El ajedrez puede ser una actividad extraescolar muy educativa. Jugando al ajedrez se pueden aprender muchas cosas:

  • Mejora la memoria
  • Entrena nuestro razonamiento y pensamiento abstracto
  • Enseña a tomar decisiones
  • Nos ayuda a analizar situaciones, los pros y los contras
  • Ayuda a socializar
  • Nos recuerda que para ganar hay que respetar las reglas
  • Aumenta nuestra creatividad

Lo mejor es hacer concursos o torneos de ajedrez, una idea que puede ser muy estimulante si ofrecemos un gran premio al niño que gane. Muchos colegios e institutos organizan este tipo de eventos conforme se va acercando el final del curso.

Los niños pueden aprender a jugar al ajedrez a la edad de entre 3 y 7 años, aunque obviamente, tendrás que hacérselo muy sencillo para que puedan aprenderlo. En Ajedrez y Psicología recomiendan algunos trucos.

Ejercicios

  • Deja que dibujen las piezas. Les das una pieza del tablero a cada uno y un papel para que la dibujen y la pinten con lapiceros de colores. De esta forma, se irán familiarizando con ellas. Debajo del dibujo, si ya saben escribir, pueden poner el nombre: “Peón”, “Rey”, “Caballo”, etc.
  • Crea un tablero humano. Utiliza el cuerpo para enseñarles el movimiento de las piezas. Una idea creativa puede ser hacer un “tablero humano” en el patio, dibujando con tiza los cuadrados, y convirtiendo a los niños en piezas. “Tú eres un peón, tú eres una torre”.

Sólo una vez que estos juegos empiecen a dar frutos, empezarás a darte cuenta de quién lo maneja mejor.

Seguramente te encontrarás a más de algún niño muy avispado que con 5-6 años ya puede jugar una partida de ajedrez correctamente. Potencia su talento poniéndole ejercicios más difíciles que al resto.

Puedes encontrar una gran variedad de tableros de ajedrez en nuestra tienda online, desde por ejemplo los tradicionales tableros de ajedrez de madera, a otros juegos de ajedrez más creativos y con más diseño.

Jugando al ajedrez

Jugar al ajedrez con niños de 7-8 años

A la edad de los 7-8 años, los niños por lo general ya empiezan a entender mejor el juego, si han ido experimentando con él. Algunos ejercicios prácticos para enseñar:

  • Deja que jueguen sin reglas. Un buen ejercicio para que simplemente se vayan habituando al ajedrez es dejar que jueguen sin reglas durante algunos minutos antes de explicar. Que se vayan acostumbrando a tocar y mover las piezas.
  • Haz juegos de preguntas. Enséñales el tablero y las piezas para que se familiaricen con ellas. Diles primero el nombre de cada pieza y luego haz juegos de preguntas: “¿Qué pieza es ésta?”, ¿Cómo se mueve esta pieza?, “¿Qué pieza vale más?”. Así practicarán los números y las posiciones.
  • Muéstrales cómo se colocan las piezas al principio de la partida. Otro ejercicio consistirá en colocar las piezas correctamente al principio de la partida. Que ellos vean primero cómo lo haces tú, les das las piezas desordenadas y luego tienen que ordenarlas. Puedes darles un modelo la primera vez mientras lo van memorizando.
  • Muéstrales el movimiento de las piezas sobre el tablero. Los niños pondrá en práctica algunas nociones como adelante, atrás, diagonal, izquierda, derecha, etc. Que ellos vean cómo tú mueves cada pieza. Un movimiento difícil puede ser, por ejemplo, el enroque.
  • Muéstrales cómo se come una pieza a otra. Mediante una partida falsa o imaginaria, puedes enseñarles cómo una pieza se come a otra.
  • Muéstrales cómo acaba una partida. El jaque y el jaque mate son partes más complicadas de entender, ya que los niños tienen que mirar las posibilidades de movimiento del rey. Haz lo mismo, invéntate una partida falsa para que vean cómo es la jugada.

Jugando su primera partida de ajedrez

La primera partida de ajedrez debe ser tutelada y el objetivo no es tanto ganar, sino que los niños puedan presenciar una partida completa y su funcionamiento.

El profesor debe mantenerse hablando durante la partida, chivándoselo todo. “No, esa pieza no se mueve de esa forma, ¿recuerdas?”, “Si pones esa pieza ahí, te la puedo comer”. Y así.

Por turnos, los niños irán pasando por el tablero del profesor para jugar una partida. También se puede hacer partidas simultáneas, siempre y cuando no haya demasiados alumnos y se pueda mantener el control.

Aprendiendo estrategias y tácticas

Aprender a jugar

Desde que los niños aprenden a colocar las piezas, los movimientos de cada una, respetar los turnos, comer otras fichas y en qué consiste un jaque mate, hasta que empiecen a desarrollar estrategias y tácticas, pasará bastante tiempo.

No obstante, ellos mismos irán desarrollando ideas como: “Si muevo esta ficha, pasará esto o esto”. Y como siempre, a fuerza de equivocarse y perder, irán entendiendo cómo mover las fechas de forma inteligente para que no se las coman.

En la medida del talento y capacidad de cada uno, podrán ir mejorando su capacidad para desarrollar pensamientos abstractos y complejos. Ningún niño aprende a la misma velocidad que otro. Una vez que se haya jugado cierto número de partidas y jueguen respetando las reglas de forma natural, ya puedes explicar estrategias y tácticas más complejas para ayudarles a ser buenos jugadores.

Consejo: después de jugar con el monitor y comprobar que ya manejan las reglas y pueden seguir una partida, deja que que jueguen entre ellos sin decir nada y organiza torneos.

http://www.stoksdidactic.com/es/blog/jugar-al-ajedrez-con-ninos/

0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *