Los siguientes juegos de mesa relacionados con el pensamiento lógico-matemático resultan útiles para que los estudiantes de Infantil, Primaria o Secundaria amplíen sus conocimientos espaciales, desarrollen su capacidad de resolución de problemas o aumenten la agilidad mental.

¿Cuáles conocéis?

1HABA- 3 x 4 = ¡Zas!

Con este juego de mesa de lógica se practica y aprenden las tablas de multiplicar en grupo, además de  fomentar la rapidez mental y visual de los estudiantes a partir de los ocho años. Se trata de calcular el resultado de una multiplicación y cazar la mosca que lo lleva impreso. La única herramienta es un matamoscas de colores. La actividad admite desde dos a seis jugadores.

Amazon

2Logic City

Ayuda a fomentar la orientación espacial, desarrollar el pensamiento lógico, la resolución de problemas y la agilidad visual entre el alumnado de Infantil. El juego consiste en elegir una carta y construir una ciudad a través de un plano con diferentes colores. Ofrece tres niveles distintos para aumentar la dificultad de manera progresiva.

Amazon

3Rush Hour

Los estudiantes de Primaria desarrollan el pensamiento lógico con retos que tienen que resolver en este juego sobre tráfico. El objetivo es que logren sacar uno de los coches moviendo los otros hacia delante o hacia atrás con la ayuda de su ingenio. Dispone de 40 retos con cuatro niveles de dificultad para adaptarlos a los más pequeños.

Amazon

4Dinosaurios. Islas misteriosas

El objetivo es salvar a un tipo de dinosaurio, los de color verde, de los de color rojo, o lo que es lo mismo, los T-Rex. Todo ello mientras el alumnado, desde los cinco años de edad, crea su propio mundo jurásico con distintos desafíos de lógica y diversas piezas de puzle que deben encajar a la perfección. Resulta útil para fomentar la planificación estratégica y la percepción visual.

Amazon

5Code No.2. Rover Control

Indicado para estudiantes a partir de los ocho años, este juego está ambientado en una misión espacial a Marte en la que se han enviado dos Rovers, vehículos motorizados capaces de desplazarse por la superficie del planeta rojo. En esta actividad relacionada con el aprendizaje de programación entre el alumnado de Primaria, se trata de que los jugadores coloreen correctamente los caminos por donde pasarán los vehículos y puedan llegar a su destino. Una técnica que enseña las habilidades mentales necesarias para aprender el concepto de codificación a través de los colores.

Amazon

6Rompecabezas matemático de Logica Giochi

Los rompecabezas son un tipo de juego que promueve el desarrollo de las capacidades lógicas. Esta propuesta resulta un tanto especial porque es un rompecabezas matemático recomendado a partir de los 14 años. ¿El reto? El tablero incorpora cuatro discos de madera que hay que girar hasta obtener la misma suma en cada segmento.

Amazon

7Goula Tangram

El tangram es un juego de mesa de origen chino muy popular que además de trabajar la capacidad de razonamiento es útil para que los niños adquieran sus primeros conocimientos en geometría plana. Además, las figuras y formas ‘a las que dan vida’ estimulan su imaginación. Este modelo en concreto tiene 28 piezas y se recomienda para edades comprendidas entre los 3 y 8 años.

Amazon

8Ajedrez Legler, juegos de mesa de lógica

Este ajedrez para niños (recomendable a partir de los 7 años de edad) viene con una caja de madera plegable para que puedas guardar sus 32 piezas y llevarlo cómodamente en los desplazamientos que haga.

Amazon

9Collecto

Un tablero, 48 bolas de colores y un reto: conseguir más grupos de tres bolas del mismo color para ganar la partida al adversario (pueden jugar hasta cuatro niños a la vez). Para ello, las bolas tienen que colocarse de manera aleatoria y dejar el hueco central del tablero vacío para que la partida dé comienzo.

Amazon

10Tripolo

Versión adaptada del clásico ‘Tres en raya’ con la particularidad que ese tres en raya se puede conseguir con aquellas cartas que tengan el mismo color, imagen o letras. Si los niños superan el reto habrán conseguido ¡un tripolo! Además de la lógica, se ve favorecida la capacidad de observación, reacción y reconocimiento (a partir de 6 años).

Amazon

11Smart Games IQ Fit

Ayuda a desarrollar la capacidad de lógica y las habilidades espaciales a través de sus más de 100 retos distribuidos en diferentes niveles.

Amazon

12Gravity Maze

Este laberinto de canicas se acciona por la ley de la gravedad y pone a prueba la capacidad de razonamiento y percepción visual: deberán pensar y observar con calma el tablero cada vez que muevan una de sus torres traslúcidas de colores para que la canica descienda hasta su objetivo. En total se proponen hasta 60 retos de distinta dificultad.

Amazon

13Think Fun Circuito Laberinto

A partir de 8 años de edad, este juego se convierte en su primera toma de contacto con la ingeniería eléctrica, potenciando otras habilidades como la resolución de problemas o la capacidad de concentración. Sobre el tablero hay 21 piezas que hay que organizar para crear un circuito que ilumine las balizas de colores incluidas.

Amazon

14Sudoku multicolor

Fabricado en madera (tablero y fichas), este sudoku infantil pone a prueba su capacidad de razonamiento lógica y cálculo para que ningún número aparezca dos veces en una fila.

Amazon

10 juegos de mesa que favorecen el desarrollo de la lógica matemática 10

15Code Master

Juegos de mesa de lógica de programación para que experimenten su primer contacto con este área de conocimiento  y trabajen (a la vez) sus habilidades y capacidades de razonamiento secuencial y resolución de problemas. Hay un avatar que se desplaza a través de un mundo imaginario en busca de unos cristales y para ir recogiendo cada uno de ellos -y llegar a la meta- hay que completar de una serie de acciones y secuencias.

Educación 3.0

Fomentar una comunicación fluida entre padres e hijos, conocer los riesgos de Internet y establecer unas normas claras de uso del teléfono móvil son algunas de las claves que garantizan un uso adecuado del smartphone en los menores.

Un 66% de los niños y niñas de entre 10 y 15 años dispone ya de un teléfono móvil que utiliza de forma habitual para acceder a Internet y comunicarse con compañeros y amigos; un dato que se desprende de la última Encuesta Sobre Equipamiento y Uso de las TIC en los Hogares 2019. Y aunque los expertos recomiendan esperar hasta los 16 años para comprarles un terminal propio, son muchos los que tienen uno antes. De hecho, según el estudio ‘El impacto de las pantallas en la vida familiar’ de Empantallados.com, el 61% lo recibe entre los 11 y los 12 años; un dato que también confirma el ‘Dossier de indicadores sobre uso de TIC por menores en España’ elaborado por el ONTSI, en el que se recoge que casi el 68,9% de los menores entre 10 y 15 años en España tiene un smartphone.

La educación, primordial

Cuando las familias deciden comprar el primer terminal a los menores (que los demandan cada vez antes), ¿qué pueden hacer para asegurarse de que realizan un uso seguro y responsable? Lo primero es educar a los menores en un buen uso de Internet y las redes sociales para garantizar su seguridad y evitar situaciones de riesgo como el bullying, el sexting o la pederastia.

Y en este caso, las recomendaciones coinciden con las que realizan los expertos cuando se trata de cualquier otro dispositivo conectado a Internet: desde evitar hablar con extraños, sobre todo a través de las redes sociales, hasta procurar no compartir ningún tipo de información privada ni datos personales. A ella se suman no descargar o consultar contenidos no adecuados para su edad, subir fotos y vídeos y caer en la trampa de sorteos y falsos premios, entre otros.

La comunicación entre progenitores y menores debe ser también fluida y constante. De hecho, pueden configurar juntos el dispositivo elegido, ver qué aplicaciones van a descargar, cómo funcionan… y supervisar el uso que se realiza a diario. Es decir, conviene saber qué páginas web consultan cuando están en Internet y que tengan acceso a todos sus perfiles en redes sociales y contraseñas.

móvil menores

De ahí que la labor de las familias (y docentes) sea tan importante. “Preparemos a nuestros hijos para el uso de la tecnología desde bien pequeños, mucho antes de tomar esas grandes decisiones de la compra de un primer móvil o una tableta. Conócelos, charla y conecta con ellos y hazte imprescindible en su vida: que no le pregunten a Siri lo que quieras explicarles tú”, aconseja María Zalbidea, analista de tendencias digitales.

Uso controlado

Para Gabriela Paoli, psicóloga y experta en adicciones tecnológicas, también es primordial que los padres establezcan unas normas muy claras en lo que se refiere al uso de la tecnología en el ámbito familiar. “Recomiendo que estas normas se digan no solo de voz, sino que exista un panel —un contrato firmado por ambas partes donde se queden claras las normas de utilización y sus consecuencias de su incumplimiento— que se pueda consultar y que esté a la vista en la casa”. En este sentido, conviene hablar sobre el uso que se le debe dar al terminal, cuánto tiempo al día y en qué lugares podrá utilizarlo… “Debe empezarse desde muy temprano con unas pautas claras. Una vez fijadas, hay que exigir su cumplimiento: con cariño, pero con exigencia”, mantiene Antonio Milán, doctor en Educación, profesor y autor de ‘Adolescentes hiperconectados y felices’.

Y no tiene por qué ser un documento muy complicado. En la Red es posible encontrar muchos ejemplos e, incluso, la policía ha redactado uno.

Por último, resultan de gran utilidad los sistemas de control parental: herramientas que facilitan el control de acceso y contenidos a la Red por parte de los menores y que, entre otros, incluyen funcionalidades de filtrado de páginas web inapropiadas para su edad en función de temáticas o tipos de contenidos; establecimiento de unos horarios para conectarse; tiempo máximo que pueden permanecer conectados; control de aplicaciones (por ejemplo redes sociales o programas de mensajería), geolocalización, bloqueo de llamadas, función de supervisión de búsquedas o servicios de notificaciones y monitorización para consultar cuál ha sido la actividad de menor durante el tiempo que ha permanecido conectado. “Es importante que los padres se conciencien sobre su utilización por los riesgos que conlleva: ciberacoso, peligro de adicción, baja tolerancia a la frustración, búsqueda de sensaciones y de identidad propia…”, asegura Óscar González de Escuela de Padres con Talento. Además, no basta con instalarlo y ‘olvidarse’, es necesario que los progenitores lo consulten con asiduidad para que su uso sea efectivo.

De hecho, ya hay algunos dispositivos, como PhoneKid, que lo traen incorporado: cuenta con funciones como ‘Escúchame’, por ejemplo, que ayuda a bloquear de forma remota la pantalla cuando necesitan captar la atención de los pequeños; o ‘Modo de uso’, que hace posible que los padres conviertan el terminal en una herramienta adaptada al uso que se le vaya a dar en un momento concreto.

Fuente: educacion 3.0

Ansiedad, irritabilidad, inquietud, pensamientos obsesivos, aislamiento social son algunas de las conductas habituales de un niño con adicción a las pantallas. “La adicción a las pantallas está siendo considerada una enfermedad de salud mental por su alta incidencia en los últimos años en las consultas. Se considera una adicción sin drogas, pero con consecuencias parecidas a la adición a sustancias”, explica Gema José Moreno, psicóloga infanto-juvenil.

El uso incorrecto y desmesurado de las nuevas tecnologías por parte de niños y jóvenes afecta a su bienestar con “respuestas emocionales, como el enfado si se les prohíbe su uso, alteración del sueño, falta de concentración y deterioro del rendimiento escolar y del apetito, debido a que por el uso frecuente de dispositivos tecnológicos se deja de dormir ciertas horas o se retrasan las comidas”, comenta Gema José Moreno. El sobrepeso de niños y jóvenes puede ser otra consecuencia de la adicción a las pantallas, tanto por el hecho del desorden de horarios para comer como por el sedentarismo derivado del exceso de conectividad a las nuevas tecnologías, según afirma el estudio recogido por el organismo Enfermería Comunitaria. Asimismo, “el mal uso de las nuevas tecnologías a través de las pantallas también influye en la falta de concentración y el deterioro del rendimiento escolar”, añade la psicóloga Gema Moreno, que recomienda varias pautas preventivas para evitar adicciones a las pantallas en niños y jóvenes:

  • Ser un ejemplo para nuestros hijos. Las conductas coherentes son un espejo donde se reflejan niños y jóvenes. De forma que, si miramos el móvil mientras cenamos, no podemos exigir que nuestro hijo/a haga lo contrario.
  • Establecer unas normas de uso de las nuevas tecnologías. Unos horarios concretos para la conexión a las pantallas fuera de las cuales no se contemple su utilización, como en la cama, a la hora de dormir o durante los momentos de reuniones familiares, a la hora de comer o cenar.
  • Supervisar el uso de las nuevas tecnologías por parte de nuestros hijos, sin que se sientan controlados por ello.
  • Detectar si existe otra cuestión subyacente que desencadene un aumento del uso de las nuevas tecnologías, como problemas de relación con los compañeros en el centro escolar.

¿Qué hacer cuando se detecta que tu hijo tiene adicción a las pantallas?

El primer paso a seguir desde casa cuando los progenitores descubren que su hijo hace un uso desmesurado e inadecuado de las nuevas tecnologías es “alejarle del estímulo que genera la adicción, aunque no es fácil, porque hoy en día en el móvil o tableta tenemos mucha cantidad de información y es una herramienta para el estudio, el trabajo, las relaciones personales o el ocio. Las claves para un uso correcto de las tecnologías por parte de niños y jóvenes son la confianza, el diálogo y el establecimiento de límites”, explica Cristina de la Rosa Tineo, psicóloga y psicoterapeuta, miembro del centro de psicoterapia Nudos.

La información adecuada de los adolescentes sobre el uso correcto de las nuevas tecnologías es fundamental para evitar dependencias insanas a las pantallas. Conviene que conozcan “los riesgos y los beneficios, así como los usos correctos de las redes. También es clave el establecimiento de límites con respecto al tiempo de utilización de las pantallas y que los padres supervisen el cumplimiento de lo acordado al respecto”, recomienda la psicoterapeuta, Cristina de la Rosa Tineo.

¿Qué tienen las pantallas que tanta adicción crean en nuestros hijos?

El uso de las nuevas tecnologías genera sensaciones agradables por lo que “las pantallas enganchan con facilidad, a los jóvenes y a los mayores. Por un lado, son neurodivertidas porque generan respuestas y sustancias en nuestro cerebro que son excitantes y placenteras, entre ellas, la dopamina. Estar expuesto a estas sustancias continuadamente nos genera, de forma natural, la necesidad de seguir repitiendo las conductas que las producen, por ello usar mucho las pantallas nos crea la necesidad de seguir haciéndolo”, comenta Manuel Ruiz del Corral, ingeniero de telecomunicaciones, compositor musical y autor del libro Ser Digital, hacia una relación consciente con la tecnología

Las pantallas son pequeñas ventanas al mundo “donde los niños y jóvenes depositan sus afectos, relaciones, confidencias y una gran parte de su tiempo de ocio y diversión, a veces casi de forma exclusiva. El teléfono móvil es hoy un objeto preciado que ha conseguido situarse entre las necesidades más fundamentales de cualquier persona y no es solo una cuestión de ocio o comunicación. Los jóvenes encuentran en la Red un lugar donde reforzar cualquier opinión que tengan, por insignificante o extrema que sea. Crean una particular isla de sentimientos de pertenencia, poblada de contactos fáciles y rápidos. Incluso pueden jugar con su identidad, escondiendo fácilmente sus vulnerabilidades. Pueden sentirse exclusivos, acompañados y especiales, sin mover el dedo pulgar de la pantalla”, explica Manuel Ruiz del Corral.

No obstante, las nuevas tecnologías facilitan el aprendizaje de las nuevas generaciones. “Son herramientas fundamentales para la capacitación de los jóvenes en las reglas de la nueva sociedad y economía digital. Hoy, nuestros niños y jóvenes disponen de infinitas posibilidades al alcance de sus manos para aprender y desarrollarse, pero debemos darles herramientas psicológicas y conductuales para decidir cómo utilizar las pantallas de forma saludable. Las nuevas tecnologías ocupan una gran parte del tiempo de nuestros hijos y pueden comprometer el adecuado desarrollo de su atención, su empatía y su concentración. Debemos ser muy conscientes de que estas cualidades dependen muy directamente de la forma que tengan de relacionarse con sus dispositivos digitales, y es fundamental interiorizar pautas saludables para lograrlo”, explica el escritor Manuel Ruiz del Corral, que aconseja no criminalizar las pantallas, ya que no provocan adicciones ni dependencias si se usan de manera adecuada.

Fuente: El pais

Pese a que muchos padres percibamos que los niños están siempre enganchados a las tabletas y otros aparatos tecnológicos, también son grandes lectores. Los datos del último Barómetro de hábitos de lectura de la Federación de Gremios de Editores, de 2018, lo avalan: el 85,2% de los niños de seis a nueve años leen de forma habitual en su tiempo libre, y el 70,8% entre los 10 y 14 años, edad a la que empieza a caer este hábito.

Como muchas veces hacen más caso a las recomendaciones de otros niños de su edad que a padres, profesores o libreros, reunimos a una docena de niños, desde los 3 hasta los 13 años, para que sean ellos mismos los que cuenten cuáles son sus libros favoritos y por qué. Desde cuentos ilustrados hasta series superventas como Isadora Moon, Diario de Greg, Harry Potter o las sagas de Laura Gallego, en este vídeo, grabado en la librería Kirikú y la Bruja (Madrid), los pequeños son los mejores prescriptores.

 

fuente: el país

El veto parental que Vox ha llamado pin parental fue una de sus propuestas estrella en la campaña electoral del pasado abril. La medida pretende obligar a la dirección de los centros educativos a informar a las familias de todas las actividades complementarias organizadas dentro del horario lectivo, así como establecer el derecho de los progenitores a dar su consentimiento o no a cada uno de esos talleres con una “autorización expresa”, según el formulario que ha elaborado la formación de Santiago Abascal. Se trata de que la dirección de los centros educativos pida la autorización de los padres para dar a los niños “charlas, talleres o actividades con carga ideológica o moral contraria a sus convicciones”. Con esta medida, por ejemplo, los padres podrán vetar la educación sexual, si así lo desean.

La polémica

El debate sobre lo que Vox ha querido acuñar como pin parental resurgió el pasado martes, después de que el partido de Abascal incluyera en su listado de exigencias para apoyar los presupuestos de la Región de Murcia —PP y Ciudadanos necesitan el voto de un diputado de Vox para alcanzar la mayoría absoluta— que se añada este aspecto en la normativa educativa (hasta ahora solo ha sido una instrucción de la consejería a los centros). La ministra de Educación, Isabel Celaá, anunció este jueves que su ministerio lo recurrirá por vía judicial. Celaá advirtió que este veto parental es contrario al artículo 1 de la actual ley de educación (Lomce) sobre “la formación integral del alumno”, a las propias normas autonómicas y a la ley contra la violencia de género.

El origen del nombre

Las críticas también vienen porque la formación política ha empleado un término que está ampliamente extendido entre los padres como un concepto tecnológico de protección. El pin parental es una clave que ofrecen varias plataformas para bloquear en la televisión o el ordenador determinados contenidos que los padres consideren que no son apropiados para sus hijos, por ser violentos o explícitamente sexuales. Vox ha querido trasladar a la educación el concepto de pin parental, en lugar de hablar de veto, para que se perciba como una protección y no una censura en los contenidos como la educación sexual y afectiva o el medio ambiente.

La raíz del problema

La idea de Vox sobre el pin parental surgió, según miembros de la comunidad educativa, a consecuencia del descontento de algunos colectivos como el Foro de la Familia —una organización civil ultraconservadora— con la participación de asociaciones LGTBI externas a los centros educativos en actividades sobre diversidad afectivo-sexual.

Qué dice el formulario de Vox

El formulario que la formación de Abascal mantiene publicado en su sitio web, con las instrucciones para que los progenitores lo entreguen en los centros educativos de sus hijos, argumenta que ante la “posibilidad” de que los hijos puedan ser “adoctrinados” en “ideología de género”, el padre solicita al centro que informe previamente “a través de una autorización expresa” sobre cualquier actividad “que afecte a cuestiones morales socialmente controvertidas o sobre la sexualidad”. Si el centro no cuenta con la autorización de la familia, expone Vox, se solicita que se “exima la asistencia” del alumno a la actividad.

¿Es viable?

Desde el punto de vista normativo, este veto parental sería, en teoría, inviable. Las comunidades autónomas establecen que las actividades complementarias en los colegios e institutos —que, a diferencia de las extraescolares, se desarrollan en horario lectivo— son obligatorias para todos los alumnos y evaluables, por lo que los padres no pueden negarse a que sus hijos reciban este tipo de formación. Por otra parte, todos los talleres complementarios se incluyen en la programación anual de los centros, lo que quiere decir que son públicos y accesibles para los familiares.

Qué ocurre en Murcia

En agosto, la Consejería de Educación emitió una orden a todos los centros educativos, desde infantil hasta bachillerato, en la que se requería ese consentimiento familiar para las actividades complementarias, y que fue duramente criticado por sindicatos, oposición y comunidad educativa, que incluso pusieron en duda su legalidad. Ciudadanos firmó el jueves en la comunidad un acuerdo con el PP (sus socios de Gobierno) y Vox para sacar adelante el presupuesto de 2020 que incluye el pin parental.

Fuente: El País

Ser feliz en la adolescencia está asociado con una mejor salud durante la vida adulta, según diversos estudios

birthdaySegún un reciente estudio, los jóvenes que viven una adolescencia feliz tienen una mayor probabilidad de disfrutar de una mejor salud psicológica y física cuando sean adultos. Además, los adolescentes felices se implican con menos frecuencia en conductas peligrosas como el consumo excesivo de alcohol, tabaco o drogas ilegales, y comen menos comida basura. En este artículo se explica cómo influye la felicidad de los adolescentes en su salud cuando alcanzan la edad adulta y qué necesitan para ser felices.

Son numerosos los estudios que señalan que ser optimistas y felices es una garantía de salud. El informe ‘La felicidad y la percepción de la salud’, realizado por científicos de la Universidad Complutense de Madrid, indica que las personas optimistas sufren menos problemas físicos y psicológicos. La felicidad ayuda a fortalecer el sistema inmune y, por tanto, protege de enfermedades. Si se está dominado por emociones negativas, aumenta la producción de cortisol (la hormona del estrés), que perjudica al sistema inmune.

 Hay que empezar cuanto antes a cultivar el optimismo y la felicidad. Según un estudio llevado a cabo por investigadores de la Universidad del Noroeste, en Evanston (EE.UU.), y publicado en el ‘Journal of Adolescent Health’, ser feliz en la adolescencia está asociado con una mejor salud durante la vida adulta. Asimismo, los adolescentes felices no cometen tantas conductas de riesgo como quienes se sienten infelices o tienen problemas psicológicos.

Para realizar este análisis, los investigadores entrevistaron a más de 10.000 jóvenes a partir del año 1994. Luego, volvieron a preguntarles en el año 2001, cuando ya eran adultos. Y observaron que quienes habían sido felices de adolescentes gozaban de mejor salud física y psicológica. Los jóvenes felices fuman menos, hacen más deporte, beben menos alcohol y comen menos comida basura, lo que les protege de futuros problemas como ictus o infartos. Pero la felicidad durante la adolescencia también es una buena manera de protegerse contra riesgos psicológicos en la vida adulta. Según datos de Unicef, el 70% de los trastornos mentales comienzan antes de los 24 años de edad.

Pero este no es el único estudio que pone el acento en la adolescencia como una época de vital importancia para el futuro adulto. La Universidad de Cambridge (Reino Unido) publicó en el año 2011 los resultados de una investigación realizada con voluntarios de entre 13 y 15 años de edad. Y se dieron cuenta de que al alcanzar la edad adulta, quienes habían sido más felices durante la adolescencia tenían mejores relaciones personales, más satisfacción en su trabajo, una mejor salud mental y una vida social más rica.

La importancia de cultivar el bienestar
La adolescencia es una época que se caracteriza en muchos casos por la angustia, intensos cambios hormonales y una complicada transición entre la seguridad de la infancia y las responsabilidades de la vida adulta. Pero los investigadores de la Universidad del Noroeste, en Evanston, identifican varios factores psicológicos que facilitan el paso a la adultez y permiten que el adulto futuro afronte la vida con mejor salud. Uno de esos factores es la felicidad, pero también señalan disfrutar de la vida, la confianza, sentirse capaz, el optimismo y la esperanza con respecto al futuro.

El problema radica en que, según citan los expertos en su artículo, “muy pocos estudios de la salud en los adolescentes han examinado las características psicológicas positivas. La mayoría de los estudios tienden a enfocarse en factores negativos. Nosotros estamos a favor de una perspectiva positiva de la salud en la adolescencia y creemos que promover y educar a los adolescentes en el bienestar es una forma de aumentar la probabilidad de gozar de una vida adulta sana durante muchos años”.

¿Qué necesitan los adolescentes para ser felices?
¿Son felices los adolescentes españoles? Es difícil responder a esta pregunta, pero según el Estudio de la Conducta sobre Salud de los Jóvenes en Edad Escolar (HBSC-2010), que realiza la Organización Mundial de la Salud (OMS), los adolescentes españoles puntúan su satisfacción vital, en una escala del 0 al 10, con una nota media de 7,29. Comparada con los resultados del resto de la Unión Europea, están entre los más felices.

El estudio señala que “no existen diferencias destacables en la satisfacción vital de chicos y chicas. Sin embargo, se observan niveles de satisfacción más bajos en los de mayor edad”. Por otro lado, también se desprende que los adolescentes cuyas familias presentan un nivel adquisitivo más bajo tienen un nivel de satisfacción vital claramente menor.

No hay una fórmula de la felicidad que funcione a todo el mundo. Pero sí que hay una serie de factores que contribuyen a que estos disfruten de una transición a la vida adulta saludable, con calidad de vida y feliz. Los siguientes factores se han extraído del mencionado estudio y del informe ‘Bienestar y felicidad de la juventud española’, realizado por el Instituto de la Juventud (Injuve):

Para los jóvenes españoles, la felicidad se asocia primero a la satisfacción con la situación económica, segundo con las relaciones de pareja, tercero con el trabajo y cuarto, y en menor medida, con el físico.

Las actividades sociales con pareja y amigos y leer son frecuentes, inducen placer y son fuente de felicidad.
Los jóvenes felices tienen personalidades de mayor asertividad e implicación, de mayor control del entorno y le atribuyen más sentido a la vida, son más estables emocionalmente, optimistas y creen que el mundo es justo.

 VIA: www.consumer.es – José A. Rodriguez

Cuentos interactivos, clásicos adaptados o álbumes ilustrados. Esta es nuestra recopilación de libros para transmitir el amor por la lectura a los primeros lectores.

Los cuentos son un arma para educar en emociones, enseñar valores o, simplemente, pasar un buen rato. Por ello, desde EDUCACIÓN 3.0, seguimos firmes nuestro propósito con el fomento de la lectura y proponemos una recopilación de títulos pensados para lectores de entre 0 y 5 años. ¿Qué libros para regalar en navidad nos recomiendas?

1Es Navidad

Son muchos los elementos navideños que se dan cita en este libro: un abeto, un reno y muchos regalos. El objetivo es que los más pequeños descubran qué es la Navidad a través de las ilustraciones que representan todos los aspectos que conforman este periodo del año.

  • Autora: Carine Fontaine
  • Editorial: Loqueleo

Amazon

2¿Dónde está Papá Noel?

El protagonista de esta historia es un ratoncito que espera ansioso la llegada de Papá Noel, pero se está haciendo de rogar y el hombre de barba blanca y traje rojo no aparece… Con tapa dura y más de 45 solapas, los más pequeños podrán descubrir todos los rincones de la casa del ratoncito y así ayudarle a encontrar a Papá Noel y sus regalos.

  • Autor: Mandy Archer
  • Editorial: Edelvives

Amazon

Bruce es un oso que vive con cuatro gansos en un bosque y a los que no tiene más remedio que cuidar. Cuando llega el invierno, se muda a una playa del sur, en la que los gansos se encuentran mejor. Cuando regresa de nuevo a su casa, en primavera, se encuentra que otros animales del bosque se han apoderado de su guarida.

  • Autor: Ryan T. Higgins
  • Editorial: Anaya Infantil y Juvenil

Amazon

4Dora the explorer. Where’s My Mommy?

De la mano de Dora la Exploradora, los más pequeños pueden adquirir distintas habilidades en inglés a través de esta historia: Dora tiene la misión de encontrar a la mamá de un pequeño pájaro azul que le pide ayuda. Tanto Dora como su inseparable amigo, Botas, serán los encargados de encontrarla.

  • Autora: Rachel Bladon
  • Editorial: Oxford University Press

Amazon

5Bienvenido al teatro de los cuentos

Cinco cuentos clásicos: Caperucita Roja, Los tres cerditos, Blancanieves y los siete enanitos, Ricitos de Oro y Hansel y Gretel son los protagonistas de este libro que introducen en la lectura a los más pequeños mediante pop-ups y páginas desplegables. Su autora es una diseñadora gráfica colombiana que también se ha encargado de las ilustraciones.

  • Autora: Paola Escobar
  • Editorial: SM

Amazon

6Marvel’s Spider-Man: The Swashbuckling Spider

Varios son los personajes de Marvel que aparecen en este libro para que los más pequeños aprendan inglés mientras disfrutan de sus ilustraciones y de la historia, en la que Spiderman tendrá que enfrentarse a varios piratas que tendrá que vencer. Tendrá la ayuda de Nick Fury, otro personaje de la saga Marvel.

  • Autor: Pearson English Kids Readers
  • Editorial: Pearson

Amazon

7Juego de letras

Este cuento, destinado a pre-lectores y primeros lectores, lleva implícito un homenaje a las greguerías de Ramón Gómez de la Serna: presenta textos rimados de tres versos en los que, de la A a la Z y con rima repetitiva, cada signo gráfico se define con una cualidad o semejanza a objetos diversos. Además, acompaña cada uno de ellos con ilustraciones creadas por Óscar Villán. En cuanto al diseño, el ejemplar se presenta fabricado en cartoné, con esquinas redondeadas (para ser manipulado por los más pequeños) y con solapas que lo convierten en un libro interactivo.

  • Autor: Antonio Rubio
  • Editorial: Kalandraka

Amazon

8Ángela

Este relato muestra cómo todos los habitantes en el planeta Tierra tienen su espacio. Cuenta la historia de Ángela, una pequeña jirafa que acaba de nacer y que su madre cuida con mimo y dedicación. Cuando trata de sostenerse de pie, Ángela se encuentra con una serie de dificultades que tendrá que solventar si quiere conseguir su sitio en el mundo.

  • Autor: José F.Viso
  • Editorial: Bruño

Amazon

9Tú eres un cielo azul

La protagonista,Vera, es una niña que se hace preguntas acerca del entorno que le rodea. ¿Puedo ‘ver’ mi enfado con los demás? Si puedo ‘ver’ el lapicero que sostengo en mis manos, ¿yo no soy ese lapicero? A través de los pensamientos de la protagonista y las ilustraciones que dan forma a la historia, los estudiantes pueden reflexionar sobre su mundo interior y descubrir una serie de fundamentos relacionados con la filosofía y la meditación.

  • Autora: Antonio Adánez
  • Editorial: Kairós

Amazon

10El dragón que no tenía fuego

¿Qué pasaría si un dragón no tuviera fuego? Este es el caso de Pascual, un dragón que vive en un lejano planeta y que no puede practicar el deporte nacional: jugar a quemar pelotas. Por esta razón se siente muy triste, pero tras viajar a la Tierra su problema tiene solución… con la ayuda de unos nuevos amigos. Una colección ideal para aprender a leer gracias a los dos tipos de letras que se muestran en el libro: mayúscula e imprenta.

  • Autora: Maria Grau
  • Editorial: El Pirata

Amazon

11La felicidad es… para ti

¿Cómo explicar qué es la felicidad a los primeros lectores? Este álbum ilustrado contiene todos los secretos para hacerlo de una forma amena y sencilla. Incluye pequeñas reflexiones sobre los pequeños y grandes momentos que se viven a diario con el fin de que los niños a partir de 4 años aprendan a apreciarlos. Una de las sorpresas que incluye, además de las coloridas ilustraciones, es un sobre en el que los pequeños podrán introducir sus ‘recuerdos felices’.

  • Autores: Aleix Cabrera y Rosa M. Curto.
  • Editorial: Bruño

Amazon

12El libro-guante de Mis mascotas

Una idea ingeniosa para establecer el primer contacto con la lectura a través del juego y del entretenimiento y de potenciar la interacción entre adulto y bebé. En este guante, cada dedo es una mascota diferente a la que habrá que dar vida a través de la imaginación. Además, incluye un pequeño cuento con páginas de tela cosidas para que el niño pueda ir siguiendo la historia a través de sus páginas.

  • Autor: Rettore.
  • Editorial: Edebé

Amazon

13El espacio

Un libro que establece un primer acercamiento al mundo de la astronomía a través de solapas y ruedas con las que los niños pueden interactuar. A través de sus páginas e ilustraciones, se explican las diferentes constelaciones y planetas, por qué la Tierra tiene día y noche e, incluso, se hace una aproximación a lo que ocurrirá en el futuro.

  • Autor: Christophe Chaffardon.
  • Editorial: SM

Amazon

14Copito, mi muñeco de nieve

¿Qué ocurre cuando los copos de nieve comienzan a caer del cielo? ¡Que un divertido personaje viene a jugar! Cuenta las aventuras de Copito, un muñeco de nieve que llega cuando comienza a nevar sin parar. Pero, lo importante no es la historia, sino la forma de contarla… ¡Copito ha llegado de verdad en forma de marioneta de peluche! Está integrada en el libro y se puede mover introduciendo la mano por detrás para hacer la historia más realista.

  • Autor: Emma Goldhawk.
  • Editorial: Parramon

Amazon

15Vamos a la cama

¡La Familia Telerín vuelve para deleitar a los lectores más jóvenes! Después del éxito cosechado en Clan, Cleo & Cuquín presentan esta recopilación de 10 cuentos para irse a la cama. Están basados en historias reales y pensados para ser leídos por familias y docentes junto a los niños. Al final de cada uno, se incluye un apartado en el que se cuenta la historia que ha inspirado cada cuento, así como diferentes ilustraciones para hacer más amena la lectura.

  • Varios autores.
  • Editorial: Beascoa

Amazon

16Filipo y Leo. Una noche de miedo

La colección de Filipo y Leo está protagonizada por un zorro y un erizo que viven en el bosque y cuya amistad se complementa para vivir diferentes aventuras a través de historias muy sencillas. En ellas, diferentes hechos cotidianos se convierten en un reto que deberán superar los niños. ‘Una noche de miedo’ cuenta cómo ambos deciden ir de excursión para disfrutar de Las Perseidas y pedir un deseo que servirá para explicar a los lectores valores como la amistad o la superación: Filipo quiere ser valiente y Leo superar diferentes retos.

  • Autores: Adolfo Serra y Ester García.
  • Editorial: Edelvives

Amazon

17Necesito un abrazo

Un pequeño erizo solo necesita una cosa: un abrazo. Pero, sin entender por qué, nadie quiere acercarse a él. Después de que ni su amigo Tomás el conejo, ni Ramón el Oso, entre otros, le quiera dar lo que necesita, se encuentra con una serpiente que será clave en la historia. En el cuento el texto pasa a segundo plano (incluye pocas conversaciones) y toman el protagonismo las ilustraciones creadas por Aaron Blabey, autor de otros títulos como Telma, el unicornio o Animalotes. Se trata de una historia muy inspiradora para enseñar a los primeros lectores valores como la autoestima (que nadie merme tu felicidad, aunque no te den lo que necesitas)

  • Autor: Aaron Blabey.
  • Editorial: Anaya

Amazon

18Pequeña y grande Carmen Amaya

La colección ‘Pequeño & Grande’ de la Editorial Alba acerca a los estudiantes de Educación Infantil y Primaria la biografía adaptada de algunas de las personas más influyentes de la historia. Dentro de la misma encontramos un título dedicado a Carmen Amaya, la bailaora universal de flamenco nacida en Barcelona. A través de la rima y las ilustraciones desenfadadas y graciosas sobre ella y su familia, el lector podrá conocer mejor quién fue.

  • Autores: María Isabel Sánchez Vegara y Violeta Noy
  • Editorial: Alba

Amazon

19Cierra los ojos, Ona

Un álbum infantil ilustrado que cuenta la historia de Ona, una ranita saltarina que tiene miedo a la oscuridad a la que su mamá enseña técnicas de relajación y respiración para irse más tranquila a la cama. Está pensado para enseñar yoga a los niños a partir de cuatro años y practicar mindfulness con ellos.Tanto las ilustraciones, que cobran mucho protagonismo, como el texto, escrito en forma de rima, transmiten tranquilidad y amor.

  • Autores: Raquel Piñero y Arancha Perpiñán.
  • Editorial: Yoga Kids

Amazon

20Yo iré a la escuela por ti

Ya está aquí la tercera parte de ‘Yo mataré monstruos por ti’. En esta ocasión, Martina y Anitram se intercambian de mundo el primer día de cole: así, la niña irá al cole de la pequeña monstruita y viceversa. El problema llegará con un imprevisto que les impide volver a la normalidad. ¿Cómo saldrán del embrollo? Las ilustraciones, obra de Lyona, y el texto, escrito por Santi Balmes, cantante de Love of Lesbian, mantienen la magia y la originalidad del primer título de la saga.

  • Ilustradora: Lyona.
  • Editorial: Principal de los libros

Amazon

21Encuéntrame en la nieve

¿Cuáles son los animales que viven en la nieve? Este libro ilustrado pertenece a la serie ‘Encuéntrame en…’ con la que los niños podrán descubrir el mundo animal a través de las preguntas e ilustraciones de sus espacios naturales. Otros títulos similares son: ‘Encuéntrame en el bosque‘, ‘Encuéntrame en el mar‘ y ‘Encuéntrame en la selva‘.

  • Autor: Natalie Marshall.
  • Editorial: Edelvives.

Amazon

22¿Qué te contaría si pudiera hablar?

¿Has tenido alguna vez una que te chupara la cara, destrozara los muebles o se comiera tus calcetines? ¿Aun así la querías? Entonces te encantará esta historia narrada, en forma de poesía, desde el punto de vista de un perrito.

  • Autores: Mick Inkpen y Chloë Inkpen.
  • Editorial: Anaya Infantil y Juvenil

Amazon

23El mago Martín

¡El conejito Martín regresa en una nueva aventura! Esta vez, Martín es mago, así que se puede convertir en todo lo que quiera, y viajar adonde sea. Un libro para niños a partir de 3 años con el que se divertirán ayudando a Martín a transformarse.

  • Autor: Xavier Deneux.
  • Editorial: SM

Amazon

24El hombrecillo de la lluvia

El hombrecillo de la lluvia es una persona ligera ligera, que vive en las nubes y va de un lado a otro del mundo cerrando y abriendo grifos. En este libro, dirigido a niños a partir de 4 años, enseña lo importante que es el agua para los seres vivos y, sobre todo, a no malgastarla.

  • Autor: Gianni Rodari.
  • Editorial: Loqueleo

Amazon

25Cuentos de colores de Animales

‘La ratita presumida’, ‘Los tres cerditos’, ‘El patito feo’… Este libro, recomendado para niños a partir de 3 años, no solo recopila los famosos cuentos populares, sino también las historias de algunos de los personajes malvados… ¡como el lobo feroz! Incluye, además, un diccionario y pictogramas que ayudarán a los niños a aprender de manera divertida.

  • Autores: Concha López Narváez, Fernando Lalana y Violeta Monreal.
  • Editorial: Bruño

Amazon

26 El traje nuevo del emperador

Lo que más le gusta al Emperador es lucir su traje nuevo. En ello gasta todo su dinero y todo su tiempo, descuidando todo lo demás. Todo el mundo, además, siempre alaba sus trajes y nadie se atrevía  a decirle lo contrario, hasta que un día le hacen uno muy diferente…

  • Autor: Hans Christian Andersen con ilustraciones de Rafa Vivas.
  • Editorial: Oxford University Press

Amazon

27La casa de los besos

Un osito busca besos por toda su casa, pero ninguno le convence, ni el de los peces, ni el del cocodrilo… Con este libro, los niños de 3 a 5 años tendrán que levantar las solapas para ayudar al osito a descubrir qué hay detrás de cada imagen y a encontrar lo que busca.

  • Autora: Claudia Bielinsky.
  • Editorial: Edelvives.

Amazon

28Rimas para enero y para el año entero

Este pequeño libro de tapas duras ilustrado a todo color enseñará a los niños de entre 0 a 2 años los meses y las estaciones del año con alegres rimas. Siguiendo el mismo estilo, la editorial ha publicado ‘Contando, contando, te vas a la cama soñando’, con el que aprenderán a contar con cervatillos, castores y ovejas.

  • Autor: Daniela Kulot.
  • Editorial: Anaya Infantil y Juvenil.

Amazon

29Arte travieso. La mancha de Paul Klee quiere ser pirata

¡En este libro el arte cobra vida! La mancha de Paul Klee quiere ser pirata para viajar al árbol de los deseos y pedirle algo muy importante. ¿Conseguirá hacer su sueño realidad? Un original libro de fantasía que trata valores como la amistad.

  • Autor: Violeta Monreal.
  • Editorial: Loqueleo

Amazon

30Poemas para ir a dormir

Que los niños se vayan a dormir puede ser un gran problema. ¿Cómo solucionarlo haciendo que, de paso, se aficionen a la poesía? Este libro contiene 12 poemas acompañados de ilustraciones a toda página para niños de entre 3 a 7 años.

  • Autores: Carlos Reviejo y Miren Asiain.
  • Editorial: SM.

Amazon

31El gigante más elegante

Maxi es el gigante de la ciudad, pero no viste demasiado bien, así que un día entra en una tienda dispuesto a convertirse en el gigante más elegante. Pero… por el camino surgirán una serie de imprevistos. Un libro para niños a partir de 3 años que habla sobre la generosidad y la amistad.

  • Autores: Julia Donaldson y Axel Scheffler.
  • Editorial: Bruño.

Amazon

32El gato con botas

Los niños podrán convertirse también en los autores de uno de los clásicos más conocidos de Charles Perrault. Se trata de un cuento sin texto, con el que podrán realizar ejercicios de escritura o narración oral a través de la lectura de las imágenes.

  • Autores: Charles Perrault y Federico Delicado.
  • Editorial: Oxford University Press.

Amazon

33Un lobo boquiabierto

Esta vez, el lobo es el protagonista de la historia. Pero no se sale con la suya, precisamente… ¿Será el hambre lo que no le dejará pensar con claridad? Con este libro, los niños a partir de 3 años podrán disfrutar tanto del texto, como de las ilustraciones con realidad aumentada y participar así de la historia.

  • Autores: Esther Llorens y Jordi Palet.
  • Editorial: Parramón.

Amazon

15 libros para regalar esta Navidad a niños entre 0 y 5 años 28

34Arce y Sauce y el árbol de Navidad

Las hermanas Arce y Sauce regresan en esta aventura. Por primera vez se disponen a conseguir un árbol de Navidad, pero la emoción queda eclipsada cuando Arce sufre una reacción alérgica. Por tanto, el árbol tendrá que quedarse fuera de casa. ¿Cómo resolverán las hermanas esta situación?

  • Autores: Emily Winfield Martin.
  • Editorial: Ediciones Obelisco.

Amazon

Fuente educación 3.0

Un correcto uso del lenguaje ayuda a los estudiantes a transmitir sus ideas, sus pensamientos y compartir sus opiniones con el resto del aula. Estas actividades, entre las que se encuentran juegos para inventar historias, resolver adivinanzas o intercambiar información, permiten trabajar la expresión oral.

La comunicación es uno de los elementos esenciales en la relación entre personas, y para ello es esencial hacer un correcto uso del lenguaje que permite transmitir ideas, pensamientos u opiniones. Para fomentar la expresión oral, proponemos el uso de juegos de lenguaje como estos. ¿Nos apuntáis alguna más?

Trabalenguas cortos

Trabalenguas cortos

En este canal de YouTube se pueden encontrar dinámicas con trabalenguas de corta duración (dos minutos) que sirven para que el alumnado consiga trabajar su velocidad oral. En primer lugar, el narrador reproduce el texto con su propia voz para que, después, el estudiante lo recite en diez segundos. El reto consiste en hacerlo correctamente en el primer intento, aunque es posible repetir el vídeo para tratar de lograrlo de nuevo.

Scrabble Junior

Scrabble Junior

Se trata de un juego de mesa para enriquecer el vocabulario de los más jóvenes. Mediante un tablero y fichas con distintas letras, se tratará de formar palabras y aprovechar las de los rivales para crear una nueva. Contiene dos niveles de dificultad para que los más pequeños también puedan participar. Además, dispone de versiones en otras lenguas como el catalán o el inglés.

Amazon

El juego del teléfono

Este blog propone una dinámica sencilla. Primero, los estudiantes deben colocarse en una hilera para que uno de ellos se sitúe en uno de los extremos y le cuente una frase al oído al otro. Este último tendrá que transmitírselo a quien tenga al otro lado alterando la oración: siguiendo este procedimiento sucesivamente, la última persona que reciba el mensaje tendrá que decirlo en voz alta para comprobar cómo lo han cambiado.

¡No lo digas!

Mediante fichas y un temporizador, dos equipos compiten por ganar un juego en el que se pone a prueba la expresión oral de los estudiantes. En cada ficha, la persona tendrá que realizar una acción, como describir un animal, pero no podrá reproducir las palabras que aparezcan, ya que son de la misma familia semántica. Cada acierto se convierte en un punto: cuando la cuenta atrás llegue al final, los equipos ya no podrán seguir sumando.

Amazon

¿Qué soy yo?

En parejas, uno de los estudiantes se pondrá un dibujo en la frente mediante una diadema incluida en el pack. El objetivo es que adivine qué tipo de personaje exhibe en su cabeza (un guitarrista, un bombero, un cocinero…) gracias a su compañero, que tratará de explicárselo mediante palabras. Para ello, tendrán que girar una ruleta en la que se encuentran distintas preguntas como: “¿el personaje lleva algo en el pelo?” y, respondiendo a cada una de ellas, tratarán de completarlo con éxito.

 

Inventar historias

Inventar historias

Se crean distintas tarjetas de cartulina en las que se escriben sustantivos, verbos y adjetivos, para después barajarlas. Una vez que estén mezcladas, los estudiantes escogen una aleatoriamente y deben preparar una historia vinculada con la palabra que le haya tocado. El docente establecerá un límite de tiempo para hacerlo y, finalmente, el alumnado leerá y votará los mejores relatos.

¿Quién tiene…?

¿Quién tiene…?

Es un juego enfocado a repasar vocabulario y reforzar los discursos orales de los estudiantes de Primaria. Se entregan dos tarjetas a cada uno con un objeto dibujado en ellas: uno ‘propio’ y otro que tendrá alguno de sus compañeros y deberá buscar. Los alumnos las guardan para que nadie las vea y tendrán que hablar entre ellos describiendo el contenido de sus tarjetas hasta que consigan descubrir si es la que están buscando.

Discurso oral

Discurso oral: juegos de lenguaje

Estos documentos están diseñados para que el alumnado siga un orden en sus presentaciones en público: ‘al principio’, ‘después’, ‘entonces’ y ‘al final’. Incluye carteles para pegar en las paredes del aula, pero también unas cartas individuales para que cada estudiante las tenga presentes a la hora de realizar una exposición.

Imitaciones

Imitaciones: juegos de lenguaje

Uno de los recursos que presenta esta web propone representar a un personaje de una película que se haya visionado en el aula. Se hará por medio de actividades artísticas o expresivas como cantar una canción, bailar o recitar un poema. El resto de estudiantes deberán permanecer atentos para adivinar la identidad de esta persona en un tiempo determinado por el profesor.

El secreto

El secreto: juegos de lenguaje

El docente contará un ‘secreto’ a un estudiante voluntario: tendrá que representarlo mediante gestos y frases para que el resto de compañeros lo adivinen. La persona que lo acierte será la encargada de inventarse otro nuevo para escenificarlo otra vez. Todo esto hará que refuercen sus capacidades expresivas, ya que trabajan la gestualidad y el discurso.

Adivina quién

El conocido juego es ideal para comprender los aspectos descriptivos del lenguaje y entender cómo funcionan los enunciados acompañados de negaciones o afirmaciones. Además, fomenta la escucha activa y el sistema de turnos en la comunicación oral.

La dinámica consiste en dos paneles, uno para cada jugador, que contienen imágenes del rostro de determinados personajes ficticios. Cada uno de ellos tiene rasgos muy característicos, como gafas de colores, barbas raras o peinados poco comunes. Cada imagen tiene también un nombre propio asociado. Los dos jugadores se sitúan enfrentados y reciben una carta con el personaje que el otro debe adivinar, y que evidentemente no conoce. Entonces, el juego comienza: por turnos, los jugadores tienen que realizar preguntas con respuestas sí/no para ir descartando personajes hasta asegurar la respuesta.

Adivina quién. juegos de lenguaje

Buscar la pareja

Un juego clásico que se puede hacer en torno a multitud de temáticas, y que favorece el desarrollo de múltiples aspectos del lenguaje: memoria, vocabulario y creación de relaciones lógicas de conceptos. Como bien indica su nombre, consiste en ‘emparejar’: es decir, asociar una carta con otra. He aquí donde entra la gran libertad de elección de la materia, pudiendo ser, por ejemplo, objetos relacionados (vaca y leche, pie y zapatilla), animales y su hábitat natural (león y selva, pájaro y nido) o animales y el tipo de sonido que emiten (perro y ladrido, lobo y aullido). Para jugar, basta con imprimir algunas imágenes y pegarlas en algún soporte duro que no se transparente.

Buscar la pareja

Aprender canciones

Aprender canciones

Se trata de uno de los mejores métodos para que los más pequeños aprendan vocabulario y construcciones gramaticales: debido a su naturaleza pegadiza, memorizan las letras sin darse cuenta.

Para ello se puede recurrir a las canciones de inicio de sus series de dibujos favoritas, o incluso utilizar las clásicas de patio de colegio.

Tabú

Una de las opciones que garantiza un mayor desarrollo de la red semántica, que nos permite hilar conversaciones y utilizar diferentes sinónimos para no ser repetitivos con el uso del lenguaje.

Los jugadores forman equipos de dos o más personas, que tienen que  avanzar a lo largo del tablero acertando la palabra que contiene la tarjeta que se le adjudica a uno de los jugadores del equipo. Este jugador debe dar pistas a sus compañeros para que la acierten en un tiempo limitado:  la propia tarjeta señala algunos términos relacionados con el que se debe acertar, y que está prohibido mencionar; estas son las palabras tabú.

¡Oferta!

Hasbro Gaming Gaming Tabú Clásico

212 Opiniones
Hasbro Gaming Gaming Tabú Clásico

  • Da pistas sin usar las palabras prohibidas
  • Más de 100 palabras no usadas en versiones anteriores
  • Contenido actual para los jugadores de hoy en día

Adivinanzas y trabalenguas

Adivinanzas y trabalenguas, juegos de lenguaje

Al igual que ocurre con las canciones infantiles, las adivinanzas y los trabalenguas son una metodología idónea para que los más pequeños desarrollen la pronunciación, la comprensión del lenguaje y la diversidad de vocabulario.

Deben ser simples para que puedan memorizarlos y repetirlos sin mayor complicación, ya que a través de la repetición es como mejor se afianzan los conocimientos.

Esta web propone mil ejemplos gratuitos.

Las aventuras de Tate

Las aventuras de Tate

Una aplicación pensada para tabletas que nació con el objetivo de ayudar a los niños con problemas en el desarrollo y la comprensión del lenguaje. Uniendo el proceso lúdico con el de aprendizaje, pretende hacer del proceso de comprensión, un rato entretenido a través de diferentes juegos interactivos.

Audios comprensión oral

audios

Nada como el audio para fomentar y mejorar la comprensión oral. En este campo, los podcast son un recurso muy valioso y divertido a través del cual el alumnado puede trabajar de forma entretenida. Dentro de iVoox encontramos una carpeta con diferentes audios que contienen todo lo necesario para conseguirlo a través de diferentes cuentos pensados para ello.

Cuentos y actividades para estimular el lenguaje oral

libro

Un libro lleno de actividades para fomentar la discriminación auditiva, la memoria auditiva, la conciencia fonológica, la comprensión y la expresión del lenguaje. Todos los ejercicios tienen como punto de partida cuentos cortos, basados cada uno en un determinado fonema. Este fonema aparece en palabras clave a lo largo de todo el cuento y en las posteriores actividades.

  • Autor: Juan Carlos Arriaza Mayas.
  • Editorial: Aljibe.

Amazon

Web con recursos gratuitos

orientacion andujar

Orientación Andújar propone una carpeta con diferentes contenidos y actividades para fomentar y repasar la lengua castellana. Está disponible en versión descargable e imprimible de forma totalmente gratuita. Dentro de ella podremos encontrar ideas para que el docente desarrolle en clase.

The Sounding Out Machine

the sounding

Esta aplicación funciona como una máquina auxiliar de lectura. Cuando el niño encuentra una palabra difícil de pronunciar en un texto, puede hacerle una foto y la misma aplicación moldea la palabra para que pueda pronunciarla sin ningún tipo de dificultad.

Fuente: educacion 3.0

Todas las madres, padres y abuelos creen que sus hijos y nietos son muy inteligentes, pero lo cierto es que no todos los niños poseen altas capacidades (AACC), por mucho que sus familiares crean que sí. La ciencia los define como “aquellos que muestran una gran capacidad de aprendizaje y curiosidad; que se interesan por aprender y entender; que preguntan; que tienen la capacidad para resolver problemas y que son capaces de hacer deducciones y de cuestionarse”, explica Olga Carmona, psicóloga de Ceibe especializada en el diagnóstico y atención a estos niños. La OMS considera que un 2% de la población es superdotada. Mientras, los niños inteligentes son “los interesados en multitud de cuestiones y que necesitan entender los cómos y los porqués de las cosas”, diferencia.

La inteligencia no es un concepto abstracto ni que se aplique a una sola capacidad, sino a muchas, de hecho, la ciencia ha ido ampliando el concepto hacia otros más diversos donde no existe uno, sino múltiples tipos. Así, hoy podemos hablar de las inteligencias múltiples propuestas por Howard Gardner, premio Príncipe de Asturias a las Ciencias Sociales, y que plantea nueve diferentes: lingüística, lógico-matemática, corporal-kinestésica, espacial, musical, interpersonal, intrapersonal, naturalista y existencial. Otras posibles clasificaciones hablan de inteligencia emocional, cognitiva, social, y biológica. “Todos están de acuerdo en que no es una capacidad fija e inamovible, sino que nacemos con un potencial determinado genéticamente que luego se verá potenciado o disminuido en función del ambiente social y familiar”, explica Carmona.

¿Cuáles son las señales de que un niño tiene altas capacidades?

Un gran error, bastante generalizado, es creer que es lo mismo ser inteligente que tener altas capacidades. Todos los que las tienen son muy inteligentes, pero no todos los muy inteligentes las poseen. “La diferencia radica en el coeficiente intelectual, que en el caso de los superdotados debe ser igual o superior a 130 en la Escala Wechsler. También difieren en la creatividad. Además, el niño con altas capacidades tiene unas características de personalidad muy concretas y comunes a todos ellos en mayor o menor medida”, dice Carmona.

Tienen una memoria prodigiosa, suelen aprender a leer y a escribir de forma autodidacta. Son extremadamente distraídos y aparentemente caóticos en las rutinas y tareas cotidianas”

Es arriesgado hacer un listado aislado de tales características, explica, porque siempre quedarán fuera niños con altas capacidades que no las cumplen al 100%, pero rasgos comunes son que “suelen ser bebés extraordinariamente demandantes y se sobreestimulan con facilidad; muy hábiles a nivel psicomotriz, levantan la cabeza y fijan la mirada antes del mes de vida y dicen sus primeras palabras con sentido hacia los cinco o seis meses. Además, son niños muy intensos emocionalmente, muy extremos en su expresión emocional, con muy baja tolerancia a la frustración y muestran una gran capacidad empática a edades muy tempranas. Tienen un gran sentido de la justicia y la equidad. Además, son niños cuestionadores y desafían la autoridad. Suelen tener algún tipo de hipersensibilidad sensorial, es decir, alguno de los sentidos o todos muy aumentados”, añade. “Sin olvidar que se interesan por cuestiones poco infantiles, como la muerte o la existencia. Tienen una memoria prodigiosa, aprenden a leer y a escribir de forma autodidacta. Son extremadamente distraídos y aparentemente caóticos en las rutinas y tareas cotidianas”.

¿Qué hago si sospecho que mi hijo tiene altas capacidades?

Si sospechas que tu hijo tiene altas capacidades, lo adecuado es acudir a un psicólogo especializado en detección e intervención, ya que no cualquier profesional de la psicología lo está, o ponerse en contacto con alguna asociación de altas capacidades de tu comunidad autónoma para que te oriente.

Desde hace poco, también se puede hacer a través del médico de familia de la Seguridad Social, al menos en Madrid, pero con una gran lista de espera.

Una vez detectado, hay que ponerlo en conocimiento del centro escolar, que a través de los Servicios de Orientación de Zona, validará o no el diagnóstico. Por ejemplo, en la Comunidad de Madrid, el informe de los profesionales privados no es vinculante, “aunque en mi experiencia ahorra mucho tiempo y es más fiable”, explica Carmona.

“En definitiva, la alta capacidad es una manera diferente de entender y procesar la realidad. Es un funcionamiento neurológico distinto, con estructuras y funciones cerebrales que difieren de los niños normotípicos, por muy inteligentes que estos sean”, añade. Como en tantas otras cuestiones referidas a las inteligencias múltiples, hay infinidad de estereotipos que no se corresponden con la realidad, y muchas personas desconocen aspectos básicos”. Por ejemplo, explica Carmona, “muchos creen que son niños con notas excelentes, que no tienen dificultades de aprendizaje, que aprenden todo y de todo a la primera, que no necesitan apoyo”.

Al contrario, la psicóloga asegura que “permanentemente se confunde a los niños con altas capacidades con los que tienen Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH) porque estos se aburren soberanamente en clases repetitivas y lentas. Lo que ocurre es que aprenden a mucha más velocidad que el resto y por lo tanto, lo normal es que se ausenten, que se inquieten, que molesten o, en el mejor de los casos, que protesten. No es que el niño no pueda atender, es que ya no hay nada que atender, no es que el niño no logre concentrarse, es que no hay motivación para ello”, explica. “Es como si a un niño de cinco años le pones en un aula de guardería con los lactantes y le pides que se adapte al ritmo y necesidad de los de pañal. Obviamente, no puede y, además, no debe porque él no es el problema. El problema es un sistema que le da la espalda y que no valora el mejor de sus activos, porque está oxidado, obsoleto y lleno de prejuicios” concluye.

La familia es quien suele iniciar la detección y, posteriormente, es, o debería ser, el principal sostén y referente emocional del niño

“Generalmente, los padres son los primeros en detectar que su hijo es diferente, pero no se atreven a consultar por miedo a lo que van a pensar de ellos, es decir, atrapados por un sentido de falsa modestia no consultan y dejan al niño sin diagnosticar. Los padres suelen darse cuenta desde que su hijo nace de que su evolución es diferente, sus gustos, sus manías, su conducta. Es común que los padres interpreten como una manía que le moleste determinada ropa o tejido, que no quiera pisar la arena de la playa, que detecte olores que nadie detecta y le produzcan rechazo, que parezca sordo muchas veces o que parezca incansable y con energía siempre. Que se aburra con lo que otros niños disfrutan, que devore libros o legos o sudokus o que tenga miedos a estímulos que los adultos no entendemos”, explica Carmona.

Muy excepcionalmente es el centro escolar el que detecta al niño, pero es un porcentaje casi insignificante. Lo habitual es que el niño empiece a tener problemas por lo que los padres acuden a un psicólogo y si este es un profesional experimentado, sabrá verlo y hacer el diagnóstico correspondiente”, explica la experta.

El desarrollo de un niño superdotado

Es obvio que crecer en una familia donde los padres poseen un mayor interés por la cultura y el aprendizaje y que, además, tienen estudios y amplia formación, favorecerá el buen desarrollo de ese niño con altas capacidades. “Estas vienen determinadas genéticamente, pero para poder expresarse, explica Carmona, son necesarios estímulos ambientales y es aquí donde la familia tiene un peso determinante. Obviamente, hay excepciones donde a pesar de tener todo en contra y pertenecer a un grupo socioeconómico bajo, estos niños sobresalen de forma llamativa, pero siempre van a necesitar recursos que faciliten el desarrollo de ese potencial. La familia es quien suele iniciar la detección y, posteriormente es, o debería ser, el principal sostén y referente emocional del niño. La realidad puede llegar a ser extremadamente hostil para un niño superdotado y la familia tiene el papel de amortiguador. Es también el principal agente de estimulación, especialmente en los primeros años. En el caso de familias con un perfil cultural muy bajo, es altamente probable que se pierda el potencial y no llegue nunca a expresarse”.

Altas capacidades y fracaso escolar suelen ir de la mano. La falta de detección o de recursos para tratar a estos niños hace que terminen suspendiendo todas o casi todas las asignaturas. Es decir, que fracasen en el colegio. Carmona tiene claro que “las personas con altas capacidades se saben diferentes, aunque no tengan el diagnóstico, conocen su necesidad de canalizar un potencial que, de no serlo, se les vuelve en contra”. “Además”, añade, “si de adultos trabajan en algo rutinario y desprovisto de reto y motivación, no se resignarán y serán profundamente infelices”.

Un sistema educativo poco preparado

¿Qué sucede cuando un niño con altas capacidades se enfrenta a un sistema educativo como el español que, quizás, no está del todo preparado para atenderlo? La psicóloga Olga Carmona lo tiene muy claro. Para ella, “poco o nada, ya que es una sociedad donde las altas capacidades permanecen todavía en un lugar oscurantista, donde serlo o decir que tu hijo lo es se percibe como un ejercicio de soberbia y de afán de superioridad”.

De hecho, agrega, los padres con hijos con alta capacidad aún lo ocultan socialmente y lo viven con confusión, “ya que la respuesta social es negativa y recelosa. El sistema educativo es el resultado de una sociedad que hace apología de la mediocridad, donde todo está orientado a la media, a lo estadísticamente normal, por lo que aquellos que se salgan del percentil 50 hacia arriba o hacia abajo están destinados a ser la minoría extraña y desatendida”. Si bien es cierto que hay una mayor sensibilidad hacia la integración social y escolar de los niños con dificultades por déficit, también es verdad que va en detrimento de los niños con necesidades especiales por exceso de potencial, por lo que muchos de ellos fracasarán académicamente. “Un niño con alta capacidad necesita atención diferenciada y así lo recoge la ley en nuestro país. Esto, en la realidad, no se cumple”, sostiene.

Carmona denuncia que “no hay ni sensibilidad ni recursos ni competencia profesional en los centros públicos ni en la mayoría de los privados para atender la demanda educativa que estos niños requieren. Quedan expuestos a la suerte de que su profesor sea alguien con vocación de servicio y quiera involucrarse con ellos”. En el caso de los padres, tampoco mejora mucho el panorama: “Requiere dedicar mucho tiempo, dinero y energía a buscar alternativas extraescolares que solo son un parche para paliar la verdadera necesidad, en aras de que sus hijos no se desmotiven y enfermen con trastornos de ansiedad, depresiones y problemas de conducta”.

¿Cuál sería el mejor sistema educativo para este tipo de niños?

“En líneas muy generales”, sostiene Carmona, “sería un sistema lo menos normativo y rígido posible, que potencie y facilite la investigación, la iniciativa, la creatividad; un sistema radicalmente flexible que permita acelerar al niño si es lo que este necesita, que le impulse a llegar hasta donde quiera sin caer en la repetición, en la memorización, en la rigidez de metodologías y contenidos, y donde la educación emocional sea piedra angular sobre la que orbite todo lo demás, un lugar donde pueda convivir con otros niños con altas capacidades y puedan trabajar en grupo; un sistema capaz de observar la forma idiosincrática de aprender de cada niño y ofrecérselo en ese envase. La equidad en la escuela no consiste en dar a todos lo mismo, sino a cada uno lo que necesita o, al menos, no frenarlo”.

http://elpais.com/elpais/2016/07/18/mamas_papas/1468833218_804430.html?id_externo_rsoc=FB_CM

El consumo persistente de marihuana durante la adolescencia produce un daño permanente en la inteligencia, la capacidad de atención y la memoria de las personas una vez que estas crecen. Esta es la principal conclusión de un estudio elaborado por investigadores del Instituto de Psiquiatría de King’s College de Londres, en colaboración con científicos de la Universidad de Duke en Estados Unidos y de Otago en Nueva Zelanda. El informe, que ha sido publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences ha revelado que los jóvenes que consumen marihuana al menos una vez a la semana desde los 13 años ven una disminución de hasta ocho puntos en su cociente intelectual a los 38 años.

El equipo de investigadores estudió a 1.037 personas en Dunedin, Nueva Zelanda, desde que nacieron, en 1972 ó 1973, hasta que cumplieron 38 años. A distintas edades se les realizaron entrevistas para conocer el nivel de consumo de drogas que mantenían. Cuando los individuos tenían 13 años y antes de que se iniciaran en el uso de la marihuana, se les sometió a pruebas de memoria, de razonamiento y de capacidad de reacción. Este mismo análisis se les volvió a practicar cuando cumplieron 38 años.

Una vez transcurrido el tiempo de estudio se concluyó que el 15% del grupo podía ser considerado consumidor habitual de marihuana, mientras que el 5% del grupo declaró fumar marihuana al menos una vez a la semana desde antes de los 18 años.

Después de comparar los resultados, la investigación arrojó que aquellos que iniciaron el consumo de la droga mientras eran adolescentes registraron un daño mucho mayor que quienes la empezaron a utilizar cuando ya eran adultos.

“El estudio demuestra que los adolescentes son particularmente vulnerables al consumo de la marihuana”, sostiene la doctora Madeline Meier, investigadora de la Universidad de Duke, quien participó en la investigación. “El cerebro se somete a importantes cambios durante la juventud, por ejemplo, se cree que algunos procesos de desarrollo ocurren precisamente a tales edades y son los que aumentan la eficiencia del cerebro. Los adolescentes que usan marihuana pueden ver afectado ese proceso de madurez cerebral”, asevera.

Meier ha explicado que si bien los 8 puntos de deterioro en el cociente intelectual (CI) pueden no parecer demasiado, la pérdida sí es significativa. “Pasar de un cociente intelectual de 100 a 92 supone retroceder del percentil 50 al 29”, ha comentado. Según la doctora, los niveles de cocientes altos habitualmente están ligados a una mejor educación, a mejores ingresos, a una mejor salud y una vida más larga. “Alguien que ha perdido 8 puntos en su cociente intelectual durante la adolescencia va a estar en desventaja respecto de otras personas de su misma edad en el futuro”, plantea.

La profesora Terrie Moffitt, quien estuvo a cargo de la investigación resume los resultados en una frase: “Tengo la seguridad suficiente como para decir que la marihuana es segura para los cerebros de más de 18 años y conlleva mucho riesgo para aquellos de menos de 18”. Moffitt ha destacado que el estudio ha sido realizado garantizando la absoluta confidencialidad de quienes han sido analizados, por lo que ella confía en la honestidad de las personas y en la información que han aportado a través del tiempo.

Quien también ha destacado los resultados de la investigación es el profesor Robin Murray, del Instituto de Psiquiatría de Kings College. Murray ha asegurado que si bien estudios anteriores habían planteado el daño que la marihuana produce en la vida cotidiana, esta investigación ha logrado dar una explicación al por qué se pierden esas capacidades, sobre todo cuando el consumo se inicia de forma precoz.