Entradas

Hay muchas maneras de clasificar las drogas. Desde la más personal (me gusta/ no me gusta), pasando por categorías legales(legal, ilegal) , por tipo de efectos (estimulante, alucinógeno, depresor) y llegando a las valoraciones del tipo de riesgo que supone su consumo (como veremos más adelante).
Una de las clasificaciones que más se tienen en cuenta es la de la Convención de las Naciones Unidas de 1976 . En ella existen cuatro listas que engloban distintas sustancias atendiendo a unos criterios determinados. Por ejemplo, en la lista I se incluyen sustancias “totalmente prohibidas, excepto para finalidades médicas muy limitadas y que suponen grave riesgo para la salud”. En esa primera lista se encuentran sustancias como la MDMA, o el LSD.

Esta clasificación choca de frente con otra que ha surgido en noviembre de 2010. En ella, el equipo de investigación liderado por David J. Nutt utilizo una escala de diversos criterios para tratar de discernir cual es el verdadero grado de peligrosidad de las sustancias. Algunos de los criterios utilizados fueron: la mortalidad asociada a la sustancia, el daño que produce al consumidor, el grado de dependencia, el daño al cerebro; además se tuvieron en cuento factores sociales y ambientales tales como: el daño a terceros, el daño a la familia, daño medioambiental, perjuicio económico, etc…

Según estas valoraciones que tienen en cuenta muchos factores objetivos la droga más peligrosa es el alcohol seguida de la heroína y la cocaína fumada. En cambio, y contradiciendo a la clasificación de la Convención de las Naciones Unidas, el LSD y la MDMA se encuentran entre las drogas menos peligrosas.

Esto pone de manifiesto que el “tema drogas” es harto complejo y muy complicado de entender. Se mezclan en él no solo las sustancias, con sus particularidades, sino también aspectos morales, económicos y sociales. Queda lejos un acuerdo en cuanto a qué son las drogas, qué representan y qué utilidad tienen y pueden tener en unas sociedades cada vez más complejas y globalizadas.

Si quieres algo más de información sigue estos enlaces.

Programa REDES dedicado a las drogas.

Después de la guerra contra las drogas.

Otra visión de las adicciones.

Ofrece información sobre una gran cantidad de apps, divididas por ciclos escolares 

El mundo de las aplicaciones educativas es enorme y está en continuo crecimiento. ¿Lo bueno? Hay un universo entero de apps para aplicar en el ámbito de la Educación. ¿Lo malo? Que es difícil conocerlas todas y elegir la que mejor se adapta a nuestras necesidades o a las de nuestros hijos o alumnos.

Pero no te preocupes. Para ayudarte a realizar esa selección está Eduapps . Se trata de un portal en el que se organizan las innumerables aplicaciones educativas según varios criterios. Así, se pueden ver directamente las apps existente para Infantil, primaria, Secundaria, Bachillerato, para profesores, etc. Dentro cada etapa, además, las diferentes apps se organizan en torno a cursos o ciclos. De este modo, es mucho más sencillo encontrar una app adecuada para tu hijo o alumnos.

Eduapps nace de un blog creado por Raúl Santiago y Alicia Díez a finales del año 2010. Ese primer blog se constituía como un espacio informativo donde se ofrecía una descripción y valoración de aplicaciones educativas que ellos mismo probaban y que quería compartir con otros profesionales de la Educación.

Tras ese primer momento, el blog se convierte en una página web en la que, además de etiquetas, se incluye un motor de búsqueda y un sistema de valoración por rúbrica, con lo que la información pasa a ser aún más fiable.

Un tercer paso en Eduapps dota al portal de más información, ya que se ofrece al usuario qué elementos del currículo son los que la aplicación trabaja, con la esperanza de que muchos docentes y familias puedan acceder a la información que necesitan optimizando su tiempo y esfuerzo. Colaboran en la parte de análisis de aplicaciones Chema Rodríguez, Leoncio Venteo y José Anastasio Martínez.

VIA: http://www.chaval.es

Si necesitas tarjetas para publicitar tu blog o página web, o simplemente como presentación, éstas que os mostramos a continuación me han parecido muy elegantes y divertidas. Son de fácil realización y desde luego son muy originales.

¿Qué os parecen? Son geniales y puedes adaptarlas fácilmente a tus necesidades personales. Veamos qué necesitas para crear tus propias tarjetas de presentación.

Materiales: 

  • Papel vegetal.
  • Sello con nuestros datos.
  • Troqueles para el confeti y demás.
  • Sobres de papel vegetal.
  • Pegatinas doradas para cerrar los sobres.

 

Tarjetas personalizadas con confeti 3

El procedimiento es realmente sencillo, si conseguimos sobres de ese tamaño y tenemos un sello con nuestros datos tan sólo hay que sellar los sobres y rellenarlos con los confetis o motivos que queramos colocar dentro del sobre. Deja secar la tinta toda la noche o se te mancharán las tarjetas. Después cerrarlos con los puntos adhesivos dorados y listo.

Habría una segunda forma más laboriosa que sería fabricar nosotros los sobres e imprimir los datos con la impresora. Si queréis probarlo es más costoso y dependerá bastante del papel y la impresora que tengáis. No siempre es fácil imprimir sobre papel vegetal aunque si eliges la opción transparencia durante la impresión debería funcionar, tanto con impresora de inyección de tinta como con láser. Aunque con las láser parece ser que es más fácil la impresión sobre papel vegetal.

Tarjetas personalizadas con confeti 4

De todas formas y lo hagáis de la forma que prefiráis el diseño de las tarjetas de presentación es encantador. Podéis usar confetis con diseños relacionados con vuestra actividad, por ejemplo si haces cupcakes colocar recortes de estas delicias, si lo tuyo es la ropa pues recortes con forma de vestidos o camisetas, lo que se os ocurra para personalizar vuestras tarjetas será genial.

Tarjetas personalizadas con confeti 1

Vía: theglitterguide.com

VIA: http://www.guiademanualidades.com

 

Ver la ‘Mona Lisa’, pero desde casa. Y en tres dimensiones. Como estar en el Louvre, pero sin estar. Esto es lo que propone el famoso museo parisino y Nintendo, que han lanzado una guía multimedia del centro de arte que permite recorrer las salas del Louvre en tres dimensiones sin necesidad de usar gafas especiales.

La guía está disponible para la consola Nintendo 3DS y se llama Nintendo 3DS Guide: Louvre .

Este programa descargable permite disfrutar de la audioguía de Nintendo 3DS que se usa dentro del museo, pero con la comodidad de poder hacerlo desde casa. O desde donde tú quieras. La guía puede ser usada de diferentes maneras: para simular un recorrido por el museo antes de visitarlo realmente, o simplemente como punto de partida para desarrollar una mayor apreciación del arte.

Las fotografías y los audiocomentarios existentes en la guía permiten apreciar las obras de arte del Louvre a tu propio ritmo. Utiliza los planos de las plantas para situarte y sigue un itinerario virtual por las enormes exposiciones del Louvre.

El programa también incluye modelos en 3D e imágenes de alta resolución de determinadas piezas. El programa permite contemplar más de 600 fotografías de las obras de arte y 400 de las propias salas del museo.

Además, incluye más de 30 horas de comentarios.

VIA: http://www.chaval.es

Las nuevas tecnologías son un gran adelanto y nos permiten realizar tareas y disfrutar del ocio de una forma inimaginable hace tan solo un par de décadas o menos. Pero a pesar de todo este progreso nuestros aparatos digitales siguen dependiendo, de momento, de sus cables de alimentación y transmisión de datos. Así un usuario corriente, es decir no excesivamente tecnificado, acaba acumulando un buen número de cargadores y cables usb, uno o dos por cada aparato que usa.

Llega un momento en que suspiras y te encomiendas al santo patrón de la tecnología para encontrar aquel cable que necesitas. Con un poquito de organización y estas fundas enrollables de fácil elaboración podremos tener siempre nuestros cables a buen recaudo.

Materiales: 

  • Unos trozos de cuero o escay (cuero sintético).
  • Botones de presión.
  • Regla.
  • Lápiz.
  • Cúter.
  • Tabla de corte.
Fundas para cables y cargadores 3

No os voy a dar medidas exactas porque creo que es mejor que los hagáis según vuestras necesidades. Cortando una tira de cuero de unos 13-15 cm de ancho es suficiente para cualquier cargador y cable. La longitud dependerá de lo que queráis guardar en cada funda. Para un cargador normal una longitud de unos 14 cm más lo que añadáis de la solapa es adecuado. Si queréis añadir más cables o auriculares pues necesitaréis un trozo de hasta 30 o 45 cm, todo ello dependerá de vuestras necesidades. Pienso que es preferible hacer varias fundas pequeñas que una demasiado grande, serán más cómodas y podéis tener una para cada dispositivo.

Fundas para cables y cargadores 4

Mediremos y haremos varios cortes para conseguir estas ranuras donde colocar los cables enrollados.

Fundas para cables y cargadores 5

Después en la solapa añadiremos un botón de presión. Son fáciles de instalar y suelen ir en un kit que lleva todo lo necesario para su colocación.

Fundas para cables y cargadores 6
Fundas para cables y cargadores 1

Así de esta manera tan sencilla tendremos siempre todos nuestros cables bien organizados. Y es mucho más fácil transportarlos así cuando salgamos de casa.

Vía:  brit.co

Vía:  http://www.guiademanualidades.com/

 

Usar crayones para personalizar camisetas es mucho más sencillo de lo que pueda parecer. Hace ya un tiempo os mostramos una técnica en la que se usaba papel de lija, fue una aportación de nuestra amiga y seguidora Mar. En esta ocasión os traemos otras de sus creaciones hechas con crayones pero usados de otra manera.

Camisetas personalizadas con crayones 4

Se pueden conseguir con esta técnica dibujos y siluetas con buena definición. Y a mí en particular esa difusa cubrición de la tela que ofrecen los crayones con esta técnica me resulta muy interesante estéticamente.

Camisetas personalizadas con crayones 5

Bien, vamos al grano y veamos qué necesitamos.

Materiales:

  • Camiseta básica.
  • Crayones.
  • Sacapuntas.
  • Un recipiente para recoger las virutas.
  • Cúter.
  • Papel vegetal.
  • Papel normal.
  • Plancha.
Camisetas personalizadas con crayones 6

Usamos crayones blancos porque la camiseta sobre la que vamos a crear la impresión es negro, es un buen contraste. Pero podéis elegir los colores que más os gusten. Imprimimos o dibujamos la silueta del dibujo que queremos realizar y recortamos con el cúter. Como veis se trata de una calavera y un par de tibias, el símbolo pirata más tradicional.

Camisetas personalizadas con crayones 7

Colocamos la plantilla sobre la camiseta, vertemos virutas en el hueco de la plantilla y pasamos la plancha caliente sobre el papel vegetal, papel normal de hornear puede servir. Cuando vemos que el papel se impregna de aceite es que ya se ha derretido el crayón.

Camisetas personalizadas con crayones 8

Levantamos con cuidado y veremos este precioso decorado. Puedes decorar tu camiseta con infinidad de diseños y a continuación os mostramos una pequeña selección de los trabajos que realiza nuestra querida Mar. Y que tiene a vuestra disposición en su blog.

Camisetas personalizadas con crayones 2
Camisetas personalizadas con crayones 3
Camisetas personalizadas con crayones 1

¿Qué os parecen? Maravillosos los diseños que se pueden realizar con esta técnica si tienes un poquito de paciencia y buen gusto. ¡Animaos!

Vía: ca-la-mar.blogspot.com.es  y http://www.guiademanualidades.com

 

 

 

Algunos estudiantes no consiguen las notas que corresponderían a su nivel de preparación porque, a la hora de demostrarlo en los exámenes, sufren un bloqueo mental y afectivo que les dificulta seriamente poder resolver con éxito la tarea. ¿Es irremediable el problema?

Es muy posible que los estudiantes empleen la expresión “me he quedado en blanco” con el fin de justificarse cuando no han estudiado lo suficiente para preparar un examen. Pero ocurre con alguna frecuencia que, aun habiendo preparado un examen razonablemente bien, en el momento de realizarlo, se altera el ritmo vital del estudiante y éste sufre un bloqueo emocional e intelectual que le impide demostrar sus conocimientos sobre el papel.

¿Por qué se produce este bloqueo?

El estudiante, ante el reto de tener que demostrar en un tiempo limitado lo que ha aprendido, y sabiendo que su trabajo estará sujeto a una calificación que le permitirá o le impedirá avanzar en sus estudios, se ve sometido a una situación que le provoca estrés. La prisa, la incertidumbre, la inquietud y la angustia se traducen en una notable falta de concentración que dificulta seriamente el uso correcto del pensamiento. En esas condiciones la memoria y el razonamiento parecen haber desaparecido.

Esta facilidad para bloquearse en situaciones comprometidas tiene que ver con el carácter dominante de la persona, con su autoestima y con la seguridad en sí mismo. Por lo tanto en la medida en que podamos influir en la educación del carácter y de la autoestima de nuestro hijo, seguro que le estaremos ayudando a solucionar su problema.

Pero además de estas acciones a largo plazo, podemos ayudar a nuestros hijos con otras a corto plazo enseñándoles a usar ciertas pautas de conducta.

Es recomendable no intentar poner en práctica todas las propuestas a la vez. Lo razonable es empezar por aquellas que nos parezcan más relevantes para nuestro hijo.

Agruparemos las estrategias según el momento en que deban llevarse a la práctica:

1. Pautas de conducta recomendables antes del examen.

  • Preparar el examen con la antelación suficiente. No es recomendable seguir preparando el examen hasta altas horas de la noche. El sueño y la falta de descanso podrá influir negativamente en el rendimiento. Así pues un paseo, un poco de natación o un baño de agua tibia podrán ser actividades muy recomendables para dar por terminado el día de la vigilia del examen.
  • Los padres podemos evitar distraerlos con problemas añadidos a la tensión del examen. Un ambiente apacible tonificará positivamente a nuestro hijo. Evitemos acrecentar su ansiedad con la nuestra, trasmitiéndole confianza y seguridad en su capacidad y en su esfuerzo previo.
  • Preparar todo el material necesario la noche anterior al examen par evitar prisas y olvidos.
  • Conocer y tener asumidas y entrenadas las normas de presentación de un examen. Si dichas normas están asumidas y automatizadas, aportan seguridad a la hora de realizar el examen. Las normas básicas son: dejar márgenes adecuados, escribir con buena letra, escribir nombre, apellidos y fecha, subrayar los enunciados y título con “regla”...
  • Conocer con precisión el significado de algunos términos muy comunes en las preguntas de los exámenes: compara, define, explica, esquematiza, describe, enumera, clasifica y analiza.
  • Que no olvide llevar su reloj. Controlar el tiempo disponible le ayudará a tomar decisiones.

2. Pautas a seguir al inicio del examen.

  • Repetirse a sí mismo que es normal estar nervioso pero que se pasará en unos minutos, que lo normal es que no se sepa todo y que no pasa nada si se dedican unos minutos al principio para tranquilizarse e intentar comprender bien las preguntas.
  • Dedicar el tiempo necesario a comprender bien las preguntas. A veces se responde incorrectamente a una pregunta porque no se leyó bien.
  • Decidir en función de la dificultad y la complejidad de cada una de las preguntas, cómo se administrará el tiempo del que se dispone. Puede parecer que esto ayude a aumentar los nervios pero muy al contrario, el ser consciente antes de empezar de cuánto tiempo se le puede dedicar a cada pregunta, le ayudará a concentrar sus esfuerzos, no dispersarse en temas secundarios y responder con efectividad.
  • Después de asegurarse de haber entendido las preguntas, elegir aquella que se domina mejor y empezar por ella. Luego se contestará el resto con el mismo criterio. De este modo se consigue mejorar el nivel de seguridad y, en el caso de que faltase tiempo, se quedarían sin contestar aquellas preguntas que se dominan menos.
  • Empezar a escribir sin demasiada demora pero sin precipitarse. Deberá evitar el lanzarse a escribir sin saber muy bien lo que tiene que decir y en cómo va a organizar los conceptos. Es importante el uso del papel borrador para trazar -no redactar-, sin perder demasiado tiempo, un esquema que ordene las ideas que se van a exponer. Si antes de ponerse a escribir sabe cual va a ser el desarrollo de su redacción, disminuirá el nerviosismo.
  • En el caso de no conseguir concentrarse hacer unos pequeños ejercicios de relajación. Cinco minutos pueden ser suficientes para reconducir su nerviosismo/bloqueo. No debe obsesionarse con el tiempo que va a dedicar a realizarlos ya que este pequeño tiempo “perdido” resultará una enorme “ganancia” si consigue recuperar la concentración.

    Estos ejercicios deberán haberse practicado con anterioridad.
    Relajación física: cierra los ojos y piensa en tus pies, siente los dedos, podrías moverlos, pero no lo haces porque tienes la sensación de que pesan mucho... Haz lo mismo con otras partes del cuerpo.
    Relajación mental: piensa en un lugar que te guste estar, intenta representarlo en tu imaginación con todos los detalles, procura sentir la temperatura, el olor, el sabor, la música…Te sientes muy a gusto.

3. Pautas de conducta durante el resto del examen.

  • Darse autoinstrucciones positivas: recordarse a sí mismo que está bien preparado, que es normal ponerse nervioso, que no saben todas pero sí la mayoría de las preguntas…
  • Recordar que la calidad de las frases escritas no tiene nada que ver con la cantidad. Realizar un buen examen no es cuestión de “rollo”, de escribir mucho. Debe procurar ser claro, conciso, sintético y evitar las frases superfluas que abultan pero no le añaden ningún valor al contendido del examen.
  • Nunca preocuparse porque alguien acaba antes de tiempo. Comprobar la hora y continuar hasta agotar el tiempo.
  • Si se agota el tiempo y aún queda mucho por decir y redactar, no perder la calma y dedicar esos minutos que quedan a exponer las ideas de modo esquemático. Será mejor enunciar los puntos que se querían tratar que entregar un examen incompleto.
  • Si sobra tiempo, dedicarlo a repasar lo que se ha escrito. Si faltara por contestar alguna pregunta que no se sabía, pensar si se sabría explicar algo al respecto, prescindiendo de lo estudiado, y sólo a partir de los propios conocimientos y experiencias. Pero no escribir nada que no se entienda ni dedicar demasiasdo tiempo.

FUENTE: solohijos – José María Lahoz García – Pedagogo (Orientador escolar y profesional)