. Está indicado para los estudiantes de Secundaria.

  • Director: Fisher Stevens
  • Año: 2016
  • Nacionalidad: Estados Unidos
  • Duración: 95 minutos

4Mañana

Cyril Dion y Mélanie Laurent, activistas relacionados con el mundo del cine, convierten su viaje por el mundo en una historia: buscan personas que tengan ideas innovadoras para hacer frente al cambio climático. Las ciudades en tránsito (Transition Towns) o el feminismo ecologista son algunos de los nuevos movimientos surgidos en Reino Unido e India, respectivamente, para acabar con él y que muestran aquí. Su principal objetivo es captar proyectos progresistas y vanguardistas para que los ciudadanos, las empresas y la clase política trate de llevarlos a cabo o encontrar otros nuevos.

  • Director: Cyril Dion y Mélanie Laurent
  • Año: 2015
  • Nacionalidad: Francia
  • Duración: 115 minutos

5Cómo cambiar el mundo

Muestra cómo se originó el grupo ecologista Greenpeace: jóvenes activistas se reunieron en los años 70 para protestar contra las pruebas nucleares, lo que generó vínculos entre ellos para que, a día de hoy, sean considerados una de las mayores organizaciones que luchan para proteger al medioambiente y a sus ecosistemas. Recoge las diferentes iniciativas de la agrupación durante las últimas décadas y los efectos reales que estas tuvieron con el fin de promover la lucha contra el cambio climático.

  • Director: Jerry Rothwell
  • Año: 2015
  • Nacionalidad: Reino Unido
  • Duración: 110 minutos

Fuente: Educacion 3.0

El hábito de la lectura es algo que hay que ir fomentando desde una edad muy temprana. Un niño que lea desde bien pequeñito es más probable que, al alcanzar la edad adulta, siga practicando esta afición.

La lectura no solo es beneficiosa para el desarrollo cognitivo y psicológico, también fomenta el uso de la imaginación y les ayuda a concentrarse y comprender mejor el mundo que les rodea.

Muchos llaman a la lectura “el alimento del cerebro” y es una definición que no le podía venir mejor. Es un hecho demostrado científicamente que la gente que lee habitualmente tiene más neuronas activas que alguien que no lo hace.

Por eso os traemos una lista de 20 libros que todos nuestros hijos, sobrinos, nietos, etc., deberían leer antes de los 13 años. De esta forma sembraremos en ellos la semilla del lector, que si vamos regando poco a poco con nuevos libros, acabará germinando en adultos ávidos de nuevas lecturas.

Adivina cuanto te quiero – Sam McBratney (de 0 a 4 años)

adivina cuanto te quiero

La pequeña liebre quiere demostrarle cuanto quiere a la liebre grande, pero un sentimiento como el amor no se puede medir así como así. Un precioso libro que invita a los niños a expresar sus sentimientos sin miedo.

La pequeña oruga glotona – Eric Carle (de 0 a 4 años)

libros que leer antes de los 13 años 2

Un libro interactivo y despegable que enseña a los más pequeños la magia de la metamorfosis. La pequeña oruga se va desplazando por las hojas de este cuento hasta que, finalmente, se transforma en una preciosa mariposa.

Elmer – David McKee (de 0 a 4 años)

libros que leer antes de los 13 años 3

Elmer es un elefante como todos los demás, pero con una pequeña diferencia, y es que tiene la piel de mil colores diferentes. Azul, verde, amarillo, rojo… Pero a Elmer no le gusta ser diferente y se embarca en una aventura para poder ser gris como toda su manada. Este cuento enseña a los niños los valores del respeto y la tolerancia a la vez que les inculca que ser diferente no es ni mejor ni peor, solo es eso, diferente.

Sapo y Sepo, inseparables – Arnold Lobel (de 4 a 6 años)

libros que leer antes de los 13 años 4

Sapo y Sepo son dos amigos inseparables. Juntos viven emocionantes aventuras, se reparten las galletas y cuidan del jardín.

Yo mataré monstruos por ti – Santi Balmes (a partir de 5 años)

libros que leer antes de los 13 años 5

Marina es una niña que piensa que debajo de su cama existe un mundo donde hay monstruos que caminan boca abajo. Este miedo cambia cuando un día ambos mundos se juntan.

El príncipe Ceniciento – Babette Colle (a partir de 5 años)

libros que leer antes de los 13 años 6

Una vuelta de tuerca al clásico de Charles Perrault. En esta ocasión nos encontramos con Ceniciento, aunque su transformación no será en príncipe, si no en un simio gigante. Mil y una peripecias le sucederán hasta que al final conozca a una princesa.

Caperucita Roja, Verde, Amarilla, Blanca y Azul – Bruno Munari y Enrica Agostinelli (a partir de 6 años)

libros que leer antes de los 13 años 7

El cuento clásico de Caperucita Roja tiene aquí una versión actualizada y más acorde con los tiempos. Este cuento nos narra las aventuras de 5 caperucitas muy listas y preparadas para dejar al lobo sin cena.

Donde viven los monstruos – Maurice Sendak (a partir de 6 años)

libros que leer antes de los 13 años 8

Max es un niño al que le encanta disfrazarse de monstruo y hacer travesuras, pero esta vez se ha pasado y sus padres lo han enviado castigado a su habitación. Todo parece muy aburrido, hasta que su cuarto empieza a convertirse en una selva donde hay más monstruos como él.

Abuelita Opalina – María Puncel (a partir de 7 años)

libros que leer antes de los 13 años 9

Isa tiene que escribir una redacción sobre una de sus abuelas, pero el problema es que no llegó a conocerlas. Entonces se le ocurre la idea de inventarse una abuela imaginaria que reina las mejores cualidades de todas las abuelas de sus amigos.

El Pampinoplas – Consuelo Armijo (a partir de 7 años)

libros que leer antes de los 13 años 10

Boliche va a pasar el fin de semana a casa de su abuelo, que vive en un pueblecito muy pequeño. Pero en el pueblo vive también el Pampinoplas, un tipo al que le gusta hacer trastadas y robar cosas. Pronto descubrirá que el Pampinoplas es amigo de alguien muy cercano.

Un duende a rayas – María Puncel (a partir de 7 años)

libros que leer antes de los 13 años 11

Rayas es un duende que inicia un viaje para descubrir de qué color quiere ser. En su viaje conoce a un duende negro que hace trastadas en venganza a los malos tratos sufridos por una bruja. Rayas le ayuda y, de paso, descubre de qué color quiere ser finalmente.

Memorias de una gallina – Concha López Narváez (a partir de 8 años)

libros que leer antes de los 13 años 12

Carolina es un gallina muy diferente a los demás. Desde muy pequeña es inconformista y cuestiona todas las reglas que le han sido impuestas. Un libro que trata, con mucho humor, las normas de la convivencia y la igualdad.

Fray Perico y su borrico – Juan Muñoz Martín (a partir de 8 años)

libros que leer antes de los 13 años 13

En un convento de Salamanca viven 20 frailes. Allí se presenta Perico con la intención de convertirse en uno de ellos. Al principio los monjes no lo aceptan, pero poco a poco descubren su bondad y que es capaz de hablar con la estatua de San Francisco y todo cambia.

El Principito – Antonie de Saint-Exupéry (a partir de 10 años)

libros que leer antes de los 13 años 14

Un piloto se pierde en el desierto de Sahara donde conoce al Principito. Este chico proviene de otro planeta y tiene una forma de ver la vida muy sencilla y diferente a la de los adultos. Un clásico de la literatura infantil que también pueden disfrutar los adultos debido a su contenido filosófico.

Cuentos en verso para niños perversos- Roald Dahl (a partir de 10 años)

libros que leer antes de los 13 años 15

Una revisión de 6 cuentos clásicos populares con una perspectiva con más acción y humor. Una Blancanieves jefa de una banda de apostadores, Caperucita coleccionando abrigos de piel de lobo o un plan que incluye dinamita para volar la casa de los 3 cerditos, son elementos fundamentales de este libro.

Manolito Gafotas – Elvira Lindo (a partir de 10 años)

libros que leer antes de los 13 años 16

El día a día de Manolito Gafotas y sus amigos en el barrio de Carabanchel es como el de cualquier otro niño. Con una imaginación desbordante y unos personajes llenos de carisma, Elvira Lindo nos cuenta las aventuras de este ya clásico y famoso personaje de la literatura española.

Harry Potter y la piedra filosofal . J.K Rowling (a partir de 10 años)

libros que leer antes de los 13 años 17

Poca gente hay en el mundo que no conozca a Harry Potter. Este es el primer libro de la saga, que nos introduce en el mágico mundo de Potter y la escuela de magos más famosa del mundo, Hogwarts.

Matilda – Roald Dahl (a partir de 12 años)

libros que leer antes de los 13 años 18

Matilda es una niña de 5 años a la que le encanta leer. Con tan pocos años ya ha leído una cantidad enorme de libros, pero sus padres no se preocupan mucho por ella y prefieren sentarla delante de la televisión en lugar de comprarle más libros. Un día Matilda descubre que tiene un don especial que ningún otro niño tiene.

Momo – Michael Ende (a partir de 12 años)

libros que leer antes de los 13 años 19

Momo es una niña con una habilidad muy rara en su mundo, la de saber escuchar. Esto hace que se convierta en un serio peligro para los planes de los hombres de gris, cuyo objetivo es hacer que la gente se olvide de todo lo que ellos no consideran importante y se concentren solo en ahorrar tiempo para después robárselo.

Charlie y la fábrica de chocolate – Roald Dahl (a partir de 12 años)

libros que leer antes de los 13 años 20

Charlie es un joven que vive en su pequeña y ruinosa casa con sus padres y sus 4 abuelos. Un día consigue un ticket dorado que le servirá para visitar la fabrica de golosinas más grande del mundo.

Con estos libros los más pequeños empezarán con buen pie en el mundo de la lectura. Seguro que de mayores recuerdan estas historias con cariño y con ganas de volver a leerlas.

Fuente: Mundo Primaria

“Es imposible separar los sentidos de la Inteligencia”. Estimular la sensorialidad y desarrollo cognitivo de tu alumno lo ayudará a desarrollar sus capacidades. En esto el teatro puede serte de gran ayuda, ya que el teatro “es para el corazón y los sentidos y no sólo un mero debate intelectual, sino una mordedura en el alma que acompaña a toda verdadera sensación. Este es el único camino para alcanzar la sensibilidad del espectador en todas sus caras”, tal y como afirmaba Antonin Artaud, poeta, dramaturgo, actor y director de teatro y cine francés.

El actor, por tanto, es un profesional, un verdadero atleta de los sentidos que juega con ellos para transmitir sensaciones y emociones al espectador.

Estimulación sensorial y desarrollo cognitivo

Estimulación sensorial y desarrollo cognitivo

A continuación apuntamos 5 motivos por los que tu alumnado debe mantener activa y desarrollar su sensorialidad cuando hace teatro. O dicho de otro modo, os exponemos 5 razones para introducir el teatro como asignatura en las escuelas:

COMO FUENTE DE INSPIRACIÓN

Unos sentidos bien desarrollados permiten un mayor contacto con el mundo cognitivo: con la naturaleza, con la vida, con el ¿De qué otro lugar podría si no sacar su inspiración la creatividad y la imaginación del artista?

COMO BASE PARA REPRODUCIR SENSACIONES CONCRETAS

El alumno ha de ser capaz de reproducir una sensación concreta en escena. Por ejemplo, si el personaje necesita transmitir frialdad puede apoyarse en la sensación física de un chorro de agua fría cayendo por su espalda sirviéndose de su memoria sensorial.

COMO PUERTA PARA LA ENTRADA A LA EMOCIÓN

Los sentidos y las sensaciones son la puerta de acceso al mundo emocional.

COMO PLATAFORMA PARA EL DESARROLLO DE SUS CAPACIDADES INTELECTUALES

Al dar sentido e interpretar la información percibida por nuestros sentidos creamos nuestros concepto e implicamos a la memoria, la percepción y la atención.

COMO VÍA PARA INTERACTUAR CON EL ESTÍMULO ESCÉNICO

Unos sentidos despiertos permiten escuchar al otro y a lo que sucede en el escenario y reaccionar acorde al estímulo para conseguir una verdad escénica.

En definitiva, en el teatro, el actor trabaja desde sus sentidos mediante “gestos, signos, actitudes, y sonoridades para los sentidos del espectador con la intención de conseguir un efecto en todos sus niveles de conciencia”

 Antonin Artaud

 

Fuente: educacion 3.0

Para garantizar el éxito de los procesos de enseñanza y aprendizaje, es necesario que vayan acompañados de una actitud básica: la pasión o emoción por aprender. Esto se puede conseguir teniendo en cuenta los últimos avances que ofrece la neurociencia. Te explicamos en qué consiste y cómo la están aplicando algunos centros.

La neuroeducación es una disciplina que estudia el papel que juega el cerebro en el proceso de enseñanza y aprendizaje de los estudiantes. En este sentido, las principales áreas sobre las cuales se asienta son dos: de un lado, las ciencias de la educación y, de otro, la neurociencia, que permite estudiar los fenómenos educativos desde varios enfoques.

Conocimiento y emoción

La principal conclusión de los científicos es que el cerebro asimila mejor los conocimientos si existe sorpresa, curiosidad e implicación emocional: “El cerebro sólo aprende si hay emoción”, afirma Francisco Mora, doctor en Neurociencia y catedrático de Fisiología Humana. Mora, que en su trayectoria se ha centrado sobre todo en cómo funciona el cerebro, cómo aprendemos y la influencia que tienen las emociones en este proceso, recuerda cómo la curiosidad lleva al ser humano a una búsqueda del conocimiento que no sólo es general sino que también se produce en otros contextos como “el colegio, las universidades o en la investigación científica”.

conociimiento emoción

La escritora y psicóloga Begoña Ibarrola afirma que “educar en las emociones es clave para favorecer el aprendizaje” y que, por tanto, los docentes necesitan comprender que “su función como educadores va mucho más allá que la de meros transmisores de información o conocimientos”.

En este sentido, Anna Forés, profesora en la Facultad de Educación de la Universitat de Barcelona, hace hincapié en la necesidad de fomentar la ilusión y las ganas de ir al colegio de los alumnos a los que hay que proponer retos y aventuras de aprendizaje que resulten completamente nuevos para ellos. “Si realmente sabemos cómo aprendemos, podremos mejorar nuestra función y servir de ayuda para ser más efectivos y eficientes”.

Neuroeducación en las aulas

¿A qué edad se aconseja que la neuroeducación sea llevada a las aulas? Forés es contundente: “Cuanto antes mejor. La neurociencia ratifica la importancia de los primeros años de nuestra vida y esto implica una buena formación por parte de los maestros de los más pequeños, además de una más alta consideración por su labor educativa”. Para esta especialista, la neuroeducación es un “conocimiento de fondo que nos ayuda a pensar, repensar y tener una actitud crítica sobre la manera de enseñar y aprender de los alumnos”.

aulas y neuroeducación

La aplicación de la neurociencia en el ámbito de la enseñanza puede realizarse de distintas formas, pero siempre atendiendo a la diversidad y a la singularidad de cada estudiante para trabajar con toda la riqueza que permita el aula. Forés lo explica de esta manera: “Cada cerebro es único y si un alumno sabe cómo aprende las investigaciones afirman que mejorará su rendimiento. Por eso, si las clases están diseñadas desde los principios de la neuroeducación, también mejorará su aprendizaje”.

Por ejemplo, estudiantes del Colegio Alborada (Alcalá de Henarés, Madrid) y del CEIP El Torreón (Arroyomolinos, Madrid) estudian matemáticas con el método JUMP Math. En concreto, este modelo de enseñanza-aprendizaje (basado en los últimos avances producidos en el ámbito de la neurociencia) “proporciona al docente una buena secuenciación de los contenidos y le ayuda a profundizar en los conceptos matemáticos que se tratan en el aula”, comenta Menchu Garralón, docente de Primaria y coordinadora de Innovación Pedagógica en el Colegio Alborada. Conoce su experiencia.

experiencia en neuroeducación

Desde el CEIP El Torreón, su directora Elvira Flores y Elisa Lucena (profesora de 3º), nos relataron como JUMP Math les permite combinar el trabajo individual, por parejas y grupal, favoreciendo el trabajo cooperativo y la figura de los ‘alumnos ayudantes’ que ayudan a sus compañeros a comprender mejor los contenidos.

Por su parte, el Colegio Base de Madrid cuenta con un proyecto basado en una de las ramas de la neuroeducación: la neurodidáctica. En concreto, dicho proyecto está formado por diferentes experiencias entre las que se incluyen ‘Ecobase’ dedicada a la educación medioambiental y concienciación ecológica y ‘Biblioteca de las Emociones’.

La neuroeducación está también presente en el Colegio María Reina Salesianas de Madrid y su aplicación ha permitido la introducción de metodologías activas de pensamiento; la creación de nuevos espacios y experiencias de aprendizaje; y la modificación paulatina del sistema de evaluación.

Más allá de las aulas

Los centros escolares tienen, por otro lado, la posibilidad de que la neuroeducación se pueda aplicar en las visitas culturales que los estudiantes realizan gracias a propuestas como la ofrecida por la página web de Aprendeaver. Su metodología potencia no sólo el aprendizaje sino también el entretenimiento, despertando la pasión y la emoción por aprender. Para ello, se les plantea a los chavales unas series de preguntas y retos que deberán deducir a partir de unos cuadernos especiales que se les entregan o la información que dé el guía.

Aprenderaver y neuroeducación

A la hora de valorar la llegada de la neuroeducación a la enseñanza hay que pensar de manera detenida tanto en el cómo como en el por qué, al igual que ya sucediese con la introducción de los primeros portátiles o pizarras digitales. ¿La razón? “Tenemos muchas experiencias previas que nos demuestran que sólo por introducir un elemento en la educación ésta no va mejorar unilateralmente si no la acompañamos de buenas estrategias. Hay que tener claras las intenciones educativas y los recursos de acompañamiento al profesorado”, concluye Forés.

La Universidad de Calgary (Canadá) ha analizado los resultados de 23 estudios, en los que han participado casi 42.000 menores de 18 años, para responder a la cuestión de si existe alguna relación entre el sexting y conductas sexuales concretas y la salud mental.

El sexting consiste en producir y enviar contenidos (principalmente fotografías o vídeos) de tipo sexual o erótico de forma totalmente voluntaria y privada a otra persona, utilizando para ello el teléfono móvil u otro dispositivo tecnológico, según explica Laura Cuesta, profesora de Estrategia Digital y Social Media en la Universidad Camilo José Cela.

Según este metaanálisis, publicado en la revista JAMA Pedriatics, sí que existe una asociación entre hábitos sexuales específicos (como la falta del uso de anticonceptivos o la cantidad de actividad sexual practicada) y trastornos como la ansiedad y la depresión. Los adolescentes que sextean tienen 2,16 posibilidades más que el resto de no usar ningún método anticonceptivo, y 1,79 de padecer estas patologías, asegura el estudio. Además, también relaciona el sexting con beber alcohol  (3,78 posibilidades de más), el consumo de drogas (3,48 veces más riesgo) y de tabaco (2,66 más opciones de ser fumadores). Por otro lado, también plantean que existe correlación con el comportamiento delincuente, ya que figura con 2,50 puntos más de probabilidad.

En este trabajo, se explica que los más jóvenes pueden sextear con intenciones relativamente inofensivas. Sin embargo, en el caso de que esas intenciones no sean tan inofensivas, se puede producir una decepción emocional. El estudio insiste, en cualquier caso, en que la correlación no indica causalidad, es decir, que quien practica sexting no tiene necesariamente que incurrir en prácticas de riesgo.

Según este estudio, los adolescentes que sextean tienen 2,16 posibilidades más que el resto de no usar ningún método anticonceptivo y 1,79 más probabilidades de padecer patologías como la ansiedad y depresión

La autora, Sheri Madigan, es psicóloga, y ya había participado en otro estudio sobre sexting, donde se concluyó que este hábito es una práctica cada vez más común entre los jóvenes: “El sexting se está convirtiendo en un componente normativo del comportamiento y desarrollo sexual de los adolescentes”, explica la autora. Según sus datos, 1 de cada 7 menores de 18 años (15%) ha enviado algún mensaje de este tipo y 1 de cada 4 (27%), lo ha recibido.

Para Ricardo Fardiño, psicólogo clínico y uno de los autores de La lucha sexual de los adolescentes en la hipermodernidad, es habitual que si un adolescente “se siente rechazado por sus iguales, cuestionado de manera masiva o expuesto públicamente en aspectos de sí mismo que sienten como más frágiles” puedan aparecer trastornos de tipo ansioso-depresivo.

Pero, ¿el sexting tiene riesgos importantes para los más jóvenes? Según el estudio, los adolescentes con menor edad pueden ser más susceptibles a los riesgos asociados con el sexting debido a su relativa inmadurez, en comparación con los adolescentes mayores. Además, Cuesta cree que siempre cabe la posibilidad de que cualquier contenido sea accesible para terceros por muchas razones (fallos técnicos, hackers, descuidos, extorsiones, acoso, chantaje, robo de terminal, spyware, troyanos, etcétera).

Para las familias que puedan estar preocupadas por cómo afrontar esta situación con los adolescentes, Cuesta cree que pese a que son ellos los que tienen más destreza tecnológica, no tienen ni la madurez ni la responsabilidad para tomar ciertas decisiones. “A mi hija le hablé de la Teoría de los 10. Antes de publicar una foto, tendría que pensar qué sentiría al ver esa foto a las 10 horas de verla publicada, luego, a los 10 días, después, a los 10 meses y, finalmente, a los 10 años. Si no se avergonzaba de ello, no habría problema”, aporta.

En cuanto a cómo deben actuar los propios adolescentes, Fardiño cree que lo más importante es proteger la intimidad: “Les diría que en la sexualidad es fundamental el autocuidado y el respeto por el otro. En este caso pasa porque no podemos hacer pública aquella imagen que nos ha llegado como una intimidad compartida. Eso es una agresión y podemos incurrir además en un delito”, zanja.

El estudio de Mendigan concluye con que será necesario continuar analizando el sexting y la asociación que se hace entre este intercambio de mensajes y la salud mental de los adolescentes.

fuente: https://elpais.com/tecnologia/2019/06/18/actualidad/1560869260_614271.html

Como sucede con cada nuevo cambio horario, que suscita un encarnizado debate entre los partidarios de mantener el horario de invierno y los de seguir tal y como estamos, cada inicio de curso académico tiene su propio debate: ¿Jornada continua o partida? Sin embargo, como afirma el pediatra Gonzalo Pin, jefe de la Unidad de Pediatría Integral y la Unidad de Sueño Infantil del Hospital Quironsalud Valencia, se trata de una discusión ficticia, ya que el verdadero objetivo no es otro que saber “cómo podemos adecuar mejor los ritmos biológicos de los alumnos a sus ritmos escolares”.

En ese sentido, las investigaciones más recientes en el ámbito de la cronobiología parecen indicar que la jornada partida se adapta mejor a los ritmos biológicos de los menores, contribuyendo además a una mayor igualdad a nivel nutricional y de acceso a extraescolares. Por el contrario, la tendencia imperante en España en las tres últimas décadas ha pasado por la implantación de la jornada continua en los colegios públicos. “Cada vez más niños terminan las clases a mitad del día y la tarde queda a expensas de las posibilidades económicas de la familia”, señalaba en un reportaje reciente la doctora en Sociología por la Universidad de Barcelona Elena Sintes, autora de varias investigaciones sobre el tema recogidas por la Fundación Jaume Bofill.

Precisamente la Fundación Jaume Bofill se ha erigido como uno de los máximos portavoces de la necesidad de una revisión de los horarios escolares españoles. Según se puede leer en su documento ¿A las 3 en casa? El impacto social y educativo de la jornada escolar continua, elaborado por la propia Sintes, esta jornada matinal sin pausa para comer es menos frecuente en nuestro entorno y se da en algunos centros de Grecia, Portugal e Italia, y de forma generalizada en los países germánicos (Alemania Suiza y Austria). Para la experta, se trata de un modelo en retroceso, ya que en todos estos países se están cuestionando la idoneidad de este tipo de jornada, a la que se asocian problemas como la persistencia de resultados académicos bajos, la acentuación de desigualdades en el tiempo fuera del horario lectivo, la dificultad de conciliación entre horarios escolares y labores; y el freno que supone al desarrollo profesional de las madres.

Bajo la dirección de Elena Sintes, y en colaboración con la Federació de Moviments de Renovació Pedagógica de Catalunya, la Fundación Jaume Bofill presentó el pasado mes de julio la Propuesta de Horarios Escolares en Clave de Educación a Tiempo Completo. En la misma proponen unos horarios “que favorezcan la salud, el desarrollo y el aprendizaje de los chicos y chicas: un buen descanso nocturno, la realización adecuada de las comidas, la concordancia con los ritmos circadianos, el tiempo sedentario y el tiempo de movimiento, tiempo para la acogida y el cuidado, el equilibrio entre momentos de concentración y distensión, la progresión de la carga lectiva y la autonomía en el aprendizaje a lo largo de las diferentes etapas educativas”.

Según la propuesta, se sugiere un horario de entrada y acogida flexible al colegio entre las 8:00 y las 9:30 horas, que puede ser más extenso en la etapa infantil y más reducido en primaria. La educación lectiva se dividiría en dos tramos (entre 9:30 y 12:30 horas y entre 14:30 y 16:00), separados por dos horas de parón para la comida (12:30-14:30 horas). La salida sería flexible entre las 16:00 y las 17:00 horas, mientras que a partir de entonces y hasta las 18:00 horas sería tiempo para las actividades extraescolares. A largo plazo, los autores proponen alargar el horario de acogida hasta las 10:00, dividir la jornada escolar en dos tramos de 2,5 y 2 horas y reducir el tiempo de comida hasta las 1,5 horas.

Para Gonzalo Pin esta propuesta concordaría con los conocimientos existentes en el ámbito de la cronobiología, ya que reduciría la exposición de los alumnos en las horas con peor capacidad de aprendizaje (entre las 8:00 y las 10:00 horas) y aprovecharía el pico de capacidad que se produce por la tarde, alrededor de las 15:00 horas, siempre y cuando la comida haya sido antes de las 14:00 horas.

Para el catedrático de Fisiología de la Universidad de Murcia Juan Antonio Madrid, uno de los mayores expertos de España en cronobiología y miembro del comité científico de la Sociedad Española de Sueño (SES), adaptar los horarios escolares a los ritmos biológicos de los niños tiene “múltiples beneficios” para ellos a nivel académico y de salud física y mental. “Respetar los horarios biológicos favorece un sueño de más calidad, reduce la incidencia de depresiones y de falta de motivación, mejora el rendimiento académico y reduce el número de faltas de asistencia al colegio por enfermedad”, afirma. A estos beneficios, Pin suma la disminución de la tendencia a la obesidad y a la diabetes gracias a comer en un horario temprano. Además, el pediatra recuerda que las alteraciones en los ritmos circadianos tienen consecuencias más allá del presente, por lo que los beneficios de evitarlas se ven también a largo plazo. “Ya tenemos datos de que a largo plazo reduciríamos la tendencia a la hipertensión, a la obesidad y que incluso se reduce la tendencia a determinados cánceres”, apunta.

Más allá del debate entre jornada continua o partida

Según los expertos, muchos niños asisten a clase con síntomas de privación de sueño evidentes. En ese sentido, recomiendan, en la medida de lo posible, ir a clase andando o en bicicleta, ya que la actividad del músculo esquelético ayuda a aumentar el despertar del sistema nervioso y facilita la activación de los alumnos. En ese mismo orden de cosas, Juan Antonio Madrid aconseja poner a primera hora asignaturas que estimulen física o creativamente a los alumnos (educación física, educación artística, música) y dejar para las horas centrales del día y para el pico de aprendizaje de la tarde aquellas materias que precisan de mayor nivel de concentración. “Nunca pondría a primera hora una asignatura como Matemáticas, porque es verdad que los alumnos van a estar muy callados, pero seguramente van a estar callados porque estarán dormidos”, bromea Madrid.

Gonzalo Pin, que ha participado durante tres años en un estudio financiado por la Unión Europea cuyo objetivo era ver cómo se podía mejorar el rendimiento cambiando la distribución de los horarios, sostiene que los resultados del mismo avalan estas teorías. “Por ejemplo, el estudio ha demostrado que si colocamos los exámenes los miércoles a las 11:00 en lugar de los lunes a primera hora, los resultados académicos son mejores. Y eso tiene una razón de ser, y es que los lunes a primera hora es cuando los alumnos están más somnolientos por los cambios horarios que se producen en el fin de semana, mientras que los miércoles a las 11:00 es cuando se alcanza el mejor rendimiento”, explica.

Los expertos también alertan sobre los horarios de las actividades extraescolares, sobre todo las deportivas, que en España, y sobre todo a determinadas edades, suelen terminar tarde, casi de noche. Para Juan Antonio Madrid estas actividades se tienen que realizar temprano, en las primeras horas de la tarde, “porque la actividad física cuando se realiza tarde retrasa nuestro reloj interno y hace que sea muy difícil conciliar el sueño y que te cueste más trabajo levantarte por la mañana”. Según Madrid hay muchos casos de niños y niñas que entrenan a deportes como baloncesto o fútbol y desarrollan “un déficit de sueño muy importante”, ya que la luz de las canchas y las pistas, muy intensa y con un componente azul muy fuerte, así como la activación física y cognitiva que conlleva el ejercicio físico “favorecen el retraso del sueño”.

Para Gonzalo Pin, por último, el problema de los horarios escolares es solo la punta del iceberg de un problema de salud pública que se manifiesta en la irracionalidad de los horarios y que exige respuestas globales. “Vivimos en un país en el que se cena a las 22:00 horas de la noche, en el que los chavales acaban de entrenar al fútbol a las 21:00 horas, en el que el prime time televisivo empieza a las 22:45 horas y muchos programas, incluso pensados para la infancia como La Voz Kids o Masterchef Junior acaban pasada la madrugada. Así que por un lado, como sociedad, transmitimos a los niños el mensaje de que dormir no es importante, de que hay cosas más importantes que hacer a la hora de dormir como ver la tele o estar enganchados a la Tablet. Pero por otro lado les hacemos estar en el instituto a las 8:00 de la mañana y les ponemos Matemáticas a primera hora. No es de extrañar que tengamos un 24% de adolescentes que confiesan sentir sueño o dormirse en las aulas”, concluye.

Fuente: El Pais

Cuando se pregunta a los profesores sobre cuáles son las mayores dificultades en la enseñanza de las matemáticas, las respuestas más comunes suelen referirse a la complejidad del lenguaje matemático, a su formalidad y a lo mucho que le cuesta al alumno dominar esta materia. Para contribuir a que esta situación mejore, hemos recopilado estas webs para aprender matemáticas en el aula de una forma dinámica.

1Ekuatio

Para que el proceso enseñanza-aprendizaje en la asignatura sea óptimo, su página web ofrece contenido para aprender esta materia desde cero. Ofrece explicaciones, vídeos, cuestionarios y ejercicios resueltos, entre otros, que se dividen por niveles educativos.Pensada para estudiantes de ESO y Bachillerato, su objetivo es ayudarles a comprender los contenidos y aprobar la asignatura.

2Cokitos

Ofrece una serie de juegos online para estudiantes de entre 4 y 12 años aptos para iniciarse o perfeccionar los conocimientos sobre sumas, restas, divisiones, álgebra, geometría… Entre ellos se encuentran sopas de letras, juegos de cartas o sudokus. Como permiten elegir entre distintos niveles de dificultad, se adaptan bien a los conocimientos de cada alumno…

3La escuela en casa

Sus vídeos explican conceptos matemáticos y proporcionan ejercicios en formato PDF tanto resueltos como sin resolver. Están organizados por temas y lecciones: números enteros, fracciones, ecuaciones… y para poner en práctica la teoría, es posible descargar problemas y actividades complementarios.

4Khan Academy

Esta academia online pone a disposición del usuario cientos de ejercicios y recursos de todas las materias, incluida Matemáticas. Adaptados a Infantil, Primaria y Secundaria, son totalmente gratuitos y proponen retos para que los estudiantes sientan motivación por la asignatura. Para acceder a ellos es necesario registrarse en la página web.

5Mundo Primaria

Juegos, cuestionarios y otras tareas enfocadas para el alumnado de Primaria. Estos son los recursos que ofrece la página web para aprender matemáticas, que los divide en seis niveles educativos. Con personajes animados que dinamizan el aprendizaje, cuenta con categorías como geometría, magnitudes y problemas matemáticos.

En esta web para aprender matemáticas encontrarás multitud de juegos educativos para Infantil y Primaria. En concreto ofrece gran variedad de juegos matemáticos muy dinámicos para los niños. Por ejemplo, ‘El escondite matemático’ donde varios personajes se esconden en distintos escenarios y para descubrir donde están los alumnos deberán resolver problemas matemáticos.

7SuperSaber.com

Tal y como recogen en su web, nacen como “un servicio educativo desarrollado con el fin de servir de ayuda al estudiante de Educación Infantil y Primaria en sus estudios y actividades escolares dentro y fuera del aula”. En esta línea, los profesores encontrarán aquí varios juegos diseñados por profesores expertos para que los niños aprendan mientras juegan. Uno de los más destacados para la asignatura de Matemáticas es la ‘Carrera de sumas y restas’, en la que deberán competir con un superhéroe en una carrera en la que solo podrán avanzar si aciertan los ejercicios.

8GenMagic.org

Esta web para aprender matemáticas ofrece juegos educativos para varias materias como Lenguaje, Música, Física-Química, Inglés o Matemáticas. Es en esta última asignatura en la que hay varias actividades muy útiles para mejorar ejercicios como la suma y la resta o las multiplicaciones. Por ejemplo, destaca ‘Animales Matemáticos’, un conjunto de actividades interactivas para trabajar la división de una cifra.

Además de juegos de Lengua, Geografía y Ortografía, cuenta con varios recursos para Cálculo y Matemáticas. En esta última sección cuenta con prácticas interactivas de decimales, fracciones, sistema métrico, potencias, proporciones, o geometría.

Aquí hay una gran variedad de ejercicios matemáticos para Educación Primaria: resolución de problemas, actividades de razonamiento, criptogramas, práctica del cálculo mental, cuadrados mágicos, series matemáticas, problemas de numeración, acertijos, adivinanzas o tests.

Una web con recursos para Educación Primaria y ESO. Sus objetivos son desarrollar habilidades y destrezas en las materias de las que proponen actividades: Matemáticas, Lenguaje, Ciencias Naturales, Geografía o Historia. En matemáticas destacan sus problemas para Primaria.

Para aprender las horas del día o realizar actividades de numeración. Enseña a los más pequeños el funcionamiento de un reloj y cómo funciona el cambio de horas. Contiene explicaciones y actividades para poner en práctica lo aprendido.

Incluye gran variedad de ejercicios para todos los niveles educativos. Destaca el juego ‘Reunión urgente’ donde los alumnos deben reunir a un ratón y un león calculando las operaciones que parecen por el camino.

Esta popular web de juegos incluye una sección de juegos educativos con diversas actividades para practicar las matemáticas. Entre ellos destaca el juego 1 + 2 = 3 para practicar las sumas.

10 webs para aprender matemáticas en el aula 11

15Childtopia

Agrupa los juegos en 7 categorías: música, memoria, lenguaje, matemáticas, habilidad, creatividad y observación. Sus juegos están disponibles en español, inglés, francés, catalán, euskera, francés y georgiano.

Fuente: www.educacion 3.0

Las madres y padres tememos a la adolescencia de nuestros hijos. Más aún después de ver el primer capítulo de Euphoria. Cualquiera diría que nosotros fuimos adolescentes hace no tanto. O tal vez la temamos precisamente por eso, por ese conocimiento que nos otorga la experiencia de haber sido adolescentes; y también, cómo no, por todos los adjetivos terroríficos con los que acompañamos a esta etapa vital. “Llevo 40 años trabajando con adolescentes y siempre vemos en ellos un problema y no un adolescente”, reflexionaba en una entrevista el psicólogo, educador y periodista Jaume Funes. Sucede algo parecido con los “terribles dos años”. Con la expectativa que genera el adjetivo uno no puede más que esperarlos con el cuchillo de juguete entre los dientes, armado de paciencia para una “guerra” doméstica que, en la adolescencia, si no sabemos gestionarla, puede tener más de guerra en su significado literal, con gritos, caos y trincheras levantadas tras las puertas de las habitaciones.

“Como padres tenemos que ser para nuestros hijos adolescentes, pero también en cualquier otra etapa vital, como puertos de aguas calmas que los acogen y los ayudan a reponerse cuando llegan de sus travesías con las emociones agitadas. El problema es que muchas veces no solamente no sabemos calmarlos, sino que nuestros propios desajustes emocionales desatan o multiplican los suyos”, afirma la pedagoga Eva Bach, que acaba de publicar junto a Montse Jiménez, profesora de secundaria experta en innovación tecnológica, Madres y padres influencers (Grijalbo).

Con el concepto de influencers, las autoras quieren destacar el potencial de madres y padres como ejemplo para sus hijos, ya que en opinión de Bach nuestra capacidad de influencia “es mucho más poderosa que ninguna y de lo que creemos”. No en vano, como se encarga de destacar la experta, nosotros, las madres y padres, “somos los primeros influencers” de nuestros hijos.

El problema es que no siempre somos el mejor ejemplo. Y si creemos serlo, muchas veces nos falta capacidad para comunicarnos con nuestros hijos, no somos capaces de trasladarles el mensaje sin que suene a bronca o a charla vomitada desde un púlpito de superioridad. Por eso, las autoras invitan en el libro a aprender de los jóvenes y de sus ídolos, de esos influencers en el sentido literal de la palabra a los que siguen con devoción, ante nuestro asombro y desconcierto, en YouTube o Instagram.

En el mundo de los influencers hay de todo, pero en general hay dos aspectos fundamentales de los influencers que nos iría muy bien practicar. Por una parte, deberíamos siempre buscar contextos adecuados en los que hablar con nuestros hijos con naturalidad y sin tabúes ni miedos de los temas que les interesan y les preocupan. Otro aspecto muy interesante es el tipo de comunicación. Los influencers utilizan un lenguaje fresco y natural, un tono vital y optimista. Invertir en una comunicación fluida con nuestros hijos e hijas, es invertir en su propio proyecto de vida”, argumenta Montse Jiménez.

Padres influencers en la era de las pantallas

“Tenemos que tomar conciencia de que actuamos como un espejo. No nos tiene que extrañar que los chicos y chicas estén enganchados si nos ven hiperconectados”, suele afirmar el maestro, antropólogo y asesor TIC Jordi Jubany. Y es que, si hay un aspecto en el que, por regla general, los padres y madres erramos en nuestro papel de influencers con nuestros hijos, adolescentes o no, es en el tecnológico. En un mundo de pantallas, redes sociales y egocentrismo desmedido les pedimos a ellos lo que nosotros no somos capaces de hacer: vivir sin estar enganchados a ellas y a las recompensas que nos generan en forma de likes.

Para Eva Bach nuestro trabajo como padres influencers pasa por aprender a congeniar “de una manera inteligente, ética y saludable” las dos realidades que definen el mundo actual, la presencial y la virtual, ya que prescindir de una de ellas “supondría ir cojos por la vida y el futuro”. En ese sentido, Montse Jiménez recuerda que las redes sociales conectan a los jóvenes a la vida, a la comunidad, a su grupo y a lo que les interesa, pero que también pueden desconectarlos de la realidad: “Hay que educar y acompañar en diferentes parámetros como, por ejemplo, en la gestión que hacen los adolescentes del tiempo. Las redes sociales no pueden absorber ni sustituir los tiempos imprescindibles (de desconexión, de actividad física, de juego, de sueño…) para el desarrollo de la persona. Y por encima de todo hay que educar en aspectos fundamentales como el autocontrol, la responsabilidad o la autoestima”.

Y educar pasa necesariamente para Montse Jiménez porque los padres se “involucren” en los procesos de cambio provocados por la aparición de nuevas tecnologías y nuevas formas de comunicación. “No podemos ser meros espectadores de las transformaciones que vivimos y limitarnos a esperar para aplaudir o lamentar. Involucrarse activamente implica estar atento a lo que llega, seguramente despojarse de lo que hasta ahora había y abrir mente y corazón a nuevas maneras de entender el mundo. No se trata de rechazar sino de escuchar, empaparse de la realidad y empatizar para poder guiar. ¿Qué ven nuestros hijos/as? ¿Cómo se comunican? ¿Qué buscan?”, reflexiona la miembro del equipo de innovación, comunicación y formación de la red de centros Vedruna Catalunya Educació.

Un ejemplo de esa invitación a los padres a implicarse, a involucrarse en el mundo digital, es el título del primer capítulo de Madres y padres influencers, Actualiza tu app: “Es fundamental que las madres y padres conozcamos no solo las apps que utilizan nuestros hijos, sino también a los influencers que siguen, los youtubers o instagrammers que les gustan, las páginas que frecuentan. Todo ello nos da pistas de lo que buscan en las redes y en las pantallas”.

Tras encuestar a más de 1500 adolescentes para dar forma al libro, Eva Bach y Montse Jiménez tienen respuesta a esa duda: los adolescentes buscan entretenimiento y diversión, consejo sobre moda y tendencias, pero también buscan puntos de vista y opinión sobre los grandes temas que les preocupan, que no dejan de ser grandes temas de la vida: relaciones personales, amor y enamoramiento, orientación sexual, autoimagen y autoconcepto, igualdad de género, etc.

“Esos temas deberían formar parte de las conversaciones con nuestros hijos. Conocerlos nos da pie a poder conversar con ellos y compartir dudas y puntos de vista para poder guiarles”, concluye Jiménez.

Fuente: De papás y mamás

EL PERIÓDICO produce un vídeo para explicar a los más jóvenes y a los desmemoriados qué significa vivir bajo una dictadura.

Ver vídeo:

https://www.elperiodico.com/es/extra/20161118/como-seria-espana-hoy-si-franco-resucitase-24-horas-5637193

En EL PERIÓDICO hemos querido realizar un ligero experimento cuando se acerca el aniversario de la muerte del dictador Francisco Franco. Serán 41 años desde que Arias Navarro gimoteó en la tele “españoles, Franco ha muerto”. El snif más parodiado de la historia del Youtube inspira el ritmo de un vídeo dedicado a los más jóvenes y a los desmemriados.

El debate socorrido a lo largo de las décadas transcurridas es pulsar qué queda del franquismo en la España de hoy. Encuestas entre escolares y universitarios avisan de la confusión que reina al salir de las aulas.

Muy pocos aciertan a explicar qué pasó durante la dictadura, qué perfil tuvo el dictador, cómo se vivía. Como para preguntar por los derechos y las libertades, por una Europa que acababa en los Pirineos. Y no solo espantan las respuestas más chonis en tarde de botellón.

CERRAR LOS OJOS, ABRIRLOS

¿Cómo sería la España del 2016 bajo un régimen franquista? Hemos trazado un guion telegráfico con propuesta lúdica: cerrar los ojos, volver a abrirlos y observar qué estaría sucediendo durante 24 horas bajo el régimen franquista. 24 horas franquistas.

La imagen de Miley Cyrus mostrando su provocadora lengua se congela. Fundido en negro, comienza la pesadilla.

Francisco Franco no estaba muerto, estaba de parranda.

Mientras las huestes franquistas regresan para desfilar por la Via Laietana, de comisaría salen las fichas policales de peligrosos activistas. Oriol Junqueras, Anna Gabriel, de frente y de perfil, como Albert Rivera, Artur Mas, Carles Puigdemont…

No hay partidos políticos, ni falta que hacen.

Felipe de Borbón es un rey en el exilio de Estoril, Portugal, como lo fueron su padre y abauelo.

Mariano Rajoy trabaja como registrador de la propiedad en Santa Pola (Alicante) y tiene todas las mañanas del mundo para seguir caminando sobre la cinta del gimnasio.

El Palacio de la Moncloa lleva cerrado cien años.

Los españoles constituyen una población millonaria de exiliados. Refugiados políticos y laborales a los que la Unión Europea da pobres respuestas.

‘El himno de la Alegría’ suena dramático.

Las españolas abortan en Londres y París.

La censura planea por doquier. Las redes sociales, el internet están sometidos a la vigilancia permanente. Como en China, Irán o Venezuela.

Hay más presos de conciencia que nunca.

En los quioscos, digitales y de papel, solo se vende prensa adepta al régimen. Los diarios y los libros están condenados a la clandestinidad.

Como los discos, las películas y los videojuegos.

Nada de escotes, pechugas, besos ni intercambio de fluidos.

Este fin de semana no se estrenarían la mitad de las películas. Por inmorales, seguramente. Nunca veremos ‘The neon Demon’, la última de Nicolas Winding Refn, al que en Cannes llamaron pajillero.

Nuestros hijos no podrían estrenar los videojuegos como ‘The Tomorrow Children’ o ‘Destinyti: Rise of Iron’.

Los tatuajes están prohibidos. Un tatuado es calificado de vago, de maleante.

TODO ESTÁ PROHIBIDO

La inmoralidad de un beso entre hombres. El matrimonio homosexual nunca existió. ¿Dónde escucharán a Ricky Martin, a Lady Gaga, a Madonna? Almodóvar nunca regresará del exilio mexicano. Barack Obama nunca envió un embajador gay a Madrid.

Con Franco no tendríamos amaneceres de botellón. Tres personas reunidas en cualquier calle, ¡delito! Ya ni los más viejos tienen recuerdo de lo qué era un carnaval.

Aquí manda la Iglesia (y el Ejército. Aquí no se divorcia ni Dios).

En la Barcelona franquista, los niños salen de las escuelas cuchicheando en catalán, lengua vetada de las aulas y los patios. En Euskadi tampoco hay ikastolas. Los hermanos mayores de esos niños se despiden para cumplir con el servicio militar obligatorio. ¡La mili ha vuelto!

La pesadilla nos agita, sudor, miedo…

¡Abre los ojos!

Por suerte, Franco ha muerto. El moquillo de Arias Navarro es barrido por un golpe de gutarra eléctrica.

Fin de la pesadilla. Franco no ha vuelto, aunque por aquí aún pululen sus nietos.

https://www.elperiodico.com/es/extra/20161118/como-seria-espana-hoy-si-franco-resucitase-24-horas-5637193