Entre los 2.000 adolescentes encuestados, un 70% prefiere la tradición de los Reyes

La inmensa mayoría de los adolescentes españoles, un 65%, se decanta por la tecnología a la hora de elegir su regalo navideño. Entre ellos, un 33,4% pide consolas o videojuegos como obsequio de Navidad y tan solo un 4% elige libros a la hora de pedir su regalo, según se desprende de una encuesta realizada entre 2.000 adolescentes por la comunidad virtual Habbo Hotel. Los artilugios tecnológicos mantienen una distancia abismal respecto a los libros a la hora de solicitar un regalo por estas fechas, lo que confirma, una vez más, el bajo índice de lectura y de interés por el hábito lector en este tramo de edad. Los altos gastos familiares que se realizan al concluir el año no parecen tener un reflejo proporcional en la lista de regalos confeccionada para los niños durante la noche de Reyes o para Papá Noel, como parece demostrarlo el que casi el 45% de los niños dice incluir en sus peticiones sólo entre uno y cinco obsequios.

digital-deliver-kids-copy

Ganan los Reyes Magos El 70% de los adolescentes sigue prefiriendo la tradición de los Reyes Magos frente a un 23% de los chavales que eligen a Papá Noel, quizá para anticipar los obsequios y disfrutar de ellos durante más tiempo en sus días vacacionales. La figura tradicional de Melchor, Gaspar y Baltasar, que visita los hogares el 6 de enero, sigue prevaleciendo, a gran distancia, sobre las adquiridas de otras culturas, como Papá Noel, y sobre las regionales, como el Olentzero, en el País Vasco, o el Tió de Nadal, en Cataluña, cuyos regalos se abren el 25 de diciembre. Este hecho explica que la temporada de compras se prolongue hasta la primera semana de 2008. Los adolescentes, además de por las consolas y los videojuegos, también se decantan por los teléfonos móviles como regalo navideño. Casi el 50% de los adolescentes los prefieren con cámara de fotos incorporada, por encima de los que eligen accesorios como la conexión a Internet (15,8%), carcasas intercambiables para personalizarlo (3,4%) o la posibilidad de grabar vídeos (28%). En cuanto a los hábitos en las celebraciones que tienen lugar en Navidad, casi el 25% afirma que en Nochebuena cena en familia, que consideran la fecha más importante para cerca del 60% de sus familias frente a Nochevieja (20,8%), Navidad (19,6%), Año Nuevo (18%) o el día de Reyes (15,7%). El 55% de los encuestados celebra el fin de año con una cena en casa y en familia, aunque los chavales revelan que después de tomarse las uvas van a casa de algún amigo a disfrutar de la noche. En otro de los hábitos tradicionales de Nochevieja, la retransmisión de las campanadas, un 48% de los entrevistados es fiel al reloj de la Puerta del Sol de La 1, mientras que sólo un 5% prefiere comerse las uvas con alguna cadena autonómica.

http://www.diariodeleon.es/noticias/sociedad/65-adolescentes-opta-regalos-tecnologicos-navidades_359964.html

Charles Darwin fue un hombre muy creativo. Gracias a esa creatividad encontró la respuesta a la evolución. El naturalista inglés utilizaba para reflexionar un paseo que había al fondo del jardín de su casa londinense, al que llamaba el “camino de pensar”.

La creatividad es la capacidad para aportar soluciones novedosas a un problema, sea este del tipo que sea. Aunque habitualmente se asocia la creatividad con el arte lo cierto es que la creatividad está presente en todos los aspectos de la vida, siempre que alguien soluciona algo con una idea innovadora está siendo creativo.

crea

La mayoría de los piscólogos están de acuerdo en que ser creativo es un aspecto positivo en la vida de cualquiera. No hace falta ir muy lejos para entender por qué. Las personas que consiguen resolver sus vidas según sus propias ideas tienen más posibilidades de estar conformes con eso que han hecho y de ahí­ se derivan mayor autoestima y bienestar.

Los niños son los más creativos Todos hemos observado que los niños son muy creativos. También la explicación aquí es sencilla: como no conocen muchas reglas no las tienen en cuenta a la hora de pensar. De ahí que sus razonamientos sean mucho más libres y por lo tanto casi siempre mucho más creativos.

Pero la inmensa mayorí­a de nosotros vamos perdiendo creatividad al ir creciendo. Por un lado porque nos acostumbramos a seguir las reglas y eso lo aplicamos también en el pensamiento. Y además porque, aquí también están de acuerdo muchos expertos, la educación tal y como está estructurado hoy dí­a el sistema educativo tiende a reducir de forma drástica esa creatividad.

Es lógico que eso ocurra porque lo que trata la educación es darles a todos los niños un bagaje cultural similar para que puedan desarrollarse en la sociedad cuando lleguen a adultos. Pero quizá está demasiado basada en el concepto de “única respuesta correcta” y eso hace que la homogeneización de los niños sea excesiva y se consiga eliminando parte de su creatividad innata.

En la adolescencia comienza a desparecer la creatividad
Y es precisamente en la adolescencia cuando esa creatividad comienza a desaparecer. Por eso es también en el inicio de la adolescencia cuando debemos hacer un esfuerzo especial para fomentar la creatividad en las chicas y los chicos y que de esa forma no pierdan el potencial creativo que tenían de niños.

Cómo fomentar la creatividad en nuestros hijos
Para fomentar la creatividad lo ideal es empezar cuando aún son niños y reforzarlo durante su adolescencia.

  • Aprender a reflexionar. Es muy importante aprender a pensar de forma organizada. Si practicamos la reflexión desde que somos pequeños seremos adultos con el cerebro mucho más capacitado para resolver problemas. Es bueno para conseguir esto hacer ejercicios con los adolescentes. Pedirles que reflexionen sobre algo, sobre un suceso, sobre un problema, sobre ellos mismos… Y una buena forma de aprender a hacerlo es pensar primero en ello y después escribirlo. Poco a poco serán más capaces de entrar en la profundidad de los asuntos en sus reflexiones.
  • Ver los problemas desde distintos puntos de vista. Una vez que hayan centrado el problema, hay que pedirles a los adolescentes que lo miren desde otro punto de vista. Por ejemplo, si el problema que han planteado es cómo ir cada día a la escuela, un punto de vista alternativo a ese problema sería traer la escuela a casa. Eso les hará mucho más capaces de analizar cualquier cuestión y de llegar al fondo de ella.
  • Idear soluciones libres. También la práctica consigue que nuestro cerebro sea cada vez más creativo. Y los adolescentes deben practicar con esto. Un buen ejercicio para potenciarlo es pedirles a los adolescentes que formulen un problema, puede ser cualquier cosa, desde cómo ir a la escuela cada día a qué hacer durante las vacaciones. Una vez que el problema haya sido formulado, lo que deben hacer es buscar varias soluciones. Y una buena forma de potenciar la creatividad es pedirles que planteen soluciones aunque crean que son irrealizables. Por ejemplo, una forma para ir a la escuela cada dí­a puede ser el teletransporte. Todos sabemos que no existe esa forma de viajar pero tampoco existía intenet hace unos pocos años. De lo que se trata es de que se sientan libres para pensar en soluciones.
  • Leer y hablar. Tanto la lectura como las conversaciones pueden ser buenas fuentes para llegar a dar con soluciones innovadoras para los problemamas formulados. Si tienes hijos adolescentes puedes charlar con ellos sobre esos problemas que han formulado y dar tus opiniones para que ellos las discutan.
  • Observar a otras personas creativas. En general rodearse de personas creativas aumenta la creatividad. Por eso es conveniente que empujemos a los adolescentes a que lean, que vean películas, que visiten museos y que se interesen por el mundo y lo que hay en él.

http://adolescentes.about.com/od/Escuela/a/Ayuda-A-Tus-Hijos-A-Ser-Creativos.htm

Decorar Reciclando en Navidad:

Un árbol no es árbol de Navidad  si no está decorado. Lo que lo hace navideño son las bolas de Navidad, los  adornos, las luces y la estrella. Sin eso no es más que un pino fuera de lugar.

Si quieres que tu árbol se sienta como en casa, tienes que vestirlo bien y adornarlo para que se sienta querido. Para que guarde bajo su regazo los regalos de Papá Noel o de los Reyes Magos.

Por este motivo, vamos a mostrarte varias ideas de bolas de Navidad muy bonitas y originales que puedes hacer en familia:

Bolas de Navidad transparentes (o de cristal) rellenas.

Las ponemos las primeras porque son nuestras favoritas: bolas de navidad transparentes o bien de cristal (aunque son bastante más caras y se rompen más fácilmente) con cositas diversas que podéis meter dentro.

Son todas muy fáciles de hacer poque sólo hay que quitarles el casquillo, rellenarlas y volvérselo a poner. Ahí van algunas ideas:

bolas de navidad de cristal con nieve

Si juntamos una bola de Navidad con una bola de nieve… ¡Tenemos esta preciosidad!
bolas de navidad transparentes con frases originales

Bola de Navidad de lo más original con los deseos que tú elijas.

bolas de navidad transparentes con plumas

Plumas y cintas de terciopelo. Es todo lo que necesitas.

bolas de navidad de cristal con plumas

Otra idea para hacer bolas de Navidad con plumas.

bolas de navidad hechas con manualidades originales

Bola de Navidad rellena de bolitas o fideos para adornar postres.

bolas de navidad transparentes con estrellas

Bola de Navidad de cristal con estrellitas de papel hechas a mano.

bolas de navidad transparentes con ramas dentro

Bola de Navidad con ramitas pintadas.

Necesitarás: bolas de Navidad transparentes o de cristal y lo que quieras meter dentro.

Nivel de dificultad: Fácil – Medio según el modelo que elijas.

Instrucciones (en inglés): 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7.

Bolas de Navidad de papel.

El papel es el elemento primario de cualquier manualidad. Los que amáis la esencia de las cosas, seguro que apostáis por una de estas bolas de Navidad:

Bola de Navidad de origami

Bola de Navidad de origami (papiroflexia)

Bola de Navidad hecha con papel

Con el papel adecuado puedes obtener una bola de Navidad de papel que no envidiará las demás.

Bola de Navidad con escamas de papel

Bola de Navidad hecha con escamas de papel de colores.

Bola de Navidad de papel

Otra idea para hacer bolsa de Navidad de papel.

Necesitarás: papel o cartulina y bola de porexpan (para la 3ª).

Nivel de dificultad: Medio.

Instrucciones (en inglés): 1, 2, 3, 4.

Bola de Navidad con forma de personajes.

Sólo hemos encontrado ejemplos de Bolas de Navidad con forma de pingüino (o de pájaro, no lo tenemos claro), de Mickey y de Minie Mouse o de emoticono; ¡pero seguro que tu imaginación puede pensar en muchas otras!

Ahí van:

bolas de navidad de Mickey y Minnie

Bolas de Navidad de Mickey y Minnie. ¡Les encantarán!

Bola de Navidad con forma de pingüino o pájaro

También puedes hacer bolas de Navidad con forma de pájaros (o pingüinos)

Bolas de Navidad con emoticonos

Una bola de Navidad muy original: ¡con emoticono!

Necesitarás: bolas de Navidad transparentes o normales para pintar, pintura, cartulina (para la bola de Navidad de Mickey y Minnie:) y pegatinas para la del emoticono.

Nivel de dificultad: Fácil-Medio.

Instrucciones (en inglés): 2, 3.

Bolas de Navidad decoradas con pintura.

Si eres de los que piensan que un árbol de Navidad tiene que tener una decoración sencilla. Estas bolas de Navidad te gustarán. La pintura es su elemento esencial:

Bolas de Navidad decoradas con pintura

Bolas de Navidad decoradas con pintura degradada.

Bola de Navidad con pintura de pizarra

La pintura de pizarra es un poco cara, pero si tienes por casa: ¡aprovéchala!

Bolas de Navidad decoradas con pintura

Pa estas bolas de Navidad no necesitarás pintura, sino ceras plastidecors.

Necesitarás: bolas de Navidad de cristal o transparentes y pintura de colores. Para las segundas, pintura de pizarra.

Nivel de dificultad: Medio.

Instrucciones (en inglés): 1, 2, 3.

Bola de Navidad decoradas con purpurina.

Purpurina. Purpurina. Purpurina. ¿Te gusta la purpurina tanto como su propio nombre? Entonces te recomendamos estas Bolas de Navidad que puedes hacer fácilmente con un puñado de purpurina. Purpurina. Qué bonito nombre.

bola-de-navidad-purpurina

La bola de Navidad con purpurina que tenías en mente. La clásica.

Bueno, lo dicho. Brillarán más que la estrella:

bola-de-navidad-nieve

¿Qué tal una bola de Navidad de hielo? La puedes hacer con purpurina o con sal.

bola-de-navidad-con-purpurina

Esta bola de Navidad lleva la purpurina por dentro. Para que sólo brille ella.

Necesitarás: bolas de Navidad de telgopor o transparentes (según cuáles hagas), purpurina.

Nivel de dificultad: Fácil.

http://trucosyastucias.com/decorar-reciclando/bolas-de-navidad

niña

¿Qué efectos tiene el ejercicio sobre el crecimiento?

El niño con una buena salud siempre está haciendo ejercicio, ya que de forma espontanea tiende a hacer trabajo físico cuando juega y a descansar cuando se fatiga. Esta conducta natural puede modificarse fácilmente por diversas costumbres sociales de nuestro entorno, tanto por un exceso de inactividad o en el polo opuesto por exceso de ejercicio.

Desde el punto de vista de la prevención y de la salud, hay que prestar atención tanto al niño o adolescente inactivo

(tratando de entender cual es la causa que le lleva a esta situación), como el que practica deportes en exceso (ya que se pueden originar interferencias con el proceso de crecimiento o la aparición temprana de lesiones).

En la actualidad, el fácil acceso a diferentes alimentos atractivos a la vista pero de un dudoso aporte nutricional, la educación permisiva y la existencia de nuevas tecnologías ha dado lugar a que aparezcan cada vez mayor número de niños obesos, inactivos y desmotivados para la realización de cualquier actividad física.

Por otro lado existen niños que realizan una actividad física excesiva (sobre todo los que hacen deporte de competición) que no siempre es completa ni correcta, siendo posible que aparezcan problemas que interfieran en los procesos de crecimiento.

Para prevenir alteraciones indeseables en la salud del niño en edad escolar habría que tener en cuenta las siguientes consideraciones generales:

Los niños de 5 a 11 años tienen una buena flexibilidad, músculos débiles, poca concentración mental y mucha movilidad. Durante esta etapa los niños juegan mucho y deberán pasárselo bien sin presiones.

De 11 a 15 años, etapa prepuberal, forman un grupo muy heterogéneo en cuanto al desarrollo corporal y maduración biológica y psicológica. Debido a la falta de equivalencia entre edad cronológica y biológica, estos grupos deben ser considerados de forma individual respecto a sus entrenamientos, competiciones etc.

A partir de los 15 años tiene lugar la finalización del periodo del crecimiento muscular que en ocasiones puede llegar hasta los 23-24 años. En este periodo, si las condiciones personales lo permiten, se puede intensificar los entrenamientos tanto en potencia como en resistencia y flexibilidad, así como favorecer la especialización de algún deporte.

Consideraciones generales de los deportes más practicados entre niños

Baloncesto: Es un deporte muy aconsejado y divertido. Se suele iniciar a los 7-8 años como juego. El entrenamiento más regular para alcanzar un buen nivel se realiza a partir de los 12 años.

Atletismo: Es un deporte muy completo, ya que en el se unen la carrera, el salto y los lanzamientos. En términos generales se aconseja su iniciación a partir de los 10 años.

Ciclismo: La forma de entrenamiento debe ser suave hasta que la persona no esté completamente desarrollada (no antes de los 17 años).

Gimnasia: Antes de los 7 años los niños solo tienen que jugar. A partir de esa edad se aconseja realizar gimnasia por lo menos dos veces a la semana. La gimnasia de competición requiere una gran dedicación y muchas horas de práctica a la semana.

Esquí: Se puede empezar desde niño como diversión. Los entrenamientos más en serio no deben iniciarse hasta que el niño no complete su desarrollo. En términos generales los buenos resultados deben empezar a partir de los 19-20 años.

Fútbol: Antes de los 11 años se practicará este deporte solo como juego, sin que se compita. A partir de los 12 años se puede participar en competiciones infantiles, con una duración más corta , un balón especial, y en un campo más pequeño. A partir de los 15 años ya se puede competir de forma más real, pero dejando transcurrir suficiente tiempo entre partido y partido (por lo menos 48-72 horas).

Judo: Si se acepta la edad de inicio a los 6 años, solo debe practicarse como juego, y nunca para competir. El comienzo en la competición lo debe de marcar el desarrollo físico del niño.

Natación: Lo apropiado es que los niños comiencen a nadar entre los 3-4 años. El entrenamiento más intenso no debe iniciarse antes de los 10-12 años, según el grado de desarrollo del niño.

Deportes acuáticos en el mar: Si tenéis la suerte de vivir en una ciudad con mar, los deportes acuáticos de mar son muy beneficiosos ya no solo a nivel físico, sino también a nivel social y medioambiental.

Los deportes acuáticos como surf, kayak de mar o buceo son ideales para que la condición física de nuestros hijos mejore a la vez que aprenden el respeto que hay que tenerle a la madre naturaleza. Por supuesto que son una clase de deportes solo aptos para el verano, pero ya que la niñez es una etapa en la que es conveniente desarrollarse y practicar todo tipo de deportes, inculcar el amor por los deportes de mar también puede ser beneficioso.

Tenis: Se puede aceptar la edad de comienzo entre 6-7 años, pero no de forma intensa. Es un deporte asimétrico que necesita compensación. Si se quiere llegar a algún nivel de competición a partir de los 12 años hay que comenzar a entrenar una hora al día.

Recomendaciones

Recuerde: 

En general, en cualquier deporte, el niño hasta los 7 años lo que tiene que hacer es jugar.

Se deben evitar las competiciones hasta los 12 años por lo menos.

La especialización demasiado precoz en un deporte no es buena.

Si se practica un deporte individual, es muy recomendable completarlo con un deporte colectivo, pues enriquece más al niño.

Hay que evitar tanto el sedentarismo como la sobrecarga excesiva.

Hay que realizar un seguimiento médico del niño, sobre todo si compite.

Es importante tener en cuenta las inclinaciones del niño, sus gustos y sus intereses.

http://www.saludalia.com/salud-familiar/deportes-recomendados-en-ninos-y-adolescentes

Los padres deben mantener unos horarios fijos para el sueño de sus hijos. (Corbis)
dormir

Una de las quejas más habituales entre docentes y padres sobre sus hijos, una vez llega la pubertad, es que parecen deambular por la casa o el instituto, les cuesta concentrarse y, en definitiva, parecen estar todo el día dormidos. Sin embargo, lo que muchos no saben es que el cuerpo humano sufre durante la adolescencia una serie de cambios físicos que contribuyen a estos problemas de sueño y que sólo logran superar una vez pasados los veinte años, edad en la que el cuerpo comienza a estabilizarse.

Otra de las razones que se han aducido para explicar estos problemas de sueño es que durante la adolescencia, las  habitaciones de los jóvenes comienzan a llenarse con artefactos tecnológicos como ordenadores, televisores o teléfonos móviles que, como se ha demostrado en repetidas ocasiones, impiden conciliar el sueño correctamente y dejar descansar al cerebro. La necesidad de comunicarse con los amigos, de aprovechar el tiempo al máximo o simplementela dificultad para darse cuenta de que es hora de parar impiden que los chicos adquieran unos hábitos de sueño saludables.

Y deberían adquirirlos, porque la falta de sueño puede causar serios problemas, en forma de ralentización de crecimiento neuronal, de periodos prolongados de tristeza o incluso de depresión grave, que en algunos casos puede llegar al suicidio, según un estudio publicado este año por el doctor Carskadon.

Pero por muchos que sean los males, es complicado establecer estrategias que realmente motiven a los adolescentes a dormir las horas que les son necesarias, así que, ¿cómo luchar contra esas costumbres? Igual que no podemos detener el tiempo, resulta complicado cambiar el reloj biológico de nuestros hijos. Lo que sí se encuentra en nuestra mano es cambiar sus hábitos y costumbres, algo que puede contribuir de manera positiva a su reposo nocturno. En Snooze… or Lose!, la doctora Helene A. Emsellem propone diez estrategias diferentes que pueden llevar a cabo los padres para cuidar el sueño de sus descendientes.

–Hay que establecer hábitos que sean respetados por una mayoría de los miembros de la familia. De nada sirve pretender que un chaval de 15 años se vaya a la cama a una hora que le permita dormir el tiempo suficiente si la familia se queda hasta las dos de la mañana viendo la televisión o enganchado al ordenador.

–Es imprescindible preparar por la noche todo lo que los chicos necesitarán el día siguiente (libros, material escolar, comida, ropa, etc.) Eso permitirá tener todo organizado y, por lo tanto, levantarse más tarde y aprovechar el tiempo.

Fija una hora razonable para apagar todos los móviles, ordenadores y distracciones tecnológicas, y que sea al menos media hora antes de ir a la cama. Acostarse inmediatamente después de apagar el ordenador no es buena idea, porque el cerebro todavía no está en la fase que le permite desconectar.

La alimentación ha de ser sana. Y en especial la cena, cuando deben evitarse productos que se digieran mal. Además, es conveniente que trascurran dos horas desde que se toman los alimentos hasta que el adolescente se meta en la cama.

Mejor si no hay siesta. Pero si se produce, es conveniente que sean de no más de media hora. Es tiempo suficiente para que el cuerpo se recupere y no perturbe los ritmos de sueño nocturnos.

–Si tienes problemas para quedarte dormido, que el chico tenga a mano un papel y un bolígrafo para anotar todos los pensamientos que se le pasan por la cabeza.

Nada de cafeína después de las cuatro de la tarde. Una de los problemas principales de muchos adolescentes, en especial en épocas de exámenes, es que se han habituado a confiar en la cafeína para mantenerse despiertos durante el día.

Haz que se levanten de la cama nada más despertarse. Hay que abrir las cortinas y procurar que haya el máximo de luz para que no se queden remoloneando. El día es para hacer cosas, y hay que aprovecharlo desde el principio.

Un ambiente acogedor. Nada de distracciones: luces apagadas, y una atmósfera que incite al descanso es esencial para que la mente entienda que es hora de descansar.

Orienta la actividad diaria hacia el ejercicio. El sedentarismo es una de las causas más habituales de que el sueño no se concilie bien. Sólo cuando hemos tenido el movimiento físico necesario mejoraremos nuestras posibilidades de caer dormidos rápidamente.

http://www.elconfidencial.com/alma-corazon-vida/2012/10/22/10-trucos-para-conseguir-que-los-adolescentes-duerman-sus-horas-107579/

La Navidad está a la vuelta de la esquina y en casi todas las ciudades se respira un ambiente especial. Aunque muchos todavía prefieren quedarse en casa para disfrutar del calor del hogar, viajar para pasar unas navidades diferentes cada vez se lleva más.

Por estas fechas, es imposible no encontrar algún lugar en Occidente que no viva la Navidad con pasión. Pero esta es nuestra selección porque hay un poco para todos: frío, nieve, renos, calorcito, buena comida, actividades tradicionales y otras algo más modernas. ¿Nos vamos?

1. Laponia, Finlandia

Santa Claus Christmas

Ir a ver a Papa Noél en Laponia, el sueño de los peques

Ir a Laponia (al norte de Finlandia) para conocer a Papa Noel es un clásico. Es uno de los lugares más fríos del mundo y por allí pasa la línea divisoria del Polo Norte así que toca abrigarse. Pero los paisajes nevados de cuento de Rovaniemi, los renos, los trineos tirados por perros y poder saludar a Santa Claus en su cabaña bien valen el viaje.

2. Hamburgo, Alemania

Hamburg Christmas Germany

Los mercados de Navidad de Hamburgo, imprescindibles

Estos días el centro y el norte de Europa se llena de actividades festivas, mercados de Navidad, dulces, canciones y luces de colores. La ciudad deHamburgo, en Alemania, es un buen lugar para escaparse con los peques para disfrutar del calor de las fiestas. Les encantarán las famosas galletas lebkuchen decoradas con formas, mensajes y colores.

3. Tarragona, España

Port Aventura amusement park Christmas Tarragona Salou Spain

Navidad mágica en el parque de atracciones

¿Quién dijo que los parques de atracciones no son para el invierno? Sin ninguna duda, estaba muy equivocado. La Navidad es un momento ideal para visitar lugares como Port Aventura, en Tarragona. Quizás no sea el mejor momento para disfrutar de las atracciones de agua, pero a los niños les encantará poder conocer a sus personajes favoritos, ver los espectáculos y vivir unas fiestas diferentes.

4. Nueva York, Estados Unidos

Christmas New York USA

Navidad de compras y luces en Nueva York

Además de ser un paraíso para las compras (y más si podéis aprovechar las ofertas de Navidad de la “Shopping Week”), Nueva York está preciosa en estas fechas del año. Absolutamente todo está decorado y lleno de iconos que, a base de verlos en el cine, se han convertido en familiares: la Nochevieja en Times Square, el árbol gigante y la pista de patinaje del Rockefeller Center. Y si papá o mamá son runners, siempre pueden aprovechar para participar en la Midnight Run de Central Park, una San Silvestre muy peculiar en la que más de uno va disfrazado.

5. Toscana, Italia

Sienna Italy Tuscany Christmas

Navidad tradicional en Siena, en la Toscana

En Navidad la preciosa Toscana italiana adquiere unos aires muy especiales. Ciudades como Siena, Florencia o Arezzo acogen belenes vivientes que os transportarán a vuestra infancia y todo está decorado con un gusto muy italiano. Aprovechad para ver sus pesebres y para disfrutar de la gastronomía típica de estas fechas en Italia con uno o más panetones.

6. Londres, Inglaterra

Christmas London

De compras bajo las luces de Navidad de Regent Street, en Londres

Cualquier excusa es buena para volver a Londres y lo cierto es que en Navidad la capital británica se pone sus mejores galas. Es ideal para un viaje en familia porque celebran las fiestas navideñas por todo lo alto: fuegos artificiales desde el South Bank junto al London Eye, decoraciones por todas partes, el árbol de Navidad gigante de Trafalgar Square, las pistas de patinaje junto a la Torre de Londres, el Hyde Park convertido en Winter Wonderland y los mercadillos son una tentación irresistible.

7. Sídney, Australia

Christmas in Australia Kangaroo road sign

En Australia, hasta los canguros se ponen el gorro de Papá Noel

De vez en cuando apetece huir del frío y una Navidad al sol puede ser un plan perfecto para disfrutar en familia. En las antípodas estas fiestas se celebran con un clima veraniego, perfecto para descubrir nuevas tradiciones como los fuegos artificiales y las barbacoas en la playa. Allí los regalos los reparte Swag Man, un peculiar personaje que va vestido con sombrero, camisa de tirantes azul y pantalones cortos al que acompaña en sus viajes un canguro. ¡Muy apropiado para Australia!

8. Sáhara, Marruecos

Sahara desert night landscape Christmas

Noches mágicas en el Sáhara durante la Navidad

Quizás Marruecos no sea el lugar más navideño del mundo… pero celebrar la Navidad durmiendo en una tienda en medio del desierto bajo la luz de la luna y las estrellas tiene su magia. Y más si nos imaginamos que, quizás, los Reyes Magos pasaron por las mismas dunas que nosotros. La experiencia se puede combinar con rutas en 4×4 o talleres de cocina tradicional en los que toda la familia puede participar.

9. Viena, Austria

Vienna Austria Christmas Market

El mercado frente al Ayuntamiento de Viena es uno de los más bonitos

Viena es un icono en lo que se refiere a la celebración de la Navidad. La capital de Austria vive estos días con intensidad y es ideal para que toda la familia se empape del espíritu navideño más auténtico. Aunque conseguir entradas para el Concierto de Año Nuevo de la Orquesta Filarmónica de Viena en el Musikverein es casi imposible (se sortean y los precios en la reventa son prohibitivos), verlo en la pantalla gigante de la plaza del Ayuntamiento es gratis. Sus mercadillos navideños son perfectos y están llenos de comida y bebida riquísima.

10. Belén, Palestina

Bethlehem Palestine Christmas

La Navidad en Belén, ideal para los creyentes

Cuenta la historia que el Niño Jesús nació en un establo en la población de Belén, hoy en día en Palestina. Es uno de los lugares imprescindibles para visitar en Navidad para los más creyentes. Quizás no haya adornos, ni luces, pero la espiritualidad del momento está intacta. Si tenéis tiempo, acercaos a Jerusalén para visitar la iglesia más antigua del mundo, la Basílica de la Natividad del 335 d.C, vivid la Misa del Gallo en la Iglesia de Santa Catalina o en el Campo de los Pastores, donde se cuenta que el ángel dio la buena nueva.

Y vosotros, ¿dónde pasaréis la Navidad?

http://www.skyscanner.es/noticias/10-lugares-para-disfrutar-de-la-navidad-con-ninos

¿Cómo descubrí esta receta?

Llegan las Navidades, así que para inaugurar la nueva temporada os traigo un Turrón de Chocolate con Kikos que hice el año pasado y que voló literalmente de la mesa porque gustará a todos en casa.

Turrón de Chocolate con Kikos Collage

Ya no creo que le extrañe a nadie mezclar el chocolate con los kikos, pero si todavía os extraña deciros que el pionero creo que fue Paco Torreblanca así que os animo a probarlo porque la combinación causará sensación y creo que lo tendréis que preparar más de una vez.

Lo que sí os recomiendo cuando hagáis postres o dulces caseros es que utilicéis productos de buena calidad, es decir, la clave de este Turrón de Chocolate con Kikos estará en el chocolate y en los quicos que usemos y de esta forma concluiremos nuestro trabajo con éxito. Así que espero que os animéis a hacerlo muy pronto, porque además viene con vídeo y veréis que es muy fácil de hacer.

Vídeo Turrón de Chocolate con Kikos – Paso a Paso

Turrón de Chocolate con Kikos

Paso a paso para hacer una deliciosa tableta de Turrón de Chocolate con Kikos para acompañar vuestras sobremesas de Navidad :)

  • Tiempo de Preparación: 20 minutos
  • Raciones: 1 tableta

Ingredientes:

Paso a Paso:

  1. Primero troceamos los Chocolates y los ponemos a fundir al Baño María. Removemos asiduamente hasta que quede homogéneo.
  2. Cuando se haya fundido el Chocolate lo retiraremos del fuego y añadiremos la Manteca de Cerdo. Seguimos removiendo hasta que se integre y lo dejamos templar.
  3. A continuación añadimos los Kikos y lo mezclamos con el chocolate.
  4. Molde: Como podéis ver en el vídeo yo no tenía un molde rectangular, así que he utilizado un BRICK de Leche. También podéis utilizar un molde de madera pero tendréis que cubrir la base en las dos direcciones con papel sulfurizado para poder desmoldarlo más fácilmente.
  5. Vertemos en el molde con cuidado y alisamos la superficie. Si hemos utilizado un BRICK tendremos que colocarle cinta adhesiva para que no se nos abra.
  6. Y ya sólo nos queda dejarlo enfriar a temperatura ambiente (aproximadamente 4 horas).

Consejos:

  • Microondas: También podéis fundir el chocolate en el microondas programando un minuto cada vez y removiendo hasta que se haya derretido el chocolate y se forme una crema homogénea.
  • Manteca de Cerdo: Si no tenéis manteca también podéis usar Crisco, manteca de cacao o mantequilla, pero esta última le dará un sabor distinto al turrón.
  • Molde: Si utilizáis alguno especial para turrón que tenga silueta deberéis fundir primero un poco de chocolate y lo vertéis en la base para que haga la cobertura del turrón. Haciéndolo así evitaremos que  nos queden granos de arroz en la cubierta del chocolate y nos afee el resultado final. Si queréis haceros con uno de estos moldes os recomiendo esta web.
  • Congelador: Si no puedes esperar a que enfríe a temperatura ambiente lo puedes meter unos 30 minutos en el congelador dentro de un recipiente hermético para que no coja ni humedad ni olores.
Por Edwin Amaya 8.5.12

Olvídate de los clichés: Resulta que un número creciente de jóvenes prefiereiniciar su propio negocio a simplemente estar sentados viendo la televisión o sus actualizaciones de estado en Facebook.

Cuatro de cada 10 personas entre las edades de 8 y 21 sueñan con iniciar su propia empresa algún día, según una encuesta realizada por Harris Interactive en nombre de la Fundación Ewing Marion Kauffman. De hecho, el 26 por ciento de todos los jóvenes están de acuerdo en que abrir un negocio es mucho más deseable que otras oportunidades profesionales que puedan tener en el futuro.

“Los chicos tienen una ventaja mental, porque no saben lo que no se puede hacer”, dice Steve Mariotti, fundador de la Red en Nueva York para la enseñanza del espíritu empresarial, que ofrece programas de educación empresarial a jóvenes de comunidades de bajos ingresos.

“Mientras que los jóvenes emprendedores pueden carecer de la experiencia y el valor neto de los adultos, cuanto más joven se empiece, más sabiduría y experiencia que van acumulando con el tiempo.”

De acuerdo con Michael Simmons, co-fundador de la Iniciativa Empresarial Turística Extrema, una organización de promoción y educación empresarialcentrada en inspirar a los estudiantes, las mejores ideas de negocio para los adolescentes suelen incluir:

Empresas de bajo costo que requieren de un capital inicial muy bajo. Afortunadamente, muchas empresas basadas en servicios o empresas de Internet requieren poca inversión. Por ejemplo, un negocio de cuidado del césped se puede iniciar con herramientas existentes de sus padres, mientras que un negocio en Internet puede ser puesto en marcha por menos de us$50, después de sumar partidas como la cuota de registro de dominios $10 y los $5 cargo mensual de hosting.

Empresas que aprovechan las fortalezas de los adolescentes. Hay muchos negocios en los que los adolescentes son más ideales que los adultos. Por ejemplo, los adolescentes de hoy han crecido con las computadoras, los gadgets de alta tecnología y el Internet. Este es un conocimiento valioso que puede ser usado para crear productos y servicios innovadores. Los adolescentes también son expertos en crear productos y servicios que se dirigen a otros jóvenes, ya que tienen una visión única de las cambiantes oportunidades y necesidades en ese espacio.

La capacidad de competir en precios. Los adolescentes están en un punto único en su vida considerando que viven en casa con sus padres y por tanto tienen costos muy pequeños para contabilizar. Esto les permite cobrar precios muy bajos y aún ganar dinero suficiente para llevar a casa.

Mariotti destaca que los jóvenes empresarios deben tomarse el tiempo para hacer su investigación – pensamiento, lectura y escritura de un plan de negociosantes de dar el salto en el inicio de un negocio. En cuanto a algunas ideas de negocio específicas que podrían atraer a los jóvenes emprendedores, considere lo siguiente:

Desarrollo web o la creación de sitios web para las empresas locales. La mejor parte del desarrollo web, a diferencia de las habilidades médicas o legales, es que cualquiera puede aprender de la lectura de un libro, en lugar de pagar una educación universitaria costosa. Además, con el talento de desarrollo en todo el mundo, también hay oportunidades en la externalización de trabajo que podrían ser más complejas. Eso significa que por una modesta inversión de tiempo y dinero, un joven empresario puede ganar $50 a $100 dólares la hora creando sitios web para las empresas locales.

Marketing online. Conocedores de la tecnología los adolescentes también pueden usar sus conocimientos de Facebook y Twitter para ayudar a las empresas locales que comercializan en línea. Las personas con más habilidad y experiencia pueden cobrar más por ayudar a las empresas a optimizar sus éxitos en los buscadores. La remuneración puede variar de una tarifa por hora a una indemnización equivalente al porcentaje de un aumento en las ventas que resultan de los esfuerzos de marketing.

Reparación de computadoras. Seamos realistas: Todavía hay un montón de adultos por ahí que apenas pueden arrancar su ordenador, y mucho menos hacer frente a cuestiones difíciles, como el combate al spam y el uso de anti-virus.Gestionar una empresa de servicios que simplemente ayude a diagnosticar problemas – como cuando el jefe no puede conectarse a Internet o averiguar por qué su ordenador está funcionando lento – puede ser lucrativa, ya que los costos de inicio son esencialmente cero.

Impresión de publicaciones bajo demanda. El mundo editorial está pasando por grandes cambios – muchos de los cuales representan grandes oportunidades para los jóvenes emprendedores. Los adolescentes están usando servicios de impresión bajo demanda en sitios web como Lightningsource.com o incluso FedEx Office para producir y vender de todo, desde novelas hasta libros de poesía y revistas.

Corte y cuidado del césped. Una de las ideas de negocio que ha superado la prueba del tiempo para los jóvenes, y a menudo para los niños, es iniciar un negocio de jardinería con herramientas de sus padres. Trabajo estacional y después de la escuela, no es raro que ofrezca grandes sumas de dinero.

Servicio de cuidado de niños. Al igual que el cuidado del césped para los jóvenes, el cuidado de niños ha sido durante mucho tiempo una opción de práctica para las mujeres jóvenes que buscan hacer dinero extra ganando hasta us$15 por hora después de la escuela y los fines de semana.

E-Commerce. Muchos adolescentes tienen éxito en vender cosas en línea – todo, desde artículos de joyería y moda hasta suministros de software y computadoras. Con el auge de sitios como eBay y Amazon, los adolescentes pueden fácilmente comprar y vender sus productos en línea. Al mismo tiempo, también hay oportunidades para vender a sus amigos fuera de línea en los mercados de pulgas locales o incluso en el comedor de la escuela.

Original: AOL Small Bussiness, traducido por 1000ideasdeNegocios.com

http://www.1000ideasdenegocios.com/2012/05/las-mejores-ideas-de-negocio-para.html

 

La iluminación es determinante a la hora de crear ambientes y la navidad es el mejor referente de ello. ¡Qué calidez y magia dan esas pequeñas bombillas que inundan las calles, los escaparates, las casas o los belenes! En este post proponemos disfrutar de esta iluminación al máximo en estas fiestas que vienen pero no guardar las pequeñas luces después sino aprovecharlas a lo largo del año para mantener su magia y calor, sobretodo en las habitaciones infantiles.

En la mayoría de los casos estas luces son muy tenues y cumplen principalmente una función decorativa, también ayudarán a quitar el miedo a la oscuridad de los niños o como lámpara de noche. Os mostramos algunas ideas…

Podemos hacer divertidas formas con las guirnaldas de luces, como esta luminosa nube.

decoración habitación infantil, iluminación, navidad, kidsmopolitan, niños, bebés, lámparas de navidad, estrellas
Fuente: LaReperedesBolettes

O esta estrella:

decoración habitación infantil, iluminación, navidad, kidsmopolitan, niños, bebés, lámparas de navidad, estrellas
Fuente: Pinterest

¡Un corazón de luz!

decoración habitación infantil, iluminación, navidad, kidsmopolitan, niños, bebés, lámparas de navidad, estrellas
Fuente: MommoDesign

Entorno al cabezal proporcionará una agradable luz muy suave que nos permitirá crear una atmósfera ideal para contar cuentos. Para leer, sin embargo, iremos un poco más justos.

decoración habitación infantil, iluminación, navidad, kidsmopolitan, niños, bebés, lámparas de navidad, estrellas
Fuente: DecoPeques
decoración habitación infantil, iluminación, navidad, kidsmopolitan, niños, bebés, lámparas de navidad, estrellas
Fuente: Owen´sOlivia
decoración habitación infantil, iluminación, navidad, kidsmopolitan, niños, bebés, lámparas de navidad, estrellas, corazón de luz
Fuente: Funkyinteriors
decoración habitación infantil, iluminación, navidad, kidsmopolitan, niños, bebés, lámparas de navidad, estrellas, corazón de luz, guirnaldas de luz, bolas de luz
Fuente: Issuu
decoración habitación infantil, iluminación, navidad, kidsmopolitan, niños, bebés, lámparas de navidad, estrellas
Fuente: Anewkindofnormal

¡Es una idea muy buena para la literas!

decoración habitación infantil, iluminación, navidad, kidsmopolitan, niños, bebés, lámparas de navidad, estrellas
Fuente: AtelierRueVerte

¿Qué os parece aprovechar el cable de las guirnaldas de luz para colgar fotos?

decoración habitación infantil, iluminación, navidad, kidsmopolitan, niños, bebés, lámparas de navidad, estrellas, corazón de luz, guirnaldas de luz, bolas de luz
Fuente: Paul&Paula

Lo que veis a continuación es lo que NO nos gusta porque nos parece un “cacao muy peligroso”. Conclusión: nada de cuerdas al alcance del bebé, especialmente de la cuna que es donde suelen estar sin ninguna vigilancia. La imagen corresponde no a una habitación infantil sino a una exposición en de producto en una tienda.

decoración habitación infantil, iluminación, navidad, kidsmopolitan, niños, bebés, lámparas de navidad, estrellas, corazón de luz, guirnaldas de luz, bolas de luz
Fuente: ADayMagazine

¡Qué ambientes tan maravillosos e íntimos se crean con estas pequeñas luces! Si en una cena romántica no faltan las velitas, en una fiesta donde los niños se quedan a dormir no pueden faltar las luces de navidad. ¡Cabañas o tepes también son obligados!

decoración habitación infantil, iluminación, navidad, kidsmopolitan, niños, bebés, lámparas de navidad, estrellas, corazón de luz, guirnaldas de luz, bolas de luz, tipi indio
Fuente: EuroStyleHome
decoración habitación infantil, iluminación, navidad, kidsmopolitan, niños, bebés, lámparas de navidad, estrellas, corazón de luz, guirnaldas de luz, bolas de luz, dosel de cama
Fuente: TheSoothingblog
decoración habitación infantil, iluminación, navidad, kidsmopolitan, niños, bebés, lámparas de navidad, estrellas, corazón de luz, guirnaldas de luz, bolas de luz, tipi indio
Fuente: Indulgy
decoración habitación infantil, iluminación, navidad, kidsmopolitan, niños, bebés, lámparas de navidad, estrellas, corazón de luz, guirnaldas de luz, bolas de luz, dosel de cama
Fuente: CraftyTexasGirls

Los niños disfrutarán pudiendo iluminar sus propias construcciones.

luces de navidad en habitaciones de niños, decoración infantil, kidsmopolitan, leds, luces, iluminación navideña
Fuente: MommoDesign

¡Hasta un pasillo se puede iluminar y llenar de magia!

Fuente: HoosierHomeMade
HoosierHomeMade

http://kidsmopolitan.com/luces-de-navidad-para-todo-el-ano/

 

Para los niños, la naturaleza es parque de atracciones, excelente medicina y aula de aprendizaje. El contacto con ella mejora la salud, la capacidad de atención, el desarrollo motor y cognitivo, la autonomía, la seguridad, la adquisición de valores…

Años 0/6

  • El contacto con la naturaleza resulta fundamental en los primeros años de vida, cuando el niño está construyendo su armazón neuronal. “A esas edades el niño no tiene arquetipos ni esquemas mentales adquiridos y la naturaleza es un espacio ideal para estimular su mirada, para que se haga preguntas, para que aprenda a caer y a levantarse, a superar obstáculos y enfrentar sus miedos, a asumir autonomía y a hallar seguridad”, resume Mari Luz Díaz, psicóloga y presidenta de la red Onda. En la escuela Montessori-Palau de Girona, donde se hicieron las fotografías que ilustran el reportaje, promueven actividades para facilitar esta exploración sensorial: regar las plantas, cuidar una huerta, alimentar animales, recoger hojas y observarlas con lupa…

Años 6/12

EF072EL1.jpg

  • Explica la directora del colegio Montessori-Palau, Montse Julià, que en esta etapa los niños están muy interesados por su desarrollo moral, social e intelectual, por intentar comprender cómo funcionan las cosas y utilizar la imaginación, y por eso trabajar en el bosque o en la granja –como los alumnos del centro que vemos en la fotos de esta página– les entusiasma, porque experimentan, descubren y aprenden cosas, pueden clasificar hojas, sentir los fenómenos naturales, oler, dibujar una gallina viéndola… “Este tipo de experiencias que rompe las barreras entre los niños y la naturaleza les ayudan a comprender el entorno, a sentir que forman parte de él y a preocuparse por los seres vivos”, apunta. Además de cuidar la huerta y los animales de la granja, realizan actividades de observación geológica, química o biológica en el entorno.

Años 12/18

  • Maria Montessori decía que durante la adolescencia los chavales deben aprender a conseguir beneficios mutuos de la relación con la naturaleza, a ser capaces de comprender cómo funciona el mundo, de trabajar la tierra y sacarle rendimiento para autogestionarse. De esta manera, el contacto con la naturaleza facilita a los adolescentes la libertad y autonomía que tanto reclaman en esa etapa, al mismo tiempo que desarrollan su responsabilidad, la confianza en sí mismos y se construyen como persona social. En la escuela Montessori-Palau promueven que los chavales de esa edad trabajen dos días a la semana en la granja y en la huerta –en la imagen vemos a algunos en plena faena– y que traten de sacar rendimiento de estas instalaciones, y han desarrollado una empresa de productos lácteos y otra de reciclado de papel para que sirvan como aulas de ensayo de la vida y del funcionamiento social a sus alumnos. “A estas edades el contacto con la naturaleza y la gestión del cuidado de los animales y de las plantas les permiten dar significado a los contenidos de muchas asignaturas, ven la aplicación de lo que aprenden y les es más fácil estudiar, sentirse responsables, estar más satisfechos con ellos mismos y relacionarse mejor con los adultos que les acompañan en este proceso”, explica la directora, Montse Julià.

Nos reímos de la ocurrencia del crío pequeño al que se le pide que dibuje un pollo y esboza un pollo asado. O del que a la pregunta ¿de dónde viene la leche? responde “del supermercado”. Pero más que cómica, esta realidad resulta trágica. Evidencia que hoy muchos niños crecen sin salir de un entorno urbano y su contacto con las plantas, los animales y los parajes naturales llega a través de la escuela, libros o vídeos. Hay pediatras, educadores y psicólogos que ya hablan del síndrome o trastorno por déficit de naturaleza, un mal que afecta a los niños que viven alejados del contacto con entornos naturales y que se manifiesta en forma de obesidad, estrés, trastornos de aprendizaje, hiperactividad, fatiga crónica o depresión, entre otros síntomas.

Muchos niños salen de casa por la mañana para ir al colegio en coche o autobús, regresan por la tarde por el mismo medio y a la hora de jugar lo hacen en casa y a menudo con la consola o el ordenador. Los padres llenan sus agendas de actividades para prepararles para el futuro y se preocupan por su seguridad, por tenerlos en ambientes protegidos, que no se mojen, no se ensucien, no les piquen bichos… El resultado son millones de niños que no juegan libremente en el parque o en el campo, que no trepan a los árboles ni construyen chozas con troncos, que no cazan lagartijas ni insectos ni tiran piedras a los charcos para no mancharse. Dicen los expertos que, privados de esas experiencias con la naturaleza, esos niños pierden importantes espacios de desarrollo cognitivo y emocional, pierden capacidad de ex­ploración, de creatividad, de destreza para la con­vivencia y para la resolución de problemas. Y aluden a diversos estudios de investigación que prueban que los niños del campo enferman menos, tienen mejor concentración y autodisciplina, mejor coordinación física, equilibrio y agilidad, son más imaginativos, tienen más habilidad para divertirse y colaborar en grupo, son más observadores, muestran más capacidad de razonamiento y más paz interior. Los de ciudad, en cambio, son más temerosos, desarrollan más alergias, tienen más problemas de sobrepeso u obesidad, son más nerviosos e inseguros, se aburren más…

Más seguros y autónomos Las diferencias entre los niños urbanitas y los rurales las constata casi a diario Cristina Gutiérrez, codirectora de La Granja, Fundació per a l’Educació. “Por nuestra granja escuela de Santa Maria de Palautordera (Vallès Oriental) pasan niños de pueblo, de ciudad, de P3, de bachillerato, de escuelas públicas, de centros privados… Unos 10.000 al año. Y tenemos la experiencia de 20 años. Y vemos que los que vienen de ciudad o pueblos con entornos muy urbanos llegan muy nerviosos, acelerados, hablando muy alto; corren y no dejan de moverse y de querer ir rápido a verlo todo, como si se les fuera a acabar el tiempo; los de pueblo se muestran más tranquilos y serenos, más independientes, con menos miedos, como más integrados con el resto del mundo; los de ciudad no se atreven a entrar en el bosque, no se sientan en el suelo para no ensuciarse, se quejan si hay piedras en el camino o si llueve porque les parece que todo se ha de ajustar a sus intereses y sus necesidades”, explica.

“La naturaleza ofrece una cantidad tan elevada de estímulos que el contacto con ella hace que el niño se encuentre en un espacio abierto, con sensación de libertad, con capacidad de moverse libremente, de observar los procesos que ocurren, y eso es fundamental para el desarrollo de sus habilidades de movimiento pero también un estímulo para sus neuronas, para sus emociones y para su aprendizaje; es una experiencia vital que permite al niño sentir y medirse a sí mismo de forma diferente a como lo hace en la ciudad”, resume Mari Luz Díaz, psicóloga, directora del centro de innovación educativa Huerto Alegre y presidenta de la red Onda de centros de educación ambiental de Andalucía.

Más despiertos Explica Díaz que el contacto con la naturaleza incide directamente en el movimiento, y la neurociencia ha demostrado que este tiene repercusión en el número de conexiones neuronales y favorece una organización cerebral rica y variada, una mayor plasticidad, de modo que favorece el desarrollo intelectual y el aprendizaje cognitivo. “Caerse, levantarse, ejercitar los músculos y los sentidos, ponerse a prueba, coger insectos, plantar semillas, son estímulos para el cerebro y también para las emociones, porque oler una flor, contemplar un campo de amapolas o ver cómo nace un ternero provoca al niño sensaciones que, a su vez, suscitan emociones, y esas emociones son luego importantes para construir el conocimiento, porque lo que aprendemos vinculado a emociones se graba más fácilmente en nuestra memoria y es más difícil de olvidar”, apunta la directora de Huerto Alegre.

Más equilibrados Que el contacto con la naturaleza mejora las habilidades motrices de los niños lo tiene clarísimo Cristina García: “Los niños de entre uno y tres años de nuestra guardería caminan por el bosque mejor que los de cinco años que llegan de Barcelona y no saben subir una rampa, se tropiezan con las piedras del camino, se ponen a llorar porque se caen…”. Y asegura que este ejemplo –tener que sortear piedras en el camino, caerse y levantarse para continuar adelante, etcétera– es muy significativo de cómo el contacto con la naturaleza contribuye al desarrollo emocional de los niños. “En el campo es fácil trabajar la tolerancia a la frustración –si llueve te mojas y te aguantas; si te tropiezas o estás cansado mientras estás por el monte te has de aguantar y continuar–, pero también la empatía y el respeto mediante el contacto con los animales y las plantas, o la serenidad y la calma que exigen la observación y la contemplación; se desarrollan muchas habilidades de forma fácil y natural”, apunta.

Más sanos La codirectora de La Granja asegura que los niños en contacto con la naturaleza también sienten menos emociones negativas, son más observadores y se muestran más agradecidos, y hay estudios que demuestran que a las personas agradecidas les late mejor el corazón porque el agradecimiento liberaendorfinas que regulan la presión sanguínea. Y puesta a apuntar evidencias científicas de los beneficios del contacto con la naturaleza, recuerda que “en espacios cerrados o muy masificados se acumulan iones positivos que producen cefaleas, nerviosismo y malestar, mientras que en los espacios abiertos, en las corrientes de agua, en los bosques o cuando llueve se generan iones negativosque son buenos para la salud y el estado de ánimo; por eso pasear una hora por el monte nos ayuda a descargar el malestar y cargarnos de iones de los buenos”.

Mari Luz Díaz alude a las experiencias con animales que demuestran que si se les mantienen encerrados muestran un nivel de retraimiento mayor y una menor capacidad de respuesta ante situaciones difíciles. Otra evidencia, dicen los expertos, es que en los parques zoológicos los animales muestran más problemas de comportamiento y mayores niveles de estrés. José Antonio Corraliza, catedrático de Psicología Ambiental de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM), ha verificado con diversos estudios –realizados con Silvia Collado– la correlación entre naturaleza y estrés. “Hemos medido con una escala objetiva el contacto con la naturaleza de un grupo de niños –si la vista de su ventana permite ver mucha o poco naturaleza, el tiempo que tarda en llegar a un espacio verde, si tiene la posibilidad de interactuar, sin querer, con elementos naturales como árboles, balsas de agua, etcétera, en su entorno–, y luego les hemos pasado una escala estandarizada de estrés infantil; el resultado es una correlación negativa de -0.7 entre naturaleza y estrés; a mayor naturaleza cercana, menor estrés”, comenta. Precisa que el contacto con la naturaleza no impide que un niño sufra estrés si tiene un problema, si muere su abuelo o si sus padres se separan, pero sí le otorga más capacidad para afrontar mejor las secuelas del estrés que provocan esas circunstancias. Corraliza y Collado también han constatado que hay relación entre la cantidad de naturaleza con que cuentan los patios escolares y el bienestar infantil. “Hemos visto que cuanto mayor es la naturaleza cercana, antes se recuperan los niños agotados, mejor mantienen la atención y mayor conciencia ambiental tienen”, resume el especialista de la UAM.

“Que el contacto con la naturaleza es muy importante no es una moda ni una retórica sobre la calidad de vida; hay datos empíricos que demuestran que influye en el bienestar psicológico y emocional y sobre las capacidades intelectuales de las personas; y de hecho esa idea ya fue descubierta y defendida en el siglo XIX por las asociaciones de tiempo libre y la institución libre de enseñanza”, agrega Corraliza. Los expertos opinan que detrás de esta realidad puede haber razones biológicas, y que aunque el cuerpo humano esté adaptado ya al modo de vida urbano, quizá el cerebro todavía añore estímulos que tienen que ver con la experiencia de vivir en la naturaleza, que es donde la especie humana ha desarrollado estrategias de adaptación más exitosas para su supervivencia.

Mejor aprendizaje La trascendencia de “vivir con la naturaleza y no sólo conocerla” es también esencial en la pedagogía fundada por Maria Montessori, para quien “ninguna descripción, ninguna ilustración de cualquier libro puede sustituir a la contemplación de los árboles reales y de toda la vida que los rodea en un bosque real”. Por eso en las escuelas Montessori promueven las actividades en y con la naturaleza como parte del programa escolar, adaptando las experiencias a cada etapa de desarrollo. Montse Julià, directora del centro Montessori-Palau de Girona y secretaria de la Asociación Montessori Española, explica que “en todas las etapas de desarrollo los niños están muy interesados por conocer la naturaleza y ese interés ofrece la oportunidad de desarrollar no sólo una relación de respeto y beneficio mutuo, sino también de desarrollar las habilidades de aprendizaje y competencias para el futuro, pues ese contacto proporciona una experiencia de libertad y de responsabilidad y trabajar con el entorno natural ayuda a desarrollar la creatividad y la iniciativa”.

De todos modos, enfatiza que antes de los seis años las principales aportaciones del contacto con la naturaleza son la exploración sensorial, el enriquecimiento y control del movimiento, la mejora del autocontrol y de la capacidad de enfocar la atención y el respeto. En cambio, entre los seis y doce años, cuando los niños están en plena etapa de razonamiento, la naturaleza les permite aprender a relacionar, a observar, a pensar de forma razonada, a sentirse bien con ellos mismos. Y en la adolescencia ese contacto contribuye a formar a la persona social, a ejercitar su responsabilidad, libertad y autonomía, y les proporciona seguridad.

Mari Luz Díaz coincide en que, más allá de todos los beneficios sobre la salud, las capacidades intelectuales y el equilibrio emocional que pueda suponer que los niños estén en contacto con la naturaleza de forma espontánea, si se aprovecha ese contacto en contextos educativos –aulas de naturaleza, granjas escuela, etcétera– los espacios naturales se convierten en un gran recurso pedagógico para educar la percepción de los chavales y hacer que los niños aprendan a discriminar, a categorizar y a ordenar la información, a establecer vínculos afectivos con la naturaleza y los seres vivos y a desarrollar sentimientos de respeto y de protección del medio ambiente.

“Los niños son aprendices activos, investigadores, y la naturaleza ofrece una experiencia sensorial completa: se puede tocar, oler, ver, oír, probar…, así que es más fácil aprender allí que atado a un pupitre”, resumen los expertos. Y subrayan que las vacaciones pueden ser un buen momento para que los padres brinden a sus hijos experiencias naturales: excursiones a la playa o al campo, enseñarles a pescar, a observar las aves, las hojas o los insectos, a hacer cabañas… Actividades todas ellas que, además, escapan a los rigores de la crisis.

http://www.lavanguardia.com/estilos-de-vida/20130614/54375609720/los-beneficios-de-la-naturaleza-para-los-ninos.html