El miedo, la rabia, la alegría y la tristeza son las emociones básicas del ser humano. Todos las sentimos en cualquier época, edad y cultura. Pero, ¿sabes cómo dominarlas?, ¿eres consciente de ellas?

Estas emociones no están en nuestro día a día por una cuestión arbitraria o caprichosa, sino que desempeñan un rol principal en nuestro desarrollo psicológico. Esto significa, que las emociones básicas sirven para avisarnos y guiarnos en la conservación del organismo y en la socialización con los demás.

Las emociones básicas nos informan

Quizás sea un poco difícil de comprender esto que parece tan técnico o sacado de una enciclopedia. Pero lo que es importante recordar es que todos tenemos miedo, sentimos rabia, nos alegramos y nos entristecemos, porque de esta manera la mente y el cuerpo se desarrollan y nosotros podemos trascender como seres humanos y socializarnos.

Hemos aprendido (y lo seguiremos haciendo) de nuestras emociones. Por lo tanto, si has tenido un episodio bonito donde todo era felicidad, es probable que eso haya formado tu carácter, al igual que si has sufrido un acontecimiento que te entristeció o algo que te ha dado mucha rabia o temor.

Perfil de cabeza de mujer con pelo de colores

No importa la edad que tengamos, donde vivamos o de qué trabajemos. Sin excepción, sentiremos a las emociones básicas en más de una ocasión. Esto se debe a que las emociones son informaciones muy útiles, nos permiten saber cómo estamos aquí y ahora, siendo una guía de aprendizaje para nuestra vida, para comprendernos y para saber cómo continuar, si les prestamos atención.

No existen emociones buenas o malas, como solemos creer o categorizar lo que sentimos. Lo que sí hay, son emociones que nos pueden ser más o menos agradables. Cada una de ellas tiene una función específica y todas son necesarias.

Las emociones básicas o primarias del ser humano, son una cualidad energética, ya que nos permiten actuar de forma expansiva con los demás (la rabia y la alegría) o con nosotros mismos (la tristeza y el miedo). Analicemos, pues, las cuatro emociones básicas por separado, para así poder conocer su función específica en nuestra vida:

Miedo

Es una emoción conocida por los expertos como “de repliegue”, se encuentra incluida en el grupo de las reflexivas y su función es advertirnos sobre la inminente presencia de un peligro, ya sea de recibirlo o de causar nosotros algún daño.

El miedo es una de las emociones básicas que nos permite a su vez, evaluar cuál es la capacidad que poseemos para afrontar las situaciones que percibimos como amenazas. Si aprendemos a conocer primero y a gestionar el miedo después, experimentamos la prudencia y nos alejaremos del pánico, la fobia o de la temeridad.

Alegría

También conocida como “la emoción de apertura”. Cumple la función de ayudarnos a crear vínculos hacia los demás, por ello se encuentra entre las emociones básicas expansivas (junto a la ira).

Puede manifestarse de diversas maneras, siendo las más frecuentes la ternura, la sensualidad y el erotismo. Si gestionamos bien la alegría, podremos alcanzar la serenidad y la plenitud. Si no la sabemos manejar bien, nos conducirá hacia la tristeza, la euforia o la frustración.

Tristeza

Se encuentra dentro del grupo de las de repliegue y es conocida como la más reflexiva de todas. Evoca siempre algo que ha ocurrido en el pasado y su función es ayudarnos a estar conscientes de una cosa, situación o persona que hemos perdido o añoramos.

La tristeza también nos sirve para soltar y dejar ir lo que no nos pertenece o nos hace mal. Por último, otra de las funciones de la tristeza es la de permitir a los demás que nos acompañen, evitando volvernos demasiado vulnerables o dependientes.

Niña llorando

Rabia

Es la segunda emoción expansiva. Se trata de un impulso, una manera de quitarnos algo o alguien de encima, sacar afuera lo que nos molesta, lo que creemos injusto o lo que nos está haciendo daño.

La rabia implica una sobrecarga de energía, que en ocasiones, nos ayuda a cumplir la realización de lo que queremos o nos asegura la necesidad de amenaza. Por ello, no debe ser considerada siempre como “negativa”. Lo que ocurre es que a veces, en vez de ayudarnos a resolver lo que sucede, la rabia es una de las emociones básicas que se convierte en un problema más, si llevamos su expresión al extremo.

La rabia sería una especie de limpiador efectivo para todo lo que nos pesa. Pero atención, que para ello debemos reconocerla, aceptarla y gestionarla correctamente, sino ocurrirá todo lo contrario.

Una vez que seamos conscientes de la presencia de las emociones básicas en nuestra vida y aprendamos a vivir con ellas, será más simple darnos cuenta de que son todas positivas. Pues cada una de ellas responde a una necesidad y cumple una función en nuestra existencia. La cuestión es comenzar a darse cuenta…

https://lamenteesmaravillosa.com/conoce-tus-cuatro-emociones-basicas/

¿Su secreto? Motivarles desde el cariño y la autoaceptación

Chris Ulmer no es un maestro como los demás y sus alumnos, tampoco. Son pequeños con diferentes patologías, algunos son autistas, otros tienen problemas de aprendizaje o daño cerebral. Estudian en la Mainspring Academy de Jacksonville (Florida, EEUU). Todos distintos y todos especiales. Como su profe, que invierte los primeros 10 minutos de clase en destacar las cualidades que cada uno de ellos tiene, para que empiecen el día motivados.

El maestro colgó el vídeo en la página de Facebook ‘Libros especiales de niños especiales’ y ya se ha convertido en todo un fenómeno en Internet, donde miles de personas elogian su método de enseñanza, con el que él pretende motivar a los niños desde el cariño y la autoaceptación.

Les dice cosas como “Me gusta tenerte en mi clase, eres muy gracioso” o “Juegas genial al fútbol, todo el mundo aquí te quiere”. Sus chicos y chicas van pasando delante de él uno por uno y él les va explicando por qué es especial, siempre en un sentido positivo.

Chris publica las fotos y los vídeos de los niños en Facebook con el permiso de sus padres y su intención es acabar publicando un libro con las historias de superación de sus alumnos.

Ha sido su profesor durante tres años y asegura que han evolucionado “como una familia. Tenemos un nivel de entendimiento que hemos ido consiguiendo con el tiempo”, ha explicado en declaraciones a ABC News.

“Todos ellos procedían de un entorno segregado de los estudiantes de educación general. Ahora están participando en las actividades escolares, bailando ante cientos de niños y hasta en el club de debate“, explica orgulloso Chris, que piensa que tan importante es que aprendan, como que sean capaces “de librarse del estigma que les hace sentir como si fueran parias”.

Y el ejercicio que practica cada mañana no es más que una parte del trabajo que realiza, que obtiene tantos frutos, según dice él, porque siempre trata de ponerse en la piel de sus alumnos. “Cada uno tiene sus particularidades, pero eso es bueno, porque nos enriquece”.

http://tuotrodiario.hola.com/noticia/20151123240113/el-emotivo-gesto-de-chris-el-maestro-que-arranca-sus-clases-elogiando-uno-por-uno-a-sus-alumnos/

«Queremos que crezcan felices, de la infancia a la adolescencia», el nuevo libro de la psicóloga infantil Silvia Álava, llega a las librerías casi por petición popular. «Tras la publicación de “Queremos hijos felices”, muchos padres nos comentaron que querían saber cómo actuar con hijos más mayores. Por eso en esta nueva entrega hemos decidido centrarnos en el periodo que va comprendido entre los seis y los doce años». Así, a través de experiencias reales vistas en consulta, Álava va tratando todo aquello que causa dudas a la familia, y hace que los padres se sientan mal, fallen, pierdan la paciencia, griten o digan cosas de las que luego se arrepienten.

-Muchos padres de hoy se ven perdidos ante tanta información de cómo educar a sus hijos.

-Los padres de hoy lo tienen más difícil que nunca. Porque se les junta que es verdad que están muy preparados a nivel profesional pero luego tienen un nivel de exigencia altísimo. A los padres de hoy en día se les exige prácticamente que sean perfectos en todas las facetas de su vida, incluida la paternidad. Pero es que la sociedad también exige a los niños que sean perfectos. Los niños desde bien pequeños ya tienen que estar apuntados a idiomas, a algún deporte, sacar unas notas estupendísimas… Creo que debemos relajarnos, intentar disfrutar de la paternidad, y que los niños disfruten de la niñez. Los padres deben ya no solo trabajar ese sentimiento de culpabilidad, sino también que somos imperfectos. Deben asumirlo. Lo van a hacer lo mejor posible, pero nunca hay que buscar ser el padre perfecto, porque el padre perfecto y la madre perfecta no existen.

-Los niños de hoy, también parecen estar expuestos a demasiada información, y a un altísimo nivel de exigencia. Con cuatro años van a clases de chino, de equitación, de música, y de predeporte.

-Los niños necesitan tiempo para jugar, y también necesitan tiempo para aburrirse. Hay momentos y edades para todo. Pero incluso cuando son un poquito más mayores, que ya no estamos hablando de niños pequeños, a partir de los 6 años, también necesitan un “tiempo en blanco”, por así decirlo. Lo que no podemos pretender es que un niño tenga desde que se levanta hasta que se acuesta incluida toda la tarde completamente planificada de tal forma que no les sobra ningún minuto libre. Ese ritmo no hay quien lo aguante. Porque eso implica estar en una continua capacidad de atención, de organización, de planificación… no les das tiempo para distraerse un minuto con un muñeco. Los niños de hoy en día tienen que aprender a aburrirse.

Es genial aprender a aburrirse, aprender a estar con uno mismo… Si están todo el tiempo con un adulto que les guía, les planifica la tarea, no les dejas favorecer su autonomía, no les dejas generar recursos… No decimos que los niños no tengan que hacer actividades, pero sí que hay que reservar un tiempo libre para que estén ellos solos, que aprendan a entretenerse, que aprendan a aburrirse, y a generar una serie de competencias.

-Pero ahora todos los niños van a extraescolares. Parece que si no puede jugar en desventaja con otros niños de su entorno.

-Respecto a esto, es importante saber que cada niño tiene una velocidad de desarrollo. Y que no le podemos comparar ni con los amigos ni con los hermanos. Eso hay que asumirlo. A lo mejor el hijo del vecino tiene otra realidad, u otras competencias diferentes. Cada niño puede tener unos puntos en los que destaque, y esto no significa que sean ni mejores ni peores. Dentro de la familia, educar no es favorecer una competición para ver qué hijo es el mejor. Cada niño tiene que hacerlo lo mejor que pueda según sus posibilidades. Y nosotros tenemos la responsabilidad de reforzar según sus posibilidades, pero no se les puede exigir a todos los niños lo mismo. Eso es una faena. Porque hay algunos que pueden dar muchísimo y otros no te pueden dar todo. Y por supuesto no puedes compararle con amiguitos o vecinos…

-Muchas veces son ellos mismos los que a edades muy tempranas se miden con aquellos niños que les rodean de forma habitual.

-Sí. También ocurre. Pero muchas veces los niños no entienden que los chavales con los que tratan son mayores que ellos. Y un año en un pequeño de esas edades es muchísimo, es un mundo. Sobre todo porque maduran cognitivamente como a estirones. Igual que cuando crecen en altura. En este sentido a los 6 años hay un cambio muy importante, donde la función ejecutiva se empieza a regular. Entorno a los 8 o 9 años se produce otro cambio importante. De pronto se produce ese estirón y se ve todo de golpe. De la noche a la mañana no pero si de una semana a otra. No desesperemos. Cuando se trabaja con los niños determinados aspectos de su evolución y no vemos resultados no es que no se estén consiguiendo objetivos. Es que los niños necesitan un determinado periodo de tiempo para ir asimilando el aprendizaje.

-En el libro nos ofrecen un consejo muy básico, como es no poner etiquetas al niño. ¿Qué alternativas hay?

-El niño nunca va a funcionar bien con etiquetas. Una de las cosas en las que insistimos mucho es que en castellano existen dos verbos, ser y estar. Podemos decir “tú no eres malo; te estás portando mal, y en concreto hoy porque no has hecho los deberes, porque has gritado a tu hermano…”. Debemos especificar exactamente lo que está haciendo mal en ese momento.

¿Dónde está el límite para llevar al niño a una consulta en el psicólogo infantil?

-La consulta de psicología infantil se ha polarizado mucho. Vemos casos en los extremos, por así decirlo: Padres cuyos hijos no tienen ningún problema de salud mental, que no tienen ninguna patología ni nada clínico. Son historias que se valoran y a los que simplemente se les ayuda porque quieren aprender a hacerlo mejor. Quieren tener menos desgaste emocional en el día a día. O que ven que les está costando más toda la parte emocional del niño. O que quieren aprender sobre regulación emocional, y cómo afecta o cómo tolerar la frustración, cómo se autocontrola. No son en absoluto casos patológicos, pero que acuden a consulta porque quieren saber qué es lo que pueden hacer para mejorar. Por otro lado están los otros casos en el otro extremo, que son patologías más complicadas. Casualmente, son familias que tardan más en venir a consulta. Si que es verdad que se complica pero siempre hay un margen de reacción y un margen de mejoría, si no, no me dedicaría a esto en concreto.

-A su juicio, ¿en qué aspecto deberíamos trabajar sí o sí todas las familias?

-En inteligencia emocional (IE). Aunque de unos años a esta parte ya se empieza escuchar, sigue siendo un tema desconocido. Hay muchas teorías y modelos para trabajarla. A mí me gusta mucho el modelo de Salovey y Mayer, de la Universidad de Yale (EUA), que fueron los que propusieron el propio término de IE. Ellos proponen un modelo basado en cuatro habilidades: la percepción emocional, la comprensión emocional, la facilitación emocional y la regulación emocional.

Hay muchos estudios que relacionan precisamente la regulación emocional con un factor de predicción de éxito en la vida. Y también mucha gente que piensa erróneamente que las emociones hay que suprimirlas o hay que dejar de sentirlas, cuando eso es absolutamente imposible. Tu tienes una emoción y la vas a sentir irremediablemente.

Lo que hay que hacer es aprender a regularlas. Tenemos que entender que cuando afloran en determinados momentos, esas emociones van a facilitarme las cosas, y simplemente tengo que dejarlas que fluyan, porque son apropiadas para esa situación. Si me ha pasado algo puede ser normal que surja la tristeza, y me tengo que permitir mi ratito de estar triste. Pero si yo tengo que ir a dar una conferencia o hablar en público o tengo una reunión en el trabajo y me estoy poniendo nerviosa, eso tengo que aprender a regularlo. Porque ahí los nervios y la ansiedad no me aportan nada, no me ayudan, y me van interferir en mi desempeño.

Los niños también deben aprender a regular las emociones. Hay muchos padres que confunden regular las emociones con aceptar el estallido emocional. Si a determinada edad el niño se frustra por algo, y le permitimos una pataleta que no está ajustada a su edad, con un estallido de gritos y contestaciones, el niño volcará su frustración en los padres.

—¿Cuál debería ser la actitud de los padres ante una pataleta de un niño de 6 o más años?

—En ese momento no se puede dialogar, hay que decirle que se calme. El niño tiene que aprender a calmarse. El problema fundamental es que intentamos dialogar con los niños y hacerles razonar en el momento de estallido emocional, y entonces lo único que conseguimos es que la situación, por así decirlo, termine de explotar. Porque además, como padre o como madre, es muy difícil mantener la calma con un niño gritando. En ese momento hay que dejar que la situación pase, y será cuando el niño esté tranquilo, cuando realmente se pueda hablar y tratar de razonar con él. Al niño le ha podido sentar mal una cosa pero eso no le da derecho a volcar su frustración con la persona que tiene delante. Ya sea su padre, su madre o su hermano.

-¿Qué hacemos con un niño manipulador en casa?

-Los niños manipuladores tienen muy claro su objetivo y no les importa en un determinado momento darle la vuelta a la situación para salirse con la suya. Hay que tener cuidado con los niños que tienen esa tendencia a manipular y ven que la manipulación les sale bien, porque entonces lo van a seguir haciendo. El problema es que se ven muy reforzados, porque consiguen su objetivo. Pero cuando sean un poquito más mayores, o fuera de casa, se van a dar cuenta de que la manipulación no funciona.

Por eso nosotros insistimos tanto en el libro como en consulta que en casa se le puede querer mucho y permitirles todo, porque el amor hacia los hijos es incondicional, pero el problema es que esos niños luego tienen que salir a la sociedad y sus amigos y sus profesores no van a tener un amor incondicional hacia ellos. Los padres sí, y es genial que lo tengan porque además es su labor. Pero también lo es ayudarles a que sean capaces de regularse, de aprender unas básicas que luego le permitan ser feliz en el trabajo y en la vida.

-¿Cuáles son los síntomas más claros de baja tolerancia a la frustración?

-Cuando algo no les sale a la primera a estos niños, o no les sale como creen que les tendría que estar saliendo, entonces se enfadan, y tiran lo que están haciendo al suelo, o tachan, y borran el dibujo. Cuando son más mayores, abandonan y se van del juego. Además se crean ellos mismos una película mental que cada vez les va bloqueando más. Por eso es muy importante que trabajen la frustración. Porque con ella no se consigue nada en la vida. Y encima, les hace sentirse francamente mal, porque cada vez es más difícil conseguir resultados. Hay que entrenar a los niños en el esfuerzo y en la constancia y en que aprendan que es raro que las cosas nos salgan bien a la primera. Que lo normal es que todos tengamos que hacerlo varias veces antes de tener éxito. Ojo, que también hay que ajustar un poco los objetivos que les pedimos.

-Los niños se pelean. ¿Cómo podemos darles alternativas, sin intervenir?

-Lo ideal es que si tienen la misma edad, es decir, si es entre iguales, que aprendan a resolverlo entre ellos sin intervención de un adulto. Porque si intervenimos, no aprenden los recursos y la próxima vez no sabrán como solucionarlo porque pensarán que ya vendrá alguien a solucionárselo. Pero eso no quita para que una vez que ya ha pasado la pelea, hablemos sobre ello, y veamos qué pasó. Para que les preguntemos: ¿Qué es lo que tú sentías? ¿Qué es lo que sentía el otro niño? ¿Por qué discutíais? ¿Cómo se te ocurre a ti que podíais arreglarlo? Si vemos que una situación es muy repetitiva, podemos intentar ensayarla y llegar en común a una solución. Lo que en psicología llamamos «role-playing».

-Los niños de hoy tienen móvil cada vez antes. ¿Qué opina de esto? ¿Cuáles cree que deberían ser las normas en una familia?

-Es importante que quede claro que el móvil lo pagan los padres, y que los niños entiendan desde el primer momento que no tienen derecho al móvil. Que si nos cogemos la Ley de Derechos del Niño, en ninguno de los punto o cláusulas pone que los niños tengan derecho al móvil. El móvil se lo tienen que ganar. ¿Y cómo se lo tienen que ganar? Cada familia tiene que decidir cuáles son las cosas que hay que cumplir. Si los chavales tienen que haber hecho los deberes, que haber estudiado, haber recogido la casa, ayudado a poner la mesa, a hacer la cama… que no está mal que los niños ayuden en casa y que aprendan a ser cada vez más autónomos. La familia es un equipo donde todos tienen que hacer cosas. Papá y mamá no están para servir al niño. Están para darle su amor incondicional, pero no para ser sus súbditos.

http://www.abc.es/familia/padres-hijos/abci-padres-no-estan-para-servir-hijos-no-subditos-201511051302_noticia.html

A lo largo de nuestra vida, la cultura que vivimos, la sociedad en la que habitamos, las enseñanzas que recibimos y nuestra propia experiencia, van formando un tejido de valores que son los que han de guiar nuestros pasos y definir quiénes somos.

Los valores son creencias que nos hacen elegir una cosas sobre otras, unas circunstancias sobre otras, a tener una opinión y definir las metas que deseamos alcanzar. Establecer lo que es la base de nuestros pensamientos y creencias, es fundamental para nuestro desarrollo como personas y para que exista una coherencia entre lo que pensamos y cómo actuamos.

“Procure no ser un hombre con éxito, sino un hombre con valores”.
-Albert Einstein-

Identifica tus valores y conócete a ti mismo

¿Qué es lo más importante para ti? Piensa en los valores que son prioritarios en tu vida y escríbelos. Puede ser: la familia, la amistad, el trabajo, la honestidad, la paz interior, el desarrollo personal, la integridad, la fama, la aventura, los logros, las metas… Pueden ser estos u otros muchos, que puedes añadir en función de lo que tú valoras más.

Manos haciendo un corazón al amanecer

Para definir e identificar tus propios valores, piensa en aquellas cosas a las que si no les dieras prioridad, te sentirías mal contigo mismo. Son cosas fundamentales para ti, sobre cualesquiera otras. A lo mejor valoras sobre todas las cosas a tu familia sobre tu trabajo, sobre otras personas, ya que te proporciona seguridad, apoyo, protección. Quizás valoras tu trabajo como fuente de seguridad y estabilidad, como una forma de sentirte realizado.

“Felicidad no es hacer lo que uno quiere, sino querer lo que uno hace”.

-Jean Paul Sartre-

Todo lo que te define como persona deriva de los valores que tienes en la vida, de todas aquellas cosas a las que das más importancia y que guían todos tus actos, los caminos que eliges y las personas con las que te relacionas.

Hazte preguntas para definir tus valores

Una forma sencilla para definir tus valores es haciéndote preguntas que te van a permitir conocer qué es lo esencial para ti, que tiene más importancia sobre otras cosas. Puedes plantearte preguntas como las siguientes:

¿Cuáles son las tres personas que más admiras y por qué las admiras? ¿Cuál es la decisión que has tomado a lo largo de tu vida con la que te has sentido más orgulloso y por qué? ¿Cuáles fueron las consecuencias de esa decisión?

¿Cuál es la decisión de la que más te arrepientes y por qué?¿Cuáles son tus metas o tus objetivos en este momento y por qué son importantes para ti? ¿Cuáles son las personas que menos admiras y qué características tienen?

Con las respuestas a estas preguntas podrás identificar tus valores, ya que verás como algunas respuestas serán las mismas. Esto te permitirá identificar de tres a seis valores que son fundamentales para ti. Pero es necesario que te tomes tu tiempo, que pienses detenidamente cada respuesta y sobre todo, que seas muy sincero.

Establece prioridades

Una vez definidos los valores que son fundamentales para ti, es hora de ver si estás actuando conforme a esos valores, y de ser consciente de la necesidad de coherencia entre esas creencias que son la base de tu vida y los actos que van conformando tu personalidad y quién eres en realidad.

Para ver si estás dando prioridad a lo que realmente le das importancia, puedes ver cómo reaccionas ante determinadas situaciones. Por ejemplo, si alguien critica tu forma de vestir y te molesta, quizá tu valor sea la aceptación. Es decir, se trata de ver qué nos hace reaccionar, qué nos molesta, para bien o para mal. Ahí encontraremos el germen de nuestros valores.

Familia feliz

Si vas a establecer prioridades, es necesario que pienses si vives acorde a lo que más aprecias. Por ejemplo, si aprecias pasar tiempo con tu familia y amigos y disfrutar de ti mismo, pero tienes una jornada laboral de setenta horas, no estás siendo coherente con tus valores personales, no estás priorizando lo que realmente te importa.

Si tu prioridad son tus hijos pero no pasas tiempo con ellos o no sabes qué han hecho en el colegio, hay algo que no está funcionando correctamente. No estás siendo sincero contigo mismo.

Lo esencial es saber qué es importante para ti, no pensar en qué quieren los demás, o qué es lo que otras personas consideran que es importante para ti. Una vez que lo tengas claro, no temas las críticas de los demás, se trata de ti y de tu vida.

Tener valores y vivir conforme a ellos, requiere un gran coraje, cada día te enfrentarás con retos que pondrán en duda lo que basa toda tu vida, cada día encontrarás a personas que te harán cuestionarte quién eres, pero si tienes la valentía de vivir conforme a lo que piensas y sientes, serás coherente contigo como persona y podrás tener una vida satisfactoria y feliz.

“Cada día me miro en el espejo y me pregunto ¿SI hoy fuera el último día de mi vida, querría hacer lo que voy a hacer hoy? Si las respuesta es “no” durante demasiados días seguidos, sé que necesito cambiar algo”.
-Steve Jobs-

En 2013 Montserrat Caballé y Raphael, entre otros, protagonizaron la campaña de la Lotería de Navidad. El año pasado la publicidad dio un giro y se centró en un personaje anónimo. En 2015, por primera vez desde el primer sorteo de 1892, un cortometraje de animación ilustrará la campaña de la Lotería de Navidad. El vídeo, que se comenzará a emitir el martes, ha sido presentado este lunes en el Círculo de Bellas Artes de Madrid.

El personaje del corto es Justino, que trabaja como guardia de seguridad en una fábrica de maniquíes en el turno de noche. Justino está solo y nunca coincide con sus compañeros, pero acaba comunicándose y estableciendo una relación con ellos a través de las figuras de la empresa.

Este año el Sorteo Extraordinario de Navidad de la Lotería de Navidad, que se celebrará el 22 de diciembre, repartirá 2.240 millones de euros: El Gordo distribuirá 640, 4.000.000 por cada serie; el segundo premio 200, 1.250.000 por serie; y el tercero 80, 500.000 por serie.

El importe del décimo es de 20 euros y el del billete de 200. La presidenta de Loterías y Apuestas del Estado, Inmaculada García, ha sido la encargada de presentar el sorteo en la mañana de este viernes. “Este premio es el más importante de todos. La Lotería de Navidad es una tradición muy nuestra que no se da ni en otras partes del mundo ni en otras épocas del año”, ha dicho García.

La Lotería de Navidad representa el 29% del total de la facturación de Loterías y Apuestas del Estado. En 2014 la venta de décimos y billetes se incrementó un 4,64% con respecto a 2013. En la historia de este premio solo se han repetido dos números: el 15.640 en 1956 y 1978, y el 20.297 en 1903 y 2006.

De los 204 sorteos de Navidad celebrados, El Gordo ha caído 63 veces entre el número 0 y el 10.000, 73 ocasiones entre el 10.001 y el 30.000, y 69 entre el 30.001 y el 99.999.

«Como no te acabes ya la cena, mañana no vamos al parque», «sueltas el iPad o te quedas una semana sin cogerlo», «ordena tu habitación o te quedas sin salir»… ¿Qué padres no han amenazado y puesto alguna vez, o muchas, un castigo a sus hijos con el fin de conseguir que obedezcan una orden?

El castigo es la consecuencia menos pedagógica que se le puede aplicar a un niño .Según Álvaro Bilbao, doctor en Psicología, neuropsicólogo y autor de «El cerebro del niño explicado a los padres», los progenitores actúan de esta manera siempre confiados en que el niño aprenda un buen comportamiento. Pero no es una buena decisión, «puesto que produce en los niños sentimientos de culpabilidad, de frustración, de no conseguir lo que ellos quieren… Todo ello genera en su cerebro un autoconcepto muy negativo sobre ellos mismos, lo que resulta muy perjudicial. Un niño que cree sobre sí mismo que es valiente y obediente —explica—, se enfrentará a la vida sin miedo, con valentía y obedecerá mucho más que un pequeño que está convencido de que es un desobediente y, por tanto, se comportará como tal porque lo tiene muy asumido».

No esperar a que incumpla la norma

Entonces, ¿cómo se puede proceder cuando un niño no hace caso a sus padres, lo que sucede casi todos los días y en varias ocasiones? Este neuropsicólogo, lo tiene claro: «hay alternativas al castigo», puntualiza. «En primer lugar —explica— es conveniente que los padres trasladen al niño las normas que hay al respecto de determinadas actitudes. Además, no hay que esperar al último momento para que el niño cometa su fracaso —no cenar, no dejar al iPad…—. Es decir, no hay que dar lugar a que el tiempo se agote para decirle «¡ya, se acabó!» y castigarle, sino explicarle que solo tiene permiso para usar media hora el iPad, por ejemplo, y pasado ese tiempo debe apagarlo. Se le puede ir indicando que le quedan diez minutos, cinco…».

También por adelantado, hay que explicarle que si no cumple las normas tendrá consecuencias y es que otro día no podrá jugar con él. Pero —advierte Álvaro Bilbao—, «no se le deberá poner un castigo, sino que será el niño el que debe asumir las consecuencias de no cumplir una orden. No es lo mismo asumir un castigo que una consecuencia, insiste este neuropsicólogo».

Cambiar la perspectiva

Este especialista recomienda que los padres cambien su propia perspectiva sobre el hecho de premiar y castigar. Esto supone que si un niño no quiere merendar no hay que castigarle sin ver la tele. «La opción correcta es informar al pequeño de que “los niños que meriendan pueden ver dibujos en la tele”. De esta manera, la atención se centra en el buen comportamiento y el cumplimiento de la norma se asocia con un sentimiento de satisfacción. Es una idea sencilla —explica— pero muy poderosa, aunque a veces los padres, incluso más experimentados, tienen a olvidarla».

Reparar las acciones

Otra regla que propone este autor para corregir conductas inapropiadas es que las acciones que han provocado daño a otras personas u objetos sean reparadas. «Reparar nuestras acciones es un gesto de responsabilidad y resulta muy eficaz porque funciona como consecuencia natural de estas».

Explica que cuando un niño pega a su hermano, corregir el daño significa pedirle perdón y darle un beso. «Cuando tira comida algo de comida al suelo puede recogerla y ponerla en el cubo de la basura, y cuando en medio de un juego tira la leche al suelo, en lugar de regañarlo y decirle enfadados que debe tener más cuidado, podemos acompañarlo a buscar la bayeta y enseñarle a limpiar a él o ella la leche derramada. Su cerebro aprenderá a tener cuidado antes con las cosas y, en vez de resultarle traumático, le resultará divertido».

Efectos negativos

Castigar tiene, según Álvaro Bilbao, varias consecuencias negativas que todo padre debería evitar. «La primera de ellas es la de enseñar al niño a utilizar el castigo contra los demás como forma válida de relación: ¿qué beneficio tiene para el niño o para el mundo que no juegue un rato más con su iPad? Seguramente ninguna. El niño, posiblemente, aprenderá nada más que la idea de que cuando uno se siente frustrado puede arremeter contra los demás y que cuando el otro se siente mal, parte del daño que ocasina queda reparado».

Otra consecuencia negativa es que fomenta la aparición de la culpa. Normalmente la finalización del castigo llega cuando el niño se pone a llorar o ha pasado suficiente tiempo como para que se sienta mal. En ese momento en el que el niño llora o su dignidad se rompe y pide perdón, el papá o la mamá suelen levantar el castigo. De esta manera el niño aprende con rapidez que cuando se siente triste por algo que no debió hacer, sus padres le perdonan y vuelven a quererlo.

Por otra parte, el autor de «El cerebro del niño explicado a los padres», apunta que los castigos no son eficaces cuando funcionan como «trampa»; es decir como una llamada de atención, un enfado o un castigo en el sentido más clásico de la palabra. En este caso, «en vez de desmotivar al niño para que haga algo, lo motiva más. Los castigos-trampa aparecen cuando el niño, que normalmente no recibe la atención suficiente de sus padres, aprende que haciendo las cosas mal, sus padres le hacen caso», concluye.

Las palabras de los libros son como gotas de lluvia, elegidas para que nuestra mente se llene de pensamientos, escogidas para que nuestro corazón recoja un arco iris de emociones…

“Y cuando te hayas consolado, te alegrarás de haberme conocido.”
El Principito (Antoine de Saint-Exupèry)

Las experiencias, hayan causado sufrimiento o placer, dan forma a nuestra alma. La pintan de matices que dicen en susurros quiénes somos, para que las personas hagan el esfuerzo de prestarnos atención y de escucharnos bajito.

Lo mismo sucede con las personas que han dejado huella en nuestra vida. Hayan sido buenas o malas, su compañía ha modificado nuestro camino definiendo, con esos pequeños e importantes matices, quiénes somos.

“Amor y deseo son dos cosas diferentes; que no todo lo que se ama se desea, ni todo lo que se desea se ama.”
Don Quijote de la Mancha (Miguel de Cervantes)
Quijote

El deseo mueve montañas de instantes y el amor mueve cordilleras de vida.El deseo es generoso en intensidad y fugaz en el tiempo, el amor es un fuego lento con una fuerza incomparable.

Con el deseo pedimos y con el amor damos; el deseo es condición y el amor..,es una declaración.

“Era el mejor de los tiempos, era el peor de los tiempos, era la edad de la sabiduría, era la edad de la insensatez, era la época de la creencia, era la época de la incredulidad, era la estación de la luz, era la estación de la oscuridad, era la primavera de la esperanza, era el invierno de la desesperación.”
Historia de dos Ciudades (Charles Dickens)

 

27-historia-de-dos-ciudades

Esta frase fue utilizada por los publicitas del candidato demócrata a la alcaldía deNueva York, Bill de Blasio, dándole un toque muy original para hablar de la desigualdad.

Una desigualdad tan natural como nosotros.

A lo largo de la historia han existido una infinidad de movimientos que han luchado por la igualdad de derechos, por la igual de trato y por terminar con los contrastes injustos. Movimientos anti-desprecio admirables que, sin embargo, no debemos confundir con la riqueza que nos aporta ser tan distintos.

Crearía un perfume que no sólo fuera humano, sino sobrehumano. Un aroma de ángel, tan indescriptiblemente bueno y pletórico de vigor que quien lo oliera quedaría hechizado y no tendría más remedio que amar a la persona que lo llevara, o sea, amarle a él, Grenouille, con todo su corazón.
El Perfume (Patrick Süskind).

 

Perfume

Una frase que nos habla de nuestra necesidad de recibir amor. De nuestra inquietud por sentirnos queridos y aceptados. De la seguridad que aporta tener la certeza de que en el mundo hay un hueco para nuestras excentricidades y rarezas.

Que sea ese precisamente el perfume…

¡Qué maravilloso es que nadie necesite esperar ni un solo momento antes de comenzar a mejorar el mundo!
El Diario de Ana Frank (Ana Frank)

 

Mundo

Como dice Ana Frank, las ideas maravillosas no deberían sentarse en la sala de espera para ponerse en marcha. Si lo hacen, se volverán perezosas y jamás saldrán de allí.

Nada hay en el mundo, ni hombre ni diablo ni cosa alguna, que sea para mí tan sospechoso como el amor, pues este penetra en el alma más que cualquier otra cosa. Nada hay que ocupe y ate más al corazón que el amor. Por eso, cuando no dispone de armas para gobernarse, el alma se hunde, por el amor, en la más honda de las ruinas.
El Nombre de la Rosa (Umberto Eco)
Rosa

El amor ha sido la fuerza que ha impulsado lo actos más nobles pero también los actos más mezquinos. Ha sido el fin que ha justificado más medios inaceptables, cegando a la razón y anulando la empatía. Pagando un precio desorbitado y, en muchas ocasiones, haciéndoselo pagar a otros que no se lo podían permitir.

Así, el amor ha hecho héroes pero también villanos…

No todo lo que es de oro reluce, ni toda la gente errante anda perdida.
El Señor de los Anillos (J.R.R. Tolkien)
gollum-el-senor-de-los-anillos

Estamos habituados a crearnos una primera impresión de las personas que conocemos. Una impresión que va a condicionar cómo nos relacionaremos con ellas y que, sin querer, vamos a intentar confirmar.

Por ejemplo, si pensamos que una persona es ruda y desagradable nos dirigiremos a ella utilizando formas distantes que probablemente hagan que la persona se siga mostrando distante con nosotros o que incluso, si ya lo hacía, lo haga aún más.

Por eso, con las personas, podemos estar ante tesoros que no relucen.., porque nosotros hemos ignorado su brillo al principio. Lo mismo puede suceder al contrario…

Te dejamos algunas más, para que tú, apreciado lector, compartas con nosotros lo que te sugieren:

-Seas quien seas, hagas lo que hagas, cuando deseas con firmeza alguna cosa es porque este deseo nació en el alma del universo. Es tu misión en la tierra. El Alquimista (Paulo Coelho)

-Resulta extraño pensar que, cuando uno teme algo que va a ocurrir y quisiera que el tiempo empezara a pasar más despacio, el tiempo suele pasar más deprisa. Harry Potter y el Cáliz de fuego (JK Rowling)

-El mundo era tan reciente que muchas cosas carecían de nombre, y para nombrarlas había que señalarlas con el dedo. Cien Años de Soledad (Gabriel García Márquez)

-A pesar de ti, de mí y del mundo que se desquebraja, yo te amo. Lo que el Viento se Llevó (Margareth Mitchell)

-La alegría causa a veces un efecto extraño; oprime al corazón casi tanto como el dolor. El Conde de Montecristo (Alejandro Dumas)

– De pronto se deslizó por el pasillo, al pasar por mi lado sus sorprendentes pupilas de oro se detuvieron un instante en las mías. Debí morir un poco. No podía respirar y se me detuvo el pulso. La Casa de los Espíritus (Isabel Allende)

– El hombre llega mucho más lejos para evitar lo que teme que para alcanzar lo que desea. El Código da Vinci (Dan Brown)

https://lamenteesmaravillosa.com/las-mejores-frases-de-los-libros-mas-leidos-de-la-historia/

Los introvertidos y los extrovertidos pueden verse iguales en la superficie, pero si te fijas en la manera en que responden a las ocurrencias diarias de la vida, las diferencias empiezan a brotar.

Por ejemplo, el mes pasado la escritora de Science of Us, Melissa Dahl, hizo un reportaje sobre unos descubrimientos del último libro “Me, Myself, and Us: The Science of Personality and the Art of Well-Being” (“Yo, Yo Misma y Nosotros: La ciencia de la personalidad y el arte del bienestar”) del psicólogo Brian Little sobre ciencia de la personalidad, que demostró que es mejor que los introvertidos eviten la cafeína antes de una reunión o evento importante.

Little cita la teoría de la extraversión de Hans Eysenck y estudios de William Revelle de la Universidad Northwestern, explicando que los introvertidos y los extrovertidos naturalmente difieren cuando se trata de su estado de alerta y sensibilidad en un ambiente dado. Una substancia o escena que sobre-estimule el sistema nervioso central de un introvertido (algo que no es muy difícil de hacer) podría hacer que se sienta agobiado y cansado, más que excitado y comprometido.

En su Charla Ted del 2012 titulada “El poder de los introvertidos”, la autora Susan Cain hizo énfasis en la definición del concepto: “La timidez es sobre miedo al juicio social, pero la introversión es más sobre cómo respondes a un estímulo, incluyendo al social. Los extrovertidos realmente tienen ansias de grandes cantidades de estimulación, mientras que sus opuestos se sientes más vivos, más despiertos y más capaces cuando están en ambientes más callados y discretos”.

Ahora no es necesario indicar que la mayoría de nuestras construcciones sociales no los satisfacen. Desde oficinas con espacios abiertos, bares ruidosos hasta la estructura de nuestro sistema educacional. Sin importar el hecho de que desde un tercio hasta la mitad de la población es de características introvertidas.

Mientras que estas tendencias caen dentro de un espectro, no existe tal cosa como un introvertido o extrovertido puro, de acuerdo al famoso psiquiatra suizoCarl Jungun introvertido es más obvio y vulnerable cuando él o ella se encuentra en un ambiente sobre-estimulante.

A continuación hay 10 maneras en que los introvertidos interactúan con el mundo a su alrededor:

1. Se alejan de las muchedumbres

powercrowd

“Llegamos al siglo 20 y entramos en una nueva cultura que los historiadores llaman la cultura de la personalidad. Evolucionamos de una economía de agricultura a un mundo de grandes empresas, la gente se muda de pequeños pueblos a grandes ciudades, y en vez de trabajar junto a otras personas que han conocido durante todas sus vidas, se deben probar a sí mismas frente a un montón de desconocidos“, dijo Cain en su charla TED.

La muchedumbre resultante, que es con frecuencia ruidosa y congestionada, fácilmente sobre-estimula a los introvertidos y consume su energía física.Terminan sintiéndose más aislados que apoyados por sus alrededores y preferirían estar en cualquier lugar menos en ese mar de gente.


2. Las conversaciones triviales los estresan, mientras que conversaciones más profundas los hacen sentir vivos

Mientras que la mayoría de los extrovertidos se sienten energizados por esas interacciones, sus opuestos con frecuencia se sienten intimidados, aburridos o agotados por ellas. No es poco común que en grandes conversaciones los introvertidos tomen el papel del que escucha calladamente y luego se toma un tiempo a solas cuando finaliza. Como Sofía Dembling explica en su libro, “The Introvert’s Way: Living A Quiet Life In A Noisy Wolrd” (“La manera de los introvertidos: Viviendo una vida callada en un mundo ruidoso”), básicamente se trata de cómo una persona recibe energía de sus alrededores.


3. Lo hacen bien en el escenario, pero no en las conversaciones de después

RomneyConcessionSpeechViaReuters

“Al menos la mitad de las personas que tienen que hablar para ganarse la vidason introvertidos por naturaleza”, de acuerdo a Jennifer B. Kahnweiler, Ph.D., quien hace discursos profesionalmente, es coach ejecutiva y autora de “Quiet Influence: The Introvert’s Guide to Making a Difference” (“La influencia callada: La guía de los introvertidos para hacer una diferencia”). Ellos simplemente trabajan con sus fortalezas y se preparan extensivamente. De hecho, algunos de los artistas más exitosos son introvertidos. Estar en el escenario, alejados de una audiencia masiva, se hace mucho más fácil que la conversación llena de cosas triviales que sigue después.


4. Se distraen fácilmente, pero rara vez se sienten aburridos

Si estás intentando destruir el periodo de atención de un introvertido, simplemente ponlos en una situación donde se sientan sobre-estimulados.Debido a una sensibilidad incrementada de sus alrededores, ellos luchan contra sentirse distraídos y a veces sobrecogidos en grandes multitudes y espacios de oficina abiertos.

Sin embargo, cuando se encuentran en paz y silencio, no tienen problemas para atender a su hobby favorito o para leer un libro durante horas. Tener ese tiempo para cuidar de ellos mismos les ayuda a recargarse mientras disfrutan de una actividad que ya les gusta.


5. Se sienten naturalmente atraídos a carreras más creativas, orientadas al detalle y solitarias

writer

Naturalmente prefieren pasar tiempo a solas o en grupos pequeños,dedicándose en profundidad a una tarea y tomándose su tiempo cuando deben tomar decisiones y resolver problemas. Por lo tanto, les va mejor en ambientes de trabajo que les permitan hacer todo esto. Ciertas profesiones –incluyendo escritores, científicos naturales de campo y trabajadores técnicos tras bambalinas– les pueden entregar el estímulo intelectual que ansían sin las distracciones del ambiente que detestan.


6. Cuando están rodeados de gente, se ubican cerca de una salida

No solo se sienten físicamente incómodos en lugares llenos, sino que también hacen su mejor esfuerzo para mediar esa incomodidad al estar lo más cerca de la periferia posible. Ya sea al pararse cerca de una salida, al final de la sala de conciertos o en la fila del pasillo de un avión. Ellos evitan estar rodeados de gente de todos lados, de acuerdo con Dembling para de HuffPost: “Es probable que nos sentemos en lugares de donde podamos escapar con facilidad cuando lo necesitemos”.


7. Piensan antes de hablar

4b2a5b9106de73674acc9508c7dba90a

Este hábito de los introvertidos es lo que les da su reputación de oyentes. Es una segunda naturaleza para ellos tomarse el tiempo antes de abrir sus bocas,de reflejar internamente en lugar de pensar en voz alta. Pueden verse como más callados y tímidos por este comportamiento, pero solo significa que cuando hablan las palabras que comparten tienen mucho más pensamiento -y a veces poder- detrás de ellas.


8. No reciben el estado del ambiente como lo hacen los extrovertidos

Un estudio del 2013 publicado en la revista Frontiers in Human Neurosciencedescubrió que los extro e introvertidos procesan experiencias a través de los centros cerebrales de “recompensa” muy distintamente. Mientras que los primeros con frecuencia sienten una ráfaga de dopamina relacionada con sus alrededores, los segundos tienden a no experimentar lo mismo. De hecho, la gente que es naturalmente introvertida no procesa las recompensas de factores exteriores tan fuertemente como los extrovertidos.


9. No pueden soportar hablar por teléfono

return-phone-call-text-ftr

El sonido invasivo de la llamada los fuerza a abandonar la concentración que tienen en un proyecto o pensamiento y reasignarla a algo inesperado. Además, la mayoría de las conversaciones telefónicas requieren un cierto nivel de conversación sobre cosas triviales que ellos evitan. En cambio, ignoran sus llamadas para que cuando llamen de vuelta tengan la energía y atención requeridas para dedicarse a la charla.


10. Literalmente se apagan cuando es hora de estar solos

Cada introvertido tiene un límite distinto cuando se trata de estímulos. Kate Bartolotta, blogger de HuffPost, lo explica muy bien cuando escribe “piensa en cada uno de nosotros teniendo una taza de energía disponible. Para los introvertidos, muchas interacciones sociales sacan un poco de ella en vez de llenarla como le ocurre a sus opuestos. A muchos de nosotros nos gusta dar y nos encanta verte, pero cuando se vacía la taza necesitamos tiempo para reponerla”.

http://www.accionpreferente.com/ciencia/10-maneras-en-que-los-introvertidos-interactuan-distinto-con-el-mundo/?utm_source=FBap&utm_medium=Facebook&utm_campaign=fb

Juan de la Torre, nombre por el que casi nadie conoce a Xak, compagina su trabajo en un bufete de abogados de Lucena (Córdoba) con su auténtica pasión, el breakdance. Coraje y constancia son algunas de las claves que le han permitido triunfar en países como Japón, Italia o Portugal, pero no como letrado, sino como bailarín. El día a día de Xak lo concluye un duro entrenamiento que va desde las ocho de la tarde, cuando sale de trabajar, hasta casi la medianoche. Los trofeos no caen del cielo.

El abogado, de 29 años, achaca a la perseverancia el logro de haberse convertido en uno de los B-boys más importantes del mundo. Para los profanos en el tema, conviene señalar que en España se emplea el término B-boy para designar a un bailarín de breakdance. “Entiendo que no todo el mundo lo sepa. Estamos en un país que mira mucho por el fútbol y por poco más, la verdad”, nos comenta Xak con algo de resignación. De vivir únicamente de eso, ya ni hablamos. “Si es dificilísimo vivir del flamenco en nuestro país, pues imagínate del breaking [como se conoce también al breakdance: danza urbana que se encuadra en la cultura del hip-hop y mezcla estilos como el tap o bailes africanos]. Tienes que hacer cosas que no son exactamente breaking: participas en teatro, alguna compañía de contemporáneo te llama para hacer algo puntual… Pero eso es como si un futbolista se gana la vida dando toques al balón. Eso no es lo que a ti te apasiona, ni para lo que te has entrenado”, denuncia el joven, que ha conseguido el primer puesto en los campeonatos más célebres de todo el mundo, como Red Bull BC One Spain Cypher (España, 2015), Vibe out 7 to Smoke Tokyo (Japón, 2014) o Hiphop Connection (Italia, 2010).

A principios de 2000, cuando el acceso a Internet no estaba a la orden del día, ni existían los manuales salvavidas de YouTube, pocos podían imaginar que un joven de 14 años procedente de un municipio de 40.000 habitantes podría llegar a encabezar la lista de mejores B-boys del planeta. Pero ahí estaba él, pidiendo permiso a los profesores de La Purísima para usar las instalaciones del colegio para ensayar. “En los recreos me comía el bocadillo lo más rápido posible y me iba a practicar con un compañero, el que mi inició en esto. Hoy en día es facilísimo con Facebook, YouTube… Pero nosotros nos descargábamos vídeos de 10 segundos en formato AVI y teníamos que ir a Sevilla y a Córdoba a conseguir VHS”, recuerda.

Años después, Xak se mudó a Granada para cursar la licenciatura en Derecho, que hoy le permite trabajar en el despacho de abogados de su familia. “Tengo la suerte de venir de una familia de abogados y trabajo con mi madre. Eso me otorga la flexibilidad necesaria para ir a torneos y poder seguir con esto. Pero es duro, porque al haber confianza te meten más caña”, explica.

Dicen los popes de esta disciplina que es complicado ver a Xak perder el equilibrio, que es limpio en sus movimientos y original en su técnica. “Prefiero ser malo con mi estilo que bueno con el estilo de otro. Es algo que me dijo una vez un compañero americano, pero lo he convertido en mi primer mandamiento”, comenta. En ese sentido, Xak reconoce que el balance entre la originalidad y la técnica no siempre es sencillo, un desafío al que tiene que enfrentarse continuamente en solitario o con su grupo Arcopom. “Es fácil ser técnico en un movimiento estándar porque ya se conoce o te lo puede enseñar alguien, pero un movimiento que has creado tú debe tener tu técnica, y eso es más complicado”, explica.

Xak demostró esas habilidades el pasado 3 de octubre en la Final Europea de Red Bull BC ONE, celebrada en el Teatro Circo Price (Madrid). “Hay buen ambiente en estos torneos, pero también una continua guerra psicológica. Somos 16 personas conviviendo todos los días, analizándonos. Hay quienes aprovechan cualquier momento para bailar e impresionarte o a lo mejor todo lo contrario, hay quienes no hablan, no dicen nada y luego sorprenden el día del campeonato”, cuenta. La pasada edición coronó al B-boy portugués Bruce Almighty.

El aprendizaje de una carrera de fondo en el breakdance no es solo psicológico. Como cualquier otro ejercicio cardiovascular, el baile ayuda a nuestro organismo a consumir calorías, mejora el tono muscular, aumenta la capacidad pulmonar y produce endorfinas, esas sustancias generosas que nos propician bienestar. De ahí el reciente éxito que han adquirido actividades como la zumba, según asegura el preparador físico y director de Estarenforma.com Marcos Flórez. Pero lo del breakdance es un caso más singular, como nos dice el especialista. “Estos bailarines, por sus movimientos y por el control motor que tienen de su organismo, se aproximan mucho a los gimnastas olímpicos”, asegura: “La cintura abdominal para ellos es súper importante porque al final pasan mucho tiempo pseudotumbados. Eso hace que tengan unos abdominales únicos que ningún otro tipo de bailarín posee”. Si ya se ha convencido para iniciar una rutilante carrera como B-boy, escuche a Flórez: picotear no vale. “Yo se lo digo a mis alumnos: claro que recomiendo bailar, pero bailar de verdad, de una forma continuada. Hacerlo cinco minutos y parar hasta la semana próxima no es suficiente”.

http://elpais.com/elpais/2015/10/19/buenavida/1445266905_634307.html?id_externo_rsoc=FB_CM

Cuando muchos todavía no sabían las grandes responsabilidades que les depararía el futuro.

Todos estos personajes muy famosos o poderosos fueron niños o jóvenes alguna vez. Te mostramos una faceta de su historia que quizás nunca viste:

1. Jose María Bergoglio o Papa Francisco

original-23652-1444234862-3
Fuente

Posa cuando joven para la foto en su natal Buenos Aires.


2. Mahatma Gandhi – Líder del movimiento de independencia de la India

enhanced-buzz-wide-8268-1444247805-7
Fuente

Cuando el líder pacifista indio era joven en 1906.


3. Isabel II – Reina del Reino Unido, Canadá, Australia y Nueva Zelanda

enhanced-buzz-wide-22965-1444229654-7
astuteblogger.blogspot.com

Tomada cuando ella tenía sólo 18 años de edad y era princesa. La joven Elizabeth Alexandra María durante su tiempo en el Servicio Territorial Auxiliar durante la Segunda Guerra Mundial en 1945.


4. Barack Obama – Presidente número 44 de los EE.UU.

enhanced-buzz-wide-21501-1444229871-7
Lisa Jack/Contour

Obama se sienta en el sofá de un amigo de la universidad a fumar un cigarrillo en 1980 , mucho antes de que se convierta en el primer presidente de raza negra de los Estados Unidos.


5. Steve Jobs – Co-fundador y ex CEO de Apple

enhanced-buzz-wide-8150-1444240393-8
Tom Munnecke / Getty Images

Jobs en la primera West Coast Computer Faire en San Francisco, donde la computadora Apple II debutó. La foto es del año 1977.


6. Diego Maradona – uno de los mejores jugadores de fútbol de la historia

Maradona-Cebollitas
Archivo diario La Nación

Maradona cuando era la estrella del equipo Cebollitas.


7. Angela Merkel – Canciller de Alemania

original-22459-1444238756-4
hdwallpapersfit.com

Merkel, que llevaba un uniforme de la Juventud Libre Alemana, se le concede la Medalla de Lessing por su destacado desempeño social y académico en 1971.


8. Joseph Stalin – Ex líder de la Unión Soviética

original-14756-1444232094-12
Fuente

Stalin a los 24 años en 1902.


9. Enrique Peña Nieto – Presidente de México

pena-nieto-de-nino
Revista Quién

El presidente mexicano cuando era pequeño y vivía en Atlacomulco.


10. Felipe de Asturias – Rey de España

principe-felipe-6--a
Revista Hola

El entonces príncipe de Asturias cuando niño con su primer auto de juguete.


11. George W. Bush

enhanced-buzz-wide-13487-1444259602-17
NARA

George W. Bush como un bebé con sus padres, 1947.


12. Donald Trump – Empresario y candidato presidencial estadounidense para 2016

original-1836-1444230874-5
Seth Poppel/Yearbook Library

El magnate de las bienes raíces en su último año de la Academia Militar de Nueva York en 1964.


13. Dilma Rousseff – Presidenta de Brasil

original-8645-1444233689-8
Reuters

Esta ficha policial muestra a la futura presidenta brasileña detenida por su participación en un movimiento guerrillero contra la dictadura militar de aquel país.


14. Bill Gates – Empresario y fundador de Microsoft

enhanced-buzz-wide-18433-1444240487-7
Rex Shutterstock / REX Shutterstock

Una ficha policial de Gates, tomada por la policía de Albuquerque en 1977 después de que fue arrestado por violación de tráfico.


15. John F. Kennedy – 35° presidente de EE.UU

enhanced-buzz-wide-17452-1444230120-7
Hulton Archive / Getty Images

Este retrato de 1927 muestra a un jovencito Kennedy de 10 años.


16. Martin Luther King

enhanced-buzz-wide-20144-1444244657-15
Christine King Farri

King a los 6 años.


17. Vladimir Putin – Presidente de Rusia

enhanced-buzz-wide-16051-1444240301-7
Laski Diffusion / Getty Images

Foto de la clase de un joven Putin de 18 años de edad en 1970.


18. Hillary Clinton – Ex secretaria de Estado estadounidense y candidata presidencial para 2016

enhanced-buzz-wide-8179-1444240155-7
Lee Balterman/The LIFE Picture Collection / Getty Images

Hillary Clinton, entonces Hillary Diane Rodham, se sienta para una sesión de fotos mientras asistía a la universidad de Wellesley en 1969.


19. Fidel Castro –  Ex Primer Ministro de Cuba y líder de la revolución cubana

enhanced-buzz-wide-8139-1444247937-7
pbs.org

Fidel Castro se relaja en un puesto de avanzada en la Sierra Maestra, 1957.


20. Bill Clinton – 42° presidente EE.UU.

enhanced-buzz-wide-6493-1444233946-7
jakespresidential.blogspot.com

Un encuentro entre un presidente actual y uno futuro. Un joven Bill Clinton se reúne con el presidente John F. Kennedy en 1963.


21. Albert Einstein – Premio Nobel de Física

enhanced-buzz-wide-6359-1444244789-9
Fuente

Einstein posa para un retrato en el 14 .


22. Oprah Winfrey – Conductora de televisión estadounidense

enhanced-buzz-wide-5541-1444240663-20
Rex Shutterstock / REX Shutterstock

Con diecisiete años de edad, Winfrey muestra su trofeo de “Señorita Prevención de Incendios” en su ciudad natal de Nashville en 1971.


23. Michelle Bachelet – Presidenta de Chile

Captura-de-pantalla-2015-10-28-a-las-20.39.48
Fuente

Michelle Bachelet junto a sus padres y su hermano


24. Frida Kalho – Artista mexicana

800px-Guillermo_Kahlo_-_Frida_Kahlo,_June_15,_1919_-_Google_Art_Project
Guillermo Kahlo

La pintora, fotógrafa y poet mexicana cuando tenía apenas 11 años.


25. Xi Jinping – Secretario General del Partido Comunista de China

enhanced-buzz-wide-11070-1444239631-12
Xinhua

Xi Jinping, entonces jefe del partido del condado de Zhengding, provincia de Hebei en 1983 .


26. Shinzo Abe – El primer ministro de Japón

enhanced-buzz-wide-8243-1444232821-12
AP

En el centro de la imagen se ve a Abe, cuando iba al kindergartner, sentado en el regazo de su abuelo, el entonces primer ministro Nobusuke Kishi.

http://www.upsocl.com/mundo/25-imagenes-de-personajes-poderosos-y-destacados-del-mundo-cuando-eran-pequenos/?utm_source=FBppal&utm_medium=Facebook&utm_campaign=fb