El mejor lector joven del mundo es extremeño y se llama Sergio Sánchez. Así lo ha reconocido el premio el Odilo Young Readers 2019 entregado en el Parlamento Europeo, que ha ensalzado al joven de 11 años del colegio CEIP Rodeo de Jerez de los Caballeros como número 1 del ranking elaborado por el galardón.

El reconocimiento, creado por una compañía española que ofrece su plataforma tecnológica de contenido a clientes en más de 40 países a organismos desde colegios o universidades hasta grandes empresas, “establece el ranking mundial de lectores entre millones de personas que tienen acceso a contenido digital, a través de escuelas y bibliotecas que utilizan servicios de lectura digital”. Para fomentar la lectura, la Comisión Europea les dotó con un millón de euros a través del Fondo Europeo de Inversiones Estratégicas en el plan Juncker.

El reto no era fácil. Para seleccionar al ganador, la empresa española estudia sus capacidades bajo unos criterios muy rigurosos: la cantidad de títulos leídos, la consistencia del hábito de lectura, la diversidad del género lector, la complejidad del contenido leído, la mejora de la comprensión lectora y las habilidades de escritura creativa.

Junto a Sergio podrían haber participado todos los niños de su edad de los 42 países donde trabaja esta plataforma, a la que pueden llegar los más de 100 millones de personas con acceso a contenidos digitales a través de bibliotecas, colegios, empresas y organizaciones.

De entre todos los que finalmente se inscribieron al premio, el joven de 11 años extremeño se alzó vencedor. En entrevistas, Sánchez reconoce que lee “una hora cada noche”. “Antes leía en el móbil de mi padre, pero desde que tengo una tablet, ahora leo en mi tablet”, reconoce.

‘Odilo Young Readers 2019’ llevó a Sergio Sánchez hasta el Parlamento Europeo, donde pudo ofrecer un discurso de agradecimiento.

https://www.lavanguardia.com/vida/20190317/461079437342/mejor-lector-joven-mundo-extremeno-espanol.html?utm_source=facebook&utm_medium=social&utm_content=vida&utm_campaign=lv&fbclid=IwAR2nbhZdM93jUnLqG4LFSJ4RctJ2Mk4ulDbTco_o3O9XiY4V7rUCeHt_KnI

Todas las claves para descubrir la adolescencia de tu hijo, y su relación con el entorno, la familia y el mundo de las drogas. Con este Ebook gratuíto, te ofrecemos la posibilidad de informarte sobre esos temas que tanto te preocupan con respecto a tu hijo. Puedes obtenerlo en el siguiente enlace:

https://www.flipsnack.com/losqueno/la-adolescencia-los-que-no.html


Es ley de vida, todo bebé será un niño primero y un adolescente después. A menudo los padres vivimos deseando que nuestros hijos crezcan para ver si vienen tiempos mejores: cuando son bebés no los disfrutamos porque criarlos es agotador, cuando son niños, porque nos atan, y cuando son adolescentes, creemos que por fin podremos recuperar la ya olvidada libertad de antes de ser papás. A los 12 años ya están en el instituto, y entonces la realidad de la adolescencia nos golpea en toda la cara

Con el primer año de instituto, llega la primera fiesta de Halloween, la primera Nochevieja y las primeras fiestas de verano. Y para los papás es la primera vez que tenemos que tomar la decisión de dejar salir a nuestro hijo o hija hasta tarde, a sabiendas de que van a tener acceso a alcohol. ¿Qué haces si tu hijo te pide salir y volver a casa ya de madrugada o al día siguiente? Difícil decisión, sobre todo cuando sabes que cada año en épocas de fiestas, niños de 12 años beben hasta el coma etílico y algunos por desgracia mueren.

¿De quién es la culpa? ¿Quién ha fracasado aquí? ¿Nos sentimos acaso culpables o fracasados? ¿O lo hemos normalizado hasta el extremo de que ya no nos preocupa? ¿Se puede culpabilizar solo a los padres? No me parece justo que se acuse únicamente a los progenitores. Personalmente creo que una vez más, estamos ante un signo de desprotección social de los más jóvenes. Se les ignora, a nadie les importa.

Lo realmente complicado cuando eres un adolescente y sales con los amigos es no beber, no fumar, no consumir drogas. ¿O es que ya no nos acordamos? No era tan diferente en nuestra época. Está tan aceptado que muchos padres permiten que sus hijos hagan botellón para no excluirlos del grupo de amigos. Y así, se consiente, con el pretexto de “es que los demás lo hacen” y “no lo voy a dejar marginado”. Lo absurdo del botellón, una práctica con varias décadas de existencia, es que el fin único del mismo es beber cuanto más mejor. Muchas veces se hace en el parking de una discoteca o en una plaza, para entrar muy puestos a la fiesta.

No sé cuándo se ha normalizado, cuándo se ha aceptado que no está mal, pero aquí sigue a pesar de las prohibiciones. En Islandia, leí hace poco, han cortado el problema de raíz. Dicen que los jóvenes en Islandia ya no están bebiendo en las calles: están practicando deportes y también en clubs de música o danza. Parece que las extraescolares deportivas han sido la solución, y también la música, el baile y el arte. Todas esas asignaturas desterradas o relegadas a ser “marías”, esas en las que muchos padres deciden educar a sus hijos en su tiempo libre, si los deberes y los exámenes lo permiten. De hecho, uno de los argumentos a favor de las extraescolares más extendido entre los padres es precisamente el de desarrollar en sus hijos aficiones que les mantengan alejados de las drogas durante la adolescencia.

Las borracheras y los comas etílicos de los adolescentes de 12 o 13 años me pillaron de sopetón. Hace menos de una década eran bebés que no dejaban dormir a sus padres, y ahora pasan la noche en la calle. Pero ¿podemos dormir mejor los padres ahora teniendo a nuestros hijos fuera de casa? Quién nos iba a decir que casi echaríamos de menos los cólicos del lactante.

Y no solo toman alcohol. Otro tipo de vicios precoces les enganchan. Muchos niños de los primeros cursos de la ESO, con edades alrededor de los 13 años, consumen tabaco, y otros, bajo una falsa sensación de inocuidad, fuman “vapor”. Fumar un cigarillo electrónico no es como tener un Tamagotchi por mascota, no es un cigarrillo virtual. Si no puedes tener mascota, puedes cuidar del Tamagotchi, vale, pero como el tabaco es malo ¿voy a fumar vapor? ¿Cuándo nos hemos creído los padres que eso es inofensivo?

Pero mucho más impactante para mí ha sido saber que incluso ya fuman marihuana. Me surgen tantas preguntas, alrededor de todo esto: ¿Quién les vende todas estas sustancias a los adolescentes? ¿Cómo se pueden conseguir tan fácilmente siendo menores de edad? La otra es ¿de dónde sacan dinero para comprarlas? Ese gasto no se lo puede uno permitir con la asignación semanal que te dan tus padres. Y la última, ¿no son nuestros adolescentes conscientes de lo peligroso que es para su salud consumir drogas? La respuesta es clara: evidentemente, no lo son.

Me embarga una sensación de fracaso tremenda. No puedo evitar recordar algo que el psicólogo Rafael Guerrero comenta frecuentemente en sus charlas, y que muchos padres olvidamos o desconocemos: la importancia de las relaciones de apego seguro, de cubrir las necesidades emocionales de nuestros hijos, hasta que ese tanque, metáfora que él usa a menudo, de 200 litros de necesidades emocionales esté por encima del 60%. Sin una relación de apego seguro creada y forjada desde la infancia, nuestros hijos cuando lleguen a adolescentes buscarán llenar el vacío emocional con drogas de cualquier tipo. No sé si esta es la receta infalible para evitar todos los riesgos en la adolescencia, pero sí que me parece que puede ser muy importante. Nos hemos perdido su infancia, nos hemos creído que con pasar ratitos de calidad con ellos podríamos educarlos. Mentira. No se educa en media hora, no se educa sin estar en casa, así no se educa a un niño ni se generan vínculos fuertes y duraderos.

Para los seres humanos, como mamíferos que somos, ser padres es algo natural, no necesitamos preparación alguna para serlo, como sí la necesitamos para dedicarnos profesionalmente a cualquier actividad. Pero como miembros de una sociedad, tenemos la responsabilidad de saber educar. ¿Somos los padres conscientes de lo difícil que es educar bien, en todo el amplio espectro de aspectos en los que hay que hacerlo, cuando decidimos tener un hijo? Y sobre todo, ¿somos un modelo para nuestros hijos?

Y sí, como bien dice la campaña del Ministerio de Sanidad, todos pensamos que esto solo les ocurre a los hijos de los demás, que los nuestros no lo hacen. Pero a veces, lo decimos con la boca pequeña porque la duda nos mata.

https://elpais.com/elpais/2017/11/24/mamas_papas/1511519986_880580.html

En el norte de Europa y Luxemburgo los jóvenes se independizan recién cumplidos los 21 años; en España, cuando rondan los 30, con 29,3 años, tres años por encima de la media europea, que está en 26. De 31 países que analiza Eurostat, el país está en el puesto 24, según datos publicados este miércoles. En el segundo trimestre de 2017, solo uno de cada cinco jóvenes españoles (el 19,4% de las personas de 16 a 29 años) estaba emancipado, según el Observatorio de Emancipación del Consejo de la Juventud de España (CJE). El factor económico es una de las claves detrás de este retraso, según los expertos, pero también hay razones culturales que lo explican.

Los hombres tardan un par de años más en salir del hogar familiar en toda Europa. De media, ellos se emancipan a los 27, mientras las mujeres se van a los 25. En España, la cifra sube hasta los 30,3 y los 28,3 años, respectivamente.

La tendencia española a una edad de emancipación tardía va de la mano de otros hitos que marcan el paso a la edad adulta: el momento de vivir en pareja y formar familia también se retrasa en España (el primer hijo nace cuando la madre tiene 30,8 años de media, la segunda edad más alta en la UE), y la tasa de fecundidad (1,34) es la más baja de Europa. El acceso al trabajo es uno de los soportes de la transición de la juventud y la madurez y España es el país europeo, después de Grecia, con mayor desempleo juvenil. En diciembre de 2017 la tasa de paro de los jóvenes de entre 15 y 24 años era del 36,6%, frente al 16% de media de la Unión Europea. Los bajos salarios y la precariedad, con una alta tasa de temporalidad y de contratos a tiempo parcial, tampoco ayudan a abandonar el nido.

Nórdicos frente a mediterráneos

Los jóvenes españoles son de los últimos en independizarse en la UE

Los países donde los jóvenes se emancipan recién entrados en la veintena son Suecia, Dinamarca, Luxemburgo y Finlandia. Los jóvenes de Estonia, Bélgica, Holanda, Alemania, Francia y Reino Unido no han cumplido tampoco los 25 cuando ya se han independizado.

Los que más mayores son cuando se van de casa de sus padres son los no tan jóvenes de Montenegro (32,5 de media, con 34,7 años los hombres y 30,2 las mujeres) y Malta (32,2 de media). Por debajo de España están también Grecia, Italia, Eslovaquia, Macedonia y Croacia.

El informe del observatorio del CJE señala que para comprar una vivienda, los jóvenes deberían emplear el 60,8% de su salario (quienes lo tienen). Si optasen por alquilar, el porcentaje subiría al 85,4%. Como señala el demógrafo y sociólogo de la Universidad Autónoma de Barcelona, Pau Miret, en España hacen falta políticas públicas de acceso a la vivienda para los jóvenes y más becas para los estudiantes. En los países donde hay una emancipación más temprana “el Estado está ayudando”, subraya el experto. Independizarse requiere dinero y, como dice Miret, “no tiene sentido que en el alquiler y los suministros se vaya el 80% de lo que estás ganando”.

El contexto no propicia que los jóvenes se vayan de casa. La crisis económica supuso un mazazo en las expectativas de independencia de la juventud, pero como explica Almudena Moreno, socióloga de la Universidad de Valladolid, “no supuso una revolución en los patrones”. Que los españoles se independicen casi una década más tarde que los nórdicos “es un clásico”, señala Moreno. El sociólogo de la UNED Miguel Requena apuntaba ya en un artículo sobre el tema de 2002 que la edad de emancipación no había parado de crecer desde 1988 hasta 2001, cuando pasó de 28 a 30 para los jóvenes y de 26 a 28,6 para las jóvenes.

“Hay un condicionante económico, claro, pero también influyen valores culturales y religiosos que imprimen un determinado concepto de familia”, analiza Moreno. “Se valora la forma de asegurar el futuro de los hijos ante posibles riesgos y tanto a los hijos como a los padres les resulta cómodo; es un patrón común en el sur de Europa”, explica la autora del estudio La transición de los jóvenes a la vida adulta y del Informe de la juventud de España 2012. Las familias de clase media se han podido permitir mantener a sus hijos hasta edades avanzadas, salvo con la crisis, cuando se disparó la emigración de los jóvenes.

“Es una estrategia deliberada, se podrían ir [de casa] y vivir una situación mucho más precaria y difícil”, señala Moreno. Desde su punto de vista, esperar unos años, con un salario y una vivienda asegurada, es la respuesta del sur a la pregunta de “¿qué vale más, la independencia o estar cómodo?”. Aunque insiste en que no se puede generalizar ni estereotipar y que las circunstancias son muy diferentes para un joven que trabaja en una fábrica a los 18 que para un universitario, sí subraya como un factor las expectativas de los jóvenes: “Si deciden quedarse [en la casa familiar] es una decisión propia, son responsables”.

Pau Miret apunta además a que en España “la concepción de emancipación está ligada al inicio de la formación de una familia”. Moreno coincide y señala también la variable religiosa: “No es que la Iglesia tenga una implicación directa -muchos jóvenes no son creyentes-, pero está implícito en la transmisión cultural inconsciente de valores católicos”.

https://politica.elpais.com/politica/2018/05/15/actualidad/1526370603_271733.html